El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 30 de diciembre de 2011

Austin Healey 3000 MkI "24 Hrs. Du Mans 1960" de IXO/Altaya




El modelo pertenece a la colección "Le Mans" de la Ed. Altaya.

Construido en Inglaterra entre 1959 y 1967, el Healey 3000 estaba ensamblado a medias entre Jensen Motors (que se encargaba de la carrocería) y BMC en sus talleres de Abingdon. Fue un vehículo deportivo muy prestacional que logró importantes triunfos en rallies europeos, pruebas americanas y australianas y aún se le ve competir en manos de muchos entusiastas del modelo. También, y tal y como refleja la miniatura de Altaya compitió en Le Mans en 1960, siendo sus conductores J. Sears y P. Riley (debieron abandonar por fallos en el motor y problemas con rodamientos).

El Healey conoció a lo largo de su vida comercial tres series, lanzándose la última en 1963 y siendo la más poderosa y lujosa de todas. La miniatura pertenece a la primera serie, que incorporaba un bloque de seis clindros en linea y tres litros de cilindrada alimentado por dos carburadores SU. Con ese motor este biplaza (en opción había un 2+2) alcanzaba los 185 Km/h y consumía unos 13 litros a los cien kilómetros recorridos, pero además era un elegante vehículo de paseo que contaba con unas preciosas llantas de radios cruzados, cristal laminado, calefactor, columna de dirección ajustable, caja de cambios manual con "overdrive" y una preciosa pintura bicolor en opción.


La miniatura de Altaya está en la media de lo ofrecido por la colección de vehículos corredores en Le Mans: moldes aceptables, con cierto detallado externo, correcta aplicación de pintura e interiores bastante básicos. Si realmente nos interesa el modelo mejor mirar en los catálogos de otros fabricantes como Spark, pero por el precio de la miniatura española tampoco podríamos protestar demasiado (deberemos obviar un poco la falta de rigor histórico).












SEAT 124 1600 "Rallye Criterium Luis de Baviera" de IXO/Altaya



Perteneciente a la colección "SEAT Sport", de la Editorial Altaya.


Conducido por Salvador Cañellas y D.Ferrater, participantes en este Criterium del año 1972.
En aquellos años bastante desoladores en el panorama deportivo automovilístico español, hay que reconocer el mérito de todo lo que se hacía con tan poco dinero como había para formar buenas escuderías competitivas. Por lo que, armados con mucha profesionalidad e ingenio, aquellos "locos" tomaban la base que más a mano tenían (en este caso el familiar 124) y lo preparaban para las modestas competiciones de aquellos años. Con lo que estaban creando una escuela que serviría de base para los buenos tiempos que hoy disfrutamos afortunadamente en la competición española, más en pilotaje que en ingeniería, todo hay que decirlo (aunque tengamos buenos constructores artesanales de supercoches, como el GTA Spano).
Tiempos iniciados por Cañellas, Serviá, Zanini, Albacete... los aficionados españoles tienen un gran respeto por esos nombres, y desde aquí les hago mi pequeño homenaje.

Salvador Cañellas efectuó en 1972 su primera participación como piloto de SEAT Competición, que también se estrenaba entonces. Al final de la competición quedaron en un meritorio cuarto puesto, pero lo bueno es que al final de ese año ganaría el Campeonato de Rally de España con este mismo coche.


En esta ocasión Altaya hace homenaje al 124 de la pareja Cañellas/Ferrater en la figura de un modelo que no debe faltar en las vitrinas del aficionado español. Siendo una miniatura bastante exclusiva y que nunca fue replicada antes (al menos en gran serie), cuenta con interesantes detalles como la jaula antivuelco, el frontal con la farera o la pintura bicolor. Menos convencimiento me causaron las ruedas (algo más gruesas de lo habitual) y los grupos ópticos traseros, pero siempre habrá que agradecerle a Altaya que dedicase una colección a nuestros campeones del automovilismo patrio.















SEAT 1430 1800 Gr.4 "Rallye de Montecarlo" de IXO/Altaya




Perteneciente a la colección "SEAT Sport", de la Editorial Altaya.

Conducido por Salvador Serviá y Jordi Sabater participando en la edición de 1977 del famoso rallye invernal de Montecarlo, encuadrados en el Grupo 4. Lograron un séptimo puesto, siendo la mejor marca de Serviá en el apartado de rallyes puntuables para el campeonato mundial. Posteriormente, y en ese mismo año, lograría un quinto puesto en la general del Campeonato de España de Rally.

