El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
IFA W50 ADK de IXO/Altaya (c) 2016 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 30 de agosto de 2016

Land Rover Santana 109 "Policía Armada" de IXO/Altaya




Pertenece a la colección "Nuestros coches de Policía" de la editorial Altaya España.

Al momento de su cierre en 2011, Santana Motor era la única empresa española fabricante de automóviles con capital 100% nacional. Situada en Linares (Andalucía), desde 1955 producía maquinaria agrícola, vehículos todoterreno y camiones ligeros bajo licencia de Land Rover. Esa colaboración cesó en 1989, pero la empresa jiennense continuó fabricándolos bajo su propia marca, Santana. Posteriormente la empresa buscó socios comerciales y los halló en Suzuki e IVECO, pero dichas uniones no lograron finalmente estabilizar a Santana y ésta se disolvió voluntariamente tras una votación de sus trabajadores.

Santana fue famosa sobre todo por la fabricación de los Land Rover, logrando tal reputación en España y otros países de Europa hasta tal punto que en Inglaterra algunos ejemplares del modelo 88 llegaron a pagarse por 65.000 euros.

El éxito inicial del Land Rover en Inglaterra y su posterior expansión al continente hizo que la Rover Company otorgase licencias de fabricación a varios fabricantes europeos, como Minerva de Bélgica o Tempo de Alemania. En España los ingleses querían que se fabricase la serie 1 pero la parte española deseaba fabricar la segunda, como así sucedió finalmente. El nivel de piezas nacionales llegó a ser del 95%, llegando a retirarse hasta las bujías de los motores completos que llegaban de las Islas.

La fabricación del modelo 88 (el corto) se inició en 1959, pero poco tiempo después continuó paralelamente con el 109 (modelo largo de cinco puertas). Estos vehículos eran casi idénticos a los ingleses y se ofertaban con motorizaciones diesel de dos litros y cuatro cilindros y gasolina, en este caso con 2.200 cm3. Debido a sus buenas prestaciones y robustez los primeros clientes de los Land Rover de Santana fueron diversos organismos oficiales como la Guardia Civil, el Ministerio de Obras Públicas, el Ejército (con versiones especiales con techo de lona) y la Policía Armada.

Con los años llegaron a aparecer versiones exclusivas de seis cilindros (nunca existentes en Inglaterra) y siempre adaptando los restylings del fabricante original. La marca española llegó a exportar muchas unidades a regiones como la sudamericana con el permiso de Rover, ya que en ciertos mercados sus vehículos no tenían presencia, y los modelos posteriores que fueron fabricando sin duda perdieron el carisma de aquellos primeros Land Rover... pero ganaron en comodidad y prestaciones.







Hace muchos años que estoy tras la caza y captura de los excelentes Land Rover de Santana recreados por Altaya, en versiones corta y larga y con decos de Correos, Guardia Civil y Policía Armada. Estas miniaturas son tan buenas e incluso mejores que las tradicionales inglesas en muchos casos, estando muy valoradas desde que aparecieron a principios de este siglo (en concreto mi unidad es aproximadamente de 2003). Se puede apreciar fácilmente al ver el estupendo molde de este 109 de la PA, las tonalidades escogidas (exactas al original), reproducciones fieles de la tipografía de las matrículas y símbolos (como el águila franquista) y hasta un correcto interior. Estos modelos se pueden aún adquirir a precios abarcables y son muy buena inversión si así lo vemos, ya que son raros en el mercado internacional y además son parte de nuestra historia, no demasiado lejana...






















viernes, 26 de agosto de 2016

Neoplan NH 22 "Skyliner" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

La firma Neoplan fue fundada en 1954 por Gottlob Auwärter con el objetivo de construir autocares lujosos y muy avanzados destinados a touroperadores y corporaciones de transporte de viajeros emplazadas sobre todo en Europa, Japón y América. Para el aficionado a los autobuses no les resultarán extraños los nombres de alguna de las series del fabricante alemán, como Cityliner, Jumboliner, Jetliner o Skyliner, alguno de los cuales estrenó soluciones innovadoras en el mundo del transporte de viajeros por carretera. Actualmente, Neoplan se denomina como Neoman desde que en 2001 fuese comprada por el grupo MAN y se dedica a la producción únicamente de autocares de gran turismo.

