El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz LO 1112 "La Perlita" de IXO/Altaya (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 29 de agosto de 2018

Land Rover MkIII Dormobile de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette


"Cuando compras un Dormobile compras también una nueva forma de vida". Ese era el "slogan" de la empresa carrocera Martin Walter Co., establecida en Kent (Reino Unido) desde el siglo XVIII. Este constructor con el tiempo se introdujo en el mercado de las "camperizaciones" utilizando vehículos de procedencia inglesa a menudo, por lo que no fue nada extraño que habitualmente trabajase sobre los famosos todo terrenos Land Rover.

Las conversiones que efectuaba MW podían ser más o menos complejas según lo que el cliente demandase; desde escoger una serie de elementos de un catálogo hasta solicitar su vehículo enteramente convertido. Pero la mayoría de las demandas fueron vehículos con interiores de autocaravana. Fuese como fuese, Martin Walker siempre incluía su chapita remachada como prueba de que el trabajo se había realizado en sus instalaciones.

No obstante, MW también vio negocio al vender sus conversiones para otras compañías instaladoras. Esto fue lo que ocurrió con los concesionarios Land Rover, quienes opcionalmente montaban los kits enviados por el distribuidor autorizado. Una de esas adaptaciones consistió en un techo elevable de forma lateral denominada "Dormobile" (hoy en día propiedad de SHB Hire Ltd.), que aunque se podía adquirir en varios países del mundo la mayoría de ellos quedaron destinados a unidades británicas.

Los Dormobile para Land Rover fueron adaptados a las series II y III, en un número cercano a las mil unidades, de las cuales el 85% correspondieron a la carrocería larga "station wagon". Estos Dormobile incluían camas, asientos plegables "Dormotic", cocina con dos quemadores, mesa, fregadero, armarios, mosquiteras, depósito de agua y cortinas por un precio estimado de 5.280 dólares de 1962 (precio para el mercado estadounidense). Las adaptaciones comenzaron a hacerse ente 1958 y 1960 y gozaron de gran éxito entre aquellos clientes de Land Rover más aventureros.

La gama de artículos extra que servía Dormobile también incluían desde cuberterías (incluyendo teteras y azucareras) hasta baterías auxiliares o cubetas de almacenamiento. Cosas que podían ser realmente necesarias cuando alguno de los propietarios de uno de estos vehículos salía a recorrer mundo, siendo frecuentemente utilizados para viajar por África o Canadá. Sin duda un equipo perfecto: la practicidad del sistema Dormobile junto con la robustez y aptitudes "off road" del Land Rover y su cuerpo de aluminio.











Es difícil resistirse a los encantos de un Land Rover en miniatura tenga la configuración que tenga, y por ello raro es el fabricante histórico de "diecast" que no ofrezca o haya ofrecido algún ejemplar en su catálogo. Quizás (junto con Cararama, Oxford o Corgi) haya sido IXO quien haya proporcionado la mayor variedad de Land Rovers en cualquiera de sus generaciones y procedencias; desde los españoles Santana 109 hasta los modelos actuales pasando por la gran cantidad de transformaciones ya vistas en los coleccionables de kiosko. Hoy añadimos al Garaje una más: el Dormobile con su techo alzado a la vista (que algunos no dudan en recortar) sobre la base de un Land Rover de la tercera serie con carrocería larga. En general me gusta la miniatura, pero el color escogido me resulta un poco extraño por no haberlo visto casi nunca. El molde (y que me perdonen los puristas) parece correcto al primer vistazo, así como los escasos detalles externos. Y el interior esta vez simplemente parece pasable. Pero qué más da, si todo el protagonismo se lo va a llevar ese enorme "sombrero" de lona con rayitas...












































sábado, 25 de agosto de 2018

AEC Regent III RT de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


Actualmente no es complicado cruzarse en Gran Bretaña con algún AEC Regent III, un autobús muy robusto pensado para durar en el duro clima de las Islas. En efecto, un gran número de ejemplares sobreviven ya sea funcionando o estáticos tras ser sustituidos por los Routemaster a finales de los años sesenta, aunque (tras ser repintados) conocieron una segunda vida en el "country" londinense.

London Transport había adquirido un total de 4.825 Regent III de casi sesenta plazas a la AEC a partir de 1947, aunque el modelo no era nada nuevo (fue presentado poco antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial). Los RT de la posguerra fueron estéticamente muy parecidos a los 150 ejemplares que circularon durante el conflicto y conservaron su característica calandra vertical coronada con un tapón de radiador, su puesto de conducción avanzado a la derecha del motor AEC Diesel de 9,6 litros y 115 CVs o el parabrisas dividido. Sin embargo, esta estética ya se veía caduca en los años 50 pero el modelo fue tan popular y querido que a la gente eso no parecía importarle para nada ni siquiera veinte años después.

