El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O 302 "Rundfahrten Pulay" de IXO/Hachette (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 14 de febrero de 2019

Berliet L 64-6 M3 4X4 "Quitanieves" de IXO/Hachette





Pertenece a una colección temática francesa sobre camiones Berliet, de la Ed. Hachette

Hacia 1962 Berliet puso en estudio dos tipos de camiones inspirados en el Gazelle y el GLC haciendo hincapié en la economía y la polivalencia con el fin de ser utilizados (sobre todo) en el África subsahariana. Los ingenieros concibieron un chasis 4X2 (el L 62) y un vehículo con tracción total denominado L 64. Más corto y más ligero que el Gazelle, este camión respondía las necesidades de las empresas que requerían camiones especiales para circular por las casi impracticables pistas selváticas africanas.

El prototipo recibió una cabina M2 como la del GLC 6, caracterizada por ser retrasada con respecto al motor. Esto se decidió así por considerar que el clima tropical al ser tan cálido podía hacer subir demasiado la temperatura (tanto dentro como fuera del motor) y además se facilitaba mucho el mantenimiento. Inicialmente la planta motriz consistió en un bloque diesel MDX de cuatro cilindros y 120 CVs de potencia que se revelaron adecuados para la selva africana pero insuficientes para afrontar las dunas del Sahara. Es por esto que en 1962 apareció el motor de cinco cilindros M 520 con treinta caballos más de potencia; esta versión se llamó L 64-8 y fue el primero de una dinastía que perduró hasta los años 80.

Si el camión se desenvolvía francamente bien en los peores terrenos, sin duda también serviría para las empresas francesas continentales o bien para los organismos estatales. Precisamente el departamento encargado de la conservación y mantenimiento de las carreteras galas adquirió a partir de 1965 muchos Berliet L 64 carrozados como volquetes, algunos de los cuales trabajaron también como quitanieves en aquellas zonas propensas a quedar bloqueadas en invierno. Estos vehículos incorporaban un marco frontal al cual se fijaban los focos y la pala y tenían el chasis reforzado en su parte delantera para soportar los esfuerzos de empuje; detrás llevaban acoplado una cuba "Marrel" que podía descargar la sal por un lateral o por detrás y si era necesario "repasar" caminos entonces se recurría a la variante L 64-6, menos potente. Nueve de estos vehículos prestaron servicio en los Juegos de Invierno de Grenoble asegurando el paso entre Villard de Lans y Autrans y despejando el acceso desde Bourg-d´Oisans a la estación invernal de L´Alpe d´Huez, tareas que ejecutaron a la perfección.










Con su librea naranja del departamento "Puentes y Calzadas" francés, la miniatura de este quitanieves Berliet se muestra muy vistosa y provista de muchos detalles de calidad. Todo el modelo aparenta ser más sencillo de lo que parece, pero si le echamos un vistazo más detenido apreciaremos la perfección de la pintura, la complejidad de los bajos (lástima que no pueda mostrarlos) y la operatividad de la cuba, que permite bascularla y abrir la puerta de descarga trasera. Se trata de una miniatura muy bien hecha, de aspecto sólido y muy recomendable por lo poco que cuesta, a la que solo pondría la pega de los focos con esos "pinchitos" tan molestos.









































domingo, 10 de febrero de 2019

FIAT 238 Motorhomes International "Fargo" de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.

El FIAT 238 fue la furgoneta ligera italiana diseñada para ser la contrapartida del Volkswagen Combi o el Commer inglés en los años 60. El vehículo conoció un gran éxito comercial sobre todo en Italia y algunos países europeos (incluyendo la copia rusa) debido a su bajo precio y su practicidad, siguiendo el esquema de motor y caja de cambios acoplada en posición delantera transversal que inauguraría el Autobianchi Primula en Europa.

Esta solución mecánica adoptada por FIAT garantizó una gran fiabilidad y confort de marcha en las que tuvo que ver también su sistema de servofreno hidráulico, aunque lejos de los estándares actuales. El vehículo podía alcanzar los 130 Km/h "teóricamente", aunque su velocidad de crucero era de 110 y eso con mucha precaución debido a la mala calidad de la dirección, muy imprevisible. Dirección que también resultaba pesada en las maniobras aunque esto fuese debido por la posición del motor, un defecto que ya habían remarcado los probadores de la época.

