El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 11 de julio de 2016

ZIS 101A Sport de Nash Avtoprom





ZIL fabrica automóviles, camiones y vehículos militares en Rusia desde 1916, siendo muy conocida por sus realizaciones en el ámbito de los vehículos de lujo. En sus inicios (entonces bajo el nombre de AMO) contaba con fabricar automóviles con licencia FIAT pero la guerra civil rusa truncó esos planes hasta 1924. Posteriormente se dedicó a la construcción de camiones y vehículos de lujo, que copiaba a la norteamericana Buick y bajo las siglas ZIS, adquiriendo en 1953 (tras la muerte de Stalin) su definitivo nombre ZIL (Fábrica de Likhachev, en honor de Ivan Likhachev).

Bajo el nombre ZIS 101 se construyeron entre 1936 y 1941 unos sedanes de siete plazas muy inspirados en el estilo de los Packard americanos que contaban con motores de gasolina en arquitectura V8, de casi 6 litros de cubicaje y 90 CVs de potencia. De estos vehículos se produjeron 8.752 unidades, incluyendo la variante 101A que veía elevada su potencia hasta los 110 CVs y llegaba a alcanzar los 110 Km/h. Sin embargo, Valentin Nikolaievich Rostkov diseñó con esa base un aerodinámico modelo deportivo biplaza con el motor del 101A pero convenientemente retocado hasta alcanzar 140 CVs, suficientes (según el diario Pravda) para obtener una velocidad punta de 180 Km/h. Para ello se había cambiado la culata por una de aluminio y se modificaron los engranajes de válvulas.

Esta versión "Sport" fue creada para ser ofrecida a Stalin con motivo del 20 aniversario del Komsomol (la Liga Juvenil Comunista) y medía 5,7 metros de largo, con un peso de dos toneladas. La transmisión era manual y la tracción trasera, los frenos eran de tambor y la capota era extraible. De este singular vehículo solamente se construyeron dos ejemplares, cuyos destinos fueron bastante desafortunados como ya veremos.

Hay que tener en cuenta que en esos años la producción de vehículos deportivos en la URSS estaba en pañales y no se podían fabricar ni siquiera neumáticos capaces de alcanzar los 150 Km/h, limitándose la actividad constructora a algunos clubes y artesanos. Sin embargo, había talento en aquellos que lo desarrollaron (mención especial al hojalatero Rostkov): unos jóvenes ingenieros que se enfrentaron a la falta de experiencia y que tuvieron que recibir ayuda del jefe de departamento Chudakov, enfrentándose además a la frialdad de las autoridades del gobierno.

Afortunadamente Pravda presentó en 1938 un artículo sobre lo que se estaba "cocinando" y provocó sensación en el pueblo soviético, convirtiendo en celebridad al Sport y casi obligando a ZIS a tomar cartas en el asunto, pues era imposible presentar a tiempo (diciembre de 1938) el regalo a Stalin. Finalmente la presentación tuvo lugar de forma espectacular, contándose con la presencia de todos los miembros del Politburó encabezados por un entusiasmado Stalin. Parece que el 101A Sport tenía un futuro prometedor, pero aquellos eran tiempos difíciles y no estaba la cosa como para fabricar deportivos... el nuevo jefe de la planta de fabricación "pasaba" bastante del proyecto y los ejemplares producidos terminaron el resto de sus días criando moho en el patio de la fábrica.




En la presentación de esta singular miniatura (muy desconocida para mí y seguro que para casi todos mis seguidores/lectores/amigos) hay que tener en cuenta que parte de un modelo raro y exótico, por lo que es complicado un juicio mínimo. Sin embargo, Avtoprom parece que ha logrado un molde correcto y un buen trabajo de pintura, aderezado por algunos detalles externos interesantes (limpiaparabrisas, ruedas y capota). Tampoco está mal el interior, incluyendo un salpicadero que posee unos diminutos relojes (algo no habitual en la marca rusa). Pero el frontal no me convence demasiado y la presentación en caja de cartón es horrible, como algo salido de los años 70 y que podría encuadrarse perfectamente en la austeridad tipicamente soviética. Ayuda mucho que el modelo sea barato y de interés, por lo que en cuanto supe de su presencia fue fichado inmediatamente por el "departamento de compras" del Garaje.



































14 comentarios:

  1. ¡La esquizofrenia!

    Como laburante , y pensando en el "mujik" que se quemaba el lomo por sacarle un poco más a la cosecha , o el obrero que ariesgaba sus manos por estampar una pieza más , buscando un futuro mejor para TODOS , creo que hacer este bote para el Tío José fue una barbaridad. Supongo que Lenin y Trotsky dieron dos vueltas completas en sus tumbas al enterarse .
    Bien por el camarada Jefe de planta de ZIL !

