El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 29 de marzo de 2013

Lada / VAZ Niva 2131 "Bomberos" de IXO/DelPrado



Pertenece a una colección rusa de kiosko de la Ed. Del Prado.

El Niva ("Campos de trigo", en ruso) es el vehículo todoterreno ruso más conocido en Occidente, aún en producción y que se presentó en 1976 siendo fabricado en la planta de Togliatti (región de Samara, Rusia). Esta planta (y la ciudad del mismo nombre en la que está ubicada) se llama así en honor de Palmiro Togliatti, quien fue Secretario General del Partido Comunista Italiano en los años 60.

La historia de Lada comenzó en 1966, cuando el Estado Soviético creó esta marca con el fin de fabricar automóviles para particulares y el pequeño transporte interior de mercancías y personas. Ante tamaña tarea, se decició ponerse en contacto con FIAT quien se encargó de la construcción de las fábricas y la maquinaria, comenzando la producción con el FIAT 124. Pronto se vio que este vehículo era insuficiente para las zonas rurales del país y sus condiciones (la URSS era un mega estado con toda clase de climas y con un déficit de carreteras, que solían además estar en mal estado) por lo cual en 1970 el Estado Soviético contactó con AvtoVAZ para la fabricación de un vehículo todoterreno económico capaz de arrancar incluso a -40º (para ello se incluía en la dotación de serie de una manivela).

En 1976 la aparición del Niva supuso una revolución, ya que este vehículo incorporaba una carrocería monocasco autoportante y no a base largueros y travesaños. Su suspensión no era por las clásicas ballestas si no con muelles y eje rígido trasero. Mecánicamente, se utilizaba un motor carburado de 1.6 litros con cuatro cilindros y 72 CVs de procedencia FIAT, siendo la transmisión de cuatro o cinco marchas manual y tracción total permanente con tres diferenciales distintos. Posteriormente, aparecerían kits de terceros fabricantes (como el español "Promolada") para desacoplar la tracción permanente a voluntad, lo que favorecía mucho el consumo. Este vehículo alcanzaba una velocidad de 130 Km/h pero donde se encontraba a gusto era en torno a los 90. Todo lo referente al desarrollo de la transmisión fue obra del equipo del ingeniero Solovev, no teniendo nada que ver FIAT.

El habitáculo, curiosamente, podía ser de 4 o 5 plazas según al mercado al que fuese destinado el coche y el respaldo trasero es abatible para poder disponer de una buena superficie de carga. El acceso al maletero era bastante malo pues el portón no llegaba hasta muy abajo, pero en un restyling posterior (1994) se rediseñó dicha puerta, se incluyó un nuevo tablero de mandos, nuevas tapicerías y, sobre todo, aparece la inyección electrónica monopunto de GM que mejoró mucho las prestaciones del vehículo. Las últimas mejoras aparecieron en 2009 con ligeros cambios estéticos, mejoras en suspensión y algunos órganos mecánicos pero lo principal fue el abandono del nombre "Niva" por el del menos personal "4X4m". El vehículo también tuvo cierto éxito en Europa (con versiones Diesel de PSA disponibles y con mucho más equipo de serie), Canadá y Ecuador, que incluso lo llegó a fabricar entre 2001 y 2005. En España es todo un mito, aunque actualmente ya no se vean casi nada salvo aquellos que disfrutan con él en las salidas que hacen los clubs de 4X4.

