El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 24 de marzo de 2017

General Motors PD-3751 Silversides "Greyhound"




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

Una de la serie de autobuses más emblemáticos de la compañía de transportes Greyhound sin duda fue la PD-3751, construida en gran cantidad durante la Segunda Guerra Mundial. Con sus flancos de color aluminio (lo que les valió el sobrenombre de "Silversides") y su moderno porte estos autobuses dieron mucho que hablar gracias a su comodidad y ciertos avances técnicos, como el chasis monocasco o la bodega inferior de carga.

Los Silversides son herederos directos (y por tanto sucesores) de los afamados 718 y 719, producidos hasta el final de la década de los años 30. El antecesor del nuevo modelo se presentó en la Feria de Chicago de 1939 con el número 1206 como nombre de prototipo, tratándose de un autobús de diez metros de largo con carrocería monocasco y transmisión "angle drive" (en esta arquitectura el motor va en posición trasera transversal y lleva su árbol de transmisión formando un gran ángulo).

Con el nombre más comercial (y definitivo) de PD-3701, el autobús de serie con esta numeración recibía 37 asientos y un motor que podía ser Diesel o bien un bloque General Motors 707 movido por gasolina. También fue presentada la versión de 41 plazas y ambas fueron destinadas a la compañía Greyhound siguiendo sus especificaciones.

La producción iba a buen ritmo, pero en 1941 los Estados Unidos entraron en guerra y todo el esfuerzo productivo de General Motors se enfocó en el ámbito bélico. Greyhound tuvo que esperar hasta 1947 para recibir nuevos pedidos (en concreto 2.000, de los cuales 1.643 fueron PD-3751 con especificaciones de motor Diesel Detroit de seis cilindros y dos tiempos de 190 CVs, con caja de cambios de cuatro velocidades no sincronizadas). Los 3751 dieron problemas con la transmisión "angle drive" a causa del mayor par motor que proporcionaban los motores diesel, no resolviéndose el problema ni con la adopción de un motor híbrido gasóleo/eléctrico con convertidor de par. La solución solamente llegó tras adoptar una caja de cambios manual que exigía mucho del conductor, ya que las marchas no eran sincronizadas y había que dominar el "arte" del doble embrague (sobre todo al bajar puertos de montaña). La suspensión era la clásica por ballestas y no sería hasta 1953 cuando se sustituyó por la neumática (en el modelo PD-4104), pero al menos el aire acondicionado era opcional necesitando el compresor un pequeño motor diesel para su funcionamiento. Esos modelos entonces pasaban a ser PDA-3751.

La supremacía de GMC en los años 50 fue tal que acaparó el 80% del mercado de los autobuses, pero eso mismo hizo que el Gobierno norteamericano pusiese sus ojos en la empresa ya que las leyes "anti trust" no veían bien que Greyhound acaparase tantos autobuses. Así, General Motors tuvo que proveer también sus motores y transmisiones automáticas Allison a otros constructores, equipando la casi totalidad de todos los autobuses que se produjeron en Estados Unidos. En cuanto al fin de la producción del PD-3751, ésta tuvo lugar rápidamente a principios de la década de los 50 para dejar paso a la serie PD-4103.







Tenemos aquí a otro llamativo autobús "yanki", con su cuerpo de aluminio ondulado estilo Streamline y reminiscencias aeronáuticas que imagino debía ser una especie de "ovni" visto desde una perspectiva europea más clásica (solo había que ver las producciones alemanas coetáneas para hallar la diferencia). En este caso el trabajo IXO con la carrocería de la miniatura es más efectista que otra cosa y existe algún fallito en los remates, aunque poca cosa. Como sigue siendo habitual el interior es demasiado simplista pero al menos casi no se muestra  a causa de sus diminutas ventanas. Y poco más que decir de este ejemplar, si no que hace poco presenté a su "primo" ruso el cual me pareció más logrado y vistoso, siendo este Greyhound también uno de los modelos de la colección que yo rescataría del kiosko.




































33 comentarios:

  1. Visto en innumerables películas, siempre daba la sensación de estar hecho con chapas onduladas de las que se usan para techar. La miniatura se ve bien, con cromados donde tiene que tener, el resto era color aluminio, muy bien presentada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos era eso, se hacía con placas corrugadas de aluminio.
      Es un modelito perfecto para poner en diorama con algunos coches de los tuyos de los años 40/50!

      Saludos!

      Eliminar
  2. Siempre he pensado que en los años 50 y 60 los EE.UU llevaban al resto del mundo un avance espectacular en todos los terrenos y en el caso que nos ocupa el del motor también era notorio, como dices tal vez sea herencia del conocimiento aeronáutico.
    Bonito Galgo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudas, aunque la guerra perjudicó mucho a la industria europea. Pero se están quedando muy atrás, ya no hay casi marcas yankis que descollen (Ford en Europa es más alemana que otra cosa y está imponiendo sus modelos al resto).

      Saludos!

      Eliminar
  3. Otro que se anota en la larga lista de futuribles para hacer compañía al otro galgo.

    Con este frontal me gusta mas que el anterior de esta misma compañía.

