El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 30 de julio de 2015

Porsche Panamera 4S MkI de Minichamps





El Panamera (la denominación viene de la carrera Panamericana) está considerado como el fruto largamente esperado del concepto Porsche 989, desvelado a finales de la década de los ochenta. Es un vehículo deportivo de lujo con cuatro puertas con carrocería sedán y motor delantero, presentado en el Salón de Shanghai de 2009 y que produjo cierta controversia (al igual que pasó con el Cayenne) entre los aficionados puristas de Porsche.

La carrocería del Panamera recuerda ligeramente a la del Porsche 911 pero este último es un vehículo más austero y dedicado al ámbito deportivo. El Panamera incluye todo tipo de la última tecnología electrónica disponible para el confort de los pasajeros y su entretenimiento, aparte de sofisticados sistemas de seguridad. Hasta la fecha (2015), este vehículo ha conocido dos series siendo la segunda comercializada en 2013. Esta serie tuvo como novedad la inclusión de una nueva plataforma más larga opcional, cambios estéticos menores en el exterior y la inclusión de motores nuevos (un biturbo de tres litros y un híbrido).

En la fabricación del Panamera intervienen varias factorías; así el motor está ensamblado en Stuttgart y la carrocería y su pintado corren a cargo de Volkswagen  en su planta de Hannover, uniéndose todos los componentes en Leipzig. Los motores son todos de seis y ocho cilindros en V a partir de tres litros de cubicaje y hasta 4.800 cm3, con un turbo o dos y movidos por gasolina, gasóleo o electricidad en parte. La versión más potente cuenta con unos 570 CVs de potencia (Turbo S) y sobrepasa los 300 Km/h, contando con que tiene que mover un automóvil que casi llega a las dos toneladas de peso. Por su parte, las cajas de cambio disponibles son manuales (de siete y seis velocidades, según versiones) y automática "Tiptronic" de ocho relaciones. Finalmente, hay que añadir que el modelo está disponible con tracción total en varias de sus versiones.

El recibimiento que la prensa dio al modelo fue en general muy bueno, destacándose las prestaciones y el manejo. Éstas no eran muy diferentes del modelo 911 y en comparativas contra sus rivales (como el Maserati Quattroporte o el Aston Martin Rapide) quedó por encima. El modelo parece estar en una especie de "tierra de nadie", un lugar en el  que reina en solitario: un automóvil verdaderamente deportivo con la forma de un sedán y un medio lujoso de transporte. Además de su excelente manejo deportivo hay que mencionar su gran comodidad en todo tipo de firmes, gracias a su suspensión adaptativa. De todas formas no faltaron voces discordantes que mencionaron una falta de deportividad y una ocasión perdida por Porsche de haber logrado un vehículo más ligero de cuatro plazas (pesa más que un Audi A8!).







En cuanto a la miniatura, es algo complicada de juzgar pues es honesta en las proporciones y tiene un buen molde, pero el moderno original es ciertamente muy limpio y simple (lo que se traduce en poca vistosidad a la hora de reproducirlo a escala) y si queremos detallado no queda más remedio que fijarse en el interior. Éste está en la norma de los recientes lanzamientos de Minichamps y no sorprende, en él hallamos muchos elementos y no falta ni la pantallita multimedia. Tan solo el color no me agrada demasiado (no le queda feo pero el modelo en blanco estaría mucho mejor), aunque al ser una miniatura que se puede conseguir casi al precio de un Altaya no podemos reprocharle gran cosa.

























domingo, 26 de julio de 2015

Mercedes Benz 220 SE (W128) Convertible de IXO/Altaya



Pertenece a la colección temática de kiosko "La leyenda Mercedes Benz", de la Ed. Altaya.


Los W128 fueron unos automóviles de lujo con motores de seis cilindros construídos por Mercedes Benz entre 1958 y 1960. Incluyendo las variantes con carrocería cabriolet, coupé y sedán no llegaron a la cifra de cuatro mil unidades vendidas, todas ellas producidas entre una factoría alemana y otra australiana. Fue el 220 SE el último representante del estilo de diseño "Ponton", comenzado en 1953 con la serie W120.