Pero técnicamente el RT III poseía un moderno chasis, su motor era potente y silencioso, la transmisión preselectiva Wilson era una delicia y su frenado neumático muy eficaz. Además el RT se podía adquirir en diferentes versiones como la RTL o la RTW, caracterizados por sus chasis de origen Leyland modificados (el del RTW era más ancho, por ejemplo). Esto fue así debido a la dificultad que tuvo AEC para ponerse al día con la producción tras los daños de la guerra.

Las carreras del Regent III por la "Central Area" londinense finalizaron el 7 de abril de 1979, cuando el RT 624 efectuó su último viaje en la linea 62 (Barking-Mark´s Gate). Anteriormente sus hermanos habían pasado a los menos nobles trayectos del extrarradio y alguno de ellos incluso tuvo que sufrir un rebajamiento de la carrocería para pasar bajo algunos puentes... Muchos pasajeros, sin duda, siguen echando de menos esos pasillos estrechos y esa altura interior tan baja propia de las carrocerías de Park Royal pero incluso hoy en día el concepto de autobús urbano de doble piso sigue plenamente vigente en algunas ciudades.











Ya son tres ocasiones en las que un "double decker" inglés nos visita en la colección de Hachette, siendo mi miniatura el que cierra el trío (por ahora, quien sabe...). En efecto, tras el primer Routemaster rojo apareció otro celeste y beige con la imperial expuesta al aire, efectuando recorridos por la isla de Guernsey. Y ahora tenemos el Regent verde de las lineas de la periferia, que era el modelo que yo estaba esperando. Mis razones para escogerlo fueron su apariencia estética y una mayor solidez percibida, aunque esto es algo subjetivo por mi parte (el rojo me parece como más "juguetero"). De todas formas el que realmente me gustó fue el de Guernsey, pero ése lamentablemente se me escapó en su momento. Sea como fuere, si nos quedamos con el verde tendremos un buen molde con muchos detalles (la publicidad me encantó!) y un buen trabajo de pintura. Aparte está el hecho de que una buena colección de autobuses debe tener uno de estos ingleses sí o sí, ya que son piezas totalmente icónicas y reconocibles universalmente.

















                                                 Dos RT III con sus libreas características






















miércoles, 22 de agosto de 2018

Toyota Camry XV40 de Fabricante desconocido (Edición Dealer)






El Camry XV40 fue la sexta generación del modelo destinado a batallar en el segmento D (berlinas medias), propuesta por la japonesa Toyota entre los años 2006 y 2011. Sustituyó a la serie XV30 en los mercados externos al japonés hasta la aparición de la serie XV50 y fue diseñado como un producto global, habiéndose fabricado en EEUU, Australia, Rusia y Japón.

Esta serie del Camry fue vista por vez primera en el Salón de Norteamérica de 2006 y como principal novedad tuvo la aparición de nuevos motores híbridos. Al igual que ocurrió con la serie anterior, el XV40 se ofreció en dos variantes: una sería la común para Estados Unidos, Japón y Australia y la otra (destinada para China y gran parte del sudeste asiático) estuvo basada en el Aurion, un modelo australiano. Este modelo era básicamente un XV40 normal, pero tenía un estilo diferente en el frontal y la trasera y algunas modificaciones en el interior.

La versión destinada al sudeste asiático es a la que prestaremos mayor atención, al ser la miniatura su reflejo. Esta variante se denominó Prestige y, como ya se dijo anteriormente, estaba basada en ciertas partes en el Aurion australiano aunque el Prestige mantuvo las mismas medidas externas y gran compatibilidad de piezas. Interiormente también se podía reconocer por un diseño diferente del tablero de mandos, pero externamente mantuvo el mismo concepto de "diseño imperfecto" de Toyota: un conjunto de líneas aparentemente desequilibradas con superficies cóncavas y convexas que se encontraban en la línea horizontal de los faros. El mismo concepto fue aplicado a la parte trasera.

Las plantas motrices usadas en los Camry globales comprendieron arquitecturas de cuatro y seis cilindros complementados con transmisiones manuales y automáticas, estando disponibles para algunos mercados la tracción integral (en caso contrario la fuerza la generaban las ruedas delanteras). También se ofreció una mecánica híbrida basada en el básico motor de 2.4 litros, posteriormente con la posibilidad de usar GNC. Pero con el tiempo aparecieron nuevos bloques con 2.5 litros y renovadas transmisiones de seis velocidades, siendo la mecánica más potente la 3.5 V6 con 270 CVs.

El equipamiento destinado al mercado asiático incluía de serie llantas de acero de 16 pulgadas, seis Airbags, sistema de arranque sin llave, indicadores "Optitron", seguros automáticos de puertas, volante y pomo del cambio forrados en cuero, consola central con acabado símil madera, climatizador bizona y asiento eléctrico para el conductor. Posteriores niveles de equipamiento incluyeron las llantas de aleación, control de velocidad, ESP, acabados externos cromados, limpiaparabrisas con sensor de lluvia, pantalla táctil de siete pulgadas con TV y navegador GPS o el sistema de manos libres Bluetooth.

