El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O 10000 de Premium Classixxs (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 3 de agosto de 2020

Citroën Jumper II Neo Type H Caselani de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.


Fabricada por SEVEL (Sociedad Europea de Vehículos Ligeros) en Italia, la furgoneta pesada Jumper es la versión para Citroën de un modelo estándar que se diseñó para ser vendida también bajo las marcas FIAT, Peugeot y RAM Trucks de Estados Unidos. La carrera comercial de estos vehículos se remonta a 1981 y en la actualidad (2020) ya se encuentran en su cuarta generación; en este período se han vendido unos seis millones de ejemplares.

La versión Citroën se llamó Jumper desde la segunda generación (anteriormente fue C25) y solo existe con motores diesel Blue HDi con cuatro cilindros en linea, siempre con turbocompresor con la posibilidad de ser de geometría variable. Estos bloques actualmente cuentan con una cilindrada de dos litros y una potencia máxima de 160 CVs; las carrocerías son muy variadas y permiten varias longitudes de batalla con capacidades de peso de hasta 4.4 toneladas.

El equipamiento del Jumper incluye el obligatorio frenado ABS al igual que el ESP, doble airbag, climatización en cabina, control de presión de neumáticos  y regulador de velocidad de crucero. Hasta aquí podríamos pensar que este artículo no es más que un pequeño comentario sobre un furgón europeo del montón, sin embargo existe una versión muy especial que aúna el moderno Jumper de 3,5 toneladas con el clásico y conocido veterano Citroën Type H.

Dicha versión, llamada Neo Type H, consiste en esencia en un kit de carrozado creado por el especialista italiano Caselani Automobili para ser instalado en el furgón Jumper II. Con ocasión del 70 aniversario del Type H el diseñador alemán Obendorfer declaró haber querido capturar el espíritu del clásico y no solamente efectuar una copia. Mediante el uso de la fibra de vidrio en un estilo contemporáneo, el kit (con un coste de casi 30.000 euros) está compuesto de 70 piezas que si se instalan convenientemente no producen ningún tipo de ruido parásito; también es posible añadir pintura especial y llantas. Casselani también ofrece otros kits de transformación en versiones "food truck", minibús de 9 plazas y furgón para reparto y oficios. De todos ellos tan solo comercializará 70 unidades, por lo que se supone que estas versiones convertidas del Jumper se cotizarán bastante al correr del tiempo.













Esta vez presento una miniatura sorprendente de un vehículo moderno con estética neo-retro, algo que se puso de moda desde hace ya unas décadas (parece ser que la ola ya remite). En este caso, nuestra réplica recrea de una forma muy convincente al original mediante el uso de un molde muy preciso enteramente de metal, dotado con muy buen detallado externo y una pintura aplicada en su justa medida; también lo poco que se ve del interior apunta alto. Estoy seguro de que el modelo causa una sensación un poco extraña al que la contempla, pero estéticamente me parece bonito y creo que Obendorfer dio en el clavo en su homenaje al venerable Type H.
























viernes, 31 de julio de 2020

Mazda Savanna RX7 MkI de NOREV






En marzo de 1978 fue anunciado el sucesor del RX3 por parte de Mazda, el nuevo modelo se denominó como RX7 y tuvo tres generaciones hasta el año 2003. La primera estuvo disponible hasta 1985 y vendió la excelente cifra de 471.000 unidades, algo fantástico para un coupé deportivo biplaza con motor rotativo aunque el 80% de las ventas se llevaron a cabo en Estados Unidos.

El diseño del vehículo corrió a cargo de Matasaburo Maeda (curiosamente su hijo diseñaría años después el RX8), creando un vehículo muy estilizado que aprovechaba un bajo centro de gravedad debido a la compacidad de su motor rotativo instalado tras el eje delantero. Ya desde el principio las ventas del RX7 fueron copiosas pues la legislación japonesa favorecía la baja cilindrada de su motor (1.1 litros) al tiempo que proporcionaba una mayor potencia con respecto a los motores tradicionales.

El RX7 fue ideado desde el principio para ser exportado sobre todo a Estados Unidos y Australia, todas estas versiones llevaron el sobrenombre de Savanna. En algunos de esos mercados el Savanna llevó un equipamiento interior más "burgués" y exteriormente se distinguía por tonos de pintura especiales, llantas doradas y paragolpes cromados al gusto yanki. Para el resto del mundo se quedó con parachoques rematados en plástico, molduras laterales de goma negra y luces traseras envolventes; en el caso de Europa además contaba con frenos de disco en todas las ruedas.

