El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Berliet GR 12 VTC "Transportador de ojiva nuclear" de IXO/Hachette (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 14 de junio de 2019

Schneider Type H de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


Aparecido en pleno desarrollo de la Primera Guerra Mundial, el Schneider Type H fue una máquina emblemática en el París de los años locos. Con su distribución clásica de pasillo central con banquetas laterales y dos clases de pasaje, el Type H fue una pieza fundamental en el desarrollo de la CGO (Compañía General de Ómnibus).

Tras la declaración de guerra de 1914 la CGO fue desprovista de gran cantidad de su material rodante con destino al ejército, y lo que quedó tuvo que padecer un gran desgaste en el servicio público. La compañía utilizaba sobre todo los Schneider PB2 y De Dion DA, ambos con poca capacidad, y por ello deseaban contar con un nuevo modelo de al menos 38 plazas (28 sentadas) repartidas entre primera y segunda clase.

Schneider, entonces proveedor exclusivo de la CGO y un histórico metalúrgico galo, presentó un prototipo que retomaba gran parte de los elementos mecánicos del PB2 como su motor de cuatro cilindros y 32 CVs de potencia accionado mediante mezcla gasolina/benzol, la transmisión, los ejes con sus ruedas  y el característico radiador centrífugo Goudard-Mennesson y su estrella de tres puntas que nada tenía que ver con el logotipo de Mercedes Benz.

Pero el Type H era casi un metro más largo y tenía una plataforma que podía sostener a diez personas de pie, también poseía una nueva carrocería elaborada en los talleres de CGO con mayores ventanales y un techo abombado. El conductor disponía de su propio espacio pero estaba expuesto a los elementos, sobre todo al frío y la lluvia ya que no disponía de parabrisas.

El primer viaje del Schneider tuvo lugar el 1 de junio de 1916 cubriendo la linea Madeleine-Bastille de París y su librea era, naturalmente, la verde y marfil de la compañía propietaria. Al finalizar la guerra el Type H fue sustituyendo a los antiguos modelos y para 1920 la CGO operaba con 734 Schneider, pero un año más tarde debió ceder su lugar a la STCRP (Sociedad de Transporte en Común de la Región Parisina). La nueva empresa siguió con el mismo modelo y algún derivado, como el HJ que contaba con una plaza más, pero todos ellos seguían padeciendo del mismo mal: la incomodidad debida a las ruedas macizas. Era necesario encontrar alguna solución y por ello se realizaron pruebas con diferentes neumáticos, hallando una configuración ideal de ruedas simples delante y gemelas detrás. Esta variante se llamó HAO y no solo la disfrutó París ya que a Lión se enviaron también 50 unidades que serían retiradas en 1934 (cuatro años antes que en la capital).

A pesar de alguna que otra versión de seis ruedas y capacidad de pasajeros aumentada, para finales de los años 30 estaba claro que estos modelos ya eran muy obsoletos (no lograban alcanzar ni los 25 km/h!) por lo que acabaron siendo retirados. Nuevos y tumultuosos tiempos estaban por llegar y los recibirían máquinas más capaces que deberían atender a las crecientes necesidades de transporte de ciudadanos por las grandes ciudades francesas.












Sinceramente no esperaba comprar este número de la colección pero cuando pude observar de cerca en el kiosko la belleza de esta miniatura no me pude resistir! Me di también cuenta de que no contaba con un autobús de fecha tan lejana en el tiempo y terminó por ello viajando para casa, donde acabé de descubrir que había hecho un buen "fichaje". Seguramente también estaba influido por el contexto del autobús (una época gloriosa de la cultura europea que florecía en la Ciudad Luz) y eso puede que haya ocultado también el aspecto un poquito "plasticoso" del modelo y su simpleza interior, pero el exterior y esa tipografía lo perdona todo.





















































martes, 11 de junio de 2019

Volvo 145 Express Ambulancia de la Ed. Atlas




Pertenece a una colección de venta online sobre ambulancias, editada por Atlas.


La serie 140 fue una linea de automóviles de tipo medio construidos por el fabricante sueco Volvo entre 1966 y 1974. Estos automóviles se hallaron disponibles en carrocerías de tipo sedán de dos y cuatro puertas (modelos 142 y 144) y familiar de cinco (145), incluyendo una versión de techo sobreelevado (Express). Toda la serie tenía vocación universal y por ello fue producido, aparte de Suecia, en Malasia, Canadá, Sudáfrica, Bélgica y Australia.

Volvo Cars comenzó a fabricar el modelo 144 en Torslandaverken a finales del verano de 1966 como reemplazo del Amazon y siendo el primer Volvo en utilizar la nomenclatura de tres cifras, indicando respectivamente la serie, el número de cilindros y el número de puertas. Es evidente la ruptura del diseño de la serie 140 (obra de Wilsgaard) con el Amazon, abandonando las formas redondeadas por otras más "racionales" y cuadradas que identificarían al resto de los Volvo hasta más allá de la década de los 90.

