El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 30 de marzo de 2016

SETRA-SEIDA S14 "La Pamplonesa" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


La firma alemana SETRA comenzó realmente sus actividades en 1951 pero desde tiempo atrás ya era reconocida como una importante empresa carrocera, aunque entonces operaba bajo el nombre de Kässbohrer. Entre los años 1951 y 1966 SETRA produjo su famosa gama de autocares de la serie S, significando el número la cantidad de filas de asientos. El S14 también formó parte de esta familia de vehículos modulares, que contaban con la misma cabina y elementos de la estructura autoportante pero que diferían en sus medidas, su disposición interior y su nivel de potencia.

Con una longitud estándar de 12 metros, el S14 estaba motorizado inicialmente por un bloque de seis cilindros diesel Henschel, con 170 CVs de potencia y situado en la parte posterior. Confortable y ligero, el S14 se labró una fama prestigiosa en Alemania y solo era cuestión de tiempo que en SETRA decidiesen exportarlo a otros mercados europeos (algo que se facilitaba por la reciente formación de la CEE). En el caso español, la firma encontró gran receptividad aunque se trataba de un mercado muy cerrado a las importaciones, pero el turismo se desarrollaba velozmente en nuestro país y la demanda de autocares no podía ser suficientemente abastecida por las empresas nacionales como SEIDA (Sociedad Española de Importación y Distribución de Automóviles). Dicha empresa era carrocera y constructora de automóviles, camiones y autobuses y fue la que consiguió la licencia para fabricar los S14 y S10 en Bilbao, con la ayuda de terceros fabricantes nacionales de la industria automotriz.

Así, los S14 españoles portaban orgullosamente el escudo de Pegaso en sus parrillas y llegaron a ser comercializados por la red de ENASA con la denominación de modelo 5070, siendo virtualmente idénticos a los alemanes. Fueron los modelos más demandados por su mayor capacidad para acoger pasajeros y montaban motores Pegaso diesel 9103 de seis cilindros en línea, con inyección directa y una potencia de 170 CVs. Contaban con una caja de cambios ZF manual de 8 marchas y tal fue su éxito que llegaron a exportarse a Cuba.

A pesar de su elevado precio de venta, el S14 conoció tal éxito que se tuvo que fabricar también en Vigo hasta que en 1967 fue reemplazado por los S150 y S154. Tan sólo fueron criticados por su mala adaptación al clima ibérico por su excesiva superficie vidriada (que calentaba mucho el habitáculo en los días soleados).

Uno de estos modelos fue adquirido por la compañía familiar navarra "La Pamplonesa" en mayo de 1966, totalmente nuevo y con la combinación de colores azul/celeste. Fue uno de los primeros que se ensambló en España y llevaba el techo vidriado en parte (una configuración que pronto abandonó SEIDA), sirviendo durante muchos años en el traslado de excursionistas y esquiadores a los Pirineos. El ejemplar tuvo suerte y se sigue usando en acontecimientos turísticos o reuniones de clásicos (como la conmemoración de los 60 años de Pegaso en 2006) y será totalmente puesto al día para celebrar en 2016 su cincuenta aniversario.





Con gran satisfacción muestro una pieza que me resulta muy querida en mi subtemática de autobuses y autocares, un modelo que miramos particularmente con mucha envidia hacia nuestros vecinos franceses ya que forma parte de su excelente colección de autobuses del mundo. Un precioso SETRA que algunos recordamos haber visto hace ya años por las carreteras de la Piel de Toro, perfectamente recreado por IXO para Hachette y esperamos que pronto para Salvat. La miniatura es fina y con un buen molde, sin fallos apenas de pintura y bastantes y buenos detalles externos. Como casi todo suele ser criticable, en este caso lo negativo se queda en el interior (algo habitual en los modelos de la colección), las luces traseras pintadas y los exagerados limpiaparabrisas y retrovisores. Es un modelo terriblemente deseado por los aficionados españoles y que yo nunca hubiese logrado si no es por un golpe de suerte al haberlo encontrado recientemente en un kiosko francés.




PEQUEÑO ANEXO AL COMENTARIO


Hace unos días se puso en contacto conmigo D. Javier Urgaz, de la empresa navarra "La Pamplonesa" que como sabréis es la propietaria del modelo real que se usó para escanear la miniatura de Hachette. Este señor me comentó algunos datos sobre el modelo (el real y el recreado) reafirmando la buena impresión que le causó y relatando los pequeños fallos que la maqueta tiene, realmente pocos (la posición de los caballitos de los tapacubos, por ejemplo). Amablemente me envió algunas fotos del proceso de escaneado del autobús y yo, considerando que el documento es tremendamente interesante, lo comparto con todos mis lectores (espero contar con el permiso de don Javier). Ojalá os guste tanto como a mí y agradezco la deferencia que tuvo conmigo el Sr. Urgaz, a quien felicito por seguir conservando esa joya histórica en perfecto estado de uso.

