El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 30 de agosto de 2013

Aston Martin DBS de Universal Hobbies



Pertenece a la colección "James Bond".

Siendo sucesor del sorprendente DB6, el DBS se presentó en 1967 produciéndose 787 ejemplares en los cinco años de vida que tuvo el modelo. Este imponente coupé se movía merced a un bloque de seis cilindros en línea y cuatro litros de cubicaje idéntico al que llevaba su predecesor, aunque ahí acababan las semejanzas: el nuevo DBS era mayor y con un interior mucho más aprovechable, con dos plazas traseras plenamente utilizables. También su "look" era mucho más moderno, con una trasera "fast back" y una rejilla delantera en consonancia con la época, pero se mantuvieron detalles de clase como las llantas Borrani o las rejillas laterales cromadas.

El motor de origen del DBS entregaba 282 CVs pero, inteligentemente, Aston Martin ofrecía sin coste alguno el cambio de los carburadores Weber por otros diferentes, consiguiéndose más de 50 CVs de potencia extra. De todas formas hacia 1969 el constructor inglés desarrolló una versión V8 que disponía además de algunas mejoras (como la caja de cambios automática ZF) que le convirtió en el vehículo de cuatro plazas más rápido del mundo por aquel entonces.

Un vehículo como éste era lo que necesitaba el famoso agente secreto James Bond para salir indemne de sus aventuras, por lo que no fue extraño verlo asociado al personaje (como lo había sido el DB6). Así pues, apareció en la película "007: Al servicio secreto de Su Majestad" compartiendo protagonismo con el actor George Lazenby. Universal Hobbies sacó el modelo correspondiente para la extensa colección de vehículos de las películas de James Bond (más de 90), incorporándolo en una escena de la película recreada en una urna de plástico aunque en esta ocasión no aparece con muñeco incluido (cosa que se agradece). El modelo goza de un molde muy bueno y bien pintado, excelentes detalles externos y un correcto interior en el que podemos apreciar la guantera abierta mostrando un fusil de precisión desmontado. Solamente me decepcionó un poco la trasera, con esos tubos de escape negros saliendo de un bloque bastante basto, pero las ruedas son notables y el frontal también puntúa alto. En general, estas miniaturas de UH son de nivel y además se pueden conseguir a buenos precios, mereciendo la pena muchos de sus modelos por ser interesantes aunque los estropean en ocasiones los elementos externos de las películas en que participaron.






















miércoles, 28 de agosto de 2013

Lancia D20 "Mille Miglia 1953" de Starline



Cuando se unen nombres tan punteros como Lancia, Pininfarina y Vittorio Jano no pueden sino suceder cosas maravillosas en el ámbito de los automóviles deportivos. En este caso nombres unidos para crear un nuevo proyecto denominado Lancia D20 con el objetivo de crear una máquina dotada de alma deportiva que aportase gloria a la casa turinesa.

Nacido en 1953, el D20 es fruto del deseo de Gianni Lancia (hijo del venerable Vincenzo) por ver más  involucrada a la marca en acontecimientos deportivos. Así, tras unos tanteos iniciales con el Aurelia B20, la marca tomaría parte como actor principal y no secundario como hasta entonces (Lancia solamente asistía a los pilotos privados que deseaban competir). Para ello, creó un equipo oficial que debía correr con el nuevo D20, un coche que no era la enésima versión del B20 si no un nuevo producto que se diferenciaba netamente de su base.

Diseccionando al modelo, encontramos que su "alma" inicialmente estaba encarnada en un bloque motor de dos litros y medio con seis cilindros en V alimentados por 3 carburadores de doble cuerpo, proporcionando unos 180 CVs, y que estaba embutido dentro de una fluida y elegante carrocería tipo coupé, otra obra maestra de Pininfarina. Como era habitual también se podía encargar bajo la forma de un spider (versión que se hizo célebre en la Panamericana).

Una vez en el mundo, al D20 se le acumuló el trabajo: participó en poco más dos meses (de abril a junio del 53) en siete eventos con resultados alentadores, entre los que destacó un tercer puesto en la durísima "Mille Miglia", en las que se inscribieron 5 berlinetas (cuatro con el evolucionado motor de tres litros y la quinta, una "experimental" dotada con el motor de 2,5 litros). La número 616, conducida por Clemente Biondetti (de copiloto, Barovero) y que es el objeto de la reproducción de Starline consiguió un meritorio octavo puesto (ya llegar era toda una hazaña) teniéndoselas que ver con el Alfa Romeo 6C de Fangio (que acabaría segundo) o una nube de Ferraris. Biondetti venía fortísimo, pero por una avería en los últimos kilómetros se vio obligado a llegar casi en ralentí, llevándose la mayor gloria su compañero Bonetto al conseguir el tercer puesto.

No pararía ahí la carrera deportiva de estos bellos Lancia, si no que se los pudo ver en Le Mans contra los habituales Jaguar, Ferraris o Alfa Romeo de la mano de Froilán González (recientemente fallecido). Estuvieron también en la Targa Florio como ganadores, en el Gran Premio de Portugal o en el Autódromo de Monza, haciendo su última aparición en la "Coppa Della Consuma" en Toscana el 5 de julio de 1953 (marcando un segundo lugar en el podio). Su sucesor, el D24, sería el encargado de mejorar los resultados.


