El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Citroën CX GTi Tissier-Penthouse Dibicamper de IXO/Hachette (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 22 de febrero de 2019

Citroën ZX Volcane de Universal Hobbies




El Citroën ZX fue un automóvil compacto producido entre los años 1991 y 1998 en las plantas de Vigo (España) y en las francesas de Rennes y Aulnay en una cantidad algo superior a los dos millones de unidades. También se ensambló en China hasta en 2014, aunque en este país lo fue bajo la marca Donfeng.

El antecesor del Xsara se ofreció con carrocerías tipo berlina de tres y cinco puertas y "break" de cinco siguiendo un diseño presentado por Donato Coco, sin contar la carrocería exclusiva de tres volúmenes para China. Tuvo varias motorizaciones de gasolina comprendidas entre los 1.1 y 2 litros de cubicaje y tres diesel (una con turbo), llegando la potencia a los 167 CVs en el modelo coupé de 1997. Es destacable el hecho de haber utilizado una excelente plataforma, reconocida por su agilidad y confort y que sería escogida en 1993 para ser compartida con el Peugeot 306 junto con otros elementos mecánicos.

Las primeras pruebas hechas por la prensa especializada valoraron la manejabilidad, su confort de rodaje, la habitabilidad y el comportamiento (debido sobre todo a su eje trasero autodireccional). Deploraron el poco equipamiento disponible en la mayoría de las versiones (ni siquiera se podía pedir la dirección asistida) a pesar de sus cuatro niveles de equipamiento: Reflex, Avantage, Aura y Volcane.

Para enero de 1994 apareció la nueva carrocería break con tres nuevas terminaciones y en julio el modelo sufrió un restyling que modificó ciertas partes de la carrocería, perdiendo el característico frontal sin rejilla del modelo inicial. De esta forma el modelo prosiguió una descendente carrera comercial hasta el año 1997 aunque la producción seguiría un año más en Europa.











Por fin pude conseguir una de las piezas más deseadas por mí en el pasado año de 2018, una miniatura que se iba viendo cada vez menos y si lo hacía era a un alto precio. Un modelo que a primera vista puede parecer discreto, pero que a poco que se "escarbe" nos revela un excelente molde, buena pintura y un interior muy correcto. Se diría que la precisión y la calidad reinan en la miniatura, pero esto no nos sorprende a aquellos que admirábamos a la desaparecida marca Universal Hobbies. En todo caso hay que añadir que este ZX pertenece a la pasada colección de kiosko "Passion Citroën" y sigue siendo uno de sus números más buscados, por lo que si se os cruza en el camino a un precio "correcto" (barato va a ser imposible) no lo dudéis.


























lunes, 18 de febrero de 2019

Berliet PLR 8 MU de IXO/Hachette





Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

El Berliet PLR no fue un "best seller" para la firma lionesa, pero le permitió poner una pica en el mercado francés de los autobuses de los años 50 dominado por Chausson y Renault. También sirvió como plataforma de ensayo de la marca al probar nuevas soluciones como el piso rebajado o la colocación del motor en posición horizontal.

Para un constructor especializado en camiones como era Berliet lo más lógico era, tras el periodo bélico de los años 40, adaptar un chasis destinado al transporte de mercancías a la hora de desarrollar un autobús. Pero marcas como Renault o Chausson ya mostraban el camino de lo que sería el futuro con el empleo del chasis autoportante. Berliet no tenía experiencia en ese campo, pero sí tenía un ingeniero talentoso llamado Schneider que diseñó un autobús con motor horizontal fijado a un chasis-viga. Que si bien no es un monocasco, si permitía integrar dentro de una estructura rígida los órganos mecánicos, la transmisión o accesorios.

El motor debía ser totalmente nuevo ya que por su posición "acostada" había que rediseñar los circuitos de lubricación o refrigeración, por ejemplo, y dentro de lo posible debían aprovecharse los motores Berliet de sus camiones. Escogieron el bloque MDU de cinco cilindros que equipaba al modelo GLR 8 de 1949 con 125 CVs de potencia y decidieron que ésa sería la elección a la hora de fabricar autobuses urbanos, siendo el seis cilindros de 150 CVs ("prestado" del camión PLR 10) ideal para los autocares. La transmisión sería la misma que la de los camiones, pero el puente trasero no ya que era asimétrico (pues el eje de la transmisión partía del motor, y éste estaba situado a la derecha).