Nota: Las fotos están abajo del todo.
























                                                      PROCESO DE ESCANEADO



















lunes, 28 de marzo de 2016

Skoda Fabia MkI Combi de Abrex






El modelo sucesor del Felicia (ambos vehículos urbanos del fabricante checo Skoda, que forma parte del grupo europeo VW) apareció en 1999 iniciando una saga que continua hoy en día tras haberse sucedido tres generaciones. La primera de ellas tenía la plataforma PQ24 y era la misma que la de otros vehículos equivalentes de las otras marcas del grupo, como el SEAT Ibiza MkIII o el VW Polo IV y fue presentada en el Salón de Fankfurt de 1999.

El Fabia apareció primeramente bajo la forma de una carrocería compacta de cinco puertas a la que siguió en poco tiempo la familiar Combi. Luego se añadirían versiones tricuerpo y una Combi panelada (denominada "Praktik") para usos comerciales, con solamente dos plazas. El Combi fue creado especialmente para hacerle la competencia a algunos pequeños familiares europeos (como el Peugeot 206 SW) que se vendían bastante bien en mercados como el alemán.

Parte del gran éxito del pequeño Fabia ha residido en su excelente seguridad, economía y, sobre todo, por su amplia gama de motores tanto para gasolina como diesel, acaparando esta motorización el grueso de las ventas. Con versiones de tres y cuatro cilindros y con cubicajes de entre uno y dos litros, el Fabia podía contentar a cualquiera que buscase un vehículo económico de 50 CVs o un pequeño deportivo (RS TDi) con 130. En todo caso, la primera propuesta de la renovada Skoda convenció bastante a la prensa (declarándolo "Coche del Año" en el Reino Unido, Austria, Polonia y otros países) e hizo mucho por consolidar la marca, siendo tomada a partir de entonces mucho más en serio por el consumidor europeo.

Posteriormente al Fabia se le hizo un restyling (2004) que lo mejoró mucho, renovándolo estéticamente y añadiendo motores más modernos. Así pudo continuar unos cuantos años más en el mercado hasta que la segunda generación tomó su relevo en la primavera de 2007.





No cuento apenas con modelitos de Skoda en mi colección, pero poco a poco intento colmar esa laguna pues de siempre me ha parecido una marca muy interesante que ha sabido crear y renovar sus productos, siempre bajo el paraguas del grupo VW (al igual que ocurrió con SEAT). Si queremos tener en nuestras vitrinas modelos de esa marca es obligado consultar el catálogo de Abrex, una empresa checa establecida desde 1998 encargada de representar miniaturas del país centroeuropeo. La miniatura del Fabia familiar convence por su buen molde y su pintura así como su interior, pero en todo caso está algo lejos de los modelos de Minichamps o SCHUCO y en la misma línea de calidad que los populares Altaya. Buenas miniaturas y muy variadas que suelen encontrarse como "dealers" y que pueden contentar al aficionado medio.





























jueves, 24 de marzo de 2016

FIAT 306/3 CANSA de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la ed. Hachette Italia "Autobus dal Mondo".


El FIAT 306 puede ser considerado con razón como "el autobús de los italianos". En efecto, durante una carrera comercial que duró casi 30 años el 306 favoreció en gran medida el desarrollo del transporte público italiano al encarnar el concepto de la movilidad interurbana. Aparecido en 1956 para sustituir al modelo 682RN, estuvo en producción hasta 1982 sin interrupción aunque sufriendo una natural evolución mecánica y estética. Aunque no sea profundamente conocido para el profano, la memoria colectiva lo hizo suyo y lo acompañó en un período de tres decenios de la historia italiana que resultó ser bastante largo y complejo.

Para hablar del 306 también es necesario mencionar al histórico carrocero que lo "vistió", llamado CANSA (Costruzioni Aeronautiche Novaresi Societá Anonima), especializado en un principio en la construcción de aeronaves y luego (a partir de 1936) al servicio del constructor italiano FIAT en lo tocante a la realización y diseño de carrocerías para sus autobuses. El proyecto del 306 fue revolucionario en su época ya que fue concebido por FIAT Veicoli Industriali como un medio de transporte exclusivamente diseñado para el servicio público y no como la mera adaptación de una carrocería a un chásis de camión. Fue diseñado como un clásico autobús interurbano, con una medida de 11 metros y destinado sobre todo para ser carrozado por CANSA pero no solo por ella, ya que otros carroceros transalpinos (como Barbi, De Simon, Menarini y otros muchos) también crearon sus diseños para el 306.