Los 220 SE tenían suspensión independiente y llevaban un motor de seis cilindros en línea con 2,2 litros de cilindrada, alimentado por gasolina y con una potencia de 115 CVs. Este motor contaba con partes de aluminio e inyección mecánica Bosch (la "E" del nombre del modelo delata este hecho), y su transmisión estaba gobernada por un cambio manual de cuatro velocidades montado sobre la columna de dirección, accionando un embrague automático. No estaba disponible ni el cambio automatico ni el aire acondicionado ni los elevalunas eléctricos y menos aún la dirección asistida, pero en el interior abundaba el cuero y estaba opcionalmente disponible un "set" de maletas a juego con la tapicería.

La versión cabriolet era bastante cara (costaba lo mismo que un Cadillac Eldorado Biarritz de la época) y se constuyeron de ella 1.112 unidades solamente. Fueron las versiones coupé y cabrio precísamente las que más aguantaron en el mercado (hasta noviembre de 1960), pues el sedán desapareció un año antes. Al menos pudieron disfrutar en su corto tiempo de vida comercial de unas mejoras mecánicas que aumentaron su potencia hasta los 120 CVs.

Hoy en día estos vehículos son de los más raros de encontrar entre los modelos de Mercedes Benz de la posguerra, particularmente el coupé de inyección (cuya producción total no llegó a las mil unidades) por lo que suelen alcanzar precios muy elevados en las subastas de automóviles clásicos.




Muestro a continuación uno de los modelos más bonitos y de mayor calidad (en mi opinión, que parece coincidente con la de muchos otros aficionados) presentados en la colección alemana de kiosko "La leyenda Mercedes Benz". Un precioso cabriolet bicolor con un buen molde y varios detalles externos algunos de ellos de calidad y raros de ver en un coleccionable (me refiero, por ejemplo, a la estrellita de Mercedes en fotograbado de la calandra). En esta ocasión tampoco ahorraron esfuerzos en el interior, muy correcto para este tipo de miniaturas que se consiguen por menos de diez euros. Es una miniatura que siempre se puede poner entre nuestros Minichamps o SCHUCO´s sin que desentone para nada, lo mismo que algún que otro Mercedes de la colección que espero poder enseñar pronto en el Garaje.

























miércoles, 22 de julio de 2015

FIAT 600 M Pasino Furgoncino "Tre Rossi Ovada" de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección italiana "Veicoli Pubblicitari D´Epoca" de la editorial Eaglemoss.


Tras la gran guerra mundial de la década de los cuarenta FIAT se fue afianzando como el gran constructor en masa de vehículos para todos los segmentos en su país de orígen, Italia. Según su posición iba fortaleciéndose el constructor turinés iba adquiriendo empresas estratégicas para sus intereses comerciales. Una de ellas fue OM, anteriormente un fabricante de vehículos de lujo que cambió su actividad hacia el ensamblaje de vehículos industriales en su factoría de Mantova. Con la asistencia de FIAT abordaron el proyecto de diseñar y fabricar una pequeña furgoneta derivada del chásis del 600 Multipla, siendo en unos casos vendida como un producto terminado en los concesionarios de FIAT y en otros como solamente una estructura inacabada para que un carrocero especializado pudiese rematarla según sus gustos.

Así, una multitud de carroceros más o menos famosos del sector (como Cerale, Vignale, Zagato, Mantelli, Ghia, Fissore, Orlandi o Pasino entre otros) elaboraron sus propuestas más o menos afortunadas, destacando sin duda por su volumen de ventas Coriasco (logró vender unas diez mil unidades). Estos carroceros tuvieron que ingeniárselas con la complicada posición del motor (trasero) que robaba valioso espacio de carga y era además propenso al calentamiento. El motor era el famoso 633 cm3 con cuatro cilindros producido entre 1956 y 1960, pero en cuanto estuvo disponible el de 767 cm3 fue aprovechado para incrementar las escasas prestaciones (pero suficientes) del Furgoncino.