    Gracias por mostrarlo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aunque no es de los mejores, sin duda merece la pena completar al resto de los GMC.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Me sorprendiò el "angle drive", me hubiera gustado hurgar en esa transmisiòn.
    Pero màs me sorprendiò el motor de dos tiempos, imagino que debiò ser muy sucio y contaminante para un vehìculo en el que va gente adentro.
    El modelo es una maravilla, casi poètico, me encanta los mil detalles de la cola, casi màs que los de la trompa.
    Pero el volante sobredimensionado, sin color y mal colocado, me resulta imperdonable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imperdonable hasta que ves que te costó 19,95 euros... por eso yo le pongo la mano al modelo.
      De todas formas es sencillo abrirlo y hacerle algunas pequeñas modificaciones, yo lo haría pero sería una fatiga hacerlos a unos 35 autobuses más.

      Mejor lo dejaré para la jubilación.

      Eliminar
  5. Unos cuantos kilómetros (entradas) después del 600, volvemos a encontrar un Greyhound. El blog es una “road movie”.
    Otra vez un GMC, en este caso de “Regreso a Bountiful”, porque es, en la película, el segundo autocar que toman las damas Geraldine Page y Rebecca de Mornay. Y allí, en sus amplios asientos, intercambian confidencias y cuentan sus vidas como sólo puede hacerse en el ambiente propicio de las grandes distancias.
    Luego la despedida. La mujer joven de los ojos claros, Rebecca, la del vestido azul, el sombrerito y los guantes blancos, sube a un tercer Galgo, dejándo huérfanos a los que nos hemos enamorado instantáneamente de ella. Mientras la mujer mayor, la sin par Geraldine, se queda en la estación del cruce, a la espera del Oscar que le concedieron por su inolvidable actuación.
    Qué grandes los galgos GMC. Qué grande es el cine. Y qué grande es el blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto don Bernardo, los GMC de Greyhound son tan animales cinematográficos como la Garbo o don Humphrey.
      Me suena la escena que comentas mucho, así como el nombre de la película. Habrá que volverla a ver.

      Y sí que daría tiempo a romances, confidencias y de todo... teniendo en cuenta que este bicho plateado no pasaba de 80 km/h.

      Abrazos!

      p.d. Gracias por el piropo, pero los verdaderos protagonistas son los modelos y ustedes. Yo en todo caso, de actor secundario!

      Eliminar
    2. Fíjate si me ha gustado el tema Greyhound que, nada más escribir el comentario anterior, he tomado el metro para comprar (por 27,50 Euros) el PD-4501 que presentaste en su día, y que me estaba llamando a voces (tres semanas resistiéndome) desde un escaparate madrileño. Qué grande es, ya veré donde ponerlo. Siempre puedo colocarlo en la estantería, delante de mi breve colección de libros de cine.
      Y aunque tu modestia natural te impida aceptarlo, gracias maestro.
      Saludos.

      Eliminar
    3. Gran idea, sin duda es el GMC de los que tengo que más me ha gustado. Lo pongas donde lo pongas llamará la atención, además de recordarte esas maravillosas películas.

      Gracias, de nuevo, a ti.

      Saludos!

      Eliminar
    4. Bernardo , en ese momento tendrías que haber puesto "La mano que mece la cuna".El embeleso por la pálida y sutil Becky se te hubiera ido transformando poco a poco en miedito ...

      Eliminar
    5. ¡No me lo podía creer! ¡Me la habían cambiado! Rebecca (sí, era ella) destilando odio por los ojos azules que me habían conquistado. El cine entero moviéndose, retorciéndose cada espectador en su butaca. Una viejita en la fila de atrás llegó a decir en voz bien alta: "¡¡y será capaz de hacer algo a los niños!!"... Qué descarga al salir y respirar al fin el aire de la noche madrileña.
      Yo creo que después de esas dos pelis no ha tenido la suerte de hacer otra buena. Eso sí, su capacidad de interpretación, bordando dos personajes tan distintos, dice mucho de su categoría como actriz.
      Permitid que os recomiende (aunque conviene verla dos veces por su complejidad) la película L.A.Confidencial, que sin Rebecca, sin niños, pero con el mismo Curtis Hanson a los mandos, es capaz de mover no sé si el mundo, pero sí las estructuras sociales y policiales de Los Ángeles.
      Y Antonio, perdona por extenderme tanto sobre cine. Es uno de mis puntos flacos. Empiezo y no acabo.
      Saludos para los cinéfilos que aman todo lo que tenga motor y ruedas.

      Eliminar
    6. Bernardo, no hay nada que perdonar, ustedes pueden hablar de lo que quieran! Además particularmente soy aficionado al cine, desde un buen musical (estoy deseando ver "La La Land") hasta la película de las películas (léase "El Padrino"). Además siempre llevo muchas BSO en el coche, sobre todo disfruto mucho con el maestro Morricone o John Williams (aunque también últimamente me encanta Ghiaccino).

      También me gustó mucho "LA Confidencial" y "La mano que mece la cuna", qué habrá sido de doña Rebecca...

      Así que no te cortes, amigo!