Sin embargo, mecánicamente la nueva serie seguía empleando elementos del Amazon aunque a diferencia de éste utilizó frenos de disco en todas las ruedas. El motor básicamente era el mismo, pero en 1969 estuvo disponible un bloque de 1,8 litros y se aprovechó para reemplazar su generador por un más moderno alternador. Posteriormente la serie fue evolucionando aunque el primer restyling no tendría lugar hasta 1971, con la aparición de la famosa rejilla negra con la barra cruzada en diagonal. Se incorporaron nuevas ruedas, se mejoró el motor con una mayor compresión (salvo para Estados Unidos y otros mercados) y se contó con la inyección electrónica Bosch de combustible, situándose la potencia en torno a los cien caballos.

La versión 145 Express apareció en 1969 como una extensión del 145 familiar y con el fin de sustituir al Duett. La diferencia estriba sobre todo en la elevación del techo en unos 5 cmts. sobre la cabina y unos 30 en el habitáculo. Esta vehículo estuvo disponible en tres configuraciones: estándar (acristalada con cinco asientos y un par de ellos extra contrarios al sentido de la marcha), comercial acristalada con solo dos asientos y comercial sin acristalamiento trasero, siendo en todos los casos el portón trasero construido en fibra de vidrio. El modelo encontró un nicho de mercado en las transformaciones hechas por especialistas carroceros y fue un modelo muy demandado por los servicios sanitarios.

Finalmente, y tras haberse vendido más de un millón de unidades, en 1974 la serie pasa a llamarse 240 tras un último restyling que consistió en una renovación en los niveles de acabado, un profundo rediseño en el salpicadero, mejoras en la climatización y avances en la seguridad de los ocupantes.














Hace ya algún tiempo que anda por los canales habituales de venta una corta serie de miniaturas sobre ambulancias del mundo (aunque casi todas europeas) editada por la especialista de los modelos de venta exclusivamente online, me refiero a la editorial alemana Atlas. Básicamente son moldes IXO (o eso pienso yo) con los oportunos cambios para hacerlos pasar por ambulancias, teniendo en catálogo modelos de Barkas, Cadillac, Volvo y Mercedes que yo sepa. Estas réplicas tienen una buena calidad media (sobre todo el Cadillac) pero no están exentas de ciertos fallos de calidad, sobre todo en la pintura y en algunos elementos externos. Fue el caso de mi Express, con su baca totalmente aplastada de origen y los defectos en el pintado que se pueden observar en las fotos. El resto no está mal pero tampoco destaca; el interior es pasable (lo mismo que el molde) y la parte delantera luce bien. Lástima la falta de pulcritud en las luces traseras y esos horribles intermitentes pintados en las aletas, pero quizás todo ello queda compensado por un muy buen precio de adquisición. Y siempre podemos recurrir a la versión Premium de IXO si amamos realmente al modelo.




































viernes, 7 de junio de 2019

Berliet GBC 8 M 6X6 Faurax & Chaussende "S.N. REPAL" de IXO/Hachette





Pertenece a una colección temática francesa sobre camiones Berliet, de la Ed. Hachette

Concebidos para franquear las dunas del desierto, los GBC 8 M fueron construidos en una cifra superior a las 32.000 unidades en versiones civiles y militares, siendo algunos utilizados actualmente. Ciertas versiones especiales fueron también utilizados para el transporte de personal técnico por Argelia durante la década de los 50.

Tras el descubrimiento de petróleo en el Sahara a mediados del siglo pasado, el BRP ("Bureau de Recherche du Pétrole", u Oficina para la búsqueda de petróleo en español) creó algunos entes prospectores para zonas potencialmente interesantes. Una de estas estructuras, la "S.N. REPAL" estuvo radicada en Argelia y descubrió unos inmensos yacimientos en Hassi Messaud y Hassi r´Mel en 1956, para lo cual necesitó (entre otras cosas) vehículos que pudiesen llegar a esas zonas con el personal y el material requerido.

REPAL entabló conversaciones con Berliet para poder reemplazar a los viejos Dodge pero no contempló el modelo GMC 6X6 del fabricante lionés por su escasa capacidad de carga. La solución llegó al acoplar un tercer eje y tras las pertinentes pruebas llevadas a cabo con éxito en Sidi Ferruch nació en 1958 el Berliet GBC 8 6X6, siendo la letra "B" la que designa un modelo de seis ruedas. Posteriormente franquearía con una carga de seis toneladas los campos de dunas del Erg occidental y oriental, juzgado como infranqueable hasta entonces, y llamó la atención incluso del ejército francés.

Apodado "Gazelle" (gacela) por su ligereza, su velocidad y su motricidad debidos a su excelente reparto de pesos, el nuevo camión incorporaba un motor diesel de 5 cilindros de 125 CVs con inyección patente Ricardo y un apoyo al suelo mediante neumáticos simples Michelin, ideales para franquear las dunas. En 1959 apareció con inyección patente M (GBC 8 M) y una variante, la RM, equipada con ruedas gemelas para trabajo en obras principalmente.

