El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 21 de octubre de 2014

Lancia Trevi Bimotore de NOREV



Pertenece a una colección temática sobre Lancia de la Ed. Hachette.

El Lancia Beta Trevi era un automóvil italiano del segmento medio/alto producido en la fábrica de Chivasso entre 1980 y 1984. De estos automóviles solamente se llegaron a fabricar unos 40.000 ejemplares, siendo todos ellos berlinas de cuatro puertas con un corte muy clásico que derivaban del Lancia Beta (de hecho, "Trevi" es la contracción de "Tre Volumi"). El Trevi fue presentado al público en el Salón de Turín de 1980 pero solamente dos años después ya se mostró el modelo que dio cierta fama deportiva al Trevi: se trataba del Volumex VX con compresor volumétrico que acoplado a su motor de dos litros biárbol carburado conseguía obtener 135 CVs.

Para 1983 se perdió la denominación Beta y el modelo a partir de entonces se llamó solamente Trevi, cambiando levemente la estética del modelo y cambiando el carburador del motor de dos litros por la inyección electrónica. A pesar de ser unos vehículos muy válidos, elegantes y con unos acabados de calidad lo cierto es que no tuvieron buenas ventas ni en Italia, ya que les hicieron sombra (debido al precio sobre todo) las propuestas de FIAT con su 131 y posteriormente el Regata. Actualmente son vehículos muy raros de ver y quedan muy pocos en circulación, por lo que es un modelo bastante poco conocido n aún para el aficionado.

La versión más experimental y carismática fue sin duda la Bimotore, que como su nombre deja adivinar incorporaba dos motores. Esta berlina se concibió solamente con el fin de que el fabricante de neumáticos Pirelli experimentase unas nuevas gomas para el Lancia Delta S4 y su tracción integral. El proyecto se realizó bajo la dirección de Giorgio Pianta, un corredor italiano que colaboraba en Abarth. Tras un mes de trabajo, los ingenieros acoplaron dos bloques provenientes del Trevi Volumex aunque con sus potencias elevadas en quince caballos más (150) que movían las cuatro ruedas. Se dejaron los dos cambios de marchas pero comandados por una sola leva y era posible variar la potencia de cada motor, pero resultó ser un vehículo delicado de conducir ya que su peso era de solamente 1.200 kgs. y la potencia conjunta de 300 CVs... sin control electrónico! Como es natural se modificaron los marcadores del salpicadero y también se tuvo en cuenta el altísimo consumo de la "macchina", del orden del litro de gasolina cada 2,5 kilómetros solamente, por lo que hubo que instalar un depósito de 130 litros de combustible.

Hoy en día este curioso ejemplar (y único) se puede ver en el Museo Histórico de Lancia en Turín, vestido en una tonalidad que recuerda al rojo Amaranto del Fulvia HF y recorrido por una banda con los colores amarillo y azul que representan a Turín.



Una vez saqué del blister la miniatura de este vehículo tan particular ya ví algo que no me gustó y bastante evidente: la malísima aplicación de la pintura o bien la horrible calidad del molde, que puede que esté afectado por la "peste del Zinc" (algo que ha ocurrido más de una vez en la casa francesa NOREV). Esto me defraudó bastante pues aunque es una miniatura de coleccionable y barata me parece que el modelito es correcto y tiene detalles interesantes sobre todo en el exterior (el interior por el contrario es muy poco destacable). Si podemos conseguirlo sin el defecto mencionado se convierte entonces en un buen modelo de una clase de automóvil bastante raro y desconocido, con unos colores bastante bonitos y una trasera y delantera que no están nada mal, siendo además miembro del escaso club de automóviles con doble motor "injertado".






















20 comentarios:

  1. a ver si entendí:
    el primer motor está adelante y el segundo atrás de los asientos?
    se llega a él abriendo las puertas posteriores?
    me sorprenden esas tomas de aire en las puertas, supongo que son los radiadores, quizás incorporados a las puertas o fijos adentro.
    es interesante, muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el motor acoplado es trasero en posición central.
      Me imagino que se quitaba la tapa superior (se ve en la miniatura) y por ahí se accedía, a través del maletero y asientos posteriores.

      Todo un "poema"...

      Eliminar
    2. quizás incómodo para llevar los chicos a la escuela, pero igualmente delicioso

      Eliminar
  2. Idea loca, muy loca.
    De bimotores si quieres ampliar tu coleccion te recomiendo el Seat Ibiza de Servià y el Alfa Romeo 16C.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También puedes contar con una versión del 2CV de Citroën que llegó a tener la Guardia Civil nada menos.