Posteriormente Mazda fue mejorando el modelo, incluyó turbocompresor para el motor de 1.1 litros (la potencia era de 165 CVs) e introdujo un nuevo bloque 1.3 con inyección de combustible que alcanzaba los 135 CVs. Este motor se incluyó para la serie norteamericana GSL y con él se lograba una aceleración de 0 a 100 en unos 7 segundos con un consumo bastante contenido de 12.3 litros en ciudad; además se mejoraron los amortiguadores y se colocó un enfriador de aceite más eficaz y menos controvertido que el intercambiador de calor agua/aceite estándar.

El RX7 dejó un gran recuerdo en el aficionado gracias a sus virtudes deportivas favorecidas por su bajo peso (1.1 toneladas), su suspensión trasera de cuatro brazos, una distribución de peso cercana al 50/50 y una excelente velocidad final de 190 Km/h en el modelo más básico. Además, y gracias a sus motores rotativos, el RX7 era un vehículo muy suave y exento de vibraciones. Por ello no es de extrañar que suela aparecer bien colocado en las listas de los mejores deportivos de los 70 y 80.













Recuerdo este coche como un habitual de nuestros juguetes de la infancia, sobre todo bajo las marcas Majorette o Matchbox, a tal punto que de chicos cuando dibujábamos un deportivo casi todos pensábamos en algo como el RX7. Por ello tenía especial ilusión en conseguir un RX7 medianamente digno con el inconveniente de que los mejores son de Ebbro y suelen cotizar muy caros. Así que no me lo pensé cuando vi una unidad de NOREV a mi alcance aunque algo estropeada de pintura y con unas gomas algo excesivas; fue una buena compra en definitiva viendo su buen detallado externo, la corrección del interior y la calidad del molde. Además el color escogido es muy emblemático en el modelo real. Yo os animo a conseguir uno de estos modelos al ser réplicas de un automóvil japonés bastante carismático y conocido; si no es el caso creo que podemos coincidir en que tiene una apariencia fenomenal.
























martes, 28 de julio de 2020

Renault 12 Break "La Poste" de NOREV





Pertenece a una colección francesa de kiosko denominada "Vehículos postales de ayer y hoy".

Presentada en el Salón de París de 1970, la versión break familiar de cinco puertas salió al mercado en acabados L y TL con capacidad para cinco plazas. Dotado con los mismos motores que la versión sedán, el R12 break destacaba por su capacidad de carga y un manejo excelente, lo que hizo que en Francia mereciese formar parte del cuerpo estatal de Correos.

Extrañamente, en el momento de su salida y tras efectuar pruebas por parte de la prensa especializada se afirmó que la versión familiar tenía un comportamiento algo superior al de la versión sedán de la cual derivaba. Esto al parecer ocurrió por la adopción de unas llantas y una barra estabilizadora trasera de mayor tamaño. No obstante, la dirección era idéntica a la de su hermano menor aunque tendía a hacerse algo dura con el vehículo a plena carga, algo que era conveniente en el break.

También los frenos se vieron mejorados gracias a la adopción de unos tambores traseros de mayor diámetro (delante llevaba discos), pero la cosa no acababa ahí ya que la visibilidad hacia atrás era mucho mayor,  no se perdió el confort del sedán y además poseía una velocidad de crucero elevada gracias a una aerodinámica más favorable, llegando a tener una velocidad punta algo superior. Los inconvenientes estuvieron en la insuficiente ventilación, una pérdida de potencia acusada al seleccionar la cuarta marcha (por tanto la tercera aumentaba el consumo) y, sobre todo, un precio de venta muy elevado, al menos en España.

Antes de su desaparición del mercado francés en 1983 el modelo evolucionó poco en lo estético (con la adopción de algunos cromados, una calandra levemente actualizada y nuevas llantas y colores) y algo más en lo concerniente a la seguridad al proporcionarse reposacabezas, luces de emergencia, asientos envolventes, seguro de puertas para niños y cinturones de seguridad de tres puntos.













Guardamos muy buen recuerdo de este familiar, que se llegó a fabricar en España y supuso una de las pocas alternativas que había entonces de este tipo de carrocería. Si bien lo recordamos bastante como ambulancia, en Francia por lo visto fue usado por "La Poste", es decir, Correos, con su librea amarilla y su logotipo azul. La miniatura de NOREV se nota que es una actualización de un viejo molde de la primera serie del R12 (apreciable en el interior, las luces traseras y en los intermitentes laterales ciegos) gozando sin embargo de algunos buenos detalles como los cromados, las ruedas y el aspecto de la calandra. Es una miniatura con cierta cotización que merece la pena y que hemos visto redecorada por parte de los aficionados en algunas ocasiones, sin embargo me gustaría más ver una buena versión familiar de última serie. Mientras podemos intentar conseguir también la TL de NOREV o la versión de 1973 que apareció no hace mucho en la colección argentina.
























viernes, 24 de julio de 2020

Pegaso BMR 600 UIP Policía Nacional de España de IXO/Salvat





Pertenece a la colección temática sobre vehículos Pegaso de la editorial Salvat España.

