El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Isuzu VehiCROSS de Premium X (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 30 de octubre de 2019

Volkswagen TransporterT3 Karmann Gipsy de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.

En total 741 unidades de la autocaravana Gipsy fueron producidas sobre la base de la furgoneta Volkswagen Transporter T3 por el especialista carrocero alemán Karmann, establecido en Osnabrück desde 1901. De ellas algo menos de la mitad continúan activas desde la salida de las primeras unidades a principios de los años 80, lo que da idea de su alta calidad de construcción.

Karmann comenzó construyendo sus propias autocaravanas en 1977 bajo el nombre Karmann-Mobil con la base de la furgoneta Volkswagen T2 , a la que seguirían las T3, LT y modelos proporcionados por otros fabricantes como Mercedes Benz. Posteriormente la división de autocaravanas fue vendida en el año 2000 a Eura Mobil y la empresa matriz, Karmann, caería en bancarrota diez años después para ser vendida al Grupo Volkswagen, donde sigue produciendo vehículos especiales.

Karmann Mobil presentó en la década de los 80 los modelos Gipsy y Cheetah, siendo el primero de ellos el elegido para ser comercializado fuera del mercado alemán. Por esto algunas unidades salieron con la base de la Ford Transit o incluso el de las primeras unidades del Volkswagen LT, siendo destacable el hecho de que se presentaron en color blanco y no con los colores marrón y beige, los habituales de KM. Según se cuenta, la idea de la fabricación de autocaravanas se le ocurrió al fundador de la empresa Wilhelm Karmann tras un viaje a Sudáfrica al observar los modelos creados por una empresa establecida en aquel país llamada Jurgens con base VW T2.

Con el paso del modelo Transporter T2 a T3 se cambió la célula habitable procedente de su antecesor al recibir un nicho que contenía un par de camas adicionales, pero la estructura seguía construida en panel de sandwich y siguió contando con las dos camas, el plato de ducha, un depósito de aguas residuales, la batería secundaria, el inodoro y el calefactor a gas. Por otro lado la crítica especializada coincidió en el gran espacio disponible y su gran aprovechamiento, pero se opinó por contra que el diseño del mobiliario se pasó un poco de tradicional aunque su calidad era excelente.

Los motores fueron lógicamente los de la gama T3, pero debido al aumento de peso del Gipsy la versión más vendida con diferencia fue la turbodiesel 1.6 de 70 CVs. También existieron variantes aspiradas con menos potencia e incluso una versión con tracción total denominada "Syncro", cuyo chasis y elementos se completaban en la fábrica austriaca Steyr Daimler Puch en Graz.












Esta es otra clásica autocaravana que todos los europeos hemos visto al menos alguna vez en nuestra vida circulando por las carreteras o establecidas en algún cámping, y aun hoy en día cuando ya han pasado varias décadas. Así que era normal que la colección francesa presentase una réplica, bastante lograda en mi opinión. Pero si tengo que quedarme con algo del modelo es sin duda la trasera y todo el "herraje" mostrado, incluyendo la parte del techo y las (muy buenas) luces traseras. El resto está bien pero no entusiasma tanto, correctas las ruedas y detalles externos, y gran agrado por la tonalidad de los "vidrios" de la célula pero detesté los de la cabina, de bastante mala calidad y que no dejaron tomar fotografías.




































domingo, 27 de octubre de 2019

Mitsubishi Jeep J30 de NOREV





En 1952 Mitsubishi concertó un acuerdo de fabricación con licencia del modelo norteamericano Jeep CJ-3B, el famoso vehículo todoterreno norteamericano producido por Willys-Overland. Tras el ensamblaje de aproximadamente 550 unidades venidas en kits CKD Mitsubishi pasó directamente a la fabricación integral de las variantes abiertas y cerradas en un número final cercano a los 200.000 ejemplares, nunca exportadas y solo para uso restringido en Japón.

