El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 23 de diciembre de 2013

Honda Beat de NOREV




El Honda Beat fue un "Kei Car" diseñado por Pininfarina, siendo el último coche aprobado por Soichiro Honda antes de su muerte en 1991. Este vehículo, un roadster de dos plazas y tracción trasera, se produjo en un número inferior a las 34.000 unidades entre 1991 y 1996 y se diseñó con la vista puesta en formar parte de la categoría "Kei Car" japonesa: vehículos de pequeña cilindrada y tamaño que tenían que tener justificada una plaza de parking en propiedad, y de esta forma poder aprovecharse de una ventajosa fiscalidad.

El Beat se lanzó en dos generaciones (PP1 100 y PP1 110) que conocieron muchos cambios cosméticos y algunas versiones especiales, que desde luego nunca fueron vendidos fuera del archipiélago nipón. Como era habitual en Honda, la motorización de estos pequeños vehículos nunca fue sobrealimentada pero esto no quiere decir que no fuesen motores bastante sofisticados: sus tres cilindros y 656 cm3 se las arreglaban bastante bien para obtener unos 63 CVs gracias al sistema electrónico MTREC o "Multi Throttle Responsive Engine Control", que gobernaba independientemente la respuesta de cada cilindro. Para estos vehículos solo estaba disponible una transmisión manual y junto con el Suzuki Cappuccino o el Mazda Autozam AZ-1 fueron los precursores (más de una década antes) de automóviles como el Smart Roadster.

El equipamiento estándar consistía en el aire acondicionado, ventanas eléctricas, visera solar, cristal delantero laminado, luces halógenas y llantas de acero. Las últimas versiones estaban disponibles en colores especiales y llevaban algunos cambios estéticos menores, que intentaron animar unas ventas muy decaídas tras el éxito inicial. No obstante, con el tiempo fue considerado como un cochecito de culto en Japón llegándose incluso a entrar en el Libro Guiness de los  Records al reunirse en el circuito de Motegi en 2010 nada menos que 569 Beats.








En cuanto a la minúscula miniatura de NOREV se puede decir que es bastante digna en general aunque está lejos de lo que nos tiene acostumbrado la marca francesa en sus últimos lanzamientos en cuestión de precisión y calidad general. En esta ocasión el interior no convence demasiado y el pintado no causa ningún entusiasmo, pero el modelo apunta maneras gracias a algunos detalles externos (como las insignias, las ruedas o el frontal). También puntúa alto en su asequibilidad y originalidad, pues no es fácil encontrar miniaturas de Kei Cars en el mercado a precios razonables, por lo que podría merecerse un sitio en nuestra vitrina encuadrándola en el género de "curiosidades niponas".























8 comentarios:

  1. No lo conocía. Viniendo de Pininfarina, le veo en la resolución de los pasos de ruedas en los guardabarros, un cierto parecido con el Coupe Fiat de los 90s, que era contemporáneo de éste y tenía soluciones estilísticas parecidas. Me llaman la atención también las ópticas delanteras envolventes que llegan hasta el vano de las ruedas. Muy interesante modelo y bien reproducido por Norev.
    Saludos y aprovecho para desearte muy felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien visto la analogía con el FIAT Coupè (modelo que presentaré en breve). Para el precio de venta de la miniatura (muy bajo) es una opción a tener en cuenta... ahora que lo pienso, no conozco alternativas!

      Saludos y Felices Fiestas para tí también!

      Eliminar
  2. imagino que este coche, desde adentro, debe ser toda una experiencia.
    mucha tecnología y confort, en envase contenido,
    un modelo para recordar.
    lástima que estos atributos se pierden en die cast, un diseño modernoso, insípido que no motiva muchos detalles.
    es cierto que si este modelo lo firmara ebbro o hpi sería un compendio de detalles y florituras,
    pero esta vez norev no llegó a buen puerto.
    una lástima.

    ResponderEliminar
  3. Para la filosofía de este producto de bajo coste yo creo que Norev no lo hizo tan mal. Además es encomiable que una marca europea se atreva con clásicos japoneses, un terreno exclusivo para Ebbro o Kyosho (con la notable excepción también de NEO).

    Para mí está OK. Otra cosa es el modelo real, curioso pero que no me entusiasma.

    ResponderEliminar
  4. El auto me encanta, son muy lindos los pequeños deportivos. La miniatura, más en color amarillo, también. Sólo es reprochable el color gris uniforme del interior, así que miremos sólo por fuera.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debia ser muy divertido de conducir con sus 63 caballitos y su bajo peso. Aunque estaba limitado electrónicamente a 135 k/h.

      La miniatura cumple para lo que me costó.

      Saludos & abrazos!

      Eliminar
  5. In Poland, I have never seen such a car, but as they say, every day brings something new!

    Merry Christmas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Not only in Poland, this little car was solded only in Japan!

      Merry Xmas for you, friend! and thanks for visiting my blog!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!