El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 18 de diciembre de 2014

Subaru Impreza MkII WRX STi de AutoArt





Subaru es una marca de automóviles propiedad del conglomerado de empresas nipón Fuji Heavy Industries. El nombre hace referencia a la constelación de las Pléyades (tal y como aparecen en su logo), que es como se llaman en japonés. Es un histórico fabricante del archipiélago establecido desde 1953, aunque sus orígenes están en la fabricación de aviones de combate y actualmente fabrica sus modelos en parte junto a Toyota Motor Corporation.

Sin duda el modelo más emblemático de la casa japonesa y por el cual es más conocida es el compacto Impreza, nacido como sustituto del modelo Leone y que se viene fabricando desde 1992 con carrocerías sedán de cuatro puertas, familiar y "hatchback" de cinco y coupé de tres. El modelo conoció principalmente cuatro generaciones (hasta 2014) y un sin fín de versiones y restylings, considerando que es un vehículo "global" y que está presente en casi todos los mercados mundiales. Sin embargo, lo que es común a todas ellas es su motor boxer (de cilindros opuestos) y la tracción total o delantera.

La versión sobre la cual nos detendremos hoy es la segunda y quizás más denostada por su diseño de faros polarizados circulares (aspecto que solamente mantuvo un par de años hasta la llegada del primer restyling). Esta generación apareció en el 2000 y se mantuvo vigente durante siete años siendo también la base del modelo SAAB 9-2x vendido en Estados Unidos. El diseño corrió a cargo de Hidefumi Kato, Andreas Zapatinas y Peter Stevens quienes se basaron en la plataforma del primer modelo para crear un vehículo algo más ancho y largo, lo que favorecía sus prestaciones a la hora de competir (esto siempre se mantuvo en mente). También ganó bastante peso pero tuvo que ser necesario debido a una mayor rigidez en el chásis y para satisfacer las normas de seguridad para los ocupantes (los bomberos llegaron a decir que era un automóvil bastante complejo de cortar con las cizallas hidráulicas!).

Por lo que respecta a sus motores, siempre fueron alimentados mediante gasolina y de cuatro cilindros, con la adición del turbo en el modelo WRX. Las cilindradas fueron de 1.5, 1.6, dos y dos litros y medio con potencias de hasta 280 CVs, según mercado. El WRX STi era la versión más deportiva y ello era evidente por sus llantas de aleación de 17 pulgadas, volante Momo, la toma de aire sobre el capot o los antinieblas con el logo STi (Subaru Tecnica International) inscrito en ellos. Mecánicamente recibió una caja de cambios manual de seis velocidades, se mejoró el motor con el sistema de apertura variable de válvulas, se añadieron frenos Brembo con cuatro pistones delante y ABS más sofisticado. En cuanto a las prestaciones, podía alcanzar los 238 Km/h y hacía el 0 a 100 en 5,5 segundos. El WRX debe ser considerado casi como un vehículo totalmente aparte del resto de los Impreza y son la base de los vehículos que compiten en el Mundial de Rallyes.

Para terminar es necesario citar que junto con su archienemigo el Mitsubishi Lancer Evo fueron de las berlinas más deportivas y exitosas jamás creadas para la diversión del conductor, verdaderos lobos con piel de cordero ideales para tramos de montaña con mucha curvas y hoy día muy cotizados. Si bien es cierto que con los años se han ido "aburguesando" y perdiendo su radicalidad en parte, sin duda para intentar atraer a un mayor número de compradores y ser considerados como vehículos más seguros.











Pasando a la revisión de la miniatura es obvio la calidad que ha puesto en ella AutoArt, aunque el modelo arrastra unos cuantos años. Externamente los detalles son buenos en general pero no me agradó mucho el hecho de ver algunos intermitentes laterales pintados o la mala resolución de las tampografías. Sin embargo el modelo me ganó por sus ruedas con dirección operable en las delanteras y suspensión en todas y un interior bastante convincente. El molde me resulta bueno y la pintura blanca quizás un poquito gruesa de capa, pero es una miniatura que aún se puede encontrar (de ocasión, claro) a buenos precios y además ya estamos un poco hartos (o por lo menos yo) de verlo en el clásico azul metalizado...





























17 comentarios:

  1. Para mi el Bug Eyes (ojos de sapo) tiene las opticas menos agraciadas de la serie. Al año cambiaron esos focos. En todo caso se le perdona, de un Impreza WRX no se puede esperar que sea un bellezon sino un maquinon.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, parece que con ese frontal el coche era más corderito que lobo...
      A mí no me disgustaba del todo, peor creo que es la gama actual y la anterior. Y el restyling de esta serie segunda fue como si lo hubiese hecho SEAT, parecía el mismo frontal!