Solo tras la llegada de un nuevo chásis (el 600 T) en 1962, que estaba más enfocado al vehículo comercial y no ser un simple derivado del Multipla, hizo que los 600 M desaparecieran del mercado, habiéndose convertido en un excelente compañero de fatigas para aquellos pequeños productores y comerciales que debían moverse por las estrechas y sinuosas calles italianas de la época.




Siguiendo la enorme serie de vehículos comerciales clásicos italianos llega en esta ocasión una (para mí) desconocida versión furgoneta del FIAT 600, con la suficiente entidad propia como para ser considerado un vehículo aparte y no un derivado (caso de la Formichetta). IXO logra en esta ocasión un modelo muy vistoso y decorativo, más propenso al buen gusto estético que a la precisión. Así, encontramos mucha pobreza en la representación del interior y en algunos detalles externos (como las luces traseras), pero la serigrafía está lograda y otros detalles sí que cumplen (el molde, ruedas y frontal sobre todo). Lo mejor de esta colección es su cuidada presentación y los buenos precios a los que está disponible en muchos casos, existiendo también otros modelos muy interesantes e inéditos.

























viernes, 17 de julio de 2015

BMW Z3 de Minichamps




El Z3 inció su carrera comercial en 1995 marcando un par de hitos: fue el primer "roadster" producido en masa por BMW y fue también el primer modelo de la marca de Munich que se construyó en Estados Unidos. La inicial "Z" es la primera letra de la palabra alemana "Zukunft", que significa "futuro", y también la podemos encontrar en otros modelos muy especiales como el Z4, el Z8, o el precursor Z1. El Z3 (internamente designado como E36/7) comenzó su andadura bajo los designios del Dr. Göschel, siendo la carrocería obra del japonés Joji Nagashima. El proyecto necesitó 38 meses para madurar, materializándose bajo la forma de un coupé y un roadster (descapotable) en ambos casos capaces para dos plazas solamente. El modelo se vendió muy bien (casi se pusieron a la venta 300.000 unidades), pero en el año 2000 necesitó un restyling más bien estético y para 2002 se retiró del mercado en favor del nuevo Z4.

Para este vehículo de aspiraciones deportivas BMW puso a su disposición toda una pléyade de bloques de cuatro y seis cilindros en línea, con potencias de entre 114 y 320 CVs, aunque en algunos mercados no era tan extensa la oferta. El más potente, como suele suceder en BMW, fue obra de Motorsport ("M") quien trabajó sobre un motor de seis cilindros en línea y 3,2 litros, logrando alcanzar los 250 Km/h (limitados) y acelerar de cero a cien kilómetros hora en 5,1 segundos. La potencia era aprovechada mediante cajas de cambio manuales de cinco relaciones y automáticas de cuatro, pero lo más notable era la gran diversión que proporcionaba esa motorización y además su gran fiabilidad. También se puede mencionar que existió una sola unidad (en color naranja) con motor V12 procedente del BMW 850i y otro vehículo muy especial, un "safe car" para competiciones de MotoGP que declaraba una potencia de 522 CVs siendo raramente usado.

El Z3 "normal" arrancó de forma muy mediática, ya que se presentó por vez primera en una película de James Bond ("GoldenEye", 1995) y generó mucha controversia pues hasta entonces el agente secreto no tuvo como compañero de fatigas un coche que no fuese inglés... Desde luego, los "fans" que se lo pudieron permitir pudieron adquirir la versión limitada especial "007 Edition" que aunque no tenía misiles ni asientos eyectables sí incluía un excelente sistema HiFi con subwoofer, teléfono, asientos de cuero beige, alfombrillas con el logo de Bond, llantas especiales y un solo color obligatorio ("Bond Blue Gray"), pero se podía escoger con caja de cambios manual o automática. De esta serie inicialmente pensaban vender 20 unidades, aunque fue tal la demanda que al final llegaron a colocar 80 más.




