El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mercedes Benz O317K "Jägermeister" de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 30 de junio de 2014

SIMCA Aronde 1300 Océane de IXO/Altaya



Pertenece a una colección temática francesa sobre SIMCA, publicada por la Ed. Altaya.


El Aronde ("Golondrina" en francés antíguo) fue una inicialmente el nombre de una berlina familiar francesa construida a partir de 1951. De esta serie existieron tres generaciones (modelo 9, 1300 y P60) totalizando una cifra de ventas de 1.400.000 ejemplares hasta 1963 cuando aparece su sustituto el modelo 1300/1500.

La versión 1300 aparece en el año 1956, incluyendo carrocería cabriolet "Océane" y coupé "Plein-ciel". Sus lineas estaban fuertemente inspiradas en el modelo norteamericano Kaiser de 1953, sobre todo cuando se observa la calandra. Estos Aronde recibieron el motor "Flash" de 1.290 cm3 y un salpicadero circular, además de revisar la dirección. Ese motor era de cuatro cilindros en línea, culata de aluminio, cadena de distribución y válvulas en cabeza y posteriormente evolucionó al "Rush", pero ya montado en el P60. El Océane es el heredero espiritual del mucho menos popular "Week-End" de 1955 y que solamente estuvo a la venta un año.

SIMCA elaboró un gran plan de márketing sobre sus modelos a través de campañas que incluían records mundiales de resistencia para alabar la robustez de sus vehículos. Así, en 1957 un Aronde de estricta serie fue retirado de la cadena de producción y fue llevado al circuito de Monthléry el 9 de avril para circular durante 38 días recorriendo más de 100.000 kilómetros a una media de 113 Km/h., hecho que fue conmemorado un año después con el lanzamiento de la berlina "Monthléry" que ya incluía el motor "Flash Spécial".


Lo dicho cuando analicé el Aronde "Week-End" valdría para enjuiciar este Océane: un excelente modelo de coleccionable que cuenta con buenos detalles y de calidad, con un correcto molde y una trasera muy buena. El interior y el frontal cumplen, sin más, pero en esta ocasión el pintado sufre de cierto exceso auque los cromados nos hacen perdonar ese fallito. Como también dije en aquella ocasión, la miniatura se encuentra a un precio ridículo y merece mucho la pena hacerse con ella. Magnífica colección la de SIMCA!


























14 comentarios:

  1. La version berlina fue muy utilizada como taxi, precisamente por esa robustez necanica que mencionas.
    Lineas muy sencillas, pero siempre digo que no hay cabriolet feo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De los Aronde hay muchos modelos en miniatura, ya pondré dentro de poco alguno más.

      Por lo visto era "carne de perro", como decimos por aquí para expresar dureza.

      y sí, casi todos los cabrios son bonitos pero hay gente a los que no les gustan.

      Abrazo!!

      Eliminar
  2. me encantó el modelo, sobre todo con ese interior tan detallado.
    en esos tiempos con interiores de cuerina y cromo, el modelo da justo para una buena reproducción.
    pulgares arriba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más bien simple pero está bien hecho, qué buena esa colección de SIMCA! Además suelen salir por 5 o 6 euros, para no dejarlos pasar.
      También está en rojo, el de la eterna colección de dioramas de "La Route Bleue".

      Eliminar
    2. me parece que rojo sería demasiado, como la foto que pusiste abajo.
      me quedo con el tono pastel, más apropiado para un cabrio sin demasiadas ambiciones deportivas.

      Eliminar
    3. Ahí deportivo poquito... Para andar por el paseo marítimo sí...

      Eliminar
  3. Coincido Antonio, fue una colección excelente la de Simca y es tan abundante y los precios tan ridículos que es aconsejable aprovechar ambas circunstancias y completarla. Creo que son los Simca definitivos de cualquier colección y además son coches por demás de interesantes por su variedad y excelencia de diseños.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que lo dudes, y si no en esta colección es complicado ver esos modelos por otro lado.
      Yo estoy a la caza y captura de algunos más que me gustan mucho, espero que vayan cayendo.

      saludos!

      Eliminar
  4. Qué cosa con Simca que no tengo ni siquiera uno, es una marca que nunca me llamó la atención.
    La miniatura, teniendo en cuenta lo que comentan que cuesta poco, se la ve muy cumplidora.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una marca que tuvo una historia muy complicada, que tuvo bastante presencia en España (pero solo cuando estuvo de la mano de Chrysler y el sr. Barreiros) y era muy conocida por eso. Pero solo para los viejos del lugar...

      Si nunca estuvo en Argentina lo mismo es por eso que no les suele llamar la atención, auqnue a mí eso me daría lo mismo (hasta los 80 nos faltaron muchas marcas por acá).

      saludos!

      Eliminar
  5. Por el frente el real parece un pequeño Thunderbird ! Será por el color..
    Y este es de los autitos que yo tendría en sus distintos colores disponibles porque con todos se vería bien por ser cabriolet, ademas de que cada color les dá una personalidad diferente.
    Magníifico modelo y bien detallado.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal que en esos años la inspiración venía desde vuestra orilla del mar... en esos años había mucha penuria por aquí y EEUU representaba riqueza y poderío.

      Bien dices, este cabrio en varios colores y cada uno tiene su personalidad. El color del mío es raro hoy, pero en esos días creo que se vería bastante.

      Muchas gracias por tu comentario y un saludo, Ed!

      Eliminar
  6. Me gusta mucho, un spider muy simpático; Simca siempre me trae las carreras a la memoria, debido a su asociación con Matra y los triunfos en las 24 horas de Le Mans de 1972/3/4.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí solo me suena SIMCA en las carreras por el SIMCA 1000 Rally, que era un bichillo de cuidado. Matra para mí tiene muchísimo más carácter deportivo sin duda.

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!