El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 28 de agosto de 2013

Lancia D20 "Mille Miglia 1953" de Starline



Cuando se unen nombres tan punteros como Lancia, Pininfarina y Vittorio Jano no pueden sino suceder cosas maravillosas en el ámbito de los automóviles deportivos. En este caso nombres unidos para crear un nuevo proyecto denominado Lancia D20 con el objetivo de crear una máquina dotada de alma deportiva que aportase gloria a la casa turinesa.

Nacido en 1953, el D20 es fruto del deseo de Gianni Lancia (hijo del venerable Vincenzo) por ver más  involucrada a la marca en acontecimientos deportivos. Así, tras unos tanteos iniciales con el Aurelia B20, la marca tomaría parte como actor principal y no secundario como hasta entonces (Lancia solamente asistía a los pilotos privados que deseaban competir). Para ello, creó un equipo oficial que debía correr con el nuevo D20, un coche que no era la enésima versión del B20 si no un nuevo producto que se diferenciaba netamente de su base.

Diseccionando al modelo, encontramos que su "alma" inicialmente estaba encarnada en un bloque motor de dos litros y medio con seis cilindros en V alimentados por 3 carburadores de doble cuerpo, proporcionando unos 180 CVs, y que estaba embutido dentro de una fluida y elegante carrocería tipo coupé, otra obra maestra de Pininfarina. Como era habitual también se podía encargar bajo la forma de un spider (versión que se hizo célebre en la Panamericana).

Una vez en el mundo, al D20 se le acumuló el trabajo: participó en poco más dos meses (de abril a junio del 53) en siete eventos con resultados alentadores, entre los que destacó un tercer puesto en la durísima "Mille Miglia", en las que se inscribieron 5 berlinetas (cuatro con el evolucionado motor de tres litros y la quinta, una "experimental" dotada con el motor de 2,5 litros). La número 616, conducida por Clemente Biondetti (de copiloto, Barovero) y que es el objeto de la reproducción de Starline consiguió un meritorio octavo puesto (ya llegar era toda una hazaña) teniéndoselas que ver con el Alfa Romeo 6C de Fangio (que acabaría segundo) o una nube de Ferraris. Biondetti venía fortísimo, pero por una avería en los últimos kilómetros se vio obligado a llegar casi en ralentí, llevándose la mayor gloria su compañero Bonetto al conseguir el tercer puesto.

No pararía ahí la carrera deportiva de estos bellos Lancia, si no que se los pudo ver en Le Mans contra los habituales Jaguar, Ferraris o Alfa Romeo de la mano de Froilán González (recientemente fallecido). Estuvieron también en la Targa Florio como ganadores, en el Gran Premio de Portugal o en el Autódromo de Monza, haciendo su última aparición en la "Coppa Della Consuma" en Toscana el 5 de julio de 1953 (marcando un segundo lugar en el podio). Su sucesor, el D24, sería el encargado de mejorar los resultados.


Starline vuelve a repasar aquellas páginas de gloria deportiva dedicando su pequeño homenaje al D20, bajo la forma de coupé y transmutado en un molde muy fino y elaborado. Como siempre, el pintado es ejemplar y hace un bonito contraste bicolor junto con la gran cúpula trasera que deja ver la rueda de repuesto y la conducción del combustible. Se intuye que el interior no está nada mal, pero en esta ocasión no se nos revela claramente debido a la pequeñez de las ventanas laterales. Bonito frontal, aunque un poco estropeado por los "pinchitos" de los faros pero que no ensombrece nada al modelo de una gran-pequeña marca del Diecast que parece que ya abandonó ese mundo...












En la foto, Biondetti muestra en su rostro la fatiga acumulada en las Mille Miglia del 53.









7 comentarios:

  1. justo hoy estuve mirando este modelo en un negocio de autitos,
    me encantó!
    esa calandra en forma de escudo, el capot, el techo de otro color, el auxilio que se ve por la ventana, todo!

    ResponderEliminar
  2. Casualidad! bueno, entonces ya sabes cómo es más o menos.

    Me recuerda un poco a nuestros Pegasos, más o menos contemporáneos de este modelo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Bellísimas líneas!! Lástima que sólo haya sido un "animal de las pistas"... La miniatura es preciosa y su precio es para aprovecharla, pero lamentablemente no encaja en mi "target" por no haber calzado nunca un par de paragolpes...
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Hoy en día solo queda un ejemplar, en un museo de Holanda creo. A mí siendo Starline, me vale.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Espectacular, hace tiempo que lo vengo viendo en Mercado Libre, y ahora en Ebay. Creo que septiembre sería el mes justo para hacerme con él, ¿no te parece Antonio? Aparte esos colores le quedan muy bien. La Mille Miglia es para tener una colección exclusiva sobre ella (lo mismo la carrera Panamericana).
    Espero acordarme de este D20 cuando compre el mes que viene.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Septiembre y en cualquier mes, Juan, es un bonito modelo siempre!
      Pero no pagues mucho, alrededor de 10 euros ya está bien.
      Si puedes más, lo tienes de otros fabricantes con muchos más detalles.

      En cuanto a colecciones, me imagino que a tí te interesaría primero tener los de la Panamericana. Yo de las MM ya tengo, a lo tonto, más de 15 modelos y todos me gustan mucho.

      Si al final te decides te adelanto que tienes bastante material gráfico para completar la entrada, Juan.

      saludos y abrazos!!

      Eliminar
    2. Antonio, me gustan tanto las autos de la Panamericana como de la Mille Miglia; por ahora sólo tengo 3 y 5 respectivamente. Ya llegarán más, te lo aseguro.
      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!