El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 30 de septiembre de 2015

KIM 10-51 Cabrio de DIP Models




Miniatura dedicada a Juanh, propietario del blog "Juanh Racing Team", quien estoy seguro de que la apreciará más que nadie y en agradecimiento por sus menciones hacia mí en su fantástico blog.

KIM (siglas correspondientes a "Internacional Comunista de la Juventud") era el nombre de una factoría y marca rusa especializada en la construcción de pequeños vehículos en masa de tipo popular. Las autoridades rusas, junto con la norteamericana Ford, crearon en 1930 una gran factoría con la idea de ensamblar automóviles y camiones de la marca del óvalo a las afueras de Moscú. Esta fábrica tuvo varios nombres hasta el cese de su producción en 2010, inicialmente se llamó "KIM" pero luego fue conocida como MZMA, AZLK y JSC "Moskvitch".

Para 1940 comenzaron a trabajar en un modelo propio basado en el Ford Prefect inglés. Del proyecto se encargó el ingeniero V. Brodsky, de Gorki, pero los "blue prints" y trabajo de estampación de la carrocería se ejecutaron en Estados Unidos. Este modelo, el KIM 10, se presentó fastuosamente en el desfile del Primero de Mayo en la Plaza Roja de Moscú. Los allí presentes pudieron ver un automóvil compacto con carrocería de dos puertas que en teoría iba destinado al pueblo, un medio de transporte fiable y económico pero de diseño muy contemporáneo que la guerra iba a impedir totalmente. De paso, también se había creado casi simultáneamente la versión cabrio, a la que llamaron como 10-51 y de la que solamente constan 10 unidades en el registro.

Técnicamente eran automóviles con motor de gasolina, con cuatro cilindros y 1,2 litros de cubicaje, alimentados mediante un carburador y con una potencia de algo menos de 30 CVs. Pesaba unos 850 Kgs. y por lo visto con esas cifras debía de ser un coche realmente tranquilo, con tres marchas solamente no habría muchas alegrías y la cifra de velocidad máxima lo confirma (90 Km/h).

Stalin observó el diseño del KIM 10 y se encargó de hacer algunas sugerencias a los encargados de fabricarlo: deseaba darle un enfoque más práctico y por ello ordenó que fuese de cuatro puertas y de paso que se hiciese algo por mejorar el diseño de los faros, que él veía anticuados. Ese modelo "restylizado" sería el KIM 10-52, aunque de él sólo vieron la luz dos ejemplares... La guerra requirió dejar esos lujos aparte y dedicarse a la producción de armamento, al menos hasta su finalización.

Cosa que ocurre en 1945, fecha en que también retoman el proyecto del KIM 10-50 pero con la mejora de los faros ya comentada. De todas formas había pasado ya bastante tiempo y la autoridades rusas tenían bastante material nuevo "expoliado" a los alemanes, por lo que en 1947 hicieron desaparecer la marca KIM tras haberse producido unos 500 ejemplares en total para ponerse a trabajar en la fabricación del Moskvitch 400; el Opel Kadett de antes de la guerra, que se pudo replicar con las cadenas de montaje extraídas de la planta de Rüsselsheim (Alemania).









Y bien, después de la reseña sobre este interesante y desconocido KIM 10-51 es necesario hablar sobre una marca de modelismo que algunos aficionados llevamos siguiendo desde no hace demasiado tiempo. Me refiero a la china DIP Models, especializada en todo lo referente al mundo soviético realizando sus miniaturas con un cuidado y una calidad exquisitas. La marca tiene un catálogo increíblemente interesante y extenso, desde modelos deportivos muy exóticos hasta armamento militar o cápsulas espaciales, de las que me he enamorado... Merece darse un paseo por su web (www.dipmodels.com) y disfrutar, lo mismo que hice yo cuando recibí en mi casa mi primer DIP ganado en subasta y "aluciné" con la presentación (incluyendo tarjeta firmada con número de serie) y manufactura del modelito. Éste se presenta como realizado en un material que no logro identificar bien (parece baquelita), no tiene ni el tacto de la resina ni el del metal pero el resultado combina lo mejor de esos materiales, como se puede ver en las fotos. El molde es finísimo y sin tacha alguna, hay detalles en abundancia y el trabajo de pintura es de lo mejor que yo haya visto nunca. El interior igualmente cumple y podemos ver hasta las bolsas en los respaldos de los asientos delanteros, las ruedas son magníficas y unicamente decepciona un poco en los bajos, aunque llevan algo de relieve. Gran sabor de boca el que me deja esta preciosa miniatura que hará las delicias de todo amante de las miniaturas que se precie. Bravo por DIP!