El diseño de la carrocería no planteó muchos quebraderos de cabeza y utilizaron el del PCR modificando la parte superior del frontal, ya que ahí iría la placa numeradora. Finalmente el nuevo modelo, bautizado como PLR, debutó en 1952 aunque ya venía con retraso: varios años antes ya rodaban los R 4190 de Renault o el Chausson y el mercado confiaba mucho en ellos. Tampoco ayudó el hecho de que el PLR se mostrase muy pesado a causa de su chasis y por su complejidad el modelo resultó ser bastante caro. Berliet hizo evolucionar al PLR introduciendo bloques más potentes (lo que lo encareció aun más) y por otro lado simplificando su vehículo al poner el motor delante (PCR 10 B). Para 1958 renovó las plantas motrices introduciendo los famosos diesel "Magic" (con inyectores fabricados bajo licencia MAN) y así los PLR añadieron la letra "M" en toda la gama.

Finalmente toda la serie desapareció en 1963 tras una escasa producción de menos de 600 unidades, sirviendo algunas de ellas para la Compañía de Tranvías de Niza y su Litoral (TNL). Esta empresa (hoy "Lignes d´Azur") recibió a partir de 1953 un total de 57 PLR en algunas versiones, siendo algunos de ellos recomprados por el consorcio de transportes de Toulon antes de ser achatarrados al final de los años 70.











Precisamente uno de esos autobuses de Niza es el modelo reflejado por la miniatura de hoy, un sobrio autobús Berliet bicolor urbano capaz para 55 plazas. Como el resto de sus hermanos de colección resulta ser un modelo de buena calidad en lo tocante al exterior y muy básico para el interior, contando con buena pintura y un frontal más o menos trabajado. Se me hace algo extraño el color oscuro de las llantas pero bueno, tampoco es culpa del modelito. Quizás sea algo "más de lo mismo" (léase autobuses franceses clásicos) pero no se puede culpar de ello a la editorial, pues lanzar más de cien autobuses sin repetirse mucho tiene bastante mérito.







































jueves, 14 de febrero de 2019

Berliet L 64-6 M3 4X4 "Quitanieves" de IXO/Hachette





Pertenece a una colección temática francesa sobre camiones Berliet, de la Ed. Hachette

Hacia 1962 Berliet puso en estudio dos tipos de camiones inspirados en el Gazelle y el GLC haciendo hincapié en la economía y la polivalencia con el fin de ser utilizados (sobre todo) en el África subsahariana. Los ingenieros concibieron un chasis 4X2 (el L 62) y un vehículo con tracción total denominado L 64. Más corto y más ligero que el Gazelle, este camión respondía las necesidades de las empresas que requerían camiones especiales para circular por las casi impracticables pistas selváticas africanas.

El prototipo recibió una cabina M2 como la del GLC 6, caracterizada por ser retrasada con respecto al motor. Esto se decidió así por considerar que el clima tropical al ser tan cálido podía hacer subir demasiado la temperatura (tanto dentro como fuera del motor) y además se facilitaba mucho el mantenimiento. Inicialmente la planta motriz consistió en un bloque diesel MDX de cuatro cilindros y 120 CVs de potencia que se revelaron adecuados para la selva africana pero insuficientes para afrontar las dunas del Sahara. Es por esto que en 1962 apareció el motor de cinco cilindros M 520 con treinta caballos más de potencia; esta versión se llamó L 64-8 y fue el primero de una dinastía que perduró hasta los años 80.

Si el camión se desenvolvía francamente bien en los peores terrenos, sin duda también serviría para las empresas francesas continentales o bien para los organismos estatales. Precisamente el departamento encargado de la conservación y mantenimiento de las carreteras galas adquirió a partir de 1965 muchos Berliet L 64 carrozados como volquetes, algunos de los cuales trabajaron también como quitanieves en aquellas zonas propensas a quedar bloqueadas en invierno. Estos vehículos incorporaban un marco frontal al cual se fijaban los focos y la pala y tenían el chasis reforzado en su parte delantera para soportar los esfuerzos de empuje; detrás llevaban acoplado una cuba "Marrel" que podía descargar la sal por un lateral o por detrás y si era necesario "repasar" caminos entonces se recurría a la variante L 64-6, menos potente. Nueve de estos vehículos prestaron servicio en los Juegos de Invierno de Grenoble asegurando el paso entre Villard de Lans y Autrans y despejando el acceso desde Bourg-d´Oisans a la estación invernal de L´Alpe d´Huez, tareas que ejecutaron a la perfección.










Con su librea naranja del departamento "Puentes y Calzadas" francés, la miniatura de este quitanieves Berliet se muestra muy vistosa y provista de muchos detalles de calidad. Todo el modelo aparenta ser más sencillo de lo que parece, pero si le echamos un vistazo más detenido apreciaremos la perfección de la pintura, la complejidad de los bajos (lástima que no pueda mostrarlos) y la operatividad de la cuba, que permite bascularla y abrir la puerta de descarga trasera. Se trata de una miniatura muy bien hecha, de aspecto sólido y muy recomendable por lo poco que cuesta, a la que solo pondría la pega de los focos con esos "pinchitos" tan molestos.









































domingo, 10 de febrero de 2019

FIAT 238 Motorhomes International "Fargo" de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.