Su vehículo estaba preparado por Juncosa para el equipo privado de Serviá, contando con la base del SEAT 1430 FU que contaba con un bloque biárbol de cuatro cilindros en línea y una cilindrada de 1.756 cm3, rindiendo 114 CVs. Esta serie del 1430 (FL) aparece en 1976 y estuvo en catálogo hasta 1978 declinada en los modelos FL80 y FL82, teniendo este último una dirección de cremallera, ópticas delanteras rectangulares, el volante del SEAT 1200, faros halógenos, encendido electrónico, discos de freno traseros y un nuevo reglaje de la suspensión. Al principio estuvieron disponibles en color rojo anaranjado únicamente, pero luego (en el modelo FL80) se pudo escoger en color blanco y para el FL82 solamente en color rojo oscuro.


Nuevamente tenemos una miniatura bastante exclusiva para el aficionado español, con un muy aceptable nivel de detalle y una deco que respeta en un alto grado a la original. En esta ocasión me llamaron bastante la atención las llantas de aleación y el poderoso frontal con la farera, necesaria para las etapas nocturnas y con poca visibilidad del famoso rally invernal de Montecarlo. Una buena miniatura y muy entrañable para los que tenemos cierta edad y somos aficionados al mundo del automovilismo deportivo español, aunque todo el mundo la disfrutará sin duda.













Talbot Samba Cabriolet de IXO/Altaya


Pertenece a la colección temática francesa "SIMCA", de la Ed. Altaya.

Es el Samba fruto de un proyecto del Grupo PSA que daría forma también al Citröen LNA y al Peugeot 104, nacidos para intentar hacer frente a coches como el FIAT/SEAT Panda: urbanos muy baratos de adquisición y mantenimiento que eran bastante demandados en aquellos años de crisis. Además, supuso el último intento del Grupo PSA por salvar a la marca Talbot de su desaparición.

El Samba fue producido entre 1981 y 1986 en la fábrica francesa de Poissy, estando disponible con carrocería de pequeña berlina y un cabriolet de tres puertas. Estos vehículos podían llevar motores de gasolina en arquitectura de cuatro cilindros en línea con cilindradas de 1.124 (50 CVs), 1.219 (versión Rally con 90 CVs y dos carburadores de doble cuerpo) y 1.360 cm3 (GLS y Cabrio, versiones con un carburador doble cuerpo o doble carburador con simple cuerpo, 72 y 80 CVs respectívamente), aunque al final de su vida comercial apareció una versión con 954 cm3 y 45 CVs. Las cajas de cambio disponibles eran manuales con cuatro o cinco velocidades y la tracción, delantera.

Estos modelos desaprecieron con la marca en 1986... finalmente el León de Peugeot había devorado a la golondrina (el animal del logo de SIMCA).



Este modelo es de la versión cabrio diseñada por Pininfarina, la cual desconozco si llegó alguna vez a España (personalmente jamás he visto ninguno). La miniatura mantiene la calidad media de la colección de SIMCA, siendo todos sus entregas totalmente recomendables y muy asequibles casi todas, si la especulación no hace de las suyas. Me agradó bastante el molde, el interior (muy bueno el arco de seguridad), el trabajo de pintura y el exterior en general aunque la parte trasera es para "chapeau!". También recomiendo hacerse con la versión cerrada "Rallye", que mantiene la misma calidad que este pequeño cabrio.













SIMCA Vedette Régence Limousine de IXO/Altaya



Pertenece a la colección temática francesa SIMCA, de la Ed.Altaya.


La serie de vehículos "Vedette" construidos por el fabricante de origen italiano y luego francés SIMCA fueron comercializados entre los años 1954 y 1961 bajo múltiples declinaciones: Trianon (modelo básico), Régence (modelo de lujo), Versailles (modelo de gran representación y el "faro" de la gama) y por último, el familiar Marly, un break de lujo disponible a partir de 1956.