    Como burgués aficionado al diecast , el ver la representación de una máquina de la que sólo existieron dos ejemplares , hace que me brillen los ojitos !

    Como modelista , te podría decir que esas ranuras bajo la "V" del frontal son un rompedero de cabeza para reproducir , y el resto de las formas (incluido el particular dibujo de los neumáticos) compensan largamente la fidelidad del modelo .

    Como cultor de la Memoria (mala o buena) , te agradezco que nos hayas mostrado este pedacito de Historia .

    Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino la alegría de los lectores de Pravda cuando vieron los bocetos del coche...
      Imagino la sonrisa de satisfacción del "Padrecito" Stalin cuando lo acarició...
      Imagino el desdén del jefe de planta cuando archivó el proyecto...

      Y también imagino la cara de tristeza y desencanto de los chicos cuando veían, día tras día, pudrirse el par de coches en el patio de la fábrica.


      A los demás, nos quedan unas cuantas fotos y una reproducción barata a escala de un sueño que solo fue a medias.

      Abrazos!

      Eliminar
  2. Al ZIS cyclon lo conocia a este no.
    Se ve muy moderno y estilizado para la época, casi al estilo Drop Head.
    Como dices la industria del automovil Soviet sufrio una cerrazon y un olvido por parte de las autoridades que lamentablente convirtieron a este auto en una excepcion.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le ve la inspiración yanki, de eso no hay duda. Además, en esa época estaban casi a partir un piñón... (me refiero a soviets y americanos).

      Esto es, una excepción, como bien dices. Que al menos inspiró al Cyclon, varias décadas después.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy bueno este Zis Antonio parece ser que estos rusos nos están contagiando a todos.

    La firma no me sonaba de nada y eso que sabes que tengo bastantes vehículos de Rusia y su antigua Urss.

    Me encanto y me lo apunto como futuro para hacerle compañía a mi 151 de esta misma ZIS.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pau, consulta el catálogo de Nash Avtoprom, hay cosas baratitas y muy interesantes.

      Éste modelo te lo recomiendo, pero en color verde a ser posible.

      Saludos!

      Eliminar
  4. me encantó
    se pueden escribir dieciocho enciclopedias de cómo construir un deportivo con el chasis de un camión o mostrar este modelo.
    y la reproducción también es bárbara, desde las ruedas, la pintura hasta el tablero que tanto te gustó.
    brindo por este dinosaurio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta entrada va más con tu estilo que con el mío, hubiese sido un buen "rescate emotivo", como tú los llamas.
      Y me imaginaba que te iba a gustar, a tí te va lo "rarito"! (Afortunadamente).

      Yo también brindo por el "oso" ruso.

      Eliminar
  5. Powiew szpanu i luksusu w szarej rzeczywistości ZSRR. Piękny i chyba jedyny tego typu samochód radzieckiej Rosji. Cieszę się, że wzbogaciłeś kolekcję o to oryginalne na swój sposób auto;)

    POzdrawiam!

    ResponderEliminar
  6. Dzięki, kolego, to pojazd powinien być uważany za "rara avis" w panoramie rosyjskich samochodów przed II wojną światową.

    Model jest bardzo zalecany, zwłaszcza dla jego oryginalności. I to jest tanie!

    Pozdrowienia!

    ResponderEliminar
  7. Tremendo, me encantaron esas ruedotas, el dibujo de la cubierta, las llantas... maravilla! Como dice Pablo, las ranuras deben ser muy dificultosas para reproducir; es un modelo espectacular, muy bien por la gente de Avtoprom. Y muy mal por los alcahuetes de Stalin; fabricar semejante bestia para una persona en una sociedad en que se busca el bienestar colectivo... Por más que sea hermoso, se merecía terminar tirado en el patio de la fábrica.
    Igual, si tuviera un número...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se me hace raro es que no se lo llevase Stalin para su casa o bien lo expusiese, al estilo de lo que hace el sátrapa del dictador coreano, en un museo popular.

      Mejor que tirado en un patio estaría, digo yo.

      Saludos & abrazos!

      Eliminar
  8. Doy fe de que es una miniatura de un tamaño impresionante. Su interés histórico justifica tenerlo en la vitrina, aunque sea un porototipo, al estilo de los malogrados "Leningrad". La reproducción es como todas las de la marca, muy buena en relación a lo poco que pide a cambio. No sabremos nunca si es fiel a la realidad ya que no queraron ni rastros de este monstruo. Pero la ventaja es que no le vamos a encontrar nunca los fallos!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ví del original fue en fotos de la época, y por lo que se aprecia la miniatura no estaba muy lejos (si acaso faltan las bandas blancas de las ruedas y poco más).

      Yo me conformo con lo que hicieron los chicos de Avtoprom.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!