En cuanto a las carrocerías, el modelo 2121 se refiere a la versión corta  y la 2131 se refiere a la versión de chasis alargado con dos puertas posteriores añadidas pero que no salió de Rusia apenas, salvo en Cuba en donde pueden verse algunos. Sobre esta versión se construyeron modelos modificados con una caja al estilo de un pequeño camión auxiliar, que podía llegar a sitios de acceso complicado. Es el caso de la miniatura que presento hoy, cuyo modelo real está actualmente en servicio en Rusia y que pertenece a un coleccionable de kiosko cuyo nombre me resulta indescifrable. Esta miniatura venía con fallos de calidad sobre todo en el pintado (techo) y a la que yo mejoré en lo que pude añadiendo algunos cromados (bisagras y piezas de los bajos). No obstante, el molde es bueno y el detallado externo e interno correctos salvo en las luces traseras, bastante malas. Si se prefiere la versión corta existe una de IST que es casi perfecta y mucho más fácil de encontrar que la que yo adquirí, con un precio menor además.
















martes, 26 de marzo de 2013

Opel Calibra V6 de IXO/Eaglemoss



Pertenece a la colección alemana de kiosko "Opel Collection", de la editorial Eaglemoss.

El Calibra fue el coupé deportivo de Opel (Grupo GM) entre los años 1989 y 1997, llamándose para otros mercados como Chevrolet Calibra, Holden Calibra y Vauxhall Calibra. Sustituyó al Manta utilizando la plataforma y la mecánica del Vectra y se fabricó en Alemania y Finlandia, llegando a venderse unos 240.000 ejemplares.

El Calibra se presentó en el Salón de Frankfurt de 1989 y un dato que llamó particularmente la atención fue su bajo Cx (coeficiente aerodinámico) de tan solo 0,26 en el modelo 2.0 de 115 Cvs ya que éste montaba neumáticos más delgados. En España se comenzó a vender en 1990 siempre con motorizaciones de gasolina, comenzando por el 2.0 de 115 CVs reputado por su gran fiabilidad, luego venía el famoso "Tapa roja", un bloque de dos litros con 16 válvulas que proporcionaba 150 CVs (hasta 1993) y al que posteriormente se le añadió un turbocompresor, alcanzando entonces los 204 CVs. Y como tope de gama estaba el 2.5 seis cilindros en V y 170 CVs, que se montaba también en el Omega y Vectra. Las cajas de cambio eran de 4 velocidades automática, 5 para la manual y seis para el modelo Turbo. Opcionalmente estaba la tracción total para el modelo 2.0 de 8 y 16 válvulas y de serie para el Turbo.

Fue un modelo que destacaba por su imponente presencia (medía unos 4,5 mts) y elegancia. Acomodaba cuatro pasajeros de forma impecable y, si se reprogramaba su centralita Bosch, en el modelo Turbo se llegaban a alcanzar los 260 KM/h. Construido para durar y con mucha calidad, aún hoy existen multitud de clubs de este modelo en Europa y también conoció una buena carrera deportiva en el DTM alemán, logrando el campeonato con un modelo potenciado hasta los 500 CVs.

Presento hoy el modelo Calibra V6 de IXO para el coleccionable alemán de kiosko "Opel Collection", que cuenta entre sus filas con modelos más o menos logrados. En esta ocasión el modelo es correcto en casi todos los aspectos y no se observa demasiados defectos de pintado. El interior no llama tampoco demasiado la atención, pero el color escogido para la miniatura me parece muy bueno y el detallado externos, aunque es escaso, cumple.
















sábado, 23 de marzo de 2013

Cisitalia 202 CMM de Starline



El Cisitalia 202 fue un proyecto de 1947 ideado por el ingeniero Giovanni Savonuzzi. En la construcción del vehículo participaron también las firmas de carroceros Castagna, Vignale y Pininfarina, logrando la consecución de una carrocería tan estilizada que un ejemplar se puede encontrar en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York como ejemplo de "escultura en movimiento". Solamente se produjeron unos 200 ejemplares.