Uno de los puntales de la marca alemana en todos estos años ha sido el Skyliner, un autobús de dos pisos nacido de la mente del hijo del fundador de la empresa, Konrad Auwärter. Si bien el concepto no era nuevo Konrad lo agrandó hasta lograr la fantástica capacidad de 100 plazas, todas disfrutando de un gran confort y teniendo siempre en cuenta las restricciones de peso del vehículo. El estudio de diseño desarrolló en 1965 un autobús panorámico con estructura autoportante y una base realmente baja, con el fin de obtener un centro de gravedad rebajado. Este proyecto ("Do-Bus", por "Doppeldeckerbus" - autobús de doble piso- ) estaba motorizado por un bloque MAN y fue el banco de pruebas durante dos años del que luego sería el modelo NH 22.

El vehículo final contaba con dos ejes solamente y una altura reducida por debajo de los cuatro metros, con un peso total de 15 toneladas. Se presentó en Niza en 1967 y causó, como era de esperar, sensación por sus dimensiones, lujo y aspecto sobrio pero elegante gracias en parte a la banda de acero inoxidable que bordeaba los dos niveles. Sin embargo, la gran perjudicada fue la capacidad en plazas y por eso posteriormente aparecieron modelos con doble eje trasero (NH 22/3) que se mostró como más adecuado a las necesidades de las agencias de viaje a larga distancia.

El NH 22 además alcanzaba una velocidad máxima de 110 Km/h y adjudicaba un plus de prestigio a cualquier compañía de transporte que lo adquiriese, por lo que rápidamente recibió pedidos de dentro y fuera de Alemania. Aunque solo se producían de 15 a 30 ejemplares por año, los rivales de la marca no ofrecían por entonces nada parecido y hasta 1980 los Skyliner no tuvieron rival. Neoplan se ocupó de ir modernizando el modelo mediante algunos cambios estéticos y mecánicos; así en 1971 se incorporó un motor Mercedes V10 de 320 CVs, se mejoró el acceso al motor y se renueva el frontal en 1977, desapareciendo un par de años después el parachoques delantero en acero inoxidable en favor de una banda de poliéster.

El cambio fundamental fue a partir de 1983 (año al cual pertenece el modelo), con un nuevo parabrisas inclinado y la desaparición de la banda lateral de acero inoxidable, sustituida por una de chapa corrugada. Hasta 2015, han existido cinco generaciones que han ido gozando de una aerodinámica más cuidada. motores más eficientes y más confort para los pasajeros, con la inclusión de centros multimedia con pantallas planas y climatización separada entre los dos pisos. El modelo sigue estando en catálogo y es una especie de buque-insignia para toda aquella empresa que se dedique al transporte de viajeros a ambos lados del Atlántico; tanto es así que hasta la NASA cuenta con una flota de Skyliners para las visitas turísticas.









Ya tenemos otro "gran" ejemplar (literalmente) que viene a invadir el escaso espacio disponible de las vitrinas del Garaje! En esta ocasión, la miniatura de un Skyliner sin librea alguna, por lo que no podemos saber para qué empresa trabajaba el original de la reproducción. Más o menos lo comentado en otras ocasiones sobre estas miniaturas vale por igual, aunque el exterior está muy bien resuelto y cuenta, sobre todo, con un frontal y elementos traseros muy destacables. La mala nota para el interior (lo habitual), pero en esta ocasión el asunto es más grave al haber dejado a la vista las conducciones de plástico por las que van los tornillos de fijación del piso superior al inferior... tanto costaba unirlos mediante clips de plástico (o metal) a presión, como en otros modelos?






























martes, 23 de agosto de 2016

Lamborghini 3500 GT Zagato de IXO/Hachette




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Lamborghini Collection", de la Ed. Hachette.


En 1965 el experimentado carrocero italiano Zagato era el gran especialista en "vestir" los famosos Gran Turismo de conocidas marcas italianas, inglesas y aún alemanas (algún Porsche, por ejemplo). A iniciativa del marqués Gerini, un antiguo piloto y dueño de un concesionario Lamborgini en Milán, Zagato construyó una carrocería especial basada en el modelo 350 GT según el diseño del entonces joven Ercole Spada. Este vehículo era bastante confortable para circular por cualquier carretera pero también muy capaz de hacérselo pasar bien al afortunado que lo metiese en pista cualquier fin de semana.

Zagato empleó un chasis recortado en 10 cm. de un 350 GT con objeto de hacerlo más ágil y estable en curvas y la trasera, de tipo "coda tronca", fue el sello personal que dejó Spada en el modelo. Si bien la historia de su diseño está clara, el misterio en esta ocasión recae en el motor; al no existir documentación oficial no se conoce exactamente el desarrollo técnico de un bloque que se reveló como muy especial.