Todos los Vedette llevaron el mismo motor, un antíguo bloque V8 de procedencia Ford con 2.3 litros de cubicaje y 80 CVs de potencia. La verdadera innovación de los Vedette fue la construcción de su chasis monocasco, a la que no acompañaba su transmisión a las ruedas traseras con eje rígido detrás o su caja de cambios de solamente tres relaciones, aunque estaba disponible una automática de cuatro "Rush-Matic". Al menos las suspensiones eran las modernas McPherson de Ford, pero la dirección era por tornillo sin fín y el frenado... sin asistencia.

El precio de estos automóviles era bastante elevado (y mucho más que el de su competidor en la lejanía modelo 203 de Peugeot) y solo lo podían adquirir las clases altas francesas. No obstante, se llegaron a producir unos 105.000 ejemplares de los cuales un 26% fue destinado a la exportación.






El modelo presentado es un elegante Régence con pintura bicolor y llantas de radios cruzados, teniendo el mdelo real radio incorporada y un elegante y cuidado interior. Esta miniatura de Altaya convence en parte por su esquema de pintura, el molde, la trasera y el interior pero decepciona un tanto por las llantas y los faros con "pinchitos". Como casi todo el resto de los modelos de la colección SIMCA, la ventaja es que se pueden encontrar con precios muy bajos y a cambio nos llevaremos unas bonitas miniaturas con una presentación bastante cuidada.




















Renault 5 Maxi Turbo "Rallye de Portugal 86" de IXO/Altaya


De la colección de "Campeones de Rallye".

Conducido por los portugueses J.Moutinho y E.Fortes en 1986, este R5 era el máximo exponente de su familia. En unos años quedaría sustituído por el Clio, que es el urbano por excelencia de Renault.
El modelo está muy bien conseguido y es barato de adquirir, solo hay algún fallito de pintura y lo de los pinchitos en los faros, pero se perdonan sus defectos por el precio tan bajo que tiene.









Lotus Turbo Esprit de Universal Hobbies


De la colección "James Bond Films".

El primer modelo que tengo de UH, fabricante de modelos en varias escalas.
El modelo está bien detallado, sobre todo en el interior, incluyendo la figura del agente secreto 007, dirigiéndose a una misión en la nieve.
Además, su precio es asequible.





miércoles, 28 de diciembre de 2011

SEAT 124 2000 Gr.2 de IXO/Altaya



Perteneciente a la colección "SEAT Sport", de la Editorial Altaya.

Este vehículo fue llevado por Salvador Cañellas hasta la victoria final en el Campeonato Español de Turismos de 1979 (Grupo 2).

El 124 2000 sustituía al 124 1800 FL82 siendo casi exactamente igual que su predecesor, aunque el cambio consistía en lo más importante: la inclusión de un nuevo motor biárbol de 1.919 cm3 desarrollado en el Centro Técnico SEAT de Martorell. Seguía rindiendo 114 CVs pero exteriormente se incluyeron nuevos adhesivos diferenciadores y también se aprovechó para cambiar los neumáticos que traía de serie por unos nuevos de ancho 175 (en vez de 155).


La miniatura de la interesante colección de SEAT mantiene el nivel medio de la misma, con el aliciente de ver modelos muy exclusivos que hasta ahora ningún otro fabricante en serie de modelos a escala había puesto en su catálogo. Además la colección viene realmente bien presentada y no son miniaturas inasequibles, por lo que es fácil engancharse a ella y disfrutar con los modelitos. En esta ocasión me parece relevante el tratamiento de la pintura y la decoración, el correcto nivel del interior y las ruedas teniendo que dejar para el apartado negativo los "pinchitos" de los faros y la poco agraciada realización de los grupos ópticos traseros.












Citroën Visa II Club de IXO/Altaya



Pertenece a la colección de kiosko de Altaya "Nuestros queridos coches años 80", edición francesa.

El Visa fue el exitoso sucesor del Ami 8, introducido en el Salón de París de 1978 y sobreviviendo en el mercado diez años. Estaba basado en la plataforma del Peugeot 104 y su enemigo natural en su país de origen fue el Renault 5. En el momento de su lanzamiento sorprendió por algunos detalles tales como el limpiaparabrisas monobrazo, puertas delanteras con amplia apertura, el famoso "satélite" de mandos del salpicadero (hasta 1985) y su encendido electrónico integral desarrollado por Thomson.

