El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Ford Super Coach "Greyhound" de IXO/Hachette (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 15 de noviembre de 2017

MIKAFA Reisemobil V8 de IXO/Hachette





Pertenece a la colección francesa de kiosko "Passion Camping Car" de la ed. Hachette.

Mindener Karosserie Fabrik (MIKAFA) era una empresa alemana especializada en aeronáutica establecida en la región alemana de Renania del Norte/Westfalia, reconvertida tras la Segunda Guerra Mundial en constructor de estilizadas caravanas desde 1955 y posteriormente de lujosas autocaravanas. Las Reisemobil se construyeron de forma artesanal en una cantidad de doce ejemplares de la cuales sobreviven siete (seis en Europa y una en los EE.UU), alcanzando actualmente cada una un valor superior a los 150.000 euros.

En el mundo del cámping-car es muy raro encontrar una carrocería concebida como la de la MIKAFA, totalmente elaborada con piezas de aluminio y duraluminio engarzadas mediante tornillos y bulones de acero. La marca alemana había empezado usando chasis procedentes de camionetas Borgward, Tempo y Mercedes que ofrecían aceptables resultados estéticos, aunque no tanto en el caso de las Mercedes. MIKAFA acabó apostando sobre todo por el bastidor del Tempo Matador y empleó inicialmente también su motor de origen Austin con 48 CVs, que se revelaban como insuficientes.

Así, cerca ya de los años 60 en Alemania causó sensación la salida al (exclusivo) mercado de las autocaravanas "Grand Luxe" de la Reisemobil, el "yate terrestre" u "hotel sobre ruedas" tal y como fue denominada en su momento, asemejándose bastante a un pequeño autobús y con alguna reminiscencia del Tempo Matador (sus faros redondos y el parabrisas partido). Pero lo verdaderamente distintivo de este vehículo fue la incorporación del motor V8 de BMW, algo que era delatado por el emblema de la firma muniquesa en la calandra. Dicho bloque iba instalado en posición trasera bajo una prominente "popa" que lo hacía semejante a algunos autobuses de entonces y era el mismo que usaban las berlinas 501 y 502 de BMW. El problema es que estos motores no estaban concebidos para ir situados detrás y padecieron por ello problemas de refrigeración (sobre todo en las cuestas), pero a cambio eran muy fiables y de ello da fe el hecho de que el ejemplar del museo Hymer de Badwaldsee aun siga saliendo a la carretera.

El puesto de conducción del MIKAFA era el típico de los años 50, con su enorme volante en baquelita color marfil y su ancho salpicadero constelado de relojes. De serie además se contaba con luces de cruce, dirección asistida, dos retrovisores, guantera y una radio de excelente calidad. Según el motor que equipase, la experiencia de conducción podía ser más o menos placentera: lenta pero económica en el consumo en caso de llevar el bloque Austin o mucho más veloz pero con un exagerado consumo de más de trece litros si se optaba por el V8 de BMW, teniendo además el hándicap de que el tanque de combustible era de solo cuarenta litros.

La ventaja de la estructura de aluminio era sobre todo la ligereza: un vehículo de siete metros en orden de marcha que pesaba algo más de tres toneladas era muy meritorio, teniendo en cuenta que cargaba con un mobiliario de madera y un extenso equipamiento. Sin embargo, el uso del aluminio reveló con el tiempo un importante inconveniente debido a problemas de reacción química con el acero de los sistemas de fijación y además los paneles son complicados de pintar... todo esto encarece mucho la restauración de los ejemplares sobrevivientes pero al ser vehículos destinados a la "élite" más de la mitad llegaron a sobrevivir para ser puestos al día.

La Reisemobil reflejaba el buen saber hacer de MIKAFA a la hora de construir y amueblar una autocaravana, por lo que no faltaron la habitual toilette (sin ducha esta vez), lechos separados, salón con mesa convertible en cama doble y la cocina con nevera y escurreplatos. A pesar de la presencia de cierta rusticidad típica de la época, la Reisemobil aún guardaba un gran lujo insospechado: la posibilidad de elevar el techo escamoteable mediante un pantógrafo para formar una terraza accesible mediante una escalera!








Fue una gran sorpresa conocer la salida de la MIKAFA en la colección de Hachette, un molde original y con la suficiente calidad como para hacerla pasar por una miniatura de SCHUCO o Minichamps tranquilamente, a tal punto que la considero como la estrella de la colección hasta ahora (quizás con el permiso de la Fleetwood Bounder que espero que pronto veáis por aquí). En efecto, nada puedo objetar a un modelito lleno de detalles externos e internos (estos últimos menos visibles, pero existentes) que contentarán sin duda al aficionado exigente del "diecast". De todas formas, destaco sobre todo al molde y la parte trasera, por decir algo, pero la verdadera estrella sin duda es su bajo costo de compra.






