En julio de 2007 se le efectuó al modelo un ligero restyling y para 2010 Toyota eliminó los XV40 que fabricaba para Daihatsu bajo la marca Altis, debido sobre todo a las bajas ventas. Igual suerte correría el modelo de Toyota un año después en favor del nuevo XV50.













Gran (y positiva) sorpresa me llevé al comprar en Aliexpress este Camry en miniatura por tan solo 10 euros puesto en casa, un modelo del cual desconocía todo tanto del original como la réplica. Esto es así de tal modo que no puedo identificar al fabricante al venir todo en chino, por lo que entra en la ignota categoría de "fabricante desconocido". Y es una pena para mí puesto que me gustaría conocer quien está detrás de esta pequeña maravilla que no desmerece para nada a Minichamps o SCHUCO, logrando un producto que se ve incluso más sólido que las propuestas alemanas. Esto se aprecia por su gran peso y solidez, el excelente acabado externo e interno o los detalles sin fin que podemos apreciar hasta por debajo. En fin, creo que ha sido una de las compras del año y no solo por el aspecto económico... es tan bueno que si costase tres veces más aún sería barato. Si os gustan las buenas miniaturas tardáis ya en haceros con él... aunque el  tiempo de envío es considerable y quizás el modelo real es un poco anodino.




































domingo, 19 de agosto de 2018

Vauxhall Cresta PA Taxi de Vanguards





El Cresta fue un modelo de automóvil británico producido por Vauxhall (parte de la familia GM entonces, hoy Grupo PSA) producido entre 1954 y 1972. Sumando sus cuatro generaciones y la serie Viscount fueron producidas en total unas 360.000 unidades entre el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda.

Hoy nos detendremos en la serie PA, aparecida en octubre de 1957 y quizás la versión más recordada del Cresta. Estéticamente era innegable su inspiración estadounidense (recordaba mucho al Buick Special aparecido un año antes) y estuvo disponible en una sola carrocería sedán de cuatro puertas. No obstante, el carrocero inglés Friary produjo una versión familiar que tuvo una presencia casi testimonial en el mercado.

El Cresta PA tenía suspensión independiente en el eje delantero y ballestas detrás, su sistema de frenos era mediante tambores y poseía inicialmente el mismo motor de su antecesor (el modelo E), un bloque de 2,2 litros con seis cilindros en linea que proporcionaba unos 80 CVs. El cambio de marchas era manual con tres velocidades pero opcionalmente podía llevar "overdrive" y más adelante se pudo escoger incluso con el cambio automático Hydramatic.

Desde el principio fue un modelo admirado por su comodidad y buen equipamiento para los estándares de aquella época, sin que faltase de serie una buena calefacción, los asientos de cuero y nylon y un salpicadero con el freno de mano incorporado, además de montar la palanca de cambios en la columna de la dirección para poder acomodar tres personas en la banqueta delantera. Opcionalmente se podía pedir la radio, los antinieblas, luz de marcha atrás, espejos retrovisores externos y el tapón de depósito de combustible con llave.

Según las mediciones efectuadas por la revista inglesa "The Motor" en 1958, el modelo podía alcanzar los 144 kilómetros por hora y acelerar de 0 a 60 millas en casi 17 segundos, unas cifras que no eran malas para un sedán medio familiar de aquellos años. Y el consumo era de unos once litros a los cien kilómetros recorridos, algo muy correcto para un seis cilindros con más de dos litros de cubicaje.

El Cresta PA todavía tendría que recibir un restyling antes del final de su carrera comercial en 1962, dicha puesta al día incluyó un rediseño de la calandra, luces, techo y la ventana trasera. Sin embargo el cambio más notable fue la aparición de un nuevo motor de casi 2,7 litros que aumentaba la potencia hasta los 95 CVs, por lo que se tuvieron que emplear unas ruedas y frenos más grandes. Por dentro la cosa no cambió demasiado limitándose las novedades a la aparición de un material acolchado para el salpicadero y un velocímetro horizontal.

Los últimos modelos sí podían montar opcionalmente los frenos de disco, asientos individuales y algunos elementos en madera para el interior de las puertas. Todos esos Cresta PA fueron muy buscados en la década siguiente para ser personalizados por los amantes de los años 60, incluyendo los típicos ositos de peluche y toda la parafernalia del rock inglés de aquella década. Una situación que más o menos se mantiene hoy en día, siendo un clásico muy reconocido sobre todo para el aficionado anglosajón.













Seguramente por sus dotes de comodidad más de un Cresta fue usado entonces como taxi en las Islas y por ello Vanguards no dudó en añadir la correspondiente miniatura a su extenso catálogo. Un modelito muy vistoso, fino y bien hecho aunque con alguna mala nota en su haber, como el "rácano" uso del techo de plástico (lo que hace que con luz se transparente) y esos faros esmerilados que no quedan demasiado realistas. Al menos, en esta ocasión cuidaron algo más el interior y podemos destacar también la rejilla delantera y el resto de cromados, los limpiaparabrisas de fotograbado y demás detalles externos.