La verdadera fortaleza del 238 radicó en su excelente facilidad de transformación para una multitud de tareas, desde ambulancia... a autocaravana. En efecto, su pequeño tamaño (pero con gran espacio habitable), su respetable capacidad de carga de 580 kgs. y la doble puerta trasera batiente lo hacían un candidato idóneo para transformar, algo de lo que se ocuparían muchos especialistas franceses, alemanes o italianos.

Sin embargo, uno de los mejores trabajos efectuados sobre la 238 lo realizó la firma inglesa Motorhomes International a finales de los años 70, creadora también del techo abatible "Spacemaker" para la Leyland Sherpa. Adaptando su mismo diseño (pero cambiando el nombre por "Superspacemaker") la empresa fue capaz de fabricar un vehículo para desplazar seis personas sentadas, alimentarlas en un salón en forma de U y poder acostar, al menos, a cinco de ellas.

El techo se puede decir que era una variante "hipertrofiada" del Dormobile inglés, con una excelente capacidad de tres colchonetas siendo una de ellas doble. Esa cubierta desplegable era de gran calidad pero su punto negativo era el repliegue en caso de mal tiempo, sobre todo si estaba mojada. Al menos era alta y una vez desplegada se podía estar de pie debajo de ella cómodamente, lo que hacía que cocinar, por ejemplo, se tornase una tarea agradable. Es necesario detenerse precisamente sobre el módulo de la cocina, una pequeña maravilla de la ebanistería que incluía los quemadores eléctricos, el platero y un armario. Su calidad y ajuste era soberbia, utilizando la misma madera que tenía la escalerilla de acceso al techo.

Tampoco faltaba el fregadero de acero inoxidable y una tapadera integral que ofrecía espacio suficiente para colocar objetos, una serie de mesitas plegables y espacio para el frigorífico Electrolux de 40 litros. Pero lo mejor era la posibilidad de hacer la cocina exterior, ya que estaba fijada a las puertas laterales y al abrirse quedaba fuera. Una genialidad que tenía en cuenta hasta la extensión de las mangueras del gas!

Motorhomes tuvo en cuenta la parte trasera para situar el salón, muy luminoso gracias a las ventanas y a un par de luces de neón con luminosidad regulable. En ese espacio se podían sentar (con las puertas cerradas) seis personas en torno a una mesa circular o formar una cama doble de casi dos metros de ancho. Tampoco se descuidó en esta zona la calidad de acabado, teniendo un revestimiento de moqueta "Jersey" marrón que aguantaba perfectamente el paso del tiempo.

En la parte negativa el Fargo fallaba en su baja capacidad eléctrica (una sola batería de 45 Ah. para todas las necesidades), la falta de paso entre la cabina y el cuerpo principal y la ausencia de toilette y depósito de agua. Pero el gran problema de este vehículo fue sin duda su elevado precio, lo que hizo que no fuese demasiado conocido por las carreteras europeas.










Otra simpática miniatura de una autocaravana anglo-italiana construida sobre la base del FIAT 238, un furgoncito que no vimos nunca por España. El modelo sigue la excelente calidad de la que hace gala la colección francesa (que no deja de sorprendernos en muchos de sus lanzamientos), un modelo del que destacaría toda la reproducción del techo y el interior. El resto no es malo pero resulta poco llamativo en mi opinión. Quizás no sea demasiado atrayente pero a mí me resulta agradable y, como suele pasar en la colección, es un modelo inédito y minoritario.





































jueves, 7 de febrero de 2019

Peugeot 403 Cabriolet de NOREV





La versión cabriolet del Peugeot 403 apareció en agosto de 1956, construyéndose unas dos mil unidades hasta finales de 1960. Actualmente los precios de un ejemplar bien conservado son realmente elevados, al tratarse de un modelo del cual solo se estiman que restan unos 200 ejemplares.

Gran parte de la fama del 403 Cabrio se debe a las aventuras del personaje de una serie de TV norteamericana de los años 60 y 70, el desaliñado Teniente Colombo interpretado por Peter Falk. El personaje se hizo en parte famoso entre el público norteamericano por moverse habitualmente en un Peugeot 403 Cabriolet color gris modelo de 1960 matriculado en California. La aparición de este vehículo fue cosa del actor, quien lo había escogido frente a otros vehículos ofrecidos por la productora. El automóvil era propiedad del actor francés Roger Pierre, quien lo conducía por los Estados Unidos. Falk convenció al productor de la serie para que comprase el vehículo, que no estaba a la venta oficialmente en el país (sí el 403 estándar) y lo usó durante toda la primera temporada de la serie.

