El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Ferrari Testarossa Targa de Herpa (c) 2021 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Saab 9-3 MkI Viggen de Premium X

 


El Saab 93 fue un automóvil sueco de segmento D producido entre 1998 y 2014. En su primera generación utilizó la plataforma GM2900 procedente de General Motors, también compartida con otros vehículos del grupo como el Opel Vectra pero el vehículo era básicamente un SAAB 900 rediseñado; esta primera serie 93 fue fabricada en Suecia y Finlandia y terminó su fabricación en abril de 2003 tras una producción de unas 326.000 unidades.

Según Saab se habían hecho más de 1.100 cambios con respecto al viejo 900 que involucraron la suspensión, una estructura mas segura para los ocupantes, mejoras en la seguridad pasiva y una climatización mucho más eficaz. Pero lo más evidente fue la reinterpretación de Einar Hareid al conseguir poner al día el estilo deportivo y afilado del Saab 900.

El nuevo 93 podía ser adquirido con carrocerías tipo hatchback de tres y cinco puertas o descapotable con dos y los motores disponibles eran de 2 y 2.3 litros para gasolina (algunos de ellos con turbocompresor) y un 2.2 diesel, todos ellos con cuatro cilindros en línea. Asociados a ellos iban las cajas de cambio de 5 velocidades de tipo manual o bien automática de cuatro y también se ofreció, como novedad, el "panel nocturno" que permitía apagar información no necesaria al circular de noche.

Sin duda la versión más interesante para el amante de la conducción fue el Viggen (o "rayo", en español), un controvertido vehículo de altas prestaciones y corta serie (de tan solo 4.600 unidades) que estuvo en el catálogo de la marca entre 1999 y 2002. Con la ayuda de TWR, el Viggen ofrecía 230 CVs gracias a su motor de 2.3 litros, su turbocompresor Mitsubishi con intercooler, la centralita especial y las válvulas Nimonic de cromo-níquel. Para aprovechar toda esa potencia se utilizaba una caja de cambios manual (protegida debido al gran par motor disponible), un nuevo sistema llamado Trionic 7 que controlaba parámetros de ignición e inyección de combustible y el posterior añadido en 2001 del control de tracción, muy necesario en el arranque.

En el exterior el Viggen se distinguía por su gran alerón trasero, los paragolpes aerodinámicos, unas llantas específicas de 17 pulgadas y unos discos de freno de mayor diámetro. También incluía colores especiales como el "azul rayo" y en su interior se hallaban los asientos eléctricos deportivos en tonos bicolores, un completo equipo de música con CD y seis altavoces y como opción el techo solar eléctrico. Como curiosidad, en EEUU los compradores del Viggen recibían un curso de conducción avanzada de dos días en el circuito de Atlanta y una cena con personal ejecutivo de Saab.

Es necesario añadir que el Viggen tuvo un recibimiento contradictorio por parte de la prensa especializada, algunos periodistas criticaron el excesivo par motor en las marchas bajas y hasta alguna revista inglesa como el "Evo Magazine" nombró al Viggen como uno de sus diez peores coches probados; en otras publicaciones sin embargo se alabó su tracción y paso en curva. 






Recuerdo este coche cuando apareció y la sensación que causó entonces en el mercado automovilístico, yo quedé enamorado del concepto de coche más o menos familiar apto para usar todos los días (o no, visto el resultado...) que podía provocar muchas sensaciones y además venía vestido con un aspecto deportivo nada "macarra". Por ello, cuando hace poco apareció esta réplica del Viggen en amarillo con muy buen precio y luciendo la marca Premium X (recordemos que se trata de IXO) no lo dudé y me la traje a casa. Y quedé bastante satisfecho en general por su molde, su interior y el detallado externo. Menos entusiasmo sentí por cierto exceso de pintura percibido y la anchura de los ejes, algo exagerada. Pero es un modelo tan bonito y llamativo que destaca en cualquier vitrina y además destilando calidad. Para mí merece ser la última entrada del año!























sábado, 26 de diciembre de 2020

Pegaso 2080/50 "Mateu & Mateu" de IXO/Salvat

 

Pertenece a la colección temática sobre vehículos Pegaso de la editorial Salvat España.

De la nueva serie de camiones Pegaso lanzados en 1972 lo que más llamó la atención fue su nuevo diseño de cabina cuadrada, pensada sobre todo para poder ofrecer un producto moderno y atractivo que pudiese hacerse un hueco en los mercados foráneos. Entre esa serie también figuraron unas tractoras de dos ejes con motor atmosférico o bien con turbo, perteneciendo a estas últimas el modelo 2080/50 de 240 CVs.

El 2080/50, al igual que el resto de sus hermanos, formaba parte de una gama bien madurada con el fin de adecuarse a las nuevas normas europeas referentes a pesos y medidas de los camiones pesados. Desde el principio se trabajó sobre el bastidor, normalizado sobre todo a la anchura y en general a todos los parámetros básicos de la reglamentación europea. A continuación se pasó a la gama de motores diesel, surgidos según la base de cuatro bloques con potencias de entre 200 y 352 CVs para dos tipos de puente y un par de cajas de cambio. De esa forma se pretendía cubrir la mayor cantidad posible de necesidades.

Otras características incluyeron el embrague servoasistido neumático, un cambio de marchas de cuatro relaciones con desmultiplicador y el puente trasero con reducción lubricado por aceite a presión, siendo en el modelo 2080/54 mediante engrase forzado por bomba de engranajes con el puente de reducción en los cubos de rueda; otros integrantes de la serie llevaron embrague de doble disco, caja de cambios Fuller y turbocompresor KKK (también para los camiones rígidos con motor sobrealimentado).