En el apartado técnico, el diseño del motor debía integrarse en los bajos del nuevo autobús como si fuera la suela de un zapato, tomando una forma muy rebajada y en posición central. Se escogió un muy fiable bloque de seis cilindros en línea movido por gasóleo, de casi doce litros de cubicaje y que proporcionaba una potencia de 173 CVs, suficientes para mover las casi 14 toneladas del autobús a una velocidad de 92 Km/h. El cambio de velocidades era manual con cuatro relaciones principales que se podían desdoblar en otras más cortas, la dirección era servoasistida (casi una novedad por aquel entonces en este tipo de autobús) y la capacidad de pasajeros era de 49 plazas en la configuración interurbana. En cuanto al puesto de conducción, era muy sencillo y despejado sin carecer de cierta elegancia, con pocos "chivatos" y controles pero sin faltar lo esencial.

Durante los 26 años en que fue fabricado, el modelo estuvo presente mediante tres series nombradas como /1, /2 y /3 (ésta es la correspondiente a la miniatura, aparecida en 1962). La última serie fue la más exitosa y la más común por toda Italia hasta 1982, año en que fue sustituida por el IVECO 370. Pero todavía quedan algunos ejemplares que fueron restaurados y funcionan hoy en día con motivo de eventos de automovilismo clásico, o bien pueden ser recordados (y admirados!) en museos como el del Autobus Italiano de La Spezia (StoricBus).





Ahora me toca presentar un modelo largamente buscado por mí desde que apareció como test en Italia para una futura colección (hoy realidad) de autobuses del mundo. Colección que salió ya hace tiempo para Francia y de la que, por lo visto, se preparan también ediciones para otros países como España o Alemania. De momento tenemos disponible, via Ebay principalmente, el primer número de la colección italiana que ha resultado ser un FIAT 306 azul que cotizaba tremendamente alto y que conocíamos de hace mucho. Lo cierto es que esta miniatura goza de un molde bastante fino y con muy buenos detalles de cromados y otros elementos, como las matrículas o las luces, pero descuidando un poco el interior (la tónica habitual en estas colecciones). No obstante su precio de lanzamiento fue inferior a los 10 euros y a ese nivel es injusto pretender tener un SCHUCO, por lo que me parece que cualquier crítica excesivamente negativa es mezquina y lo que cuenta al final es que podremos gozar de unos modelos de autobuses totalmente inéditos en su mayoría y que moverán la nostalgia de más de uno.



















                                                              Foto Patrick Castelli









lunes, 21 de marzo de 2016

Skoda Octavia MkII Scout de Abrex





Introducido en el año 2004, la segunda generación del Octavia estaba basada en la misma plataforma (como suele ser habitual) que otros vehículos del grupo VW llevaban, como el SEAT León MkII, el Volkswagen Golf MkV o el el Audi A3. Sobre su predecesor, el nuevo modelo era más alto respecto al suelo y con un mayor espacio interior, sobre todo para los pasajeros que iban en la trasera. Estaba disponible con carrocerias tipo sedán y familiar (Combi) y se dejó de producir en 2013, mediando en 2009 un importante restyling que afectó a su aspecto visual y calidad de materiales del interior.

El Octavia serie 2 llevaba aparejado una muy buena carta de selección de motores, para gasolina, gas licuado y gasóleo contando con potencias de entre los 75 y 200 CVs (versión deportiva RS). Las cilindradas no pasaron de los dos litros en ningún caso y siempre con arquitecturas de cuatro cilindros. En cuanto a sus cajas de cambio se podían elegir entre manual y automática, destacando la de doble embrague DSG por su rapidez y agrado en el manejo.

La versión que nos ocupa hoy (Scout) aparece en 2007 y como principal característica es contar con la tracción total (distribuida a las ruedas mediante un diferencial Haldex) y una carrocería familiar sobreelevada protegida contra roces. Su hábitat natural eran los caminos y pistas forestales en buen estado y solamente podía escogerse con dos plantas motrices de gasolina y uno en diesel (motores 1.8 TSi de 160 CVs y 2.0 FSi de 150, el de gasoil era un TDi de dos litros y 140 CVs).

También al Scout le llegó el "lifting" hacia el año 2009, apareciendo nuevas opciones y niveles de equipamiento. De todas formas el modelo no duró mucho más y se eliminó del catálogo en 2012, sobreviviendo el resto de versiones un año más hasta la llegada de la tercera serie en 2013.





Nuevamente aparece por el Garaje un Skoda, en este caso el popular Octavia aunque en una versión poco vista por España. La versión berlina es harto conocida por servir de taxi en muchas de nuestras ciudades y eso habla bien de este coche; fiable, económico y con cierto porte. Pero la miniatura de hoy representa al Scout, manteniendo siempre el nivel medio al que nos tiene acostumbrados Abrex (recordemos que es el especialista "diecast" encargado de reproducir modelos checos), incluyendo un buen interior, calidad en el molde y acertados detalles externos. Su nivel aparente no queda lejos de lo que podría ser todo un Minichamps, pero algunos detalles "tontos" (como la exagerada anchura de ejes) desmerecen un poquito el resultado final.