La razón de la fabricación inicial de Jeeps en Japón fue el abastecimiento necesario para el Ejército norteamericano a causa de su conflicto en Corea a principios de los años 50. No obstante, con el paso de los años también se produjeron para diversos organismos del estado japonés en cuanto se cambió la ubicación del volante a la derecha.

Una de las versiones que se fabricaron fue la J30, disponible con motor de gasolina y diesel pero siempre con tracción total. Este modelo, similar al Willys Station Wagon, mostraba una calandra proveniente del Jeep CJ-3B y tal como hizo el constructor indio Mahindra colocó posteriormente una faldilla corta diagonal en el borde de los guardabarros delanteros, aunque a diferencia de los hindús nunca adoptó el aspecto redondeado del CJ-5.

El J30 podía disponer de hasta seis plazas alojadas en una carrocería metálica cerrada distribuidas en dos filas de asientos. Este modelo estaba motorizado por motores de gasolina Mitsubishi con cuatro cilindros y cubicajes de entre 2,2 y 2,6 litros; la potencia estaba comprendida entre los 60 y 120 CVs. No obstante la elección más económica recaía en los bloques de gasóleo, los primeros del mundo montados en un Jeep. Estos motores contaban con potencias de entre 60 y 100 CVs y sus últimos representantes disponían de intercooler e inyección directa.

En 1998 finaliza la producción de todas las variantes del Jeep con el lanzamiento de una edición final de tan solo 300 ejemplares. Estos modelos estaban pintados en color beige arena (nunca antes disponible en producción) y llevaban una placa conmemorativa en el lado del acompañante, actualmente son modelos muy buscados y por tanto, caros.










Aunque Japón no fue el único país constructor de Jeeps bajo licencia seguramente estos vehículos nunca fueron fabricados tan lejos de su país natal. La versión japonesa del modelo de batalla larga y carrocería cerrada tiene también su réplica a 1:43 comercializada por el sello First 43 y el fabricante francés NOREV, al cual pertenece la miniatura de hoy. En este caso se cuenta con un buen molde y algunos detalles externos más o menos cuidados, desde esos excelentes retrovisores, ruedas y cromados hasta los molestos faros con pinchitos o la ausencia total de bajos. Buena nota también para el interior y la tonalidad escogida, aunque el modelo de First es bicolor y en mi opinión queda algo más atractivo. En el resto son idénticos pero difieren en su disponibilidad (más escasa en el caso del NOREV).


































jueves, 24 de octubre de 2019

Subaru 360 de NOREV







El Subaru 360 (llamado así por su cilindrada de 356 cm3) es un microcoche urbano de dos puertas con motor posterior comercializado entre 1958 y 1971, totalizando cerca de 400.000 unidades. Fue la respuesta a las condiciones "Kei" planteadas por el gobierno japonés para ayudar a motorizar al pueblo japonés tras la Segunda Guerra Mundial, un objetivo que el 360 alcanzó plenamente. El modelo no tuvo evolución pero pudo ser adquirido en versiones familiar, coupé y camioneta además de la pequeña berlina con y sin techo enrrollable.

El 360, apodado como "Mariquita" en Japón, era conocido por su pequeño peso de apenas 400 kilogramos y su reducido tamaño pero sobre todo por su simpática aunque algo estrafalaria imagen, lo que unido a un bajo precio de compra le granjearon cierta popularidad. El modelo se ensambló en la planta de Otakita según un diseño de Shinroku Momose y contaba con carrocería monocaso, techo de fibra de vidrio, suspensión trasera por brazos oscilantes y puertas con apertura "suicida". Su motor bicilíndrico de dos tiempos estaba enfriado por aire y requería de la consabida mezcla de aceite, un procedimiento que se tornó automático con el mezclador "Subarumatic" a partir de 1964.

