El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 13 de abril de 2015

Hanomag-Henschel F55 de Atlas/NOREV



Pertenece a una colección alemana sobre vehículos de transporte titulada "Legendäre Nutzfahrzeuge", publicada por Atlas Verlag.


La serie F del fabricante alemán Hanomag tenía por objetivo cubrir las necesidades del transporte de carga ligero y medio, ofreciendo sus vehículos entre los años 1967 y 1973. Esta serie F sustituyó a los Kurier, Garant y Markant comenzando por los pequeños F45 (carga útil de dos toneladas) y terminando con los F86 para 5 toneladas,  indicando la cifra de la serie la masa máxima autorizada.

El diseño cubista de la cabina respondía a los estándares industriales de la época y fue responsabilidad de Louis Lucien Lepoix, quien ya había trabajado para Büssing o Magirus Deutz. El diseño se apartaba mucho de su antecesor pues abandonaba las líneas curvas para entroncar con unas mucho más lineales, simples y despejadas. Mecánicamente todos los modelos llevaron motores diesel de 4 y 6 cilindros que rendían entre 65 y 115 CVs, el chasis era totalmente clásico a base de largueros con la estructura portante (o no)  adosada, llevando la mayoría cajas de carga planas o carrozados tipo furgón para corresponder a las necesidades de ese tipo de pequeño transporte.

La adquisición por parte de Mercedes Benz hacia la marca Hanomag Henschel en 1971 causó la rápida eliminación de la gama F siendo sustituida por los modelos T2 y significando también la total desaparición de la marca Hanomag Henschel. No obstante las matrices de la producción se vendieron al constructor austriaco Steyr-Daimler-Puch, quienes aprovecharon el diseño y la construcción de la cabina para dar forma a los modelos 590 y 690.




No hace mucho la editorial alemana Atlas ha reaprovechado anteriores moldes (pero nada antíguos) de la francesa NOREV para dar forma a una colección de vehículos clásicos de transporte de tipo medio y ligero, fundamentalmente comercializados en Alemania Occidental. Lo interesante es que cuentan con un nivel de calidad bastante bueno y un precio muy bajo (en torno a los 15 euros aproximadamente), por lo que sería buena idea hacerse rápidamente con todos los que podamos de la colección. Estas miniaturas cuentan con un detallado fino (exceptuando algunos elementos como retrovisores o limpiaparabrisas) y según el modelo podemos hallarlos más o menos perfeccionados aunque manteniendo un tono general bastante bueno, como ya iremos apreciando en en el blog. En el caso del F55 lo encuentro muy satisfactorio, con unas ruedas y cabina de calidad, buen pintado y bajos excelentes (lástima el eje metálico de las ruedas delanteras, que queda a la vista y quita realismo). La caja de transporte no lleva una "lona" demasiado realista y se ve demasiado "plasticosa", pero no es algo grave en todo caso. Sin embargo el interior de la cabina y su frontal son muy correctos (quizás el volante es demasiado grande) y junto con la presentación, en caja de tipo urna rígida, completan un gran modelo que yo no dejaría pasar de ninguna forma si es que nos atraen este tipo de vehículos comerciales.























14 comentarios:

  1. es raro, aunque debe ser por la decoración.
    obviamente merece su capítulo en la historia de la camionería,
    aunque yo escribiría un capítulo sin fotos... jeje
    el modelo es extraño: tiene una trompa envidiable y la trasera también está muy esmerada,
    pero los retrovisores y limpiaparabrisas quedaron fuera de presupuesto, se ven excedidos de tamaño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaucho, otro camión del que tampoco conocimos nada en España, en esos años ni pensarlo...
      Yo lo veo muy moderno para esos años finales de los sesenta, ya iban ganando terreno los diseños cubistas, más racionales para los vehículos de carga que deben siempre aprovechar el espacio al máximo.

      Lo de los retros y limpias son más propios de modelos baratos y del montón, aunque el original gastaba unas buenas orejas sin duda exageraron demasiado en la miniatura. Pero el modelo cuesta una miseria y es original, no he visto otro F55 fuera de NOREV.

      Eliminar
  2. No lo conocía ni de oídas . . . Al principio describís los portes de la serie , pero como no estoy "en el ajo" (Je,je) , no puedo intuir esas magnitudes . De vista nomás , me parece de un tamaño similar al 608 de Mercedes ; será por eso que le pasaron la guadaña ? Estos días pasé por una casa de modelismo y me entretuve en las vitrinas de autos de competición ; realmente me impactó cómo modelos que conocía por fotos , tomaban una dimensión completamente diferente al tenerlos ante mi nariz . Esto viene a que la séptima foto , que muestra los espejos y los limpiaparabrisas , esta a mas de un "click" de la novena , con los interiores , y la décima , que muestra las ruedas y los detalles del chasis ; pero en la vitrina todas esas imágenes estan juntas , instantáneamente , formando un todo .Me preocupa que la camára diseccione el modelo , en vez de ofrecer una imagen , no sé . . . "holística" . . . que lo capture .
    En fin , son desvaríos ; por lo pronto , si mi departamentito fuera mas grande , este ( y otros similares) terminaría en él.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo, yo tenía referencias de Hanomag y Henschel por otros camiones antíguos y antepasados de éste solo por que los tengo y tuve que investigar en su momento. Hay tantas marcas alemanas clásicas desconocidas... Me pasa como con tus tractores, también existen muchas marcas que jamás había imaginado que existieran en tal cantidad.