El BMR (Blindado Medio sobre Ruedas) es un vehículo blindado militar diseñado y fabricado por ENASA en colaboración con el Ejército Español de Tierra. Tras la desaparición de la firma española Pegaso en 1990, el BMR se fabricó actualizado en la factoría de Santa Bárbara Sistemas en Sevilla (España) hasta el año 2015.

En 1969 se habían iniciado los estudios para el desarrollo de un vehículo blindado medio con seis ruedas motrices, aunque el proyecto no fructificaría hasta la constitución en 1972 de un grupo de trabajo mixto formado en parte por el Ejército de Tierra español. Ese grupo concretaría su visión en un vehículo prototipo de 16,5 toneladas de peso denominado BMR 600 que debía formar parte de una familia de elementos destinados al transporte de personal, ambulancia, recuperación y uso para el mando de batalla entre otras tareas, siendo la versión básica portapersonal capaz para 13 ocupantes.

Este BMR 600 estaba conformado alrededor de una barcaza de aleación de aluminio con un espesor tres veces mayor que su equivalente en acero, con la ventaja de hacerlo menos pesado y más resistente a la corrosión. También era más rígido y por ello no haría falta contar con tantos refuerzos, por lo que el espacio interior se incrementó. Su movilidad se consagró al bloque diesel 9156 de doce litros y seis cilindros con turbo de 352 CVs, un motor derivado del modelo comercial aunque contaba con una bomba y un cárter de aceite especiales y un alternador más potente para alimentar la radio y el equipo de protección NBQ. La caja de cambios era automática y se contaba con un par de hidrojets de agua para el desplazamiento anfibio a una velocidad máxima de 8 Km/h.; la suspensión era independiente con posibilidad de regulación neumática y la dirección asistida.

El vehículo contaba con un portón trasero con rampa de acceso, puestos para tiradores y motor situado tras el conductor (éste iba colocado en la parte delantera izquierda del vehículo). La evaluación del prototipo sufrió un retraso y no sería hasta 1975 cuando se dio luz verde al modelo definitivo, que contaba con blindaje oscilando entre los 20 y 80 milímetros. En esta versión se reubicó el motor a la derecha del conductor en un compartimento estanco y se dotó de una plataforma interior portaarmas; la rampa se accionaba rápidamente mediante un mecanismo hidráulico y en el techo existían dos escotillas rectangulares desde las cuales hacer fuego si era preciso.

La producción inicial fue de 267 unidades, fabricadas en la factoría de vehículos especiales de Valladolid en 1976 pero los primeros modelos no se recibirían hasta 1980. A partir de 1984 se fueron entregando nuevas versiones totalizando cuatro configuraciones diferentes hasta alcanzar unos 700 ejemplares; también se exportaron a Egipto, Arabia Saudí y Perú por lo que el número total de vehículos producidos fue de casi mil.

El BMR 600 siempre fue un medio militar muy controvertido debido a su inestabilidad en la conducción rápida, provocándose accidentes incluso mortales si el conductor no estaba familiarizado. La movilidad jugaba en parte a favor del blindado español ya que era rápido gracias a su relación potencia/peso y además gozaba de muy buena autonomía, pero siempre se consideró como insuficientemente armado. Con la fabricación por parte de Santa Bárbara Sistemas se actualizaron muchos apartados, sobre todo el de la fiabilidad tras la adopción de motores Scania que de paso aligeraron al BMR en 400 kilos. También se emplearon planchas de acero mejoradas para el blindaje, se reforzó el casco y el interior para hacerlos más resistentes a las explosiones y se añadió un nuevo sistema contraincendios en el vano motor. Estas modernizaciones y otras más finalizaron en 2004 y permitieron alargar la vida útil del BMR 600 hasta el año 2015, cuando se finalizó la producción.












 Algunas unidades de la primera serie fueron destinadas en 2017 a otros cuerpos de seguridad del Estado como la Unidad de Intervención Policial española (UIP); éste es el segundo BMR aparecido en la colección Pegaso de Salvat y me parece el más espectacular y logrado... casi parece una miniatura de Tamiya por su precisión y cantidad de detalles (el primero fue de la Guardia Civil y ya lo presentaré en su día). Ya he declarado en varias ocasiones que no me complacen especialmente los modelos de tipo militar pero en este caso, por ser suscriptor, tuve que hacerme con uno y con mucho gusto les comento las bondades del molde, de su buen pintado y la exactitud de toda la tipografía que lleva aparejada. Solamente no entiendo, si es que el modelo es tal y como declara el fascículo, un "primera serie" cómo es que aparece el logotipo de Santa Bárbara, aunque quizás este BMR fuese un actualizado. Sea como sea es un modelo de calidad, hecho enteramente de metal y que merece un buen puesto en nuestra vitrina, aunque no es demasiado fácil encontrarlo ya a su precio.