P.D. Hay alternativas mucho más baratas, como las realizadas por Nash Avtoprom pero que parecen (literalmente) al lado del DIP que representan miniaturas diferentes.






























domingo, 27 de septiembre de 2015

Ford Mondeo Sedán MkIII de Minichamps (Edición Dealer)




Aunque sea un "Mark III", en realidad es a la segunda generación a la que pertenece nuestro protagonista de hoy. Esta serie del Mondeo ("Metrostar" en Taiwán) se lanzó en octubre del 2000 y permaneció "en cartel" siete años más, siendo un vehículo con cierta proyección universal ya que fue ensamblado en Bélgica, China, Taiwán y Vietnam, contando con carrocerías sedán de cuatro puertas y "hatchback" y familiar de cinco. Considerablemente más ancho que su antecesor, recibió críticas por su línea menos atrevida y fresca que el resto de la gama Ford (recordemos que llevaban las líneas maestras del diseño "New Edge") pero aprovechando lo bueno de la base del Mondeo anterior (su estabilidad y nobleza en la conducción) y corrigiendo lo malo (los motores Diesel y el espacio para las piernas de los pasajeros traseros).


En Ford se notaba que se querían hacer las cosas bien desde el lanzamiento del nuevo Mondeo y para ello estudió la referencia del segmento, el Volkswagen Passat. Abandonó la influencia americana que tenía la primera generación y "germanizó" a la segunda, dándole un aspecto de ser "más coche" gracias a los materiales de mayor calidad que empleó esta vez. No se descuidó tampoco la seguridad pasiva gracias a su programa de protección "IPS" (Intelligent Protection System); una red de sensores que ayudaba a decidir a la unidad central los airbags que debía activar en caso de accidente. Además se contaba con el ABS y distribuidor de frenada, pero el ESP era opcional y las pruebas que se le hizo en el EuroNCAP solo arrojaron un resultado de cuatro estrellas (por debajo de algunos de sus rivales).


Una de las mejores bazas que tenía el modelo para triunfar se hallaba en su amplia gama de motores de gasolina y diesel, siendo bloques de cuatro y seis cilindros para los primeros y únicamente de cuatro para los segundos. Los de gasolina eran "Duratec", con cilindradas de 1.8 (108, 123 y 129 CVs), dos litros (143 CVs), 2.5 (168 CVs) y tres litros (201 y 223 CVs). En el caso de los de gasóleo, se abandonaron los arcaicos "Endura-D" y se introdujeron los nuevos "Duratorq" con rampa común de inyectores en versiones con turbo de geometría fija o variable, siendo su clindrada de 2 y 2.2 litros y la potencia declarada de entre 90 y 153 CVs). Para la gestión de toda esa potencia estaban disponibles las consabidas cajas manuales de seis velocidades y la nueva automática "Durashift" de cinco.


Es necesario comentar que los nuevos bloques de gasolina tuvieron fallos catastróficos debido a sus válvulas de mariposa, que eran bastante frágiles (estaban hechas de plastico) y tendían a romperse, introduciéndose los pedazos en los cilindros y provocando costosas averías. Ford no lo previno hasta finales del año 2002, aprovechando al año siguiente también para hacerle un ligero "restyling" exterior al modelo y más en profundidad en su interior, con nuevo equipamiento disponible (climatizador electrónico, radio Sony, navegador GPS, programador de velocidad...) y mejorando bastante el aspecto del salpicadero.


A pesar de los esfuerzos del gigante americano, el modelo no obtuvo demasiado éxito ni en Europa ni en los países de América en donde fue comercializado. Así, en el Rein o Unido (por ejemplo) sólo se vendió relatívamente bien en su primer año pero nunca pasó de la sexta posición en el ránking de ventas de su segmento, siendo solamente el décimo en el año 2003. Al menos, llegó a ser considerado "Automóvil del Año 2002"... en Nueva Zelanda.