El FIAT 238 fue la furgoneta ligera italiana diseñada para ser la contrapartida del Volkswagen Combi o el Commer inglés en los años 60. El vehículo conoció un gran éxito comercial sobre todo en Italia y algunos países europeos (incluyendo la copia rusa) debido a su bajo precio y su practicidad, siguiendo el esquema de motor y caja de cambios acoplada en posición delantera transversal que inauguraría el Autobianchi Primula en Europa.

Esta solución mecánica adoptada por FIAT garantizó una gran fiabilidad y confort de marcha en las que tuvo que ver también su sistema de servofreno hidráulico, aunque lejos de los estándares actuales. El vehículo podía alcanzar los 130 Km/h "teóricamente", aunque su velocidad de crucero era de 110 y eso con mucha precaución debido a la mala calidad de la dirección, muy imprevisible. Dirección que también resultaba pesada en las maniobras aunque esto fuese debido por la posición del motor, un defecto que ya habían remarcado los probadores de la época.

La verdadera fortaleza del 238 radicó en su excelente facilidad de transformación para una multitud de tareas, desde ambulancia... a autocaravana. En efecto, su pequeño tamaño (pero con gran espacio habitable), su respetable capacidad de carga de 580 kgs. y la doble puerta trasera batiente lo hacían un candidato idóneo para transformar, algo de lo que se ocuparían muchos especialistas franceses, alemanes o italianos.

Sin embargo, uno de los mejores trabajos efectuados sobre la 238 lo realizó la firma inglesa Motorhomes International a finales de los años 70, creadora también del techo abatible "Spacemaker" para la Leyland Sherpa. Adaptando su mismo diseño (pero cambiando el nombre por "Superspacemaker") la empresa fue capaz de fabricar un vehículo para desplazar seis personas sentadas, alimentarlas en un salón en forma de U y poder acostar, al menos, a cinco de ellas.

El techo se puede decir que era una variante "hipertrofiada" del Dormobile inglés, con una excelente capacidad de tres colchonetas siendo una de ellas doble. Esa cubierta desplegable era de gran calidad pero su punto negativo era el repliegue en caso de mal tiempo, sobre todo si estaba mojada. Al menos era alta y una vez desplegada se podía estar de pie debajo de ella cómodamente, lo que hacía que cocinar, por ejemplo, se tornase una tarea agradable. Es necesario detenerse precisamente sobre el módulo de la cocina, una pequeña maravilla de la ebanistería que incluía los quemadores eléctricos, el platero y un armario. Su calidad y ajuste era soberbia, utilizando la misma madera que tenía la escalerilla de acceso al techo.

Tampoco faltaba el fregadero de acero inoxidable y una tapadera integral que ofrecía espacio suficiente para colocar objetos, una serie de mesitas plegables y espacio para el frigorífico Electrolux de 40 litros. Pero lo mejor era la posibilidad de hacer la cocina exterior, ya que estaba fijada a las puertas laterales y al abrirse quedaba fuera. Una genialidad que tenía en cuenta hasta la extensión de las mangueras del gas!

Motorhomes tuvo en cuenta la parte trasera para situar el salón, muy luminoso gracias a las ventanas y a un par de luces de neón con luminosidad regulable. En ese espacio se podían sentar (con las puertas cerradas) seis personas en torno a una mesa circular o formar una cama doble de casi dos metros de ancho. Tampoco se descuidó en esta zona la calidad de acabado, teniendo un revestimiento de moqueta "Jersey" marrón que aguantaba perfectamente el paso del tiempo.

En la parte negativa el Fargo fallaba en su baja capacidad eléctrica (una sola batería de 45 Ah. para todas las necesidades), la falta de paso entre la cabina y el cuerpo principal y la ausencia de toilette y depósito de agua. Pero el gran problema de este vehículo fue sin duda su elevado precio, lo que hizo que no fuese demasiado conocido por las carreteras europeas.










Otra simpática miniatura de una autocaravana anglo-italiana construida sobre la base del FIAT 238, un furgoncito que no vimos nunca por España. El modelo sigue la excelente calidad de la que hace gala la colección francesa (que no deja de sorprendernos en muchos de sus lanzamientos), un modelo del que destacaría toda la reproducción del techo y el interior. El resto no es malo pero resulta poco llamativo en mi opinión. Quizás no sea demasiado atrayente pero a mí me resulta agradable y, como suele pasar en la colección, es un modelo inédito y minoritario.