En efecto, aunque en la trasera vemos claramente la inscripción "3500" que se refiere a la cilindrada la cifra es engañosa, pues al examinar la ficha técnica en la presentación del modelo en el London Motor Show del 65 aparece una potencia declarada de 320 CVs, demasiada para el V12 de la marca de aquella época (con 270 solamente), por lo que algunas fuentes muy fiables concluyen que Zagato tuvo el gran privilegio de probar un nuevo bloque de 4 litros modificado por los ingenieros Dallara y Stanzani.

Zagato solo construyó un par de ejemplares, uno blanco con interior negro y otro plateado con el mismo interior, siendo este último adquirido por un primo del entonces propietario de Lancia, Giampiero Pesenti (y un veterano cliente de Zagato, quien le encargó, por ejemplo, los Fulvia Zagato o Flaminia Super Sport).

Cuando presentó el modelo a la prensa inglesa, Zagato ya los tenía en el bolsillo a todos pues acababa de triunfar nada menos que con el Aston Martin DB4 GTZ. De todas formas todos alabaron las líneas aerodinámicas, elegantes y agresivas que denotaban su diseño como claramente proveniente de la escuela milanesa. Además no se había sacrificado la habitabilidad, pero lo que no acabó de convencer a la crítica fue la famosa cola recortada ("Kammback"), muy de moda en aquellos años.

Globalmente el proyecto no continuó pues don Ferruccio tenía en mente al famosísimo Miura, particularmente el modelo plateado se estrelló posteriormente y el restante fue a parar a Australia, donde fue pintado en color rojo. Regresó a Europa en 1999 tras ser adquirido por un coleccionista alemán, quien lo restauró completamente y fue visto en 2008 junto con un 350 GT en el Concurso de Elegancia de Peeble Beach.





Proseguimos con otro interesante modelo de Lamborghini de la colección francesa de kiosko temática de la editorial Hachette. Lo cierto es que no sospechaba que la historia de la marca de don Ferruccio tuviese tantas particularidades, pero me alegro bastante de poder investigar sobre la marca y presentaros algunos aspectos de ella en este blog (ya saben, la excusa es la miniatura).

El modelito presenta en lineas generales un correcto tono medio en todas sus características, si bien no me convencen las llantas Borrani para nada. El molde no está mal y la pintura no "chorrea", destacando sobre todo el interior (algo que parece que están cuidando mucho en los modelos de la colección). Buena nota también para la trasera y el morro, pero lo que no me ha quedado muy claro es la procedencia del modelo pues en la base no aparece el fabricante. Tan solo pudo aclararlo una pista: se menciona como fabricado en Bangladesh y por eso he adjudicado como manufacturador a IXO (que yo sepa es el único fabricante de diecast reciente que tiene líneas de producción en ese país).



























sábado, 20 de agosto de 2016

FIAT 1100 ELR "Lavazza" de IXO/Eaglemoss




Pertenece a la colección italiana "Veicoli Pubblicitari D´Epoca" de la editorial Eaglemoss.


Del popular (y longevo) FIAT 1100 se produjeron una infinidad de vehículos especiales por parte de la casa matriz. Particularmente, del "Nuova Balilla" se creó la camioneta ELR que obtuvo buenas cifras de venta gracias a su adecuada capacidad de carga por peso o volumen.

El "Nuova Balilla" había aparecido en 1939 y estuvo vigente hasta 1953, basado en la plataforma del Balilla deportivo (que era más larga) y equipado con una nueva carrocería metálica. Su motor, de cuatro cilindros en línea y 1.089 cm3 estaba refrigerado por agua y desarrollaba 32 CVs, con un consumo de unos 9 litros a los cien kilómetros recorridos y una velocidad máxima (en la versión berlina) de 110 Km/h. Prácticamente no sufrió cambios hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, apareciendo las versiones 1100B y 1100E, caracterizados sobre todo por la adopción de un compartimento trasero para alojar la rueda de repuesto.

En aquella época de brutal desarrollo en la que Italia se motorizaba velozmente, se necesitaban transportes ligeros para ámbito esencialmente urbano y ahí estaba FIAT con su gran oferta de vehículos comerciales en infinidad de tamaños. Del 1100E surgió una gama de camionetas y pickups autorizados para transportar una tonelada de carga, caracterizados también por su práctico suelo totalmente plano. Estos camioncitos se podían ver aún en los años 70 pero mucho antes (en 1952) ya habían salido del catálogo a causa de la aparición del modelo 615.

