El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 2 de agosto de 2017

Berliet Cruisair PR 3 de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


El Cruisair fue uno de los últimos autocares de Berliet que llevó en el frontal el famoso logotipo de la locomotora de vapor, a causa del reagrupamiento con SAVIEM en 1978. La serie Cruisair nació como reemplazante de los viejos PH tras su presentación parisina en 1968 y se podía encargar en versiones de 10,11 y 12 metros, siendo el PR 3 correspondiente a la de 11.

Los Cruisair querían satisfacer a una amplia clientela que demandaba un autobús fiable, rentable y con un buen nivel de confort para los pasajeros. Esto último se consiguió mediante unos estupendos asientos con apoyacabezas, un bajo nivel sonoro de la mecánica y la suave suspensión "Airlam" neumática e hidráulica que mimaba a los ocupantes, que podían ser en un número de entre 40 y 49 según la disposición de las butacas. También disfrutaban de unas buenas vistas en todas las direcciones y de un ambiente muy colorido, además de encontrar sitio para su equipaje de mano y las grandes maletas que se alojaban en los bajos del vehículo, accesibles por los dos costados.

Bien aislado térmicamente contra frío o calor, el pasaje criticó favorablemente el acabado de las moquetas y alfombras, la iluminación individual, ceniceros, las ventanas abribles en su primer tercio y la posibilidad de oír la radio o cassettes. También se pensó bastante en la seguridad, por lo que las telas empleadas eran ignífugas y la cabina del conductor se parecía bastante a la de un automóvil, contando con faros de yodo, unos amplios retrovisores y unos eficaces limpiaparabrisas. Nada recordó a los antiguos puestos de conducción de los autobuses, tan parecidos a los de los camiones.

No faltaba una buena dirección asistida a base de aceite con una excelente radio de giro de 11,75 metros entre aceras y un ralentizador electromagnético Telma ayudaba al frenado de una masa que en vacío era cercana a las diez toneladas. La planta motriz del vehículo era normalmente un motor Berliet V 800 de casi siete litros de cubicaje y 175 CVs de potencia, pero opcionalmente existieron los bloques de dos tiempos General Motors en V6 con 200 CVs que resultó menos fiable. El lugar donde se alojaba el motor era detrás, como imponía la moda ya por entonces de los autobuses alemanes de prestigio.

Pero el Cruisair tuvo también una lista de defectos que empañó bastante la creación de Berliet, siendo los más importantes la corrosión del aluminio de la carrocería, el empleo de plásticos de mala calidad, correas propicias a la rotura, un sistema de frenado oleoneumático de doble circuito que funcionaba a una presión muy alta (17 bares) que requería tener mucho "tacto" o un freno de mano que a veces se bloqueaba inopinadamente. No eran averías serias pero requerían bastante mantenimiento, pero en general el modelo tuvo una gran importancia al definir cómo debía ser el autobús francés de los últimos veinte años del siglo pasado.








Después de bastante tiempo buscándolo a precio accesible, por fin pude encontrar un Cruisair 3 en la web de venta online de Salvat, parte del grupo Hachette. Sin embargo, al ver las fotos cuando se publicó el modelo no me agradó mucho el aspecto tan "plasticoso" de la carrocería, algo que se diluyó en gran medida al tener el modelo en la mano. Aunque resiste perfectamente por su buena apariencia en la vitrina en la mano refleja fragilidad y alguna falta de calidad percibida (ya ni hablemos del habitáculo), pero en general está mejor de lo que esperaba y por menos de 20 euros es recomendable su compra. Mención aparte para el aspecto tan moderno de este autobús, la verdad que para ser de finales de los sesenta ha aguantado bastante bien el paso de los años.































12 comentarios:

  1. Dos tiempos General Motors en V6 ?
    Seguro que dos tiempos? Le permitìan circular con tanta regulaciòn anti contaminaciòn?
    Leyendo màs en detalle, quizàs mi confusiòn venga del moderno diseño del bus,
    uno lo ve tan moderno pero es de 1968.
    De todos modos me queda la duda, si ya en los setentas prohibieron las motos 2T de alta cilindrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaucho, los motores diesel de dos tiempos se siguen usando hoy en día en barcos y generadores eléctricos, pero además hay proyectos de volverlos a usar en coches pequeños (Renault estaba trabajando en eso hace pocos años).

      Las motos de dos tiempos es caso diferente, ya que no son diesel si no a base de gasolina. Y de ese tipo de motos hubo muchas (Aprilia, Honda