Para la manipulación del motor se requirieron algunos mandos añadidos entre los asientos delanteros que incluyeron el estárter y un calentador para arranque en frío y un mando para cortar el suministro de combustible, ya que no había bomba de alimentación y la gasolina caía por gravedad. Por lo demás se incluía un tablero completo elaborado en metal inicialmente (luego acolchado) y una caja de cambios manual de tres velocidades; posteriormente se añadieron a la dotación las ventanas traseras desplegables, el asiento delantero partido, una guantera, caja de cambios manual de cuatro velocidades y una automática con embrague robotizado que funcionaba través de un electroimán.

A pesar de todo era un vehículo de calidad y en el montaje final se incluía prueba de estanqueidad al agua, alineación de ruedas, test de faros y banco dinamométrico para el chasis. Aunque se lograron vender diez mil unidades en Estados Unidos con el eslógan "Feo pero barato" el 360 no fue aceptado apenas fuera de su país natal debido a problemas de sobrecalentamiento y falta de seguridad, por lo que nunca pudo convertirse en una especie de Volkswagen Beetle a la japonesa. A pesar de ello el modelo contaba con unas buenas prestaciones de cerca de cien kilómetros por hora de velocidad punta con una potencia de unos 15 CVs; posteriormente llevó motores más potentes de 25 y 36 CVs mediante carburador doble y eso ya lo acercaba a una potencia específica de cien kilos por caballo, valores de deportivo convencional.

Finalmente el modelo fue sustituido por el más avanzado (pero menos popular) R2. Actualmente es un vehículo codiciado por los coleccionistas y tiene su público sobre todo en Japón, en parte gracias a las series de "anime" Pokémon y GetBackers o por los videojuegos Gran Turismo o Auto Modellista.











Bueno, y qué podría añadir sobre la miniatura? Realmente es un modelo que conocía desde hace tiempo pero fabricado por Ebbro, aunque suele salir caro. Puedo decir que el NOREV de edición estándar no queda demasiado lejos obviando, claro, la falta de fotograbados, algunas luces pintadas y la poca calidad de algunos cromados. Pero otros aspectos fueron bien resueltos, como el interior, la aplicación de la pintura, algunos elementos externos insertados o el coste de adquisición. Tengamos en cuenta que el modelo es minúsculo y en la sesión hubo que acercar demasiado el objetivo de la cámara, lo que resalta mucho algunos defectos que en la vitrina pasarán muy desapercibidos.






























lunes, 21 de octubre de 2019

Toyota GT86 RC de J-Collection






El Toyota GT86 es un automóvil de tipo coupé ligero desarrollado y fabricado en la planta de Subaru Gunma, cuyo modelo equivalente es el BRZ. El GT86 fue lanzado en 2012 y supuso el final de la falta de un deportivo en el catálogo de Toyota desde la desaparición del MR-S cinco años antes. El número 86 (Hachi-roku) es un evidente homenaje al recordado Sprinter Trueno AE86, del que toma su espíritu y supone su evolución.

Cuando se presentó el nuevo GT86 su público objetivo fue definido como aquel que tenía entre 40 y 50 años y recordaba al legendario AE86, pero que ya tenía hijos que también podían disfrutar su actualización sin perder el espíritu de manejar un coche divertido, ágil y económico de adquirir. Parte de esa economía de venta tuvo que ver en la cooperación con Subaru ya que al compartir los gastos se pudo situar el modelo a un precio inferior.

Tetsuya Tada, ingeniero jefe impulsor del proyecto, recuperó a algunos ingenieros que habían estado involucrados en el proyecto del AE86 y pensó en hacer un "deportivo lento", económico, con motor frontal y tracción trasera que contase con un bajo centro de gravedad y unas inercias controladas. Toyoda, el presidente de la compañía, le dio el visto bueno aunque en el resto de la empresa no se veía bien del todo el nuevo proyecto ya que era evidente que la juventud se estaba apartando del gusto por los automóviles deportivos. Por su parte, Toshio Masuda de Subaru podía proporcionarle el motor adecuado: un boxer de dos litros como el que equipaba el Legacy y que había dado excelentes resultados.