Y de este "dealer" (ya saben, miniaturas creadas para ser vendidas especialmente en concesionarios de automóviles) lo mejor que se puede decir es que es bastante fiel al real y tiene la calidad habitual de Minichamps percibida en estas series. Se presenta como un modelito muy correcto, sin grandes fortalezas ni debilidades que defrauda un poquito en el interior (sobre todo por ese adhesivo imitando la consola central) y contenta al aficionado por su exterior, con un buen molde (en este caso de poco mérito viendo el sencillo diseño del original...) y muy bien pintado, con un color que le sienta muy bien. Todo esto lo podéis comprobar arriesgando solamente unos diez euros, pero yo os aseguro que por ese precio es bastante lo que entrega.























jueves, 24 de septiembre de 2015

Ebro B45 "Jardinera Iberia" de IXO/Altaya




Pertenece a la colección española de kiosko "Camiones Articulados" de la Ed. Altaya.


Ebro, aparte de llamarse así también un río español, fue una marca utilizada por la empresa Motor Ibérica S.A. a partir de 1954 con el fin de dedicarse a la construcción, diseño y adaptación de vehículos industriales (aunque tuvo en catálogo también Jeeps licenciados por la compañía norteamericana y tractores Fordson). Era fruto del resultado de la nacionalización de Ford España, fabricante del que se desligó completamente en 1964. Durante el tiempo que se mantuvo vigente (hasta 1987, cuando su razón social pasó a denominarse como Nissan Ibérica) Motor Ibérica tuvo relaciones comerciales con varias marcas, incluyendo a Alfa Romeo (FADISA), Perkins, SIATA, Massey Ferguson o Jeep. Posteriormente siguieron fabricando varios vehículos de la gama Nissan en Barcelona, como fueron los conocidos Patrol o actualmente la gama NV200.

Desde el principio, Motor Ibérica conoció muchas dificultades para poder salir adelante, en medio de un país casi aislado del resto del mundo y falto de muchas materias primas y mano de obra especializada (se dio el caso de que tuvieron que adquirir incluso una mina de hierro para poder exportar mineral y con las ganancias comprar maquinaria). Ni siquiera pudieron decidir los precios de venta en un principio, ya que estaban impuestos por el Ministerio de Industria hasta 1960. Así que con todas esas premisas se vieron obligados a iniciar su andadura adaptando camiones Ford Thames ingleses, inicialmente con la mayoría de sus piezas importadas que poco a poco fueron siendo nacionales.

El primer modelo más o menos "español" se denominó Ebro B35 (la cifra indica su capacidad de carga, en este caso 3,5 toneladas) y apareció en 1961 claramente inspirado en el Thames pero con una cabina más redondeada y manteniendo su mismo motor Diesel con 3,6 litros y 4 cilindros que rendía 70 CVs. El camión se quedaba corto para lo que se estilaba en la época aunque consumía poco, teniendo éxito principalmente en el transporte regional. Si Motor Ibérica quería ganar cuota de mercado debía jugar más "en serio", así que partiendo de la base del B35 creó su evolución el B45, dotado con un chasis más largo para permitir un aumento en su capacidad de carga. El motor seguía siendo idéntico, lo que le penalizó mucho en su velocidad máxima (no mayor de 65 Km/h) y su caja de cambios era de cuatro velocidades. La cabina no varió apenas, con unas puertas más cortas y su misma austeridad interior (tablero de mandos muy simple, asientos sin sujección, un volante enorme y un solo limpiaparabrisas).

Hasta que el B45 se despidió del catálogo a finales de los 60 tuvo bastante demanda como vehículo de servicio para corporaciones (recogida de basura, Bomberos, policía, ejército...) ya que su precio era relatívamente bajo y el mantenimiento económico. Sin embargo, el modelo quizás más sorprendente fue una tractora recortada del chasis de un B45 al que se le enganchó un remolque adaptado para el transporte de pasajeros a pie de pista en algunos aeropuertos españoles. Ignoro, a pesar de mis esfuerzos, quien fue el carrocero que hizo la adaptación si es que lo hubo pues quizás la misma Motor Ibérica fue quien se encargó del trabajo. El hecho es que es un modelo muy raro con muy pocas unidades producidas, de las que puede que alguna haya llegado hasta nuestros días.