Sin duda alguna, podemos nombrar al 1100 ELR como el "padre" de toda la gama posterior de vehículos comerciales ligeros de la firma turinesa.





Dentro de la colección italiana de vehículos publicitarios, el 1100 ELR ha sido mostrado recurrentemente "vestido" con diferentes decos a cual más llamativa. Hoy muestro el primer ELR que apareció, concretamente luciendo los discretos colores de la famosa marca milanesa de café y maquinaria "Lavazza". Comparte con el resto de sus hermanos un buen molde, fino y nada sobreabundante en pintura, con pocos detalles externos pero suficientes. Como suele suceder la nota negativa la hallamos en el interior, con una insultante monotonía. Si no nos convence este modelo (que se hace perdonar por su bajo precio), otras marcas como la italiana Brumm lo contemplan en su catálogo y también de Lavazza, pero el IXO cumple aceptablemente y no desentona para nada en la mejor vitrina existente.




























martes, 16 de agosto de 2016

SAVIEM JL 25.6 N "Sapeurs-Pompiers de Mulhouse" Guinard de IXO/Hachette




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Camiones y vehículos de Bomberos", Ed. Hachette


En 1961, los bomberos de Mulhouse (ciudad industrial situada al noreste de Francia) sintieron la necesidad de ir "jubilando" sus viejos Laffly y Guinard-Hotchkiss de la postguerra que no podían ya satisfacer adecuadamente el servicio contraincendios. Se encargó a Guinard la realización de una autobomba de gran potencia con cisterna calorifugada y dotada con una bomba de bronce de alta presión, espacio para doce bomberos y una cisterna aparte de emulsionantes para combatir fuegos de hidrocarburos, siendo entonces uno de los vehículos de bomberos más avanzados y eficaces existentes en Francia.

Bombas Guinard realizó la autobomba según las especificaciones dictadas por la inspección departamental del Alto Rhin, a cuyo cargo estaba el jefe de bomberos de Mulhouse. El "Mamut" (así conocido después) incorporaba un depósito de agua Arnault de 2.500 litros con la posibilidad de ser calentada (en el invierno alsaciano la temperatura puede llegar a ser de 20 o más grados bajo cero) y otra cisterna aparte con 500 litros de un producto químico generador de espuma para luchar contra determinados fuegos. Otra característica fundamental fue su potente bomba movida por un motor Bernard que ofrecía una alta presión de 12 bares, algo completamente novedoso entonces. Pero la alta movilidad de este vehículo fue posible gracias a su corazón, el motor diesel  de 6,6 litros y 150 CVs del SAVIEM JL 25.

SAVIEM no era una marca muy habitual entonces entre los bomberos franceses, tradicionalmente equipados con camiones Berliet y Citroën. Por esto y más, desde el principio el proyecto fue un tanto especial pues, por ejemplo, las tomas de conexión públicas siguen el estándar alemán debido a la anterior ocupación y eso requería mangueras adaptables (aún hoy en día se mantienen, por los acuerdos de colaboración vigentes entre las autoridades alemana, suiza y francesa).

Sin duda, hasta las autoridades alemanas que visitaron a sus vecinos franceses para conocer la nueva máquina debieron quedar muy impresionados con el SAVIEM, siendo posible constatar que con un presupuesto no muy elevado se podía lograr un medio contraincendios eficaz a la altura de lo que entonces se hacía al otro lado del Rhin. La misma sensación que nosotros podríamos tener hoy si le rendimos visita en el Museo de Bomberos de Alsacia, su hogar actual.






En principio no tenía como objetivo conseguir más camiones de bomberos ya fuesen de la colección francesa o española, pero ciertos números sí siguen atrayendo mi interés por su bajo precio y alta calidad.
Es el caso de este SAVIEM, muy bien rematado y que muestra poco aspecto de coleccionable, en parte por su abundante detallado y finura del molde. Podría afirmar que cambiando ciertas cosas podría venderse casi como un Minichamps, y esos elementos principalmente serían las escaleras, limpiaparabrisas, espejos y faro auxiliar. Dejando aparte esa reflexión, por los 20 euros que pagué estoy muy felíz por lo que obtuve a cambio: un modelito sólido (parece enteramente de metal) y pintado con calidad. Es cierto que esta colección cuenta con importantes altibajos, pero la entrega número 38 ha logrado conseguir un huequito en mis vitrinas.