Starline vuelve a repasar aquellas páginas de gloria deportiva dedicando su pequeño homenaje al D20, bajo la forma de coupé y transmutado en un molde muy fino y elaborado. Como siempre, el pintado es ejemplar y hace un bonito contraste bicolor junto con la gran cúpula trasera que deja ver la rueda de repuesto y la conducción del combustible. Se intuye que el interior no está nada mal, pero en esta ocasión no se nos revela claramente debido a la pequeñez de las ventanas laterales. Bonito frontal, aunque un poco estropeado por los "pinchitos" de los faros pero que no ensombrece nada al modelo de una gran-pequeña marca del Diecast que parece que ya abandonó ese mundo...












En la foto, Biondetti muestra en su rostro la fatiga acumulada en las Mille Miglia del 53.









lunes, 26 de agosto de 2013

Mercedes Benz T1 309D "Service Mercedes" de IXO





En 1977 Mercedes Benz introdujo un nuevo modelo de transporte ligero al que llamó internamente T1, aunque también fue conocido como TN ("Transporter Neu") o Bremer Transporter por ser primeramente construido en Bremen. Su competencia fueron las Transit de Ford o la LT de Volkswagen, y se dejó de fabricar en 1995 (tras casi un millón de vehículos producidos) siendo sustituido por las nuevas Sprinter. No obstante, el modelo conoció una segunda vida en la India, en donde fue construido bajo licencia por Bajaj Tempo (ahora Force Motors) hasta hoy.

La serie T1 o TN fue un vehículo muy robusto, disponible con carrocerías de caja cerrada acristalada o no, minibús o con caja abierta plana (aunque los carroceros hicieron numerosas variantes sobre la base del vehículo) y transmisión 4X4 opcional. También podía solicitarse con cabina doble y la masa máxima autorizada iba desde los 2.550 kilogramos hasta las 4,6 toneladas. Se comercializó con motores de gasolina o diésel, aunque las ventas de estas últimas versiones supusieron casi el 90% del total. El motor más poderoso del que dispuso esta furgoneta fue un Diesel de casi 3 litros con cinco cilindros que rendía unos 90 CVs, con un gran par disponible desde la parte baja del cuentarrevoluciones. Estos motores eran los mismos que llevaban los turismos Mercedes Benz, teniendo una gran fama por su fiabilidad, economía y robustez, a lo que había que unir el hecho de que la carrocería era muy aprovechable gracias a su diseño cúbico. Unas muy buenas cartas de presentación que consiguieron  hacer de los T1 unos vehículos muy populares en Europa, en donde todavía podemos ver alguno.






La versión del T1 de IXO de caja negra presenta un buen nivel de detalle externo, siendo menos logrado en el interior aunque mejor que las versiones para coleccionables (como la de la serie francesa "Michelin"). Esta furgoneta viste una discreta librea de vehículo taller de Mercedes, aunque también (y dentro de la misma IXO) la podemos obtener con un bonito color azul marino, de una flota de transportistas alemanes. Me gustaron mucho las ruedas, ópticas delanteras y traseras y el frontal, no faltando ni el reposapiés metalizado de la parte trasera. No alcanza el nivel de lo que podría haber hecho Schuco o Minichamps, pero el molde es muy bueno y el pintado excelente, por lo que es una buena opción (y casi única) si queremos hacernos con una T1 para nuestra temática de industriales.























sábado, 24 de agosto de 2013

Mazda RX-8 MKII "Mazdaspeed" de AutoArt



El RX-8 fue un automóvil deportivo con motor Wankel presentado en Estados Unidos en 2001, siendo sucesor del RX-7. Fue discontinuado en 2011 aunque en Europa ya lo había sido en 2010 por no poder cumplir las normas antipolución Euro, y al perder ese mercado ya no era un modelo competitivo para la japonesa Mazda. El modelo se vendió bastante bien y conoció un par de generaciones (la segunda apareció en 2009).

El RX-8 vio la luz primeramente como un prototipo en 1995, denominado como RX-1. Éste concepto iba a ser producido directamente pero no era el momento adecuado ya que Mazda tenía que cubrir la demanda de los recientemente aparecidos SUV y la compañía japonesa no estaba en un momento financiero muy bueno. De todas formas Ikuo Maeda (el diseñador jefe) siguió trabajando en el concepto hasta que tuvo la aprobación oficial y finalmente su presentación en 2001. La producción comenzó en la planta de Hiroshima en 2003, atrayendo el modelo inmediatamente la atención por su contenido precio, su motor rotativo RENESIS y otros detalles como el ultramoderno salpicadero y el sistema de puertas de apertura enfrentada.