Con los chasis desnudos el carrocero lionés Faurax & Chaussende creó unas carrocerías para REPAL ideales para servir como autobús sahariano, enteramente independientes del chasis y unidos mediante fijaciones desmontables con tacos de caucho especiales. Como no se disponía de climatizador, el habitáculo estaba aislado del exterior mediante cristales Securit atérmicos, moquetas y paneles Centritex y exteriormente se pintó el techo en blanco para reflejar los rayos solares. Para llevar eventualmente material había que retirar un par de banquetas traseras; también los asientos fueron tenidos en cuenta para procurar la comodidad del pasaje y por ello estaban compuestos de un material en forma de rejilla que aireaba la espalda.

En cuanto al puesto del conductor, se contaba con el nuevo tablero "Signa-Matic" y un aislamiento especial contra ruidos y vibraciones generadas por el motor. Con los largos recorridos de la suspensión y sus amortiguadores hidráulicos se mitigaban un poco los trayectos (en una de las zonas más calientes del planeta), logrando un transporte tan eficaz que llegaron sin problemas hasta los años 70 y aun tendrían una segunda vida en las compañías de transporte sahariano















Viendo la gran miniatura de IXO evocamos aventuras y peligros en el desierto y de paso se comprende y admira la variedad de vehículos que Berliet proporcionó para el desarrollo de Francia y sus territorios en todos los aspectos. Este autobús es otro de esos vehículos tan desconocidos por mí y que se enmarca en la subtemática de vehículos para el desierto, un modelo aceptablemente reflejado en una sencilla miniatura de un autobús con tonos claros que no puede disimular su origen de camión. Si bien no cuenta ni con un buen interior ni tampoco por fuera nos asombran sus detalles, la miniatura ya solamente por su novedad interesa pero para mí queda un poco lejos de otros números de la colección, espectaculares por su calidad. Siempre y cuando no paguemos mucho puede ser recomendable, pero para el resto creo que será prescindible.















































martes, 4 de junio de 2019

Mitsubishi Minica MkI de NOREV






El Mitsubishi Minica fue uno de los primeros "kei car" japoneses puestos en el mercado y permaneció vigente entre 1962 y 2011 al ser sustituido por el modelo "eK". Durante su carrera comercial estuvo presente con ocho generaciones, y aunque fue un producto eminentemente creado para el mercado nacional japonés alguna de sus series se vendió bajo la marca Chrysler en Filipinas.

El Minica debutante apareció en octubre de 1962 bajo la forma de un sedán de dos puertas basado en la pickup Mitsubishi 360, algo infrecuente en el mundo del automóvil ya que las versiones comerciales casi siempre derivan de carrocerías convencionales. Este mini-coche también compartía el motor con el 360 (un bloque bicilíndrico de 359 cm3 enfriado por aire) e incluso las arcaicas suspensiones traseras por ballestas, alcanzando una velocidad máxima de 85 Km/h. El diseño también pecó de muy conservador y hasta se veía más antiguo que el de la pickup a causa de las aletas traseras o la forma del maletero.

Posteriormente (hacia 1964) se efectuó un primer restyling bastante completo que incluyó retoques en el motor para hacerlo más potente (alcanzando casi 20 CVs) y práctico gracias al mezclador de aceite/gasolina automático "Auto Mix". Apareció una versión Super Deluxe con reposacabezas y parrilla diferenciada, reposicionándose la gama en 1966 al aparecer una variante básica y pasar el modelo estándar a Deluxe.

Finalmente, en 1967 salen a la luz los nuevos Minica con el segundo restyling consistente en un nuevo tablero de instrumentos y un centro acolchado en el volante, además de elevar un poco la potencia del motor. Esta actualización precede al modelo final que incluía un nuevo motor refrigerado por agua de 23 CVs de potencia (solo para el acabado Super Deluxe). También se incluyó una tapicería de vinilo y una nueva rejilla de plástico, supendiéndose la serie en 1969 al aparecer una nueva generación del Minica.













Otro "ilustre" desconocido japonés para nosotros los occidentales, toda una institución por lo visto ya que un modelo con esa carrera comercial tan larga sin duda debió obtener una buena reputación. Creo que los aficionados al diecast que sintamos inclinación por estas rarezas orientales le debemos mucho a NOREV por poner en nuestras manos unas reproducciones de cierta calidad que adornan mucho nuestras vitrinas y provoca la curiosidad del personal, si bien la calidad media no es normalmente muy destacable. En este caso el interior es bastante flojo y monocolor, la pintura solo correcta y los insertos no destacan apenas, por lo que cuadraría bastante bien para un coleccionable de kiosko (y no lo es, al venir con la típica caja azul de NOREV). Pero puntúa alto por la parrilla y por su originalidad, estando aparte el hecho positivo de que no fuese cara su compra. Y qué poquito ocupa!