Inicialmente, el Visa se movía gracias a un bicilíndrico de 652 cm3 o un bloque de cuatro cilindros y 1.124 cm3 con 57 CVs (versión "Super"). Este vehículo, sin embargo, mantenía cierta pobreza exterior y para 1981 se lo renovó estéticamente con la colaboración de Heuliez, denominando al nuevo modelo como Visa II. Los cambios consistieron en una nueva calandria más agradable y sobria, paragolpes rediseñados y la aparición de molduras laterales. Realmente, esta renovación tan temprana (solo dos años después de lanzado el primer Visa) tenía razón de ser debido a la pobre acogida del modelo original, que no llegaba a vender ni la mitad de la cifra de ventas del Renault 5 (al que nunca inquietó).

Progresivamente aparecieron modelos más "vitaminados", como la GT (80 CVs), Chrono (93) y GTi (105 y luego 115 caballos de potencia). Y para aquellos que pensaban más en la economía, Citroën les ofreció una motorización diesel 1.7 con 60 CVs que obligó a ensanchar el eje delantero del vehículo pues el motor no cabía tal cual en su compartimento...

Finalmente, y a modo de curiosidad, Heuliez construyó una versión descapotable de cuatro puertas ("Plen Air") que vendió solamente unas 2.600 unidades y solo durante dos años, de estética francamente poco afortunada.









El modelo de Altaya adolece de ciertos fallos (como las luces traseras monocromáticas y de gran tamaño, o unas ruedas sobredimensionadas) pero en general se halla en un nivel general medio. La nota se eleva sobre todo por su interior, el pintado y las ruedas de aleación. Es una verdadera lástima, cuidando un poco los detalles podía haber sido un modelo mucho mejor pero si queremos más fidelidad tendremos que buscar en Minichamps o UH, aunque la pieza nos saldrá por bastante más dinero.





















Opel Kadett D 1.3S de IXO/Altaya



De la colección "Nuestros queridos coches años 80", de Altaya.

La cuarta generación del Kadett, denominada con la letra "D", aparece en 1979. En el Reino Unido se le conoció con el nombre "Astra", denominación que se impondría en 1991 con la llegada del nuevo compacto de Opel para sustituir la denominación "Kadett".

Este Opel fue el primer vehículo con tracción delantera de la marca y fue concebido con carrocerías de dos, tres, cuatro y cinco puertas aunque las versiones de dos y cuatro puertas fueron rápidamente abandonadas. Estos Kadett aportaron nuevas soluciones tecnológicas, como los motores de un solo árbol de levas en cabeza y su culata de aleación de aluminio para las cilindradas 1.3 y 1.6. La versión más potente fue la 1.8 del GT/E y todos esos motores fueron posteriormente aprovechados por Opel para sus nuevos modelos Corsa y Ascona. También estuvo disponible un motor diesel 1.6 para el Kadett.

El modelo fue discontinuado en 1984 en favor del Kadett/Astra tipo E.






La miniatura de Altaya es bastante buena por el detallado externo sobre todo, aunque hay algún pequeño fallo de pintado en los junquillos de las ventanas. El molde está quizás un poco sobredimensionado y el interior (aunque no se aprecia en las fotos) es lo habitual en los Altaya de esas primeras colecciones. Sobresale el frontal y las ruedas, volviendo a puntuar de forma negativa cierto sobreexceso de pintura. De todas formas no es mala alternativa a las más delicadas versiones de Minichamps, sobre todo por su bajo precio y por la exclusividad de ver un Kadett D con matrículas españolas (dudo un poco de que los viéramos por aquí en España).



















Talbot Horizon GL de IXO/Altaya





De la colección "Nuestros Queridos coches años 80", de Altaya.

Turismo lanzado a primeros de los años 80 bajo la marca Chrysler pero inmediatamente renombrado a Talbot, por la desaparición en Europa de la marca americana (comprada por el grupo francés PSA). Talbot era un fabricante anglofrancés con mucha tradición en la construcción de vehículos deportivos, que con los años "degeneró" hasta convertirse en un fabricante generalista más.

Este modelo era conocido por ser un vehículo fiable y duro en la España de aquellos días, siendo conocido también por ser el coche de policía de entonces. Era muy destacable su versión diesel, siendo una aproximación a lo que ahora entendemos por un diesel moderno prestacional (hasta entonces "Diesel" era sinónimo de taxi humeante, anémico y ahorrativo).





La maqueta está bien reproducida y sobre todo quería tenerla por ser un recuerdo de uno de mis coches preferidos de la infancia.