      Y alguno más por ahí habrá...

      Saludos!

      Eliminar
    2. pero el citroen sahara tenía el segundo motor en el baúl, no en en el lugar de los asientos.
      eso sí: el tanque de nafta iba bajo los asientos delanteros.
      es que en estos bichos no hay mucho lugar disponible.

      Eliminar
  3. Una gran pieza si señor

    La verdad es que la configuración de la disposición de los motores es de lo mas simple, la miniatura pese a ser del coleccionable es de 10


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy curiosa, pero me salió "rana".

      Saludos!!

      Eliminar
  4. Que cosa rara son esas tomas de aire en las puertas, ¿o son buzones? Ja!
    Raro, o sea que bello!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raro raro, Juan, más que un perro verde.

      Están locos estos italianos! (como diría Asterix).

      Saludos & abrazos!

      Eliminar
  5. Que artefacto curioso, me extraña que eso provenga del tan bien ponderado diseño italiano, es la oveja negra evidentemente.
    En cuanto a la pintura, esos globos son debido al zamak en vias de desintegración, y no hay nada que hacer para detenerlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso creo que obviaron la estética, este vehículo era un banco de pruebas de Pirelli de neumáticos para tracción total.
      En ese aspecto parece que cumplió.

      Lo del zamac no me preocupa demasiado, visto el bajo precio de la miniatura. Espero no encontrarme, sin embargo, con un montón de polvito un día en la vitrina...

      Saludos!

      Eliminar
  6. Curioso artefacto. El Trevi fue un fracaso, y este ejemplar una rareza poro agraciada. Pero la colección Lancia de Norev es apasionante y tiene ejemplares muy bien hechos. Lástima los globitos... tengo varios así, y no sólo coleccionables, algún Minichamps también. :(
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí lo llamamos "piel de naranja" y es una pena que haya atacado un modelo que me gusta bastante. Como estaba dentro de un blister es normal que el vendedor no lo haya visto, de todas formas es tan barato que no merecía la pena devolverlo por correo.

      Lástima lo de tu Minichamps, éso me hubiese resultado duro.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Pero piel de naranja es otra cosa, aquí también lo llamamos así cuando la pintura si se mira al reflejo tiene una trama similar a esa fruta, sucede también en los autos reales incluso 0km, pero esto es distinto, la pintura esta literalmente aglobada por efecto de la hinchazón del metal, y se descascara a medida que se va desintegrando.
      Saludos!

      Eliminar
  7. Ojalá se quede solo en eso, lo de las burbujitas. Afea un poco una miniatura que me agradó más de lo que me pensaba. Me imagino que los NOREV destinados a coleccionables pasan peores controles de calidad. Los de la caja negra son otra cosa...

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que por lo general, al momento de salida de fábrica recién pintado no hay forma de detectar el defecto, pues éste se va generando con el paso del tiempo y paulatinamente.
      Como dijo Cruiser, me ha tocado en desgracia también con un Minichamps 1:43 Mercedes 450SLC de los primeros de caja gris, lo compré el año pasado y mirándolo de perfil como viene en su caja estaba bien, pero al sacarlo y verlo desde arriba tenía tanto capot como baúl con este síndrome, por suerte fue una compra en persona a un vendedor y me aceptó devolverlo.

      Sin embargo el más doloroso fue con un CMC 1:18, el famoso Mercedes 300SL de Le Mans, pieza hoy rara y cotizadísima, el piso se dobló como una banana y el capot otro tanto. No podemos decir que CMC tiene mal control de calidad, no es cierto?
      Es que como dije al principio, cuando lo compré estaba perfecto, se autodestruyó solo, como las grabaciones de los espías de las series policiales de los 70 jeje.

      Saludos!

      Eliminar
    2. "Esta miniatura se autodestruirá en 5 segundos...".

      Eliminar
    3. Ese defecto del CMC es conocido y creo que se reeditó el modelo, pero no sé si aceptaron devoluciones de miniaturas afectadas. De todas formas es impresionante el proceso de fabricación de sus modelos, que se puede comprobar en su web.


      Sigo pensando que las miniaturas de coleccionable no pasan los mismos controles de calidad, los NOREV "pata negra" están bastante trabajados y nunca les encontré defectos. Al menos por ahora...

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!