El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 8 de julio de 2015

Tatra 613-2 de IXO/DeAgostini



Pertenece a un coleccionable rumano sobre vehículos de calle, editado por Planeta/DeAgostini.


El 613 fue un gran automóvil de lujo con tracción posterior y motor V8 refrigerado por aire construido por el fabricante checo Tatra entre 1970 y 1996, suponiendo el relevo a la anterior serie 603. En los veintiséis años en que estuvo vigente conoció cinco series, siendo la última elaborada con la colaboración de Jaguar y de la que solo se hicieron cinco ejemplares. El diseño de la carrocería corrió a cargo del estilista italiano Vignale, dando forma a un automóvil muy exclusivo y que normalmente era utilizado por la Policía, ejecutivos de grandes empresas, como derivado ambulancia (RZP), personal del gobierno checo y hasta para vehículo de intervención rápida contra el fuego y rescate en acontecimientos deportivos. De todas esas series se llegaron a construir unos 11.000 ejemplares, de las que no quedan apenas unidades.

En 1968 Tatra acababa de presentar el modelo 603-3 y se encontraba en conversaciones con Vignale para hacerle el encargo de "vestir" dos berlinas y un coupé, siendo el resultado bastante convincente para los checos. De esas berlinas nació el nuevo 613 en 1970, un modelo que terminaba con los diseños redondeados de sus antecesores aunque no se inició la producción hasta tres años después. En la trasera del modelo se dispuso un motor V8 de 3,5 litros de cubicaje que rendía 165 CVs y que bastaba para hacer que el vehículo alcanzase los 190 Km/h con total seguridad gracias a su suspensión McPherson con estabilizadoras. El sistema de frenos era íntegramente por discos, la caja de cambios era una "Syncromesh" de cuatro velocidades y se verificó una buena seguridad pasiva gracias a los "crash test" a los que se sometió el vehículo (algo nada habitual en las realizaciones de los países comunistas europeos).

En la larga carrera del 613 aparecieron versiones alargadas (613S) y varios restylings más o menos profundos incluyendo aumentos de la potencia del motor (llegó a los 200 CVs), adición de una caja de cambios de cinco velocidades, catalizador, ordenador de a bordo, cambios estéticos poco profundos y la aparición de versiones especiales con equipamiento de lujo: minibar, tv, teléfono y fax (serie "Mobicom").

Con la caída del Muro de Berlín, la situación de la empresa Tatra empeoró ya que entró en su país de orígen una gran concurrencia de marcas mundiales y a pesar de sus intentos por presentar al 613 en otros mercados (incluyendo al Reino Unido) el modelo se veía anticuado a pesar de su elegancia y además tenía enfrente a las grandes marcas premium alemanas e inglesas. Así pues, la marca se vio obligada a cerrar su división de ensamblaje y diseño de automóviles en 1998 tras "su canto del cisne", el modelo T700 que no era más que una gran puesta al día del venerable 613.




Este vehículos siempre me ha causado una gran admiración por su original carrocería y su diseño elegante, algo exótico y que se salía de lo habitual en el terreno de las grandes berlinas de lujo occidentales. Por lo que fue fichado inmediatamente por el departamento de "búsqueda y captura" de miniaturas del Garaje, habiendo localizado tres versiones (y en orden de fidelidad): la primera, negra y de no demasiada calidad que fue incluida en un coleccionable ruso, la segunda (presente!) que se pudo ver en los kioskos rumanos no hace mucho y la tercera y superior (en color dorado) del sello especializado IST, siendo todos ellos salidos de las cadenas de montaje de IXO. En el caso del rumano, el color y la calidad de la pintura me parecen buenos y el detallado externo suficiente, aunque los proyectores antiniebla delanteros son pésimos y el interior bastante mediocre. Mejor nota para los cromados y algún detalle como las luces traseras y la calandra, fundiéndose todo el conjunto bajo la forma de una miniatura grande y pesada, muy interesante para aquellos que admiramos a la marca checa.

