Una de las cosas que más me gusta del hecho de coleccionar miniaturas de vehículos es el conocimiento adquirido cuando un fabricante se "atreve" e investiga con el objeto de sacar a la luz modelos muy olvidados y curiosos, como es el caso de la miniatura de hoy. Esto retroalimenta otras pasiones (como en mi caso la afición que tengo sobre camiones y autobuses, por ejemplo) y a veces uno cae en el "enamoramiento" hacia ciertos modelos inéditos y que nos atrapan por salirse de lo habitual. Hoy, este venerable Ebro reclama su puesto en nuestras vitrinas sin que podamos clasificarlo a ciencia cierta: es un camión, o un autobús? La pieza cuenta en todo caso con una calidad aceptable aunque el concepto "enmascara" mucho su sencillez, ya que la tractora es poco detallista y el semirremolque aún menos. Y podría seguir con los defectos aún, pero simplemente para mí es imprescindible por tres veces: es nacional, es original, y es espectacular!

Si no, siempre lo tendremos disponible como camión rígido con varias cajas o en su caso (y pensando en el coleccionista extranjero) a su hermano inglés el Ford Thames. En todo caso, el más raro de los B35/45 (obviando Modeltrans y similares) es el de la Policía Armada española con caja abierta, una edición de Altaya que salió como regalo a suscriptores y que alcanza precios estratosféricos en Ebay.




























lunes, 21 de septiembre de 2015

Alfa Romeo F12 "Idrolitina" de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección italiana "Veicoli Pubblicitari D´Epoca" de la editorial Eaglemoss.


Los vehículos comerciales ligeros A12 y F12 fueron fabricados por Alfa Romeo entre 1967 y 1983, siendo ensamblados y comercializados también en España por FADISA bajo el nombre de Ebro F-100 y F-108 (1967) y luego como Trade al ser comprada la factoría a Motor Ibérica en 1980 por Nissan.

Los vehículos de Alfa Romeo estaban disponibles como tipo camión de caja abierta (letra "A") o furgón (letra "F") y podían llevar motores de gasolina biárbol de cuatro cilindros en línea y 1.3 litros de cubicaje como los que llevaban los turismos Giulia, pero rindiendo menos caballos (52). Solo a partir de 1973 los AR llevaron bloques diesel origen Perkins también de cuatro cilindros en línea y 1.8 litros, con una potencia similar a la del motor de gasolina. También lo llevó el Giulia berlina aunque ello no ocurrió hasta 1976. La tracción era a las ruedas delanteras y la caja de cambios una ZF de cuatro velocidades, el sistema de frenos era por discos delante y tambor detrás y la velocidad máxima alcanzable 115 Km/h.

Existieron también versiones más ligeras que se llamaron A11 y F11.

La carrera comercial de estos vehículos terminó en 1983, ya siendo Alfa Romeo propiedad del Grupo FIAT unos años antes. El último vehículo comercial de Alfa llevó el nombre de AR6 y corresponde a un vehículo común desarrollado por SEVEL (una nueva sociedad creada por FIAT y el Grupo francés PSA) que llevó diversos nombres según el fabricante: Ducato/Talento para FIAT, C25 para Citroën y J5 para Peugeot.




Seguimos trayendo al Garaje estos bonitos vehículos italianos con publicidad transalpina auténtica que decoran tan bien nuestras vitrinas! Forman parte de una extensa colección equivalente a la que tuvimos hace años por España, todos formados por moldes de IXO que suelen contar con un acabado aceptable externamente y bastante simple internamente. Sí suele estar mucho más cuidado la deco externa, que explica la razón de ser de esta colección, y pasa con muy buena nota generalmente. Los detalles externos que la acompaña no son de demasiada calidad y finura (como las luces traseras, limpiaparabrisas o espejitos). Seguramente a más de un amigo italiano de los que se pasan por aquí les ayudará a hacerse una idea de las furgonetitas que poblaban entonces las calles de su país, como nos ocurrió a nosotros con las de nuestra colección.


P.D. Después de haberlo investigado, "Idrolitina" es el nombre comercial registrado de unos polvos que se añaden al agua para hacerla efervescente, a base de bicarbonato y ácidos málico y tartárico. Ya saben, aquí no hablamos más que de automóviles y sus derivados...














                         Ambulancia militar F12 con el restyling de 1977 (calandra de plástico negro)