El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Renault Midlum "TAT Express" de NOREV (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 28 de marzo de 2017

Barreiros Saeta 65 "Parque de Bomberos de Manzanares" de IXO/Salvat




Pertenece a la colección española de la Ed. Salvat "Camiones y vehículos de Bomberos".


La gama de camiones Saeta apareció en 1966 siguiendo el diseño de cabina del Berliet Panoramic francés. Esta serie ofrecía tres longitudes de chasis con una capacidad de carga comprendida entre los 1.800 Kgs del modelo 15 hasta los 7.525 del modelo 75. Los camiones pesados cambiaron su cabina en 1969, llevando el resto la misma cabina inicial con algunos cambios menores y una nueva nomenclatura. Los Saeta eran los rivales de los más caros Pegaso Comet y junto con algunos modelos nacionales más (como Ebro, Avia o Nazar) se disputaron el floreciente mercado español de camiones en los años sesenta.

El Saeta 65 era un camión ligero idóneo para el transporte de pequeño tonelaje. Dotado con el motor Barreiros A90 movido por gasóleo, con seis cilindros y cinco litros de cubicaje rendía 90 CVs y su masa máxima autorizada (MMA) era de 9.650 Kgs., logrando una velocidad máxima de 85 Km/h.

Gracias a esas características, muchos ayuntamientos españoles dedicaron presupuesto a adquirir unidades adaptadas para formar parte de la dotación de los cuarteles de Bomberos de todo el país. Así, se vieron muchos Saetas y Super Azores por Cataluña, Cantabria, el País Vasco, Aragón y hasta en Castilla-La Mancha. Precisamente en la localidad de Manzanares (provincia de Ciudad Real) su yuntamiento tuvo a bien adquirir un Saeta 65 en 1966 dotado con una cisterna elíptica de agua para 5.000 litros, escaleras acoplables y cuatro extintores externos de dióxido de carbono. Una característica singular de este Saeta es que su motor original fue cambiado por un diesel Comet 9020 de 125 CVs de fuerza, con el que podría haber alcanzado los 90 Km/h de velocidad pero al no contar con cinturones de seguridad fue limitado a 40 Km/h.

Este Saeta manchego también llevaba varias devanaderas para mangueras, luces rotatorias rojas y naranjas y un faro móvil delantero para trabajos nocturnos. Prestó servicio hasta mediados de los 90, siendo entonces almacenado en dependencias municipales y ahí hubiese dormido "el sueño de los justos" quien sabe hasta cuando, pero la Casa Consistorial tuvo en 2010 la brillante idea de restaurarlo y ponerlo encima de una glorieta con el fin de adornarla, a pocos metros de su antiguo hogar (el parque de Bomberos de la localidad). No tengo constancia de que ahí siga actualmente, pero sí sé que algún vándalo le había causado algunos desperfectos en 2013.







Nuevamente Salvat nos obsequia (por que a ese precio es casi un regalo) con una pequeña parte de nuestra historia automovilística hecha miniatura a escala 1:43, formando parte de la estupenda colección de camiones de Bomberos para su edición española (seguro que los franceses también acabarán incorporándolo en la suya). En este caso, la miniatura destaca por tener una cabina bastante fiel y un buen detallado externo, lo que hace que sea muy delicado a la hora de manipularlo. Me alegra mucho que la editorial tuviese a bien rescatar modelos nacionales y darlos a conocer al público coleccionista de cualquier parte del mundo, haciéndolo con respeto y sabiduría.

































viernes, 24 de marzo de 2017

General Motors PD-3751 Silversides "Greyhound"




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

Una de la serie de autobuses más emblemáticos de la compañía de transportes Greyhound sin duda fue la PD-3751, construida en gran cantidad durante la Segunda Guerra Mundial. Con sus flancos de color aluminio (lo que les valió el sobrenombre de "Silversides") y su moderno porte estos autobuses dieron mucho que hablar gracias a su comodidad y ciertos avances técnicos, como el chasis monocasco o la bodega inferior de carga.

Los Silversides son herederos directos (y por tanto sucesores) de los afamados 718 y 719, producidos hasta el final de la década de los años 30. El antecesor del nuevo modelo se presentó en la Feria de Chicago de 1939 con el número 1206 como nombre de prototipo, tratándose de un autobús de diez metros de largo con carrocería monocasco y transmisión "angle drive" (en esta arquitectura el motor va en posición trasera transversal y lleva su árbol de transmisión formando un gran ángulo).

Con el nombre más comercial (y definitivo) de PD-3701, el autobús de serie con esta numeración recibía 37 asientos y un motor que podía ser Diesel o bien un bloque General Motors 707 movido por gasolina. También fue presentada la versión de 41 plazas y ambas fueron destinadas a la compañía Greyhound siguiendo sus especificaciones.