      Saludos!

      Eliminar
  2. Buenas tardes.
    Es verdad que en blanco queda más original. Creo que nunca me crucé con uno de este color. El habitual azul es muy agraciado, pero ciertamente está muy visto. Qué bonitos parecen los asientos y el cuadro de mandos. Me encanta este Subaru, con unas barras antivuelco te vas de rallye, sin ellas te sirve para viajar (volando) y para recoger a los niños en el colegio. Por tener tiene hasta buen maletero. Muy buena pieza entre los deportivos (siempre bien elegidos) de tu colección.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Tampoco yo recuerdo haber visto alguno en blanco, en azul desde luego que sí (parece como si regalasen el color!).
      Con este Subi puedes hacer perfectamente todo lo que dices y dejar a más de un "quemado" con TDi con la boca abierta, si desconocía el modelo, claro.

      Gracias por tus elogios y seguiremos intentando mantener el nivel...

      Saludos!

      Eliminar
  3. yo también estoy cansado de los subaru azules,
    sobre todo luego que altaya saturase el mercado hasta el hartazgo.
    en cambio el color blanco es novedad, u le queda hermoso.
    y qué lindo que queda en la vitrina con las ruedas delanteras como doblando!

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos tuvimos bastante de esos Subarus en azul... Salvo los fanáticos, claro! No lo dudes, en blanco gana mucho.

    Ponga un Subaru blanco en su vida, no se arrepentirá!!

    ResponderEliminar
  5. Impresionante a auto. Si sabía que rivalizaba con autos de mucho mas valor pero no sabía de los 0 a 100 en 5.5 seg. Wow..
    Los rines de las ruedas en el modelo me fascinaron, buenísimo.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ed!
      Estas berlinas no son lo que aparentan, recuerdo haber estado muy cerca de alguno de estos Impreza y solo como sonaban ya te dabas cuenta de que eran algo serio.
      Incluso llevan un pulsador manual en el salpicadero para pulverizar agua al intercooler y enfriarlo...

      Saludos y por si no te contacto te deseo Felices Fiestas!

      Eliminar
  6. A la miniatura de Autoart la veo súper. Pero el Impreza no me gusta, y menos el de esa generación que es muy parecido al Corolla de esa época. Con los que vinieron después me pasa como con Mercedes y BMW: son tan pocos los cambios entre generaciones y tan sutiles por ser tan conservadores, que hay que ser un entendido en la materia para diferenciarlos correctamente.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos últimas generaciones (no sé si las conoces) incluyendo la actual son coches ya muy diferentes, con aspecto de "hatchback" del montón. Incluso bajaron sus precios. Lo que no cambió es que simpre estaba disponible el color azul metalizado...
      Donde yo vivía antes hay un WRX de la penúltima generación y es un coche bastante diferente.
      Pero por todo esto intenté conseguir uno en blanco, si hubiese puesto el azul de siempre creo que no habría tenido apenas visitas! Aparte de que me gusta mucho como queda en blanco.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Adhiero al comentario del color, culpa de la superpoblada oferta de modelos de rallye que terminó por saturarnos a todos.
    La miniatura, impecable, como no podría ser menos siendo AA.
    A mí a partir de esta generación (que le llaman "frog eyes" ojos de rana) dejó de gustarme el Impreza estéticamente, y ni hablar de las horrendas versiones actuales hatchback con pilotos incoloros.
    Respeto que técnicamente sea una joya y un auto de culto, pero no hay como el primer diseño en cuanto a belleza de líneas, creo que todos coincidimos en eso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, lo de Altaya fue "de juzgado de guardia".
      Pero uno azul metalizado de HPi tiene mucho encanto...
      Opino igual que tú, los de la primera generación eran brutales y sobre todo mi preferido, el berlina de tres puertas.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Conozco esta miniatura y realmente es perfecta, nada que ver con los Imprezas de Rally de Ixo que (yo también adhiero) nos hartaron aquí en Argentina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, yo quería un Impreza pero tuve la paciencia de esperar uno de éstos como el que conseguí, no descarto conseguir otro azul de otra generación pero hasta que no consiga uno de AA o una marca de ese nivel no lo tendré, si lo llego a tener.

      saludos!

      Eliminar
  9. Hermoso, si viera uno blanco de rally lo compro sin dudar; porque azules... ¡ya tengo tres!
    Abrazos!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!