Posteriomente se usaron más unidades del 403 Cabiolet (algunos eran modificaciones del 403 común) pero se sabe que a Peugeot no le hizo demasiada gracia que su cabrio apareciese en la serie y negó su permiso para las temporadas siguientes.

En lo técnico, la versión descubierta del 403 fue el primer trabajo que Peugeot encargó a Pininfarina. El carrocero no se complicó demasiado y simplemente soldó las puertas posteriores de la berlina sin alterar nada su linea. Pero Peugeot deseaba distinguir la versión más "chic" de su modelo mediante ciertos toques de diseño: añadió antinieblas delanteros, ofreció pinturas metalizadas (algo no tan común entonces) y opcionalmente se podía pedir con tapicería de cuero. Su mecánica era la misma que la del 403 normal, aunque la culata fue revisada y la compresión aumentó. Esto hizo que uno de los argumentos de venta del coche fuese la ganancia de tres caballos más de potencia, alcanzando nuestro modelo la velocidad de 140 Km/h.

Existieron planes de equipar al modelo con un motor más trabajado que proporcionaría 30 CVs más, pero no se realizó el cambio ya que implicaba modificar en profundidad muchos parámetros del coche (frenos, suspensión, caja de cambios y dirección). Y Peugeot lo que quería era proporcionar a su clientela un vehículo fácil de conducir, agradable en su uso (la capota era realmente cómoda de accionar) y que no fuese caro de mantener. Seguramente esas fueron las virtudes que sedujeron al Teniente.










Tenía pendiente desde hace años (sí, años) presentar en el Garaje a uno de los 403 más bonitos (en mi poinión) que existe en miniatura: el descapotable de NOREV, un modelo con un molde que parece que tiene sus años encima pero que no ha perdido exquisitez. Da un poco lo mismo que el interior sea tan sencillo o que las luces traseras se vean un poco "falsas", el modelito se ve precioso con su interior rojo contrastando con el beige de la carrocería y al que acompaña realmente bien esos tapacubos cromados. De siempre me gustó esta miniatura;  tanto es así que el que veis aquí es el reemplazante de otro que tuve que acabó hecho pedazos al caérseme en una sesión de limpieza... no me importó nada tener que volver a pagarlo.



































lunes, 4 de febrero de 2019

Nissan Laurel C30 de NOREV





El Nissan Laurel fue un automóvil tipo sedán fabricado entre 1968 y 2002, diseñado para ser situado sobre el Datsun Bluebird y con cierto sentido del lujo. Desde el inicio ocho generaciones del modelo vieron la luz, siendo un producto muy pensado para el mercado japonés aunque algunas de las series llegasen a Europa y a algunos países asiáticos bajo la marca Datsun.

El primer Laurel fue desarrollado por la división de desarrollo de Nissan Tsurumi y fue fabricado en la planta de Musashimurayama que había pertenecido a Prince Motor Co. El vehículo compartía muchos elementos y arquitectura de la gama Skyline y fue vendido en los concesionarios de Nissan y no en los de Prince Shop, quienes ofrecían las gamas Gloria y Skyline.

La primera serie del Laurel apareció en abril de 1968 con una conservadora carrocería sedán de tres volúmenes y cuatro puertas. El modelo incorporaba un motor Prince de cuatro cilindros en linea y suspensión trasera independiente, pero para junio de 1970 apareció un coupé de dos puertas como una versión de entrada a la gama Cedric/Gloria que llevaba un motor de dos litros.

Quizás por la fuerte competencia que tuvo por parte de los modelos Mazda Luce y Toyota Corona o por su precio tan elevado el Laurel C30 no se vendió mucho. También pesó el hecho de que se podía conseguir el Bluebird dentro de la misma marca, un modelo que era similar estéticamente y más barato si bien es cierto que era de menor tamaño. Más éxito tendría su sustituta, la serie C130 aparecida en  abril de 1972.











Seguimos con la serie japonesa y en esta ocasión presento un bonito sedán (al menos para mí) en el que se ven reminiscencias de algún Skyline coetáneo. Aunque se aprecia un poco la baja calidad de la miniatura en algunos aspectos como el interior o los cromados, el modelo es "resultón" y estéticamente me agrada mucho, con un color rojo que le viene ideal. Me gustaron algunos detalles externos y algo menos el resultado de las luces traseras, pero en general es un modelito de los que se ven poco y además no fue caro de adquirir.