El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Berliet GR 12 VTC "Transportador de ojiva nuclear" de IXO/Hachette (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 4 de febrero de 2019

Nissan Laurel C30 de NOREV





El Nissan Laurel fue un automóvil tipo sedán fabricado entre 1968 y 2002, diseñado para ser situado sobre el Datsun Bluebird y con cierto sentido del lujo. Desde el inicio ocho generaciones del modelo vieron la luz, siendo un producto muy pensado para el mercado japonés aunque algunas de las series llegasen a Europa y a algunos países asiáticos bajo la marca Datsun.

El primer Laurel fue desarrollado por la división de desarrollo de Nissan Tsurumi y fue fabricado en la planta de Musashimurayama que había pertenecido a Prince Motor Co. El vehículo compartía muchos elementos y arquitectura de la gama Skyline y fue vendido en los concesionarios de Nissan y no en los de Prince Shop, quienes ofrecían las gamas Gloria y Skyline.

La primera serie del Laurel apareció en abril de 1968 con una conservadora carrocería sedán de tres volúmenes y cuatro puertas. El modelo incorporaba un motor Prince de cuatro cilindros en linea y suspensión trasera independiente, pero para junio de 1970 apareció un coupé de dos puertas como una versión de entrada a la gama Cedric/Gloria que llevaba un motor de dos litros.

Quizás por la fuerte competencia que tuvo por parte de los modelos Mazda Luce y Toyota Corona o por su precio tan elevado el Laurel C30 no se vendió mucho. También pesó el hecho de que se podía conseguir el Bluebird dentro de la misma marca, un modelo que era similar estéticamente y más barato si bien es cierto que era de menor tamaño. Más éxito tendría su sustituta, la serie C130 aparecida en  abril de 1972.











Seguimos con la serie japonesa y en esta ocasión presento un bonito sedán (al menos para mí) en el que se ven reminiscencias de algún Skyline coetáneo. Aunque se aprecia un poco la baja calidad de la miniatura en algunos aspectos como el interior o los cromados, el modelo es "resultón" y estéticamente me agrada mucho, con un color rojo que le viene ideal. Me gustaron algunos detalles externos y algo menos el resultado de las luces traseras, pero en general es un modelito de los que se ven poco y además no fue caro de adquirir.





























10 comentarios:

  1. Este tampoco lo conocía, el Bluebird ya me suena un poco más.
    Hay cosas que me recuerdan a los Fiat/Seat 124, ya sabemos el sambenito de copiotas de los nipones.
    Curiosas esas ópticas, las delanteras parece llevar un antifaz y las traseras tan rasgadas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ciertas fotos parece un FIAT 125! Te juro que lo pensé.
      Esta berlina me gusta mucho, y en parte será por el parecido a los FIAT de su época.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Es increíble la mezcla de estilos que se pueden adivinar en este diseño: trompa de Peugeot, lateral de Fiat y trasera indefinida (inglesa o japonesa quizás?).
    De todos modos el modelo sorprende con la cantidad de cromados, se nota que le pusieron mucho cariño (y mucho cromo) en los marcos de las ventanas y parabrisas, picaportes, espejos retrovisores, trompa y cola.
    Comparando con otros modelos monocromáticos, no es poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un modelo que queda muy bonito en la vitrina, altamente recomendable aunque más a los que ya peinamos canas...
      Seguramente los creadores de su diseño estaban muy al corriente del estilo europeo.

      Eliminar
  3. Otra agradable sorpresa de tus miniaturas japonesas. Un coche sobrio y conservador, de líneas muy modernas para su época. En nuestras latitudes un diseño así de conservador y racional hubiera durado (restylings menores mediante) hasta finales de los 80s tranquilamente. La miniatura falla solamente -a mi criterio- en la máscara frontal de las ópticas. De haber sido cromada hubiera sido mucho mas fiel al modelo real, al no serlo se ve -al menos en las fotos- un tanto mas blancuzca y pierde un poco el objetivo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece casi más de los setenta, es cierto.
      El frontal es totalmente cromado pero fíjate en una cosa: refleja el suelo, que es gris. No es, pues, culpa de la miniatura.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Lindo auto. Es muy parecido al Datsun 510 que aquì tuvimos y dirìa yo las carrocerìas son casi idènticas.
    Los Datsun eran autos exageradamente buenos. Todavìa tenemos algunos circulando por aquì.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí van los tiros, Ed, tiene su aire de familia (Nissan=Datsun).
      Sé de su fama, pero desgraciadamente no los vimos casi en España (digo lo de "casi" por las Islas Canarias, donde sí estaba el mercado abierto entonces).

      Saludos!

      Eliminar
  5. Otro bello japonés, no conocía su existencia, jamás había sentido nombrar al Nissan Laurel. ¿Habrán fabricado también el Nissan Hardy?
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hace unos añitos puse un Laurel, en el post puedes ver el enlace.
      Quien sabe si no habrá por ahí un "Hardy"...

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!