18 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien me declaro admirador de la marca checa, en general de todas aquellas que se mantienen fiel a sus principios a lo largo del tiempo, aunque ello le costase la continuidad. Al menos siguen fabricando camiones, no?
    La pieza reproduce fielmente la altura rebajada del eje trasero, sin duda a causa del peso del propulsor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi, en efecto siguen con camiones. Aunque no veo ni uno!
      Bien visto lo del eje trasero, sin duda debía haber mucho peso ahí.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Hay que reconocer el valor de esta gente de Tatra, que fueron capaces de poner sobre el asfalto modelos de técnica original que llevaba a carrocerías de gran impacto visual. Parece que no les gustaba andar copiando de otros. Seguro que esta iniciativa sigue vigente en sus actuales productos, sobre todo en mis admirados camiones dakarianos, que son rápidos, fiables, espectaculares y para mí los más bonitos. ¡Viva Tatra!
    Me encanta el BMW 507 del encabezamiento y el Z-8, su "actualización". No estaría mal empezar a buscarlos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bernardo! Es una lástima que marcas como ésta hayan sucumbido al anodino gusto general. A mí me encanta la marca y sus "dakarianos", también!

      Por otro lado yo tengo también un Z8 y te recomiendo el de caja negra de IXO, se puede encontrar a buen precio además.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Quizás el planteo "todo atrás" fuera un despropósito para un auto de tanto porte, cuestionable en los setentas, imperdonable en los noventa.
    De todos modos, a mi también siempre me impresionó el señorío de esta berlina.
    Líneas rectas, mucha superficie vidriada, armonía y equilibrio, se nota la mano italiana.
    Una belleza, lástima que las berlinas premium le pasaron por arriba.
    La miniatura es discreta pero no refleja el glamour del modelo original.
    El embellecedor lateral de color aluminio desluce mucho, ni hablar del ventilete trasero izquierdo que parece que estuviera abierto.
    Una lástima, se perdieron una excelente oportunidad de hacer un modelo icónico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por el contrario lo encuentro aceptable y para nada fallido, pero como dije antes existe un IST que tiene muy buena pinta.

      Saludos

      Eliminar
  6. Evidentemente la Providencia me privó de la sensibilidad necesaria para apreciar los automóviles Tatra . Pero los observo como a la fauna de Oceanía : interesantes soluciones para unas muy particulares condiciones de evolución. No creo que muchos fabricantes de miniaturas estén detrás de estos sujetos , así que el que aparezca tiene valor por su sola existencia !
    En los interiores me llamaron la atención los paneles de las puertas , los vástagos de los pedales ( que no se pierden en el piso , sino que siguen su camino por debajo del tablero/torpedo/salpicadero/ . . .whatever ) , y no sé si es mi imaginación , pero se distingue el botón de bloqueo de la palanca del freno de mano .
    Es una réplica rara de un modelo igualmente raro , y eso ya le da valor ; y si el motivo nos interesa especialmente , ese valor es doble . . .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo! Evidentemente no es un Escarabajo (por lo replicado que está) pero tenemos por fortuna los coleccionables y a mamá IST para hacernos conocer estos coches tan especiales.

      Tu ojo de forense vio detalles insospechados y te agradezco que los hayas comunicado, ellos hacen que aprecie aun más al modelito.

      Abrazos!

      Eliminar
  7. Como no como todo Tatra un adelantado a su tiempo.

    Me encanto este 613 con ese azul que le sienta como un guante


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que vestido de Asistencia Rápida debería estar mejor aún!


      Saludos!

      Eliminar
  8. Esta muy bueno, en mi opinión nada que envidiarle al de Ist de caja que vale el doble o mas que este.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lejos no queda, la verdad, pero es que el IST es una pequeña maravilla.
      A Gaucho le parece fallido, sin embargo.

      Eliminar
  9. Un auto diferente, no se si lindo o feo, por lo tanto interesante para tener en la vitrina. La miniatura me gusta.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un caso típico, cuando gusta más la miniatura que el original. En mi caso, me gustan ambos!

      Abrazos desde la ruta!!

      Eliminar
  10. Para mí está a mitad de camino entre el más básico aparecido en los coleccionables de Europa del Este, que era de color negro, tanto por dentro como por fuera, y el IST, que es una miniatura de muy buena calidad. Este azul mejoró mucho respecto al primero, tiene las ópticas traseras idénticas al IST de caja, si tuviera desempañador de luneta ya estaría casi a la misma altura.
    Creo que es un muy buen ejemplar.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos totalmente, este rumano además no sale muy caro.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!