El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mitsubishi Lancer A70 1600 GSR de NOREV (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 4 de abril de 2018

Pegaso 5061 Comet Seida "Empresa Cuiña" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


El chasis del camión Pegaso Comet también sirvió de base para la construcción de autobuses frecuentemente carrozados por Seida. Estos vehículos tuvieron mucho éxito en España y contribuyeron a modernizar el exiguo parque automóvil de la posguerra, siendo además un nexo de unión entre la industria española y británica.

A principios de la década de los 50, Pegaso sin duda era la marca "buque insignia" de la industria automovilística española. Realizaciones como los elegantes deportivos Z 102 o el revolucionario Z 103 "Monocasco" dieron prestigio a la marca, pero en la práctica no ofrecieron rendimiento económico ninguno. La marca del caballo alado vivía de sus camiones, pero la competencia (es decir, Barreiros) llegó a fabricar vehículos casi por la mitad de precio y obtuvo por consiguiente mucha cuota de mercado.

Era necesario buscar nuevos aliados y uno de ellos fue la inglesa Leyland, quien a su vez estaba interesada en entrar en el entonces cerrado mercado español. Así, en 1949 se crea la filial ibérica para comercializan sus vehículos, aparte de traer componentes como ejes y chasis que ENASA aprovechó. Fruto de esa colaboración nació en 1957 el Pegaso 1031, pero desafortunadamente su motor diesel procedente del "Barajas" era muy caro y el camión no salía demasiado rentable.

Leyland afortunadamente estaba ahí para proporcionar sus bloques diesel O 680 que ya habían equipado a los autobuses urbanos Pegaso 5022 de Madrid, unos motores muy fiables que acabaron siendo escogidos para el nuevo camión "Comet" lanzado en 1961. Además se surtió con diferentes longitudes de chasis, con la idea puesta de ser usados también en el transporte de viajeros.

En aquellos años existió un aumento del turismo, un negocio que ENASA no podía dejar de aprovechar y para ello la empresa ofreció sus chasis y red comercial. De vestirlos se ocuparon empresas como Hugas, Maiso o Seida, quienes tomaron la serie 5061 y 5062 para acoplarles unas carrocerías de inspiración americana. Esto se percibía claramente en los cromados de la calandra, el parabrisas dividido, las formas redondeadas y la galería del techo, un diseño que a partir de mediados de los sesenta acabó evolucionando a unas formas rectangulares que aprovechaban mejor el espacio, como se pudo ver en el modelo 5061 DR.

El modelo que hoy nos ocupa, un 5061 de 9 toneladas perteneciente a la gallega "Empresa Cuiña" (que actualmente sigue prestando servicios) no escondía su origen de camión pesado, pues las ruedas traseras gemelas y su motor delantero longitudinal lo delataban. Previsto para 44 pasajeros en versión autocar, el Comet 5061 podía alcanzar una punta de más de 100 Km/h gracias a su motor diesel 9090 de seis cilindros en linea y 6,55 litros de cubicaje, entregando una potencia de 125 CVs. La transmisión era gobernada por una caja manual de cinco velocidades y la suspensión contaba con ballestas y amortiguadores hidráulicos delante y detrás, encomendándose la labor de frenada a cuatro clásicos tambores con mando neumático. Este autobús poseía una imagen moderna, pero lo estropeaba en cierta medida la estructura del techo con banquetas para acoger pasajeros; algo anacrónico ya en los años sesenta pero que dotaban de indudable encanto a este autobús norteño.











Esta pieza de la colección de los autobuses mundiales de Hachette ha sido largamente esperada por el aficionado español, con la "espinita" clavada de que haya tenido que ser una editorial extranjera quien lo saque. Sea como sea, se anuncia otro modelo nacional para dentro de poco (un Barreiros) siendo muy de agradecer que se hayan seguido acordando de nosotros. Pero en el caso de la réplica de hoy podemos estar contentos por la vistosidad del conjunto y la constatación de que el modelo real haya sido restaurado por las sabias manos del taller de la Empresa Cuiña, salvando al ejemplar de la desaparición.