Poniéndonos en antecedentes, recordemos que la firma Cisitalia (Consorzio Industriales Sportivo Italia) se había constituido en octubre de 1947 bajo la mano del industrial turinés Piero Dusio, quien estaba interesado en el mundo del deporte en general (llegó también a ser presidente de la Juventus). Uno de los sueños de Dusio era conseguir construir un vehículo económico deportivo que pudiese sacar lo mejor de los talentos deportivos de su país. Para ello, se basó en el modelo de FIAT "Topolino" del que tomó multitud de partes (empezando por el motor de cuatro cilindros en línea y 1.089 cm3) y nombró a este primer vehículo como D46 ("D" por Dusio y 46 por el año de su presentación). Este vehículo no tenía nada de revolucionario, pero fue mejorado al año siguiente con la adición de una caja de cambios de cuatro velocidades y fue entonces cuando se le cambió el nombre a la denominación 202 CMM, bajo la forma de un coupé y un roadster (202 SMM). Este vehículo siempre adoleció de una frenada muy poco consistente, pero Tazio Nuvolari se las apañó con él para conseguir un segundo puesto en las Mille Miglia de 1947 en su clase y logrando una excelente carrera deportiva para Cisitalia hasta que la fuerte competencia extranjera fue relegando al modelo, dejándose de fabricar en 1952. Dusio se vio obligado a vender su compañía y regresar a su país de origen, Argentina.

La miniatura representa al modelo correspondiente al chasis 050, restaurado por Mario Galbatti en Italia. Posteriormente se vendió a un coleccionista holandés, quien lo mostró en el Concurso de Elegancia de Paleis´t Loo, después de hacerlo correr en las Mille Miglia de 2004. Starline ha sabido captar la elegancia del modelo bajo la forma de un fino molde y un buen pintado, con la adición de unas ruedas de banda blanca bien recreadas. El interior es correcto, como suele ser lo habitual en la casa alemana, y tan solo me ha defraudado un poco la trasera a causa de esos pilotitos no muy bien resueltos. También es posible hallar el mismo vehículo en versión "Mille Miglia" de color plateado y con un faro adicional en la calandra (aparte del spyder SMM).























jueves, 21 de marzo de 2013

Lancia Ardea 800 Furgoncino de Starline



El Ardea (este nombre corresponde a una antígua ciudad italiana) fue la versión económica e inferior en tamaño del Lancia Aprilia, siendo el modelo más longevo de la casa italiana pues fue producido entre 1939 y 1953. Hasta el final de sus comercialización se fabricaron unos 32.000 ejemplares, siendo presentado el primer ejemplar a Benito Mussolini. Conoció cuatro series y fue sustituida por el modelo Appia.

Para Vicenzo Lancia el Ardea fue el vehículo más popular y en el que se dispusieron bastantes adelantos técnicos para aquel entonces: cambios de cinco marchas, sistema eléctrico de 12 voltios, motores de cuatro cilindros en V cerrada o un ingenioso sistema de distribución monoárbol por cadena autotensada. La parte de diseño fue obra del equipo de la señora Adele Lancia, para lo que no había duda: se tenía que repetir el mismo diseño que el de su hermana mayor Aprilia pero a escala 9:10. La mala suerte fue que en el momento del lanzamiento se respiraban aires de guerra y la gasolina estaba racionada, aunque el Ardea fuese un vehículo bastante económico. También se encontró de frente con la competencia que le hizo el modelo FIAT 1100, más económico aunque de peores acabados y prestaciones.

Con un buen coeficiente aerodinámico de 0,38, un peso ligero de menos de 800 Kgs y una buena potencia disponible, el Ardea alcanzaba los 110 KM/h consumiendo solo 8 litros a los 100 kilómetros por lo que ya casi desde el nacimiento del modelo los taxistas lo demandaron mucho para su trabajo. Lancia tuvo la visión acertada de encaminar también el modelo (1945) a labores de carga (sobre todo encontrándose Italia con un panorama de reconstrucción) por lo que diseñó los "Furgoncino" y "Camioncino" que fueron distribuidos hasta el final de la carrera comercial del Ardea. Del Furgoncino se construyeron unos 7.000 ejemplares, encontrando el favor de un público muy receptivo hacia este tipo de vehículos. Incluso no faltaron realizaciones especiales para transporte de personas (al estilo de una actual Renault Kangoo, por ejemplo) como las construidas por el carrocero Franco de Turín, denominada "Promiscuetta".

