El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Ford Super Coach "Greyhound" de IXO/Hachette (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 23 de noviembre de 2017

SAVIEM S53 de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


El S45 es, hasta la fecha, el mayor éxito en la historia de los autobuses franceses al sobrepasar la cifra de 38.000 ejemplares producidos, incluyendo todas las variantes (como la alargada S53). Además se mantuvieron vigentes por mucho tiempo (casi cuatro décadas) y han permanecido en el recuerdo como vehículos muy fiables y económicos, por lo que no tuvieron apenas evolución desde sus inicios en SAVIEM.

La serie S45 (cifra que indica su número de plazas) fue presentada en 1964 como evolución del SC1, apreciándose una renovación en la carrocería que ahora era más aerodinámica y angulosa, pero manteniendo su chasis de armazón de tubos de acero soldados con el motor y la caja de cambios situados entre los ejes y en posición horizontal. Esta serie se declinaba en dos versiones, la S53 y la S105 (ambas de doce metros de largo) y podían recibir diferentes configuraciones de puertas de acceso según fuesen para servicio urbano o suburbano.

Aunque al principio la familia del SAVIEM S45 tuvo el motor diesel Renault "Fulgur" (un bloque de seis cilindros con 150 CVs), a partir de 1965 incorporaron un seis cilindros MAN de 165 CVs que resultó ser más apreciado, a tal punto que hizo que la opción de Renault fuese descartada del catálogo en 1977. Tuviese la motorización que tuviese, el éxito fue tan enorme que se vieron por toda Francia sobre todo para transporte escolar sin que destacasen por nada en particular, pero tampoco sin tener puntos flacos.

A lo largo de su carrera comercial, los S45 y derivados tan solo vieron alterada un poco su carrocería para ofrecer mayor espacio de carga en sus bodegas (a partir de 1967) y adoptar zonas de carga interiores en el techo. Aparecieron también opciones de embellecimiento externo y otras como el parabrisas abombado panorámico de una sola pieza, pero un restyling importante tuvo lugar en 1977 cuando se cambió la forma del techo de redondeado a plano, se aumentó la altura de los cristales laterales y apareció la característica calandra negra de plástico. Estos modelos añadieron la letra "R" a su denominación ("Restylés"), en un momento en el que Berliet y SAVIEM fueron absorbidas por Renault  para dar lugar al Grupo R.V.I. en 1978, desapareciendo toda referencia a SAVIEM de las calandras un par de años después en beneficio del "Losange". 

Estos autobuses se siguieron produciendo tras un último restyling en 1987 que hizo desaparecer la calandra y sustituir los grupos ópticos y paragolpes por otros más actuales. En el interior, se rediseñó el tablero de mandos y se recolocó el conmutador de la caja de cambios, renombrándose toda la gama con las letras RX. Aunque los cambios dieron un nuevo aire a los S45/53, era evidente que ya iba siendo hora de "jubilar" a estos venerables vehículos y eso fue lo que finalmente ocurrió en 1993 con la llegada de los nuevos Tracer.








Seguro que los franceses (y aún algunos españoles) recordarán estos sobrios autobuses que les llevaban y traían a la escuela en su infancia y adolescencia, por lo que era lógico que, atendiendo a su público, los "pensadores" de la colección de Hachette/Salvat incluyesen al S53 en su serie para deleite de muchos aficionados, incluyéndome yo. En esta ocasión el modelito se presenta como muy bien detallado y con detalles de excelente factura, como el molde y todo lo referente a la pintura. Si bien no es un autobús que destaque por nada si uno mira bien encuentra cosas interesantes (cartelitos, finura en los cromados, luces traseras, llantas...) y hasta vemos en esta ocasión que el interior no es demasiado malo. Puede que sea prescindible pero creo que si le damos la oportunidad tampoco hará que nos arrepintamos, os lo aseguro.






























12 comentarios:

  1. Pocos números prescindibles hay en ésta colección. De hecho, de los coleccionables de quiosco que han salido hasta ahora, la considero como la mejor, de una calidad media superior a las otras.
    Y además, oh sorpresa, el volante parece un volante, no un donut. Y las palancas, lo parecen, no esos bares de béisbol que regalan con el autobus.
    Por ponerle una pega a este modelo, a lo mejor la versión anterior, más redondeada, sin calandra de plastico, hubiera sido mejor. Pero ésta ya está muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la mejor no te diría, por que le pelea de cerca la de autocaravanas y en alguna medida la de semiremolques también tiene alguna pieza de quitarse el sombrero. Pero sin duda está entre las tres primeras... siempre y cuando hablemos de kioskos franceses!

      Existe una serie posterior a ésta que tiene el morro más moderno y carenado, es de finales de los 80. Quizás es algo más estética, pero en mi opinión pierde encanto. Aunque el "pegote" negro de la calandra de la miniatura no sé si es muy bonita que digamos... personal sí que era, eso sí.

      En todo caso, es un muy buen modelo, más de lo que parece en fotos.

      Eliminar
  2. Coincido con tus dichos, el modelo no descolla pero se ve sumamente correcto.
    Desde la delicadeza del parabrisas con varios insertos en la trompa hasta la trasera, con muchos detalles de tampografìa, discretos y bien puestos.
    Si ademàs tiene recuerdos con afecto, bienvenido a la colecciòn!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, merece su sitio (que no tiene por que ya no sé dónde guardarlo) en las vitrinas!
      Además cuidaron un poquito el interior, premio para los de IXO.

      Eliminar
  3. El Saviem es bello.
    Pero que querés que te diga, en la entrada se roba todo el protagonismo esa foto final del real en esa tarde lluviosa.
    Me dio ganas de estar en Paris...
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, y no me cambias ese ambiente lluvioso (pongamos que es de París) por mi mediodía radiante de sequía espantosa? jajaja!

      Lo cierto es que no encontré apenas ni una foto de esta serie del Saviem en versión escolar... así que puse ésa tan sugerente, una madre que va a buscar a su hijo/a a la parada del autobús...

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Interesante este Saviem que nos muestras hoy Antonio una buena pieza pero este al igual que el BERLIET me recuerda a los modelos de Vanholl de los 70.

    Excelente modelo que me apunto en la lista, pero habrá que estar atentos a la web de Salvat me han chivado que sale ala venta un Barreiros.

    Saludos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, aparte que en el "black friday" pusieron cosas interesantes a precios ridículos... y hasta novedades!

      Espero hacerme pronto con el Barreiros en Francia, a ver si hay suerte.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Hermoso modelo, no he visto ningún "bondi" o que no me guste de esta colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sí que he visto bastantes!
      Recuerdo uno colombiano, otros ingleses (como el Routemaster), y otros que son tan parecidos a otros que ya tengo que no los quise.
      Con todo y con eso, parece que vamos a llegar a los cien ejemplares.

      Eliminar
  6. No sé si será por el exterior tan austero, pero me parece que en este ejemplar se jugaron un pelín más realizando el interior : el puesto del conductor está muy bien hecho, con pedales y todo.
    La gráfica también tiene su encanto, aunque tratándose de un bus de escolares no sé si también tendría que llevar rótulos de identificación de riesgos para la carga...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Capo, tal y como comenté en éste han hecho un poquito más de esfuerzo.
      El riesgo "está" en la carga, pobrecitos conductores de servicios discrecionales... entre los "angelitos" y las damas de las despedidas de solteros (o los "adorables" hinchas de fútbol) se tienen el descanso eterno ganado.

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!