La producción iba a buen ritmo, pero en 1941 los Estados Unidos entraron en guerra y todo el esfuerzo productivo de General Motors se enfocó en el ámbito bélico. Greyhound tuvo que esperar hasta 1947 para recibir nuevos pedidos (en concreto 2.000, de los cuales 1.643 fueron PD-3751 con especificaciones de motor Diesel Detroit de seis cilindros y dos tiempos de 190 CVs, con caja de cambios de cuatro velocidades no sincronizadas). Los 3751 dieron problemas con la transmisión "angle drive" a causa del mayor par motor que proporcionaban los motores diesel, no resolviéndose el problema ni con la adopción de un motor híbrido gasóleo/eléctrico con convertidor de par. La solución solamente llegó tras adoptar una caja de cambios manual que exigía mucho del conductor, ya que las marchas no eran sincronizadas y había que dominar el "arte" del doble embrague (sobre todo al bajar puertos de montaña). La suspensión era la clásica por ballestas y no sería hasta 1953 cuando se sustituyó por la neumática (en el modelo PD-4104), pero al menos el aire acondicionado era opcional necesitando el compresor un pequeño motor diesel para su funcionamiento. Esos modelos entonces pasaban a ser PDA-3751.

La supremacía de GMC en los años 50 fue tal que acaparó el 80% del mercado de los autobuses, pero eso mismo hizo que el Gobierno norteamericano pusiese sus ojos en la empresa ya que las leyes "anti trust" no veían bien que Greyhound acaparase tantos autobuses. Así, General Motors tuvo que proveer también sus motores y transmisiones automáticas Allison a otros constructores, equipando la casi totalidad de todos los autobuses que se produjeron en Estados Unidos. En cuanto al fin de la producción del PD-3751, ésta tuvo lugar rápidamente a principios de la década de los 50 para dejar paso a la serie PD-4103.







Tenemos aquí a otro llamativo autobús "yanki", con su cuerpo de aluminio ondulado estilo Streamline y reminiscencias aeronáuticas que imagino debía ser una especie de "ovni" visto desde una perspectiva europea más clásica (solo había que ver las producciones alemanas coetáneas para hallar la diferencia). En este caso el trabajo IXO con la carrocería de la miniatura es más efectista que otra cosa y existe algún fallito en los remates, aunque poca cosa. Como sigue siendo habitual el interior es demasiado simplista pero al menos casi no se muestra  a causa de sus diminutas ventanas. Y poco más que decir de este ejemplar, si no que hace poco presenté a su "primo" ruso el cual me pareció más logrado y vistoso, siendo este Greyhound también uno de los modelos de la colección que yo rescataría del kiosko.




































lunes, 20 de marzo de 2017

Scania P320 Autobrazo articulado Metz "Bomberos de París"




Pertenece a la colección española de la Ed. Salvat "Camiones y vehículos de Bomberos".


Los camiones Scania de las series P, G y R llegaron al mercado a principios de 2004 sucediendo a la serie 4, aunque los G no llegarían hasta el año 2007. Estos robustos vehículos se fabrican en muchos países de varios continentes; desde Francia hasta Rusia pasando por Brasil hay un modelo de camión adaptado a cualquier necesidad de servicio y tamaño de cabina.

Los tipos de motores de estos Scania van desde los seis cilindros en linea hasta los famosos V8, con potencias comprendidas entre los 230 y los 730 CVs. Sus cilindradas contemplan desde los 8.9 litros hasta los 16.400 cm3, disponiendo de la caja de cambio Opticruise e incluyendo versiones dotadas de tracción total (hasta 8x8). La nomenclatura significa que la serie P está dedicada a los camiones pequeños, ideales para entornos urbanos, la serie G serían los medianos (adecuados para la construcción y el transporte o distribución a media distancia) y por su parte los G son los "pesos pesados" de la logística, grandes camiones para rutas internacionales o destinados para trabajos especiales. También existió una serie T, vehículos con morro adelantado al estilo americano, pero dejaron de ser fabricados en 2005.

Hace pocas fechas (agosto de 2016) ha aparecido el sucesor de estas series de camiones fruto de la colaboración con Porsche Engineering, una nueva generación que fue vista en la feria Elmia Lastbil de Jöngköping (Suecia) presentando una nueva calandra más grande e imponente.

Teniendo como base ideal la cabina baja de un Scania P320, los Bomberos de París (o BSPP) recibieron no hace mucho un autobrazo articulado telescópico de 32 metros con una "cesta" destinada a servir de plataforma aérea para permitir rescates a gran altura (incluyendo sujeciones para "clips" de rappel). Su ventaja frente las autoescalas tradicionales radica en la posibilidad de "doblarse" por encima de un obstáculo y alcanzar así lugares inalcanzables por una escalera extensible rígida. Los franceses denominan a este tipo de vehículos como BEA (Brazo Elevador Aéreo).

Dicho BEA fue completado por el fabricante francés de escalas y brazos articulados Metz (perteneciente al grupo austríaco Rosenbauer) en colaboración con la firma finlandesa Bronto Skylift, especialista en el diseño y fabricación de brazos elevadores. Usaron la base de un camión Scania P320 DB4x2 con cabina para tres plazas ofreciendo a la BSPP una herramienta indispensable que salvará muchas vidas en los cuatro departamentos franceses a los que sirve. Este Cuerpo es una gran fuerza de base militar que cuenta con 8.000 efectivos, lo que les convierte en el tercer mayor cuerpo mundial de Bomberos tras los de Tokio y Nueva York.