La miniatura cuenta como datos positivos el hecho de contar con un buen detallado externo en el que la trasera (para mí) es superior a la delantera, con esa parrilla demasiado plasticosa que no me convence mucho. Toda la zona del techo es correcta también, así como el pintado, pero la "cristalería" se ve de baja calidad y opaca el interior, que por una vez es algo más correcto de lo habitual. Sea como fuere es un modelo imprescindible para nosotros y por el precio que cuesta en los canales habituales puede ser recomendable también para el resto de los amigos coleccionistas del resto del mundo.




















                                       El ejemplar restaurado está en régimen de alquiler












17 comentarios:

  1. Aquí estamos ante la duda: ¿Pasamos por el aro y pagamos el sobreprecio o dejamos esperar las, quizás, últimas oportunidades de poder hacernos con un autobus Pegaso?
    Es difícil elegir, porque no sabemos si SALVAT lo sacará en su web un año de éstos o habrá que esperar más, cosa que solamente puede aumentar su rareza, y por tanto su precio.
    Porque el bicho tampoco es como para perder la cabeza. Es bonito, sí, pero lo que se pague por él no lo va a valer. Sentimentalmente no tiene precio, pero en valor miniaturil no está tan claro.
    Está difícil la elección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa es que si uno tiene prisa y es un "agonías" entonces debe pasar por el aro y pagar los precios abusivos que piden en los sitios habituales. O bien, si se tiene paciencia mejor esperar y ahorrar unas "perrillas". Cada uno sabrá lo que hace...

      Yo le doy el valor de lo inédito, salvo que Otero o marcas afines lo hayan recreado nunca lo había visto antes a este Pegaso. Supongo que muchos esperarán que aparezca en la tienda online de Salvat, como pasó con los otros autobuses hispanos.

      En todo caso, ojalá no pase como con el archifamoso Pegaso de Campillo.

      Eliminar
    2. "Sentimentalmente no tiene precio"
      Para todo lo demás existe Mastercard...

      Eliminar
  2. Me gustó el Pegaso Comet, me gustan los colores, la parrilla delantera, la cola, la escalera...
    Una duda, ¿el logo en el frente está sobredimensionado? Lo veo muy grande, pero hablo sin conocer. En el techo, ¿lleva tres hileras de asientos?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El frontal es un pequeño desastre si te digo la verdad... o al menos en mi unidad. Entre el acople tan malo de los cristales (vaya rendijas!), los faros, las luces pintadas y ese cromado tan falso no te discutiría en nada lo que dices del logo. Pero no sé si te refieres al del caballo o al letrero tan horrible encima de la parrilla (igualmente olvidable también).

      En el techo hay un "gallinero" de tres filas, en efecto.

      Abrazos!

      Eliminar
    2. Jajaj, ¡no es para tanto! Al cromado le podés pasar un pincel con pintura negra rebajada con agua, cosa que le de más realismo a esa parrilla.
      Me expresé mal, disculpas: me refiero al escudo que está arriba del parabrisas, ¿es un caballo? Viajar en ese gallinero puede haber significado un bello paseo en días con temperaturas entre 20° y 30°, pero sin sol. Ahora, en invierno con mucho frío, sería un buen lugar para pasear suegras, ja!
      Abrazo!

      Eliminar
    3. Claro que es un caballo, es Pegaso! (Pero sin alitas...).
      El tamaño no parece incorrecto, era un medallón bastante grande.

      Arriba y en el norte de España... Por Galicia suele llover pero no tanto como se dice, y ahí directamente no podrías viajar en Andalucía gran parte del año, quedarías como un pollo frito, o la suegra en su defecto.

      Abrazos!

      Eliminar
  3. Airiños, airiños aires,
    airiños da miña terra;
    airiños, airiños aires,
    airiños levaime a ela.

    Este bus esta realmente "polenta". ¡Gracias a Dios que al real le pusieron ese gallinero, por anacrónico que fuera! De lo contrario nos hubieran privado de gozar de ese detalle en la miniatura.
    Si estuviera en mi temática y más todavía si yo fuera "gaita", decididamente engrosaría el gremio de los "agonías" (Buen calificativo; mi mujer usaba una expresión menos elegante y acompañada de una sonrisa sarcástica cuando me veía poseído de apasionamientos semejantes ...).
    Como siempre, la importancia de los fallos que pueda presentar una miniatura es directamente proporcional a la urgencia que sintamos por resolverlos. Como dijo Juan más arriba, con unos lavados de pintura el frontal puede quedar de perlas. Si hay hendijas en ventanas o parabrisas se pueden rellenar con cola vinílica, o mejor aún, con liquido Humbrol Clearfix.
    Y también se puede gozar el modelo tal cual está, que no es poca cosa.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero: son de Rosalía de Castro los versitos?