Por el lado de Subaru existieron muchas reticencias ya que su concepto de deportividad pasaba por la tracción total y el turbo. Existieron frecuentes colisiones, pero en general el proyecto salió adelante y se materializó en el "concept" FT-86 presentado en el Salón de Tokio de 2009. Este "concept" siguió evolucionando y para 2011 el modelo era ya casi definitivo, contando en esta etapa final con el equipo de desarrollo europeo de Toyota.

El modelo comercializado resultó ser un ligero coupé de cuatro plazas con una larga distancia entre ejes y un frontal que recordaba al rostro de un animal en posición agresiva. El pilar A era más grueso que la mayoría de los coches de su segmento en pos de la seguridad pasiva y la tapa del maletero formaba una especie de alerón que mejoraba la aerodinámica; en la trasera también existe un difusor inferior que favorece la salida del aire.

Por lo que respecta a la mecánica del modelo, se incorporó el ya mencionado bóxer aspirado de cuatro cilindros y dos litros de cubicaje proporcionando inicialmente 200 CVs con la adición del sistema de inyección directa (GDi) de Toyota. Tanto el GT86 como el BRZ se ofrecen con caja de cambios manual Aisin de seis velocidades o bien una automática con tres modos (deportivo, nieve y normal) apoyados por un diferencial tipo Torsen de deslizamiento limitado. La suspensión delantera es tipo McPherson y detrás cuenta con doble brazo, siendo los frenos de disco ventilados en todas sus ruedas.

Las prestaciones del modelo estándar eran de 233 Km/h de velocidad máxima y la aceleración de 0 a 100 Km/h se estima en unos 6,5 segundos. No obstante el GT86 puede ser adquirido en varios niveles de personalización que inciden más o menos en su carácter deportivo "puro" o urbano. El más radical, llamado RC, está ideado para ser base de competición y se encuentra desprovisto de algunos elementos con el fin de aligerar su peso. Por ello desaparecen los altavoces, el sistema de aire acondicionado, luces interiores y el material de aislamiento. En el exterior se encuentran elementos sin pintar, las llantas son de acero y no se puede contar con la caja de cambios automática.

Otros niveles de acabado son el básico G (con llantas de aluminio, aire acondicionado manual, retrovisores eléctricos, mando a distancia y preinstalación de audio), el GT con faros de descarga, llantas de 17 pulgadas, climatizador, arranque sin llave, volante de cuero y retrovisor antideslumbrante. Finalizan los niveles de terminación con el GT Limited que lleva asientos de cuero y tejido Alcántara bicolores con calefacción, alerón trasero y pastillas de freno mejoradas. Aparte también hay series muy limitadas que no superan las cien unidades, como la GRMN Nürburgring o la TRD 14R-60 lanzada en 2013 para conmemorar el 60 aniversario de Toyota Techno Craft.











Aunque a veces J-Collection (un sello de IXO) nos ofrece a veces unos modelos más bien detestables por su aspecto juguetero, en otras ocasiones presenta excelentes modelos mucho más refinados que sí merecen nuestra atención cuando buscamos acercarnos al reino de la miniatura de precisión. En este caso tenemos un sobrio GT86 que nos sorprende por esas ausencias de pintura o las ruedas simplemente pintadas de negro, unas características que tienen su razón de ser en el modelo real. Quizás por eso es más aconsejable buscar el modelo estándar, aunque con el tiempo seguramente el modelo que os presento ganará en rareza. Sea como sea el molde es muy bueno, la pintura cumple el expediente (la que queda!) y el interior no está mal. Es un buen modelo pero quizás una mala versión, en todo caso para mí cumple por que me recuerda al legendario Trueno, cuya miniatura busco con tesón y que espero poder presentar algún día por aquí.