El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 29 de diciembre de 2014

SEAT Toledo MkI "Championnat de France de Supertourisme 1993" de IXO/Altaya




Pertenece a la colección de kiosko "SEAT Sport", de la Ed. Altaya.

El Campeonato de Francia de Superturismos se celebraba en el país vecino desde 1976 hasta 2005 auspiciado por la Federación Francesa de Deportes del Motor. A partir de 1991 seguía las reglas de su equivalente británico en lo concerniente a aspectos técnicos, disputándose el campeonato con vehículos dotados con motores que no podían sobrepasar los dos litros de cubicaje. No obstante, a partir de 1995 los equipos oficiales fueron abandonando el campeonato (que quedó en disputa solo con formaciones provadas) y ni la inclusión de los "silhouette" (automóviles con chasis tubular y carrocería de fibra de carbono imitando las formas de turismos) impidió que la categoría desapareciese en 2005, lastrada por el alto coste de participación.

En 1993 SEAT inició su segundo proyecto en el mundo de la competición concerniente a su nuevo modelo de berlina, el Toledo serie 1 (el primero fue el Toledo Maratón, diseñado para pruebas de tipo "raid"). Para ello, la marca española preparó unos Toledo GT 16v para alcanzar los 195 CVs de potencia y destinados para competir en Bélgica y en el campeonato francés de Superturismo en las temporadas 1993 y 1994. El proyecto iba destinado a la "Clase 2" y llegó también a competir en el campeonato español del 94, pasando la preparación a ser efectuada por la empresa Meycom a partir del año siguiente (en esta ocasión el Toledo era el del restyling y alcanzó los 282 CVs).




En Francia, el Toledo número 7 corrió con el equipo "SEAT Concessionaires France" y siendo conducido por Fabien Giroix, obteniendo en el resultado final del campeonato la plaza número 16. Posteriormente la presencia de SEAT en el mundo de la competición se fue afianzando, llegando a obtener varios campeonatos del mundo de rallyes o en el WTCC (Turismos). Toda esa historia (y mucho más) se fue reflejando en una colección de kiosko editada por Altaya desde mediados de la década pasada, bajo la forma de miniaturas a 1:43 de procedencia IXO pero muy personalizadas para la edición española. Uno de los modelos quizás más raros de conseguir fue el Toledo I que muestro hoy aquí, con una bonita decoración blanquiazul sobre un buen molde al que no le faltan bastantes detalles dentro y fuera. Aunque se asume que no es un HPi lo cierto es que el modelito es bastante digno y puede ser mejorado siempre y cuando uno se considere algo "manitas", pero yo me conformo con admirar esas llantas con esos neumáticos tan convincentes y la jaula antivuelco del interior, por ejemplo. En esta ocasión los aspectos negativos están en las luces delanteras y traseras, las tapas de las bocas de llenado de combustible dibujadas y en la base, totalmente plana. Por otro lado, ya no es muy fácil de encontrar a buen precio (simplemente tuve suerte y mucha constancia, eso sí) pero si aparece de forma asequible no lo dudéis aunque no sean vuestra prioridad los "pegatineros": un buen modelo es un buen modelo.


























viernes, 26 de diciembre de 2014

Mercedes Benz Clase CL (C216) MkIII de AutoArt





La clase CL (de "Coupe Leicht", o "coupé ligero") se refiere a una línea de automóviles lujosos con carrocería coupé fabricados por Mercedes Benz en Sindelfingen, Alemania. Utilizan la plataforma del sedán Clase S y algunos de sus motores pero solamente los más prestacionales y hasta 2014 han conocido tres generaciones aunque algunas de ellas con profundos restylings que pueden inducir a confusión a la hora de diferenciarlos. Es una gama de vehículos muy pensado para el público norteamericano y asiático, pues es allí en donde una parte importante de estos vehículos encuentran una buena cantidad de potenciales compradores que aprecian la calidad de construcción a pesar de la existencia de fallos en ciertos modelos, relativos a fugas de combustible (tanto que motivaron un "recall" de la marca en enero de 2013).

En esta ocasión nos detendremos en la tercera serie, desvelada en el Salón de París de 2006 tras seis años de desarrollo y siguiendo el diseño de Gordon Wagener y Peter Pfeiffer. Como su predecesor, este coupé no contaba con el pilar B y aunque compartían la plataforma del sedán W221 este "coupé ligero" resultaba ser aún más pesado que la berlina del que derivaban, sobrepasando las dos toneladas. Aún así se movían de forma espectacular gracias a los motores disponibles, siempre alimentados por gasolina y con cilindradas que partían de los 4.7 litros hasta los 6 del V12 Biturbo. Estos bloques estaban basados en arquitecturas de 8 y 12 cilindros en V, sobrealimentados mediante compresor o turbo y limitados electrónicamente para no sobrepasar los 250 Km/h siendo la aceleración máxima (en el caso del CL 65 AMG) de 4,1 segundos en el 0 a 100 Km/h. En cuanto a la transmisión, se efectuaba a las ruedas traseras y las cajas de cambio solo podían ser automáticas con 5 o 7 relaciones.