      Bueno, otro "galleguiño" por el Garaje... Se ve que la visita de los especialistas en escaneado a la empresa Cuiña fue fructífera! Yo me sospechaba algo desde que entré a cotillear en el Facebook de dicha empresa cuando investigué sobre el Hispano Suiza (te acuerdas del modelo?) y leí algo de que también se pusieron manos a la obra con el Pegaso... ahí lo sospeché.

      Lo de "agonías" es una expresión que solemos usar mucho por Sevilla, al igual que unas zapatillas deportivas para nosotros son "botines", unos shorts son "calzonas" y una botella de cerveza Cruzcampo es una "litrona". Crecí con todo esto, y lo sigo escuchando a diario, Capo.

      Así que bienvenido al gremio de los "agonías" (creo que todos más o menos en alguna vez tuvimos el carné de ese club).

      Es una pena lo de los fallos, pero en tus manos solo habrían sido una anécdota sin duda. Tal cual dices, tus remedios deben ser "mano de santo" sin duda.

      Y para duda la que me queda a mí: dónde diantres aprendiste estas "mañas"?

      Abrazo y gracias, como siempre, por darte una vueltecita por aquí, Capo!

      Eliminar
    2. Efectivamente, los versos son de doña Rosalía. Acá hubo muchos que se la trajeron en el corazón.

      Me acordaba del Hispano Suiza, pero no tenia presente su relacion con este Pegaso y fui a refrescar. Es bueno que aunque no haya aparecido en los kioskos por allá pudieras conseguirlo.

      Y volvemos a Galicia! A cada una de esas mañas o truquitos de cualquier actividad solemos llamarla "yeite", una palabra lunfarda que deriva del gallego xeito: modo, manera.
      Muchas de esas mañas andan dando vueltas por ahí; hay gente a la que le gusta compartir y las cuenta. Otras surgen de experimentar; por ahi, de cinco ideas una puede llegar a ser útil.

      Un abrazo!

      Eliminar
    3. Gracias por el intercambio de expresiones, me gusta mucho aprender estas cosas, Capo.
      Y lo tuyo ya veo que fue tomar por el camino del autodidacta, camino que llegó a muy buen puerto.

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Przed ostatnie zdjęcie wydaje się tak realistyczne, że trudno poznać czy to model czy oryginał;) bardzo fajny, dla nas z w Polsce całkowicie egzotyczny, autobus;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nie tylko dla Polski ten autobus był egzotyczny poza Hiszpanią ...
      To szczęście, że ta kolekcja (i francuska!) Zabierz te modele z zapomnienia, których nie znałem.

      W tej chwili był tylko jeden Polak (myślę, że masz Jelcz), mam nadzieję, że jest jeszcze więcej twojego kraju.

      Pozdrowienia i podziękowania za komentarz!

      Eliminar
  5. Muy linda la combinación de colorees y esa tipografía de letra bastante barroca que lo emparenta un poco con nuestros colectivos. Un poco gruesa la escalera de atrás, y quizás un poco necesitada de sombreado esa gran parrilla cromada, por lo demás una preciosura.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le han metido unos cuantos detalles un poco bastos, pero alguien con más maña y medios seguro que lo dejaba de lujo! (yo pensaba en ustedes...).

      Saludos!

      Eliminar
  6. Este lo tengo en la lista de pendientes por qué siendo Pegaso y con decoración Española debe caer si o si.

    La suerte de los Franceses aquí se desea, esperemos que Salvat nos lo ponga ala venta por qué a más de uno nos dará una buena alegría


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me hice con el Barreiros también, y aunque ambos son recomendables creo que el Barreiros me gustó más, aun siendo más sencillo.

      Me imagino que acabarán apareciendo en la tienda de Salvat tal y como pasó con los otros españoles.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!