Retomamos un poco la serie de camiones de bomberos española, colección de kiosko que discurre paralelamente a su gemela francesa. Esta vez me decidí por quedarme con este Scania, tan familiar para nosotros los conductores de camiones, una máquina que siempre tuvo fama de ser dura, de calidad pero un tanto "rústica" y poco refinada. La miniatura representa realmente bien a la cabina del P320, y algunos detalles externos (como la cesta) o la posibilidad de desplegar el brazo articulado son realmente dignos de elogio. En general es una buena miniatura a un precio excelente que puede servirnos para completar a aquellos camioncitos que Yat Ming está ofreciendo desde hace tiempo sobre el apasionante mundo de los Bomberos.






























viernes, 17 de marzo de 2017

Mercedes Benz SLS AMG Roadster de SCHUCO (Edición Dealer)





El SLS fue un Gran Turismo coupé fabricado por la alemana Mercedes Benz entre 2010 y 2014, siendo su presentación en septiembre de 2009. La versión roadster, por su parte, fue presentada en otoño de 2011. El SLS fue el primer Mercedes con puertas de gaviota desde el modelo 300 SL/SLR de los años 50 y ha sido sustituido recientemente (en 2016) por el GT3, después de haberse comercializado menos de 10.000 unidades.

El SLS contaba con un chasis en forma de rejilla de aluminio que pesaba solamente 214 kilogramos, siendo el cuerpo externo también del mismo material y ambos fabricados en la planta austríaca de la firma Magna Steyr. Las puertas seguían el mismo canon de ligereza y cada una de ellas solo pesaba 18 kilogramos, contando en sus bisagras con unas pequeñas cargas explosivas que las desprendían en caso vuelco. La distribución de pesos se acercaba al ideal de 50%/50% para vehículos deportivos y en el caso del roadster la estructura fue reforzada en el umbral del marco de los parabrisas y el túnel central.

Si hablamos del diseño interior saltaba claramente a la vista que había sido inspirado por el mundo de la aeronáutica: instrumentos centrados a la vista del conductor, palanca de la caja de cambios con forma de mando de unidad de potencia de un avión y rejillas de ventilación que recordaban las entradas de aire de los motores a reacción.

Pero sin duda el elemento más interesante del SLS era su motor, firmado por AMG y ensamblado a mano por un solo operario en la planta de Affalterbach. Este "corazón" era un bloque de arquitectura V8 alimentado por gasolina con una cilindrada de 6.3 litros, situado por detrás del eje delantero y sin sobrealimentación. Contaba con lubricación por cárter seco, proporcionaba en sus inicios 570 CVs de potencia y todo el bloque pesaba solamente 206 kilogramos, lo que da una idea de su ligereza. Para aprovechar toda esa potencia convenientemente se utilizaba un cambio Getrag de doble embrague y siete velocidades con gestión electrónica, proporcionando una selección de cuatro programas diferentes de conducción. Y de serie disponía de un diferencial con bloqueo al que le llegaba un eje de transmisión de solamente 4 kgs. hecho en fibra de carbono, alojado dentro de un tubo conductor.

Con un precio de 185.000 euros para el modelo estándar, el "atrevido" conductor de estas máquinas podía alcanzar una velocidad punta de 317 Km/h y acelerar de 0 a 100 en 3,8 segundos, siendo el consumo medio de unos 13 litros. El poseedor de un roadster además contaba con la posibilidad de desplegar su techo de lona de tres capas (disponible en colores beige, rojo o negro) en 11 segundos, una maniobra que se podía hacer hasta a una velocidad de 50 Km/h.

Este modelo es recordado por haber sido "safety car" en el Mundial de la Fórmula 1 entre 2010 y 2015 o por haber aparecido en Transformers 3 y videojuegos, pero la familia SLS fue sin duda más famosa por la cantidad de variantes que tuvo tanto para el mundo "civil" como el de la competición: GT, GT3, GT3 45 Aniversario, Black Series (con 631 CVs), Edición Final o el singular Electric Drive, de color amarillo y con cuatro motores eléctricos que combinados ofrecían 750 CVs de potencia.








Otra magnífica reproducción de SCHUCO ofrecida a precio de saldo (menos de 8 euros!) en una edición para venta en concesionarios. Una miniatura de alta calidad que cuenta, como suele ser habitual en el fabricante alemán, con un interior muy cuidado y detallista y un molde muy bueno y bien rematado con múltiples detalles. La pintura negra metalizada es buena también, pero muy delicada al tacto ya que reflejará rápidamente las huellas de nuestras manos (es una de esas miniaturas que es mejor manipular con guantes). Me resulta prácticamente imposible ponerle alguna pega a un modelito que ofrece muchísimo por un precio ridículo, siendo solamente afectada (quizás) por nuestros gustos estéticos hacia el modelo original, aunque hay que reconocer que es impactante.