14 comentarios:

  1. Sin duda es una rara avis, el V8 de BMW en el baùl le da patente de ùnico.
    A mi màs me sorprende la lìnea, tan simètrica que de perfil cuesta adivinar cuàl es la parte de adelante.
    El modelo se ve interesante, tiene muchos detalles hechos con pintura o insertos.
    Puesto a criticar, veo cierta indefiniciòn en las franquicias, por ejemplo la compuerta lateral trasera para ver el motor, parece mucha pintura pero me parece que es tema de molde, algo ya visto en muchos moldes de Ixo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ese detalle es tan nimio que si no es por el macro no se apreciaría apenas... pero si uno es un "manitas" puede tomar un rotulador indeleble negro fino, y con mucho pulso hacer las ranuras. Pero no merece la pena, te lo aseguro.

      Y visto el precio, ni me atrevo a hacer alguna crítica a una miniatura que podría pasar tranquilamente por un Minichamps pero costando cuatro veces menos.

      Eliminar
  2. Es una preciosidad, se mire por donde se mire. Por poner una pega, los retros quedan un pelín bastos. Pero enseguida uno se olvida de ellos porque el resto es, sencillamente, genial. Para mí, su punto fuerte es la combinación de colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como si uno ve una chica muy guapa y con un cuerpazo, pero lleva gafas y por poner algo uno dice que ése es un defecto... yo en este caso estoy rendido a la miniatura y creo que es la mejor de la colección hasta ahora, o al menos una de las tres principales.

      Eliminar
  3. Raro,raro,raro. Empezando por el nombre del fabricante que suena más árabe o suajili que alemán.
    Como siempre, fuí primero a las fotos y me costó bastante discernir cúal era el frente y cúal la cola. Otra rareza es la "terraza", con tanto recorte y orificio que no quedaba demasiado espacio para hacer pie.
    La miniatura está muy bien hecha y la guarda central , con un diseño tan complicado , quedó perfecta.

    Qué extraño es que MIKAFA, viniendo de la industria aeronáutica, no trabajara el aluminio remachando como era habitual en el medio. Metiendo bulones de otro metal crearon una "peste del aluminio".

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la indefinición parece que todos se la vimos, Capo, pero creo que es parte de su personalidad. Es como un autobús SETRA que tengo al que recuerda mucho y en un principio parece más bien feo, pero uno se queda mirando atentamente y primero te acostumbras y luego hasta aprecias el diseño!

      Me pasó también con el Lancia Thesis. Vehículos que no admiten términos medios...

      Por otro lado, los alemanes son los reyes de las siglas y las abreviaturas, normal conociendo su sistema gramatical a base adicionar sustantivos, adjetivos y partículas. Un verdadero lío...

      En cuanto a lo de la tornillería y su "peste" por lo visto causaron las pesadillas de los restauradores, provocando que las puestas al día fueran muy caras y laboriosas. Pero sin duda merecen la pena, verdad?

      Abrazos, Master!

      Eliminar
  4. Tan raro y ala par con esas formas que recuerdan a los Setra S-6 que hace imposible no tenerlo en la vitrina.

    Me ha sorprendido lo bien acabada que esta y que es de recibo como en esta colección esta mandado.

    Enhorabuena por ella


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Pau, vimos los dos el gran parecido!
      Te aconsejo este modelito si no pudieses hacerte con más, pero pronto tienen que venir cosas más conocidas por lo que he visto.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Hermoso, me gustaron mucho la parte delantera y la trasera. ¿O deberé decir la trasera y la delantera? Porque si no fuera por los espejos retrovisores, a simple vista no podría distinguir cuál es cuál...
    Maravilloso modelo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que su espíritu no te agradaría mucho, al ser concebida como autocaravana "grand luxe" para gente rica destinada a pasearse por el campo, hacer "picnics" y esas cosas. Pero viéndolo como mero vehículo, es muy original y tiene su "puntito".

      Abrazos!

      Eliminar
  6. Iba a decir más o menos lo mismo que dijeron otros, no se sabe si va o viene, muy extraño artefacto.
    Es cierto que la calidad se la ve muy correcta y prolija, y si encima es de precio contenido pues doblemente buena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si fuese al contrario (motor delante) el vehículo se vería más agraciado sin duda, pero sería también más vulgar. A mí me encantó también las tonalidades pastel de la pintura, muy de su época.

      Y por su precio pocas cosas tan buenas encontrarás!

      Saludos!

      Eliminar
  7. Zupełnie tajemnicze auto;) w Polsce pewnie nigdy nie widziane;) wygląda świetnie, a miniaturka, jak widać bardzo ładnie oddaje wszystkie detale oryginału;)

    pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
  8. Nie widzimy tego w Hiszpanii, o ile mi wiadomo! Było ich bardzo mało. To na pewno dziwne.

    Ale on ma coś, co lubi, prawda?

    Pozdrowienia!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!