En mi búsqueda por completar la serie Z de BMW ahora llega el 3, quizás el representante más visto por nuestras calles y que aún sigue siendo relatívamente común verlo deslizarse por el tráfico urbano. Minichamps reflejó bastante bien a 1:43 este cochecito aunque mi versión no cuenta con un color que lo favorezca ni mucho menos (yo jamás lo había visto en esa tonalidad "pastel"), y tampoco parece que esté demasiado bien aplicada. Al menos hace buen contraste con el interior tan oscuro que tiene (eso sí, bien detallado) y los elementos externos se aprecian de calidad. Dejaremos como algo discutible la ausencia de matrícula y la poca definición de los bajos, pero en general es buena miniatura y se puede encontrar a precios que no atormentarán nuestra conciencia.

























domingo, 12 de julio de 2015

Suzuki SS40T "Mightyboy" MkI de DISM





El "MightyBoy" ("Chico fuerte") del fabricante nipón Suzuki era un pequeño "utility coupé" construido en Japón entre 1983 y 1988, además encuandrado en la clase "kei" japonesa (pequeños vehículos con motores de escaso cubicaje que tienen una fiscalidad reducida). El segmento en el cual militaba es bastante inusual en Europa, un vehículo encuadrado (sorpendentemente) como como comercial de carga y con limitadas aspiraciones deportivas, que suelen verse en varios países del área del Pacífico como Australia o Japón. A pesar de que no obtuvo un gran éxito de ventas en ninguna de sus dos series es un automóvil que tiene una pequeña base de seguidores en su país de orígen, donde es venerado con cariño y devoción.

El SS40T supuso un golpe de sorpresa en febrero de 1983, cuando nadie esperaba que Suzuki fuera a comercializar este derivado del Cervo (un pequeño coche deportivo) que había tenido su reemplazo un año antes por el modelo Alto ("Fronte" en algunos mercados). El "MightyBoy" era básicamente un Cervo pero con una trasera rediseñada, a la manera de un pickup, pero con una capacidad de carga casi simbólica (la plataforma medía unos 60 cm de largo). Al menos el espacio de la cabina era razonablemente confortable y espacioso, incluyendo algo de sitio tras los asientos traseros (que eran reclinables y con unos bonitos logos impresos en ellos). La motorización corrió a cargo de un tricilíndrico de 543 cm3 que no llevaba turbo (al contrario que el Cervo), entregando 28 CVs en el modelo japonés y 30 para el de exportación (limitada a algunos países del Pacífico y a Chipre en Europa).

La primera generación del MightyBoy llevaba de serie unas minúsculas llantas de 10 pulgadas y una rejilla idéntica a la del Cervo pero con faros redondos. Este vehículo era uno de los más baratos que se podían adquirir en Japón, pero fue necesario hacerle algunos cambión estéticos para intentar aumentar su cuota de mercado. Así, en las nuevas versiones PS-L y PS-QL se incluyeron asientos más deportivos, faros rectangulares, llantas de 12 pulgadas, elementos cromados y un cuentarrevoluciones. Quizás lo más importante fue la adición de nuevas cajas de cambio automáticas y manuales (de dos y cinco velocidades respectívamente) en vez de la única posible que montaba la antígua version PS-A, una manual de cuatro relaciones.

Finalmente, en 1988 aparece un nuevo Cervo y se decide no seguir con el SS40T, suponiendo su definitivo fin comercial.




Ya hace tiempo que no nos visita en el Garaje algún representante de la industria automotriz japonesa, aunque sea a escala... Y menos un DISM, un excelente sello lanzado por Aoshima en el año 2005 para sus creaciones en diecast y resina. Precísamente el modelito que nos visita hoy es un RCM ("Resin Cast Model") que es como denomina la marca a sus modelos fabricados sin partes de metal, por lo que ya sabemos que vamos a obtener una miniatura muy precisa, ligera, bastante fiel al original y (sobre todo) muy delicada, no apta apenas para la manipulación. En este caso el cochecito es minúsculo y requiere una vista de lince (o una lupa) para admirarlo adecuadamente, ofrece muchos detalles y todos muy buenos aunque podemos olvidarnos de contar con unos bajos detallados. Por lo poco que se ve se adivina un buen interior y los elementos externos puntúan alto, pero lo malo es que es un modelo bastante simple y que creo que no justifica los casi 40 euros que piden por él. Afortunadamente lo encontré por menos de la mitad de su precio y eso sí que lo pago más o menos a gusto, pero confieso que la verdadera razón de su compra fue su procedencia japonesa y su exotismo.