El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 27 de diciembre de 2016

Lancia Flaminia Berlina MkII "Giovanni Gronchi" de Ed. Atlas/NOREV




Pertenece  a la colección francesa "Coches de Jefes de Estado", de la Ed. Atlas.


La segunda serie del Lancia Flaminia berlina apareció cuatro años y medio después de la salida de la primera generación. Pudo verse por primera vez en el Salón de Turín de 1961 y presentaba con respecto a su antecesor mejoras en la mecánica, instrumentación y la posibilidad de fabricar el vehículo con el volante a la derecha. El periodo de producción finalizó en 1969, después de haberse producido 638 ejemplares y quedar sin sucesión hasta 1976 con la salida del modelo Gamma.

Incluso en Italia, el precio de la berlina era muy elevado ya desde el modelo más básico, pero este Flaminia era el automóvil de representación más lujoso que se podía adquirir en el país transalpino. Un coche amplio, con mucha calidad, confortable, con motores excelentes que no consumían demasiado y que llegó a ser escogido por el Estado Italiano para servir de transporte de personalidades nacionales y extranjeras en el marco de un fuerte desarrollo económico.

La nueva berlina había recibido importantes mejoras que pulieron un gran producto de por sí. Entre ellas destacaban la adopción de un nuevo eje de transmisión más corto, el aumento de la relación de compresión del motor (un seis cilindros en V de dos litros y medio con 110 CVs de fuerza), cambios en el tablero de mandos, intermitentes en las aletas delanteras, climatización mejorada y el abandono progresivo de los frenos de tambor en favor de los de disco. Para 1963 apareció un nuevo bloque de 2.8 litros con casi 130 CVs, lo que mejoró la velocidad punta de 160 a 170 Km/h, pero desapareciendo la opción de embrague automático.

Por último cabe destacar que existieron versiones muy especiales del Flaminia. Citaré la "Especial", con doble carburador y 140 CVs de potencia, doce unidades que se destinaron para la Policía y como coche de inicio en desfiles. Pero también fueron muy destacables las versiones abiertas para la Jefatura del Estado, creadas por Pininfarina y denominadas como 335.







Tengo hoy aquí presente una miniatura de una colección (no de kiosko) editada por Ediciones Atlas en Francia, siendo vendida por suscripción principalmente. Son modelos de vehículos que habían sido destinados a ser transporte de Jefes de Estado (tal cual nos señala el nombre de la colección), utilizando moldes de marcas conocidas como NOREV. El modelito de hoy por lo visto fue usado por el presidente italiano Gronchi y en la caja figura también que existe una relación con los JJ.OO de Roma de 1960, no cuadrándome que se hubiera usado entonces este modelo de la segunda serie del Flaminia (como vimos antes no apareció hasta 1961). Si querían haber sido exactos debieron utilizar un molde de la primera serie, el que no posee intermitentes laterales. En fin, por lo demás es una miniatura algo sobria y con poco detallado (sobre todo interior), con una delantera correcta pero con una trasera algo menos trabajada. El resto es muy "normalito" y no logra sacarnos en ningún momento algún gesto de admiración. Aconsejo esperar un tiempo y entonces veremos cómo bajan los precios de esta colección de miniaturas, bastante alto por el momento.




























11 comentarios:

  1. Modelo interesante y que casi por la trasera parece igual al SEAT 1500 incluso como el color que me recuerda mucho.

    Casi no parece ni un coche de estado si no mas bien uno de pudientes, aún así me gusta mucho se le nota la mano de Atlas.

    Saludos y felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Pau, parece una especie de "milqui" con esteroides...

      Pero debía ser un cochazo, por las medidas que he visto que tiene y el equipamiento. Hasta tres limpiaparabrisas llevaba detrás!

      Saludos!

      Eliminar
  2. La verdad es que esta miniatura no me cae del todo bien.
    Miro la foto del real y veo que los bordes cromados de las ventanas son por demàs incipientes,
    el modelo respeta la proporciòn pero el color aluminio se aleja mucho del cromado.
    Lo demas es normalito, como dices, me gusta el detalle de la trompa, se ve màs fino que el resto de la miniatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece un molde viejo con algunas mejoras, se le pone una caja bonita y ya le buscaremos la temática...
      Coincido contigo en todo.

      Es grave, doctor?

      Eliminar
    2. no, la coincidencia no es grave
      feliz año para ti, amigo mìo

      Eliminar
  3. Podoba mi się to auto;) nie mam w kolekcji ani jednej Lancii, nie wiem jak to się mogło stać, ale się stało... ;) czas nadrobić zaległości;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dla mnie Lancia jest jednym z moich ulubionych marek, ale w końcu znikną sposób. Muszę mieć Lancia, ale nowoczesne, a na pewno nie mają charakteru modeli marki ... ale to był dobry samochód.

      Nigdy nie jest za późno, aby nadrobić zaległości, przyjaciela.

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  4. Puede ser que no merezca hacer tambalear el presupuesto , pero si el modelo ya está en la bolsa hay que hacerle los honores . La nitidez de los reflejos hablan de una muy buena pintura y cromados , y el molde sigue perfectamente las formas del original , que no son definitivamente rectas ni curvas .
    Además , teniendo ya el landaulet 335 , hay casi un "imperativo coleccionista" de poseer tambien esta berlina , ¿no?

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De primeras es caro, para lo que es, pero lo debe haber en gran cantidad y además no es espectacular que digamos, así que es fácil encontrarlo de forma asequible.

      El Landaulet es una pequeña maravilla, y poco más cara que esta versión. Muy aconsejable!

      Abrazos!

      Eliminar
  5. Este Lancia es un cochazo, acorde al uso al que iba destinado. Como no creo que llegue a jefe de estado, me quedo con el Flaminia dos puertas y su airosa carrocería, pero esta versión tiene empaque y el encanto que le da su toma de aire sobre el capó delantero, común a toda la gama. Hay que resaltar la evolución estética del Flaminia como sucesor del Aurelia, perfectamente adecuada a los tiempos.
    Una vez más vuelvo a condenar los nuevos aires de Fiat al cargarse nuestra querida marca Lancia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La familia Flaminia... parece un trabalenguas, pero muchos carroceros trabajaron con esta base y se realizaron verdaderas maravillas. Cuando los italianos peleaban de tú a tú en el segmento "premium" con alemanes, franceses e ingleses...

      Yo también saco el pañuelo para llorar por Lancia, te lo aseguro. No sé en qué piensan estos italianos de FIAT.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!