El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 21 de junio de 2016

Ikarus 66 "Dresden" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


El Ikarus 66 fue concebido al principio de los años 50 en Hungría en una época en la que la frontera entre autobuses urbanos y de línea era aún muy tenue. Sin embargo, su concepción a base de motor trasero y estructura autoportante era una ventaja a la hora de cumplir esos dos roles, ya que con pocas adaptaciones podía satisfacer ambos. El modelo 55 era la denominación que la marca usó para el modelo de largas distancias y la 66 para las rutas urbanas. Estos autobuses, muy robustos y potentes, permanecieron en servicio en muchos países de la órbita socialista hasta después de la caída del Muro de Berlín, siendo sustituidos a principios de los años 90 por los más modernos 556.

La actual Ikarus es una marca húngara bastante desconocida fuera de su ámbito (los países del Este europeos), a pesar de tener una gran veteranía. En efecto, desde 1895 construía carros de caballos en la localidad de Budapest tras la fundación de la firma "Forjas y talleres de automóviles de Imre Uhri" y posteriormente (1913) empezó a realizar carrocerías para autobuses. Logró contratos con su ciudad de origen, pero la firma casi desaparece tras el "crack" del 29 hasta que retomó la actividad en 1935. Pero no fue hasta 1948 cuando aparece la marca "Ikarus", favorecida por las autoridades comunistas tras la nacionalización del constructor aeronáutico homónimo.

Tras el conflicto europeo, Ikarus se especializó en la fabricación de modernos autobuses que se exportaban a los países donde existían regímenes comunistas, sobre todo tras la creación de los modelos 55 y 66. La firma llegó a ser el fabricante más grande del mundo de vehículos para el transporte de pasajeros, título que ostentó hasta la caída del Muro (hubo un año en la década de los 70 en el que lograron fabricar 100.000 chasis!) . La producción se realizaba en la fábrica de Székesfehérvár (Hungría), lugar donde se desarrollaron y construyeron a partir de finales de los 40 autobuses y trolebuses.

Estos autobuses de líneas elegantes y sofisticadas (llamados popularmente como "la aspiradora" o "el cigarro") contaron con motores locales Csepel diesel refrigerados por agua, de seis cilindros en línea y 8.2 litros de cubicaje que rendían 145 CVs de potencia, yendo situados atrás pos razones de comodidad (hacían menos ruido y eran más accesibles). Contaban con dirección asistida y una caja de cambios manual con cinco velocidades, siendo hasta 1960 el embrague de tipo monodisco en seco. Se intentó sustituir por uno neumático con mando eléctrico pero dio muchos problemas y debió ser retirado. En cuanto a su carrocería, medía 11,40 metros y su masa máxima autorizada era de 15 toneladas, logrando una excelente velocidad máxima de 98 Km/h.

La carrera comercial de esta serie comenzó en 1959 en Budapest y a lo largo de su carrera solo conocieron cambios menores en la parrilla para irlos actualizando, logrando extender su éxito a los países vecinos (sobre todo en la República Democrática Alemana, donde llegaron a tener casi nueve mil unidades convenientemente remotorizados con bloques diesel Schönebecker).

Y qué pasó con la marca original? A pesar de que iba "viento en popa" en los 70 (llegando a obtener contratos con Estados Unidos y Canadá para la venta de autobuses articulados), con los cambios políticos existentes a finales de los años 80 sucedió que la URSS retiró su apoyo y además las ventas también cayeron en Alemania, por lo que la firma se privatizó en 1991 y pasó a ser propiedad de la italofrancesa Irisbus en 1999. Para 2003 la fábrica de Székesfehérvár cerró pero por poco tiempos, ya que el empresario húngaro Gábor Széles la reabrió y produjo en 2007 un nuevo autobús urbano de piso bajo. Actualmente siguen haciendo trolebuses para la ciudad de Szeged y el nuevo tipo V187 fue probado por la BKV (la compañía de transportes urbanos de Budapest) en el año 2010, por lo que parece que Ikarus sigue volando alto...






Traigo hoy un interesante y desconocido modelito que recrea un autobús húngaro urbano, con un diseño fascinante y muy avanzado para ser de principios de los 50! Lo dicho habitualmente cuando comento las miniaturas de la colección de Hachette se puede aplicar nuevamente aquí de "pe a pa"; moldes correctos, pintados con cierta calidad (lo que no los exime a veces de algún fallito menor) y detalles muy aceptables por fuera y nimios por dentro. En esta ocasión el color claro permite apreciar bien las formas y el trabajo del techo y la trasera hacen que el conjunto luzca más. Realmente los modelos escogidos para la colección me sorprenden bastante en su mayoría y son totalmente originales, por lo que el interés que tiene esta colección se acrecienta día a día sin que tengamos que arruinarnos necesariamente.
























19 comentarios:

  1. Muy singular y muy intersante. Sobra decir que es elegante y se antoja a primera vista abordarle.
    Lo que mencionas sobre el embrague afirma lo que muchos piensan (me incluyo) en lo referente a mecánica: mientras mas simple, menos problemas o sea, mejor.
    Podría pasar horas viendo la miniatura, me encantó el detalle de la división del habítaculo del conductor.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente interesante y desconocido, pero en su mundo por lo visto era algo muy familiar.
      Y eso que era el primer fabricante mundial de autobuses...
      El misterio que había en los países del Este.

      Saludos y me alegro de que te haya gustado este "bicho"!