Ahora presento la preciosa miniatura de Starline, con un molde muy fino y unos notables acabados. Es importante destacar que este modelo existe con una infinidad de decoraciones y colores, con toda clase de marcas comerciales reflejadas en sus laterales muy conocidas en aquella época. Yo estaba interesado particularmente en una versión neutra, agradándome mucho la que os presento por su tonalidad bicolor. Este trabajo de pintura es excelente, el interior es correcto (siempre hablando para su precio) y el modelo me parece realmente bonito y bien hecho, como suele ser marca en la casa alemana. Me resulta complicado esta vez ponerle alguna pega al modelo, tarea que dejo (con mucho gusto) al ojo del observador más experimentado que yo.

















martes, 19 de marzo de 2013

Opel Olympia Rekord Cabrio de IXO/Eaglemoss




Pertenece a la colección alemana de kiosko "Opel Collection", de la editorial Eaglemoss.


Sustituyendo al precedente Olympia, del Olympia Rekord se produjeron entre 1953 y 1957 unos 500.000 ejemplares, siendo presentada en el Salón de Frankfurt del 53. Se debería haber llamado simplemente "Rekord", pero por razones burocráticas hubo que añadirle también el nombre de su antecesor. Este nuevo automóvil tenía unas líneas "americanizadas" mucho más modernas abandonando la carrocería de dos volúmenes (tan clásicas en los 40) para añadir un tercero y hacer sus formas más redondeadas (lo que se denominó como "carrocerías Ponton"). Pero ahí se detenían las innovaciones, pues técnicamente era casi el antigüo Olympia con su motor de cuatro cilindros y 1.5 litros que rendía 40 CVs y solamente se mejoró algo la suspensión, los frenos y la transmisión, aún comandada por una caja de cambios de tres velocidades. De todas formas, en sucesivas series (hasta cuatro) se mejoró algo la compresión del motor y éste logró alcanzar los 45 CVs de potencia, con los que era posible alcanzar los 122 Km/h.

Como suele ser habitual, el modelo se podía encontrar con carrocerías tipo berlina, transformable (o "Cabrio") y la familiar "Lieferwagen" pero siempre con dos puertas, y para mantener fresco el modelo en el mercado el Rekord sufrió algunos restylings que mantuvieron su gran éxito: solo en el día de la presentación ya se habían encargado unos 1.500 vehículos. El éxito de este coche se debió en gran parte a su precio contenido y a su buena estrategia de contínuas mejoras, siendo el modelo más notable de la serie el correspondiente al año 58 que se denominó como P1 (recordemos que la "P" significaba para Opel en aquellos años "Panoramik", por la amplia superficie acristalada del vehículo). Se discute todavía hoy si ese P1 fue el último de los Olympia Rekord o el primero de los Rekord, tendiéndose a afianzarse esta última opción.









La miniatura de IXO realmente se nos presenta como una de las mejores de la colección hasta ahora, recreando a la versión cabrio del Olympia Rekord que se presentó a finales de 1953. Todo un acierto esta vez el moldeado de la pieza, el detallado externo e interno y la excelente calandra. Como suele ser habitual, hay cierto exceso de pintura pero en esta ocasión es perdonable. Faltaba algún detalle de cromado en el remate de los guardabarros traseros (visible en las fotos del modelo) por lo que tuve que detallar un poco esas piezas aunque no destacan mucho finalmente. Quizás lo peor del conjunto, a parte del pintado, sean las luces traseras pintadas en vez de ser piezas de plástico pero no vamos a pedirle más a una miniatura de kiosko. Definitivamente, parece que esta colección destaca sobre todo en modelos de los 50 y 60.