Sin embargo la principal novedad (y más evidente) fue la cabina, construida en acero y suspendida mediante "silentblocks" de goma. La de la serie 2080 media de ancho casi dos metros y medio y correspondía al estándar para camiones de más de 19 toneladas en transporte nacional o internacional. Se estudiaron las fuerzas de flexión y deformación que actuaban sobre la cabina en los virajes o por la inercia, lo que determinó un complejo sistema de soportes, suspensiones y varillas que hicieron la conducción más cómoda. También se tuvo muy en cuenta el confort acústico y térmico, los asientos (con reposacabezas y reposabrazos incorporados) y hasta se ofreció la posibilidad de instalar una litera doble, si no se incorporaba entonces parte del espacio lo ocupaba un tercer asiento central.







Pues bien, aprovechando la circunstancia de estas fechas más o menos especiales quisiera mostrar este Pegaso que representa un conjunto "de lona" (así llamamos coloquialmente los camioneros a los remolques "semitautliner") perteneciente a la histórica empresa barcelonesa "Mateu". Además este trailer tuvo el "honor" de aparecer en 1973 en una serie de TVE llamada "Los Camioneros", siendo conducido por el actor hispano-uruguayo Sancho Gracia. Estos datos valen para la anécdota, pero en lo que a mí respecta debo hablar sobre todo de la buena calidad general de la miniatura y del hecho de que por fin el gran público ha podido acceder en España a un modelo muy escaso y por tanto, caro, aparecido hace unos años con otras libreas y remolques. En fin, valoraremos muy bien la cabina y (por una vez!) también su excelente semirremolque, lleno de letreros y con un toldo muy convincente. Seguramente los más puristas y entendidos le sacarán algunas faltas, pero para mí el resultado es una bonita y enorme maqueta. No obstante siempre suele haber algunos defectos y en este caso los encontramos en algunos cromados, en la pintura bicolor no demasiado bien aplicada, en el interior que es más bien simple y, sobre todo, al ver el mal resultado obtenido con la representación de los cortinajes de las ventanillas laterales. De todas formas hay que tener en cuenta que su precio de salida era de casi 25 euros, muy poco para tanta miniatura como nos llevamos.























                                                    Sancho Gracia ("Paco") al volante!




miércoles, 23 de diciembre de 2020

Citroën C1 MkI de NOREV (Edición Dealer)

 


El Citroën C1 fue un automóvil de tipo urbano pequeño que fue parte de un proyecto conjunto entre PSA y Toyota llamado B-Zero, desarrollado por la "joint venture" TPCA. Siendo la contrapartida del C1 el modelo Peugeot 107 y el nipón Aygo. En el caso del Citroën, hasta el año 2020 se han lanzado dos generaciones, siendo la primera comercializada entre 2005 y 2014 en un número de 726.000 unidades.

Con carrocerías tipo "hatchback" de tres y cinco puertas, el C1 se fabricó (al igual que sus hermanos) en la factoría TPCA de Kolin, República Checa. Era prácticamente idéntico al 107 de Peugeot pero ambos diferían bastante del Toyota, siendo éste más adaptado al gusto japonés. El diseño de Donato Coco se materializó en un simpático modelo de cuatro plazas que medía tan solo 3,40 metros pero con una estructura tan segura que logró cuatro estrellas en las pruebas de EuroNCAP.

Los motores disponibles podían estar alimentados por gasolina (con un litro de cubicaje y tres cilindros) o gasóleo (tetracilíndrico con 1.4 litros), siendo las potencias de 67 y 54 CVs respectivamente. Estos propulsores fueron muy frugales y lograron colocar a los modelos de TPCA entre los Smart Fortwo o Toyota Prius en el apartado de consumo, según la revista alemana Der Spiegel. En cuanto a las cajas de cambio se podía escoger entre manual o con embrague asistido, en ambos casos con cinco velocidades.

El modelo sufrió a lo largo de su vida un par de restylings (en 2009 y 2012) que alteraron el diseño de los paragolpes, la calandra y la colocación de las luces diurnas. También aparecieron nuevos colores, series especiales y equipamiento más lujoso (como el radio CD o el volante de cuero). Esto fue particularmente importante pues al modelo se le criticó al principio el aspecto del interior por poco refinado y espartano. También hubo una llamada a concesionarios por problemas con el acelerador, que podía quedarse atascado o subir lentamente; esto fue común a los tres modelos de TPCA.

Finalmente se presentó en el Salón de Ginebra de 2014 la segunda serie del C1, correspondiente a los Peugeot 108 y nuevo Aygo. Sin embargo parece ser que esta será la última generación al menos en el caso de las marcas de PSA, pues TPCA ha anunciado recientemente que en 2021 tan solo se seguirá fabricando el modelo de Toyota.








Hoy presentamos este "pequeñajo" de Citroën en versión "dealer" de lujo, con caja cuadrada plana y espejito incorporado. La manufactura es de NOREV y en esta ocasión podemos decir que se trata de un modelo muy correcto en general, con un interior bien detallado aunque tanto color negro por todas partes termina por "ahogar" mucho la miniatura. Está claro que el modelo real no entusiasma mucho, pero para los que vivimos en Europa el C1 fue una figura muy familiar en nuestras ciudades y eso hace que también lo tenga muy en cuenta para la colección.