      Eliminar
  2. Impresionante el diseño. como si fuera un colectivo subido a un chasis.
    La toma de aire trasera es increíble y punto a favor por los pilotos tan aerodinámicos.
    Para resaltar también el tratamiento de la trompa con espejos, escobillas y escudito.
    Me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su día debió ser como un OVNI, esta carrocería debió ser una "pasada" en aquellos años.
      La trasera me dejó muy descolocado, no sé si alabarla u odiarla. Una cosa rarísima, este autobús parece como un locomotora. Y encima es muy grande y aparatoso.

      Por lo menos a ti te encantó, me alegro.

      Eliminar
  3. ¡La pucha que es raro! Parece que está al revés.
    Realmente esta colección viene muy bien . Es cierto que los interiores no se presentan superdetallados , pero no son "genéricos" ; están tratados individualmente para cada modelo. Fijáte las filas de asientos sobre el eje posterior , sobreelevadas y espalda-con-espalda ;no es una característica muy común , me parece.
    A la trasera podrás odiarla como colecionista ; pero al abrir esas enormes puertas y encontrarse con tooodo el motor a la vista y alcance , seguramente los mecánicos amarían ese culo más que el de sus novias !(Y en verano , los pasajeros del asiento de atrás irían un poco más frescos)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Master! A mí me sorprende, aparte de la extraña forma del artefacto, el hecho de que ese pequeño país como es Hungría llegó a ser el fabricante con mayor producción de autobuses del mundo, y además con calidad (llegándole a colocar productos a los canadienses o alemanes).

      Luego, el diseño del vehículo es inteligente (ese acceso posterior al motor era una bendición, tal y como dices) y además no carece de lujo, algo que contradice bastante lo que se pensaba de los países del otro lado del telón de acero y su pobreza.

      Por lo demás, una buena miniatura rara y original. Pienso lo mismo que tú, esta colección está realmente bien. Ya seguiremos viendo artefactos curiosos, te lo aseguro.

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Hola Antonio! Soy Josep, de Salou. Que curioso es este autobús húngaro. No sabia que en Hungría existiera una industria potente en este sector. Lo que aprende un servidor en tu blog!
    La trasera es muy particular y nunca la había visto en ningún bus anteriormente.
    El nivel de la miniatura me parece muy decente y si que es verdad que esta colección está siendo muy especial ya que los modelos tienen mucha personalidad. Ojalá algún día la saquen aquí en España.
    Un abrazo y felicidades de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Josep! Yo tampoco lo sabía, la verdad es que cuando uno hace las entradas se entera de cada cosa...

      Ojalá se animen y traigan la colección a España, hubiese sido mucho mejor que la de los camiones de bomberos (en mi opinión, claro).

      Abrazo y muchas gracias por escribir!

      Eliminar
  5. A mi tambien me encanto, esa trasera es fea, pero me gusta al mismo tiempo!
    Siga mostrando Maestro, gran coleccion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja Maestro yo??
      Solo muestro lo que compro, y lo adorno un poco con las fotos y el texto...

      Seguiremos mostrando más autobuses y camiones, todavía tengo bastantes por sacar.

      Eliminar
  6. Primero el Brossel belga, ahora el Ikarus húngaro, aquí si que aprendemos de marcas desconocidas! Esa trasera es una maravilla, y con el color se perciben más sus formas. Otra miniatura increíble, ese coleccionable vale oro... Ya se que ocupan mucha espacio, pero hasta le podríamos dejar nuestro lugar en la cama, y dormir en el piso, con tal de poder tenerlos, jaja!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan!
      Pues espera a ver más marcas raras y cosas extrañas, esta colección está dando muy buenas sorpresas. De momento tengo nuevos buses rusos y hasta chinos...

      Abrazos y buen finde!

      Eliminar
    2. ¿Rusos? ¿Chinos?
      Quiero verlos ya!!

      Eliminar
  7. Qué cosa más curiosa. No tengo palabras suficientes de alabanza. La parte delantera podría ser la trasera y viceversa. Es bonito, original, distinto a todo lo que yo he visto en los autobuses de su época. Y de cualquier época.
    Tuvieron suerte los usuarios, mecánicos y conductores de la ciudad de Dresde en disfrutarlo. Cuando yo estuve, en una visita muy breve en el año 80, ya no estaba, pues no creo que se me olvidara de haberlo visto. Y alguna foto le hubiera hecho, seguro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé lo mismo, Bernardo, no sabía si iba o si venía. Parece más lógica la trasera como la delantera y al contrario. Son unos genios, les salió un diseño extrañamente armonioso, me quito el sombrero.

      Para cuando fuiste me temo que ya estarían sustituidos. Y qué envida me das, haber viajado en las últimas etapas de la RDA... para mí eso sería impagable. Cuando yo fui a la Rep. Checa en 2013 ya casi todos los vestigios de la era comunista no existían, o yo no supe encontrarlos en las afueras de Praga.

      Saludos, amigo!

      Eliminar
  8. Impresionante diseño. La distancia entre la rueda trasera y el final del "fuselaje" es tremenda. Lo que me llama la atención es la ausencia de rejillas en ese compartimiento del motor. Y no sé si porque no se aprecia en las fotos, pero no veo cómo abrirían esas portezuelas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el modelo están marcadas las línes de separación de las dos puertas , y el herraje que las trababa en el centro . Se abrían una mitad a cada lado como en el Bristol Freighter . Aca hay una foto :

      http://galerie-autobusu.cz/photos/21/24-1-8_Ikarus_66.jpg

      Eliminar
  9. Tal y como dice Pablo, yo no lo hubiese explicado igual de bien y le agradezco mucho el haberse tomado el trabajo.

    Saludos y abrazos, amigos!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!