      Y en lo otro te entiendo, por eso siempre intento hacer una sesión de fotos no menor de 10 tomas para que no quede rinconcito sin explorar. Si te animas con este camioncito (bien podría ser asistencia de alguna marca de tractores poniéndole alguna calca fácilmente) te diré que es pequeñito y en cualquier sitio lo puedes colocar, mírale la cara de pena que tiene... pide un hogar!

      Saludos y abrazos!


      Eliminar
    2. Siempre lo digo, las fotos que subimos a los blog no muestran jamás la belleza de una miniatura "en la mano". No creo que exista cámara que nos pueda transmitir la misma hermosa sensación (¡por suerte!).

      Eliminar
    3. Hola Juan!
      Mira, en lo de las fotos pienso un poco distinto. En el exterior parece que el modelo gana en realismo y es como si se integrase en la realidad, más que en la vitrina (al menos para mí y muchos lectores que me recalcan lo mismo). Está claro que la mayor sensación la da la mano, pero creo que es una sensación diferente.

      Lo que no me gusta demasiado es una foto del modelo en estudio, con el fondo blanco. Aunque admito que son las mejores para estudiar bien el detallado de una miniatura.

      Abrazos!

      Eliminar
  3. Hanomag lo conozco por los tractores, Henschel por los aviones de la Segunda Guerra Mundial, pero no conocía la unión de ambas, y menos que hicieran camiones (aunque creo recordar un Henschel de la guerra...). Eso si, como acostumbran hacer las grandes marcas, Mercedes las compró y las desapareció... El modelo me gustó!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las conocía por tener modelos de ambas casas, y además me gustan mucho!
      Toda esa tradición de ingeniería la "fagocitó" Mercedes y supongo que algo habrà quedado en ella.

      Abrazos!

      P.d. Hanomag y Henschel se unieron a mediados de los sesenta.

      Eliminar
  4. Tan racionalmente alemán era el diseño que pecó de insípido. De todas maneras, una maqueta de innegable interés histórico que ya quisiera tener, porque me lo figuro como un camión de tamaño chico, más parecido a una pick up o cabina de furgón, porque Hanomag tiene una muy bien ganada fama en este país por sus irrompibles tractores, y también por el precio que dices que tiene.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirado con ojos actuales es normal verlo insípido, pero en los años 60 (su contexto) era casi revolucionario, pues se abandonaban los diseños redondeados. Ten en cuenta que diseños como éste sentaron las bases de los vehículos industriales que llegaron después, como la Mercedes LP.
      Y, por otro lado, un industrial debe ser racional y práctico antes que bonito, son máquinas hechas para generar productividad (=dinero).

      El tamaño de la miniatura no creas que es tan pequeño, ni de lejos como una pickup. Aunque la cabina es pequeña la caja es bastante grande y podría llevar dentro una gran berlina. Debí poner algo como referencia al lado!
      Y es toda una gozada poder disfrutar de una serie de vehículos industriales por menos de 13 euros que yo había querido tener de siempre. He comprado el Fridolin y varios IFA (aparte de este F55) y ya tengo en el punto de mira dos Tempo, que creo que tienes.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Muy interesante, y desconocido para mí también. Por el tamaño coincido con Pablo deben andar en el de un 608 de Mercedes, un utilitario urbano más grande que una pickup pero sin irse demasiado al gran porte.
    En general coincido con tus apreciaciones, el color no lo ayuda mucho pero aun así me lo llevaría si lo tuviese a tiro.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julián, no te engañes por el tamaño, es algo mayor que una 608 pues la caja no es nada pequeña. Una pickup es muy muy pequeña al lado de este camioncito. Ten en cuenta que el F55 tenía una MMA de cerca de 6 toneladas, no se podía conducir con carnet de coche (pasa de los 3.500 kgs).

      El color no es tan malo al verlo en vivo, gana mucho. Pero esto son gustos, claro.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Curioso este Hanomag, nunca pensé que hubiere una cabina tan moderna, me ha gustado y mucho

    Saludos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo conocía de muchos años atrás, pero en edición "pata negra" de NOREV y era bastante caro. Ahora por 12 euros no se podía dejar escapar...

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!