      Saludos para tí también, y para don Marinig.

      Eliminar
  6. Patrząc na malowanie myślałem, że znam ten model. Szybko jednak okazało się, że to zupełnie inny autobus i muszę przyznać, że naprawdę mnie zaskoczyłeś :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Być może jest w innych kolorach, ale wiem tylko mu w tym. Nie wiem, czy jakakolwiek inna marka zrobił to wcześniej.

      W każdym razie, jest wysoce zalecane, z wyjątkiem środka.

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  7. ¡Cuántas horas habrá pasado desdibujando sus nalgas en estos GMC el pobre Dr. Kimble , huyendo del implacable Tte. Gerard y persiguiendo al esquivo "hombre manco"!
    Aunque el modelo no tuviera tan bien hechas las rejillas del lado derecho , o la impresión de los galgos , por ejemplo , el sujeto tiene tanto metraje acumulado que es un clásico . Si coleccionás buses , tenías que tenerlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya te digo... yo era pequeño para haber recordado la serie, pero la gente de cierta edad recuerda mucho todavía al "Fugitivo".
      Y tienes razón, si hablamos de autobuses estos GMC tienen que estar sí o sí, junto con el Routemaster de dos pisos inglés (que no tengo pues no me gustó) o el SAVIEM parisino, por ejemplo.

      Abrazos!

      Eliminar
  8. Hola Antonio ¿Cómo estás?
    Que bella pieza, no parece ser un Coleccionable de Revistas, tiene unos detalles increíbles.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola don Ramiro, ando bien, espero que tú también!

      Por fuera tienen buena pinta, lástima de los interiores pero por su precio tan bajo uno no puede estar disgustado.

      Saludos y hasta pronto!

      Eliminar
  9. Literalmente este clásico te transporta a la época. Ahora mismo recuerdo algunas tomas de películas en que se le he visto coma la típica escena del recluta abordando para ir a enlistarse. Hasta provoca nostalgia por algo que no vivimos pero nos contagia gracias a la magia cine.
    Fabuloso ejemplar el de escala para un super clásico del transporte.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, siempre que salían estos autobuses solíamos ver a algún recluta o una señora con su elegante sombrero.
      Es como si también formasen parte un poquito de nosotros, sobre todo si eres cinéfilo tal y como dijimos por arriba.

      Saludos!

      Eliminar
  10. Zawsze mnie zastanawiały te maleńkie okienka w amerykańskich autobusach;) model bardzo mi się podoba, oddaje urok prawdziwego autobusu. Jest masywny, sprawia wrażenie solidnego i trwałego;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Z pewnością te okna uprzywilejowanych sztywność. Tak samo samolotu pasażerskiego potem ...

      Jest to miły miniaturowy ale z pewnymi wadami, jest przynajmniej tanie.

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  11. Hola Antonio! Soy Josep, de Salou. Precioso este Greyhound. Parece como si la miniatura y el modelo real fueran el mismo vehículo en tus fotos! Que buena colección aunque los interiores sean discretos. Es una gran oportunidad para los coleccionistas poder contar con esta variedad de modelos a estos precios. De otra manera, sería muy difícil conseguirlos, no solo por lo caros que resultarían, sino porque los catálogos de los fabricantes tradicionales no son tan extensos. Además, los manitas pueden mejorar mucho los interiores sin tener que dejarse medio sueldo o la pareja por el camino.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya van quedando menos autobuses, pero se anuncian algunos francamente buenos... lo malo es que ya no voy apenas por Nantes y no podré traerme los buenos: el Pegaso de Barcelona o el Hispano Suiza. Si los queremos, habrá que preparar billetes...

      En lo demás estoy contigo.

      Saludos!

      Eliminar
  12. Al ver las fotos del colectivo (autobús para uds.), tan plateado, con el galgo en sus laterales y el cartel de San Francisco, me vino a la memoria un viaje a principios de los setenta a esa ciudad. Imposible olvidar el micro. Eso si, fui a San Francisco en Córdoba (Argentina), no a la bella ciudad californiana llena de subidas y bajadas. Pero el recuerdo es el mismo!
    Leí los comentarios, y aprendí mucho de cine (gracias Bernardo y Pablo!).
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da la curiosidad de hacer un viajecito en uno de éstos, para comparar con lo moderno.
      Mejor si es por Estados Unidos, para ambientar...

      Abrazos!

      Eliminar
  13. Visto a primera vista, parece un misil, jaja! Me imagino que lindo quedara al lado del otro GMC (el new look) otra pieza muy linda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para hacer el completo me faltaría el escolar amarillo, que creo que terminará cayendo pues se consigue barato en España.

      A falta de que saquen alguno más, claro.

      Eliminar
  14. Que belleza este GM Antonio, me encantó.
    Hasta ahora todos los buses uno mejor que el otro, enhorabuena que pueden hacerse de ellos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez está más complicada la cosa si no te quieres gastar entre 35 y 45 euros por pieza. Y esos ya son otros dineros. La cosa es que no se ven por los sitios que frecuento en Francia, así que ya no puedo conseguir todos los que quiero... sin enfrentarme a un divorcio.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!