El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 14 de marzo de 2014

Lancia Stratos Stradale de Vitesse




El "Strato´s" (así era la denominación oficial del modelo que sería universalmente conocido como "Stratos") ha sido sin duda uno de los cooupés más sorprendentes y emotivos de la historia del automóvil. Cuando fue presentado el prototipo (según un diseño de Marcello Gandini para Bertone) en el Salón de Turín de 1970, sus autores nunca pensaron en él como un mero ejercicio estilístico de los tantos que se presentaban para "epatar" a la concurrencia que asistía a estas muestras. Sin embargo, este prototipo dotado con un motor central (proveniente de un Fulvia dañado en un accidente) atrajo la atención especial del equipo de competición de rallyes de Lancia, al mando de Cesare Fiorio.

La "Squadra Corse" de Lancia deseaba encontrar un sustituto para el Fulvia de competición y vio mucho potencial en el bastidor monocasco del Stratos y su concepción tubular. Con un motor apropiado y el ligero chásis (pero resistente) del Stratos, debería proporcionar nuevas glorias al equipo Lancia... y a fe que lo hizo, quedando para la historia como uno de los coches de rally más competitivos y fascinantes que se recuerdan.

Pero qué ocurrió con la versión "stradale"? (o "callejera", literalmente). Pues que se hubieron de homologar 500 ejemplares para poder construir la versión de competición, se pusieron a la venta y desde luego aquel comprador que se interesase por alguno de ellos debía tener en cuenta que su baja altura (de solamente 84 cmts), angostura y mal diseño de los asientos hacían que el vehículo fuera algo así como una refinada y cara "máquina de tortura" con forma de ingenio espacial. También había que tener en cuenta que para llevar este coche "como debía ser" se requerían cierta pericia al volante: los frenos eran muy duros, había poca visibilidad y ninguna comodidad. Al menos, el tamaño era muy contenido (3,74 mts.), no era derrochador en combustible, la dirección era muy suave y precisa y sus prestaciones eran impresionantes para entonces, con 230 KM/h de velocidad punta. Al volante, el coche era nervioso, rápido y elástico, con un agarre impresionante y se contaba con un cambio de cinco velocidades sincronizadas que se las habían de ver con un embrague muy duro y con un recorrido de pedal considerable.

Lo cierto es que para gobernar su motor de seis cilindros en V con dos litros y medio de potencia, alimentado por tres carburadores invertidos de doble cuerpo y que proporcionaba unos 190 CVs, había que ser un tipo un tanto especial (sobre todo que no midiese más de 1.80 mts. de altura!), adinerado y dispuesto a sufrir los embates de una máquina un tanto "brutal". Y al que no le faltase de paso un punto de extroversión, pues en aquel entonces ese "automóvil" sería algo increíble y alucinante de ver por las calles de cualquier ciudad europea.

Lo mismo que seguiría ocurriendo hoy!


Puestos a comentar la preciosa miniatura de Vitesse, es necesario considerar que el Stratos debe ser sin duda el modelo más representado de la historia del diecast, tal es su personalidad. Así que es complicado enjuiciarlo en conjunto comparado con los cientos de representaciones que hay, pero tengo claro que el modelo portugués está cerca de la cumbre por su precisión, calidad percibida y fidelidad general. Siendo un coche que no cuenta con demasiado detallado externo (debido a sus lineas simples y limpias), lo que encontramos está bien situado y cumple con creces. Es destacable el conjunto de escapes visible y el interior, muy poco accesible a ser fotografiado pero que intuyo que está bien detallado y fiel a la realidad. Además no resulta ser un modelo caro, del que hay muchas unidades disponibles y que ya tiene bastante "solera", efectuándose muchas ediciones desde que vio la luz por vez primera (la mía es de las debutantes y le calculo al menos 15 años, por el aspecto de su caja).





















10 comentarios:

  1. Nunca hubo ni habrá otro coche de rally como el Stratos; como bien lo dices, aun hoy asombraría en la calle.
    Pregunta, ¿no tiene un motor Ferrari Dino?
    Gran miniatura.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Bien dices, Juan, un coche irrepetible.

    El prototipo llevaba un motor de Fulvia, siniestrado. El de calle creo que llevaba el que tú comentas, tengo que mirarlo.

    Saludos & abrazos!!

    p.d. no te pierdas el siguiente, otro gran clásico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto amigos, llevaba el propulsor de un Dino 246.
      Si me permites un link a mi pagina, escribo ahí en profundidad sobre el Lancia Stratos y el hombre que mejor domo a esa bestia. Sandro Munari.

      http://zona-rapida.blogspot.com.es/2010/09/lancia-stratos-il-draco-matrimonio.html

      Saludos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Xavi, tu link es más que bienvenido y será un magnífico complemento a mi entrada.

      Saludos!!

      Eliminar
  3. golazo de lancia,
    una de las miniaturas preferidas de uno de mis autos preferidos,
    una verdadera perla,
    quizás sólo lo supera el hpi, aunque jamás lo he visto de cerca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo haber visto el tuyo y me encantó, así que cuando tuve la oportunidad de hacerme con uno no me lo pensé, y aquí está. El de HPi seguro que es mejor pero este Vitesse cumple de sobras.

      Eliminar
  4. La verdad que si, esta muy bueno este Stratos uno de los autos que (como bien mencionas) mas representativos del Rally.
    Hermosa versión de calle hecha por Vitesse, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me gusta mucho el Stratos pero el FIAT 131 Abarth más, o el Fulvia.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Hermoso modelo, un clásico de Vitesse y en el mejor color, en conjunto con las llantas doradas y los detalles en negro le dan una apariencia muy atractiva.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que un Stratos es indispensable en cualquier colección de miniaturas de coches. Aquí está el mío!!

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!