El RX-8 contaba con propulsión trasera y un diseño tipo coupé para cuatro personas teniendo una perfecta  distribución de peso de 50:50. La suspensión era independiente en todas sus ruedas y el peso, muy contenido gracias al empleo de aluminio en muchas piezas de la carrocería. Las cajas de cambio disponibles eran manuales y automáticas de 5 y 6 velocidades y se contaba con un diferencial tipo Torsen. En cuanto a su famoso motor tipo Wankel de 1.3 litros equivalente a un motor 2.6 ciclo Otto, desarrollando unos 190 CVs primeramente, aunque luego su evolución alcanzó los 231. Este motor fue elegido como "Motor del Año" en 2003 aunque como contras tenía un gasto de consumo de aceite mayor de lo normal (en España Mazda lo rellenaba gratuitamente) y el temido "cambio de sellos", un mantenimiento muy costoso al pasar los 100.000 kmts.

A pesar de sus virtudes, su antecesor el RX-7 era mucho más "bruto" y prestacional pues disponía de turbo, pero era un coche mucho más incómodo de conducir que el nuevo modelo aunque quedó en el imaginario colectivo de los aficionados como un verdadero mito. El RX-8 fue un producto de vanguardia, que conoció incluso adaptaciones para poder ser utilizado con hidrógeno como combustible, y que ha sido hasta la fecha la aplicación más exitosa del concepto de motor rotativo, aunque en España Mazda vendió unas mil unidades solamente de este modelo en toda su carrera comercial.


Pasando a la revisión de la excelente miniatura de AutoArt diré que se trata de la reproducción de una serie especial (de las muchas que el modelo conoció) "tuneada" por Mazdaspeed, una compañía del grupo especializada en personalizar los vehículos de Mazda. Esta versión cuenta con elementos de la carrocería modificados y mejoras en el motor, personalizando también el interior. Todo lo cual tiene su reflejo en el modelito, que cuenta con ruedas con dirección, un molde muy bueno con un pintado excelente y un detallado externo de gran calidad, así como su interior (poco visible y oscuro) y bajos. Me llamaron mucho la atención las ruedas, con los discos perforados y pinzas de freno visibles. Para el que lo desee, AutoArt también dispone en su catálogo de una versión de calle en varios colores que se puede adquirir a precios muy bajos, aunque siempre manteniendo la alta calidad del grupo chino.
























jueves, 22 de agosto de 2013

Volkswagen Plus Crossgolf de Minichamps (Edición Dealer).






El Crossgolf es la variante del Volkswagen Golf Plus que tiene un mayor acercamiento al concepto SUV (Sport Utility Vehicle), siendo producido desde 2006 hasta hoy con un "facelift" en 2010 (adoptando las ópticas del Golf VI). Por su parte, el Golf Plus es la versión monovolúmen del compacto Golf, aparecida sobre la base del Golf quinta generación (a pesar de llamarse igual visualmente son muy diferentes).

Estos vehículos (el Plus y su derivado el Crossgolf) se construyen partiendo de una plataforma común con los turismos compactos del Grupo VAG, como el Audi A3, el SEAT León, Skoda Octavia y monovolúmenes SEAT Altea y Volkswagen Touran, aunque éste es más largo y alto que el Plus y se puede solicitar con siete asientos.  Mecánicamente, el Plus utiliza motores de cuatro cilindros para gasolina y gasóleo, teniendo para los primeros bloques de 1.4, 1.6 y 2.0 con hasta 150 CVs y en diesel los famosos TDi con inyector bomba y cubicajes de 1.9 y 2.0 litros, ambos con turbo y 140 CVs de potencia máxima. las cajas de cambio pueden ser manuales de 5 y 6 velocidades o automáticas de doble embrague y siete marchas (DSG).

A pesar de lo que parece en el caso del Crossgolf, no cuenta con tracción total y si queremos más prestaciones "off road" deberíamos fijarnos en su hermano el Tiguan, también construido con la misma plataforma y disponible como 4X4. Todos estos vehículos son casi "premium", contando con una gran calidad de construcción y motores bastante avanzados pero económicos en su consumo, aunque siempre se les criticó el aspecto de los interiores, un tanto tristes y demasiado "racionales" aunque resistentes y duraderos. En el caso del Crossgolf, los aditamentos externos lo hacen más atractivo y lo dotan con una imágen más deportiva y dinámica, existiendo el mismo concepto en otros modelos de Volkswagen como en el caso del Polo (CrossPolo).









En esta ocasión analizaré brevemente ésta miniatura "dealer" (de venta en concesionario) del Crossgolf, una magnífica reproducción de Minichamps. En esta ocasión lograron un modelo sin tacha alguna, con un excelente molde, muy bien pintado y elementos externos delicadamente expuestos. Excelentes ruedas y grupos ópticos también (los traseros, de lo mejor que he visto nunca). El interior es complicado de apreciar por su oscuridad, pero lo poco que se puede ver apunta a una gran calidad también. Me gustaron mucho los bajos (con las protecciones en color aluminio), suspensión operativa  y otros detalles como las protecciones laterales y matrículas, esta vez sí presentes. Lo mejor de todo lo dejo para el final: es una miniatura realmente asequible (al nivel de un Altaya medio) que solamente es prescindible si no nos gustan mucho los vehículos modernos, aunque los aficionados a las buenas miniaturas la apreciarán sin duda.