Estos lujosos coupés están homologados para llevar cuatro personas, que viajan de forma holgada gracias al gran espacio trasero que poseen (el mayor entre su competencia). Y, desde luego y en la mejor tradición del espíritu tecnológico del fabricante germano, son automóviles que disfrutan de una gran variedad de sistemas electrónicos de seguridad (Distronic, Active Night Vision, faros bixenón, asistentes de carril y puntos ciegos...) como de confort y distracción, siendo controlados mediante un mando central.

Durante la vida comercial del modelo sufrió un restyling en 2010 que mejoró sobre todo los motores e introdujo sistemas de control mejorados. Externamente cambió el frontal, se añadieron luces LED y en el interior apareció un nuevo tablero de madera. Y siguieron apareciendo series y más series especiales y conmemorativas en algunos casos ("Trademark Centenary", "40th. Anniversary", "Grand Edition"...) para aquellos que querían diferenciarse aún más entre el tráfico urbano.








Pasando a revisar el modelo de AutoArt vemos en el primer golpe de vista que no parece ser un modelo especialmente llamativo, pero si nos paramos a echarle un vistazo detenídamente apreciaremos mejor la exquisitez de su terminación y la precisión de la pieza. Esto lo vemos al observar la calandra, los cromados de las ventanillas, las luces, las franquicias... y el fantástico interior que adorna el modelo. También el trabajo de pintura resulta convincente y como suele ser habitual en muchas miniaturas de la marca de Hong Kong las ruedas delanteras poseen giro. Aunque no queda mal en color plata, me permito recomendarlo en blanco marfil ya que suelen andar por el mismo rango de precio (muy bajo en muchos casos) y creo que transmite más refinamiento. Para resumir, se trata de una reproducción con mucho puntos fuertes (aún ando buscando algo negativo) pero que deja un tanto frío, o por lo menos eso me ocurrió a mí.






























lunes, 22 de diciembre de 2014

MINI One MkI de Minichamps






La marca MINI fue creada por la alemana BMW en el año 2000 para aprovechar el gran tirón que ese nombre suscitaba todavía entre los aficionados al mundo del automóvil. El primer modelo que lanzó la marca fue el sustituto del Mini clásico aparecido en 1959, esta vez con el nombre de One y siendo construido inicialmente en Cowley (Reino Unido). Este vehículo apareció bajo las formas de un subcompacto de tres puertas y un descapotable de dos y lleva la firma del diseñador americano Frank Stephenson, quien hizo una revisión "retro" del original pero con un estilismo totamente moderno (otro ejemplo sería el VW New Beetle). Este diseño se ha mantenido básicamente en el tiempo, pero la segunda generación (lanzada en 2007) hizo más hincapié en la eficiencia del producto.

El desarrollo del modelo llevaba gestándose desde 1995 entre BMW y Rover aunque con criterios enfrentados: BMW quería un vehículo deportivo y divertido de conducir y Rover lo veía más como un coche económico, pero finalmente prevaleció el concepto alemán. Como anécdota sobre el diseño se cuenta que el equipo que modeló la maqueta de arcilla a escala olvidó incluir el tubo de escape, pero Stephenson colocó una lata de cerveza agujereada y quedó tan bien que se decidió adoptar ese modelo de tubo.

En algunos mercados europeos el One estaba disponible con un motor de gasolina Tritec de 1.4 litros y cuatro cilindros con origen brasileño y 75 CVs, pero en la mayoría de mercados la gama comenzaba con un 1.6 también de Tritec y 90 CVs alimentado por gasolina con una versión de 115 para el Cooper. En contrapartida, se podía escoger un turbodiesel de origen Toyota también con 1.6 litros y 75 CVs. La versión más picante (Cooper S, con 165 CVs) llevaba un 1.6 con compresor que obligó a recolocar la batería, pero todos ellos llevaban tracción a las ruedas delanteras (a su vez todas ellas colocadas en las esquinas del vehículo) y la transmisión estaba gobernada por cajas de cambio manuales de cinco o seis velocidades o automáticas de seis. Como es normal en un vehículo "premium", el coche contaba con muchos sistemas electrónicos de seguridad implementados por BMW incluyendo el ABS, un control específico para curvas, otro para la estabilidad y tracción y hasta el acelerador era de tecnología "by wire", es decir, gobernado electrónicamente sin una unión directa mecánica.

Siendo un producto de márketing dirigido a los jóvenes principalmente y a aquellos dominados por la nostalgia pero que demandaban algo nuevo, los MINI tienen un catálogo impresionante de opciones para personalizar a gusto del consumidor todos los aspectos externos e internos. Así, se cuenta con adhesivos, colores especiales en combinación, focos de rally, llantas, y muchos más aditamentos inspirados en los viejos Mini. Ha sido un vehículo que posteriormente dio salida a toda una serie de modelos intentando atrapar clientes de otros nichos de mercado (actualmente existen MINI´s también con carrocería monovolúmen o break), siendo inspiración para otros "revivals" más o menos afortunados como en el caso del moderno FIAT 500, por ejemplo.









Hoy presento en el Garaje el primer modelo de la marca MINI, el One reestilizado, en color verde inglés y con techo solar. La miniatura de Minichamps está realmente bien hecha y cuidada en todos sus aspectos, regalándonos incluso una visión del motor. Buen molde y excelente pintado, manteniendo el nivel en el interior (aunque como a veces suele suceder con un adhesivo, ya medio levantado, para imitar la consola central). Únicamente me defraudaron un poco las luces traseras. Desde luego no es la mejor miniatura del One que existe, pues dentro del catálogo Minichamps hay ejemplos más llamativos, pero me sirve como una excelente excusa para comentar acerca de un modelo que resulta muy controvertido y que no podía faltar en mi vitrina.




























jueves, 18 de diciembre de 2014

Subaru Impreza MkII WRX STi de AutoArt





Subaru es una marca de automóviles propiedad del conglomerado de empresas nipón Fuji Heavy Industries. El nombre hace referencia a la constelación de las Pléyades (tal y como aparecen en su logo), que es como se llaman en japonés. Es un histórico fabricante del archipiélago establecido desde 1953, aunque sus orígenes están en la fabricación de aviones de combate y actualmente fabrica sus modelos en parte junto a Toyota Motor Corporation.

Sin duda el modelo más emblemático de la casa japonesa y por el cual es más conocida es el compacto Impreza, nacido como sustituto del modelo Leone y que se viene fabricando desde 1992 con carrocerías sedán de cuatro puertas, familiar y "hatchback" de cinco y coupé de tres. El modelo conoció principalmente cuatro generaciones (hasta 2014) y un sin fín de versiones y restylings, considerando que es un vehículo "global" y que está presente en casi todos los mercados mundiales. Sin embargo, lo que es común a todas ellas es su motor boxer (de cilindros opuestos) y la tracción total o delantera.

La versión sobre la cual nos detendremos hoy es la segunda y quizás más denostada por su diseño de faros polarizados circulares (aspecto que solamente mantuvo un par de años hasta la llegada del primer restyling). Esta generación apareció en el 2000 y se mantuvo vigente durante siete años siendo también la base del modelo SAAB 9-2x vendido en Estados Unidos. El diseño corrió a cargo de Hidefumi Kato, Andreas Zapatinas y Peter Stevens quienes se basaron en la plataforma del primer modelo para crear un vehículo algo más ancho y largo, lo que favorecía sus prestaciones a la hora de competir (esto siempre se mantuvo en mente). También ganó bastante peso pero tuvo que ser necesario debido a una mayor rigidez en el chásis y para satisfacer las normas de seguridad para los ocupantes (los bomberos llegaron a decir que era un automóvil bastante complejo de cortar con las cizallas hidráulicas!).

Por lo que respecta a sus motores, siempre fueron alimentados mediante gasolina y de cuatro cilindros, con la adición del turbo en el modelo WRX. Las cilindradas fueron de 1.5, 1.6, dos y dos litros y medio con potencias de hasta 280 CVs, según mercado. El WRX STi era la versión más deportiva y ello era evidente por sus llantas de aleación de 17 pulgadas, volante Momo, la toma de aire sobre el capot o los antinieblas con el logo STi (Subaru Tecnica International) inscrito en ellos. Mecánicamente recibió una caja de cambios manual de seis velocidades, se mejoró el motor con el sistema de apertura variable de válvulas, se añadieron frenos Brembo con cuatro pistones delante y ABS más sofisticado. En cuanto a las prestaciones, podía alcanzar los 238 Km/h y hacía el 0 a 100 en 5,5 segundos. El WRX debe ser considerado casi como un vehículo totalmente aparte del resto de los Impreza y son la base de los vehículos que compiten en el Mundial de Rallyes.

Para terminar es necesario citar que junto con su archienemigo el Mitsubishi Lancer Evo fueron de las berlinas más deportivas y exitosas jamás creadas para la diversión del conductor, verdaderos lobos con piel de cordero ideales para tramos de montaña con mucha curvas y hoy día muy cotizados. Si bien es cierto que con los años se han ido "aburguesando" y perdiendo su radicalidad en parte, sin duda para intentar atraer a un mayor número de compradores y ser considerados como vehículos más seguros.











Pasando a la revisión de la miniatura es obvio la calidad que ha puesto en ella AutoArt, aunque el modelo arrastra unos cuantos años. Externamente los detalles son buenos en general pero no me agradó mucho el hecho de ver algunos intermitentes laterales pintados o la mala resolución de las tampografías. Sin embargo el modelo me ganó por sus ruedas con dirección operable en las delanteras y suspensión en todas y un interior bastante convincente. El molde me resulta bueno y la pintura blanca quizás un poquito gruesa de capa, pero es una miniatura que aún se puede encontrar (de ocasión, claro) a buenos precios y además ya estamos un poco hartos (o por lo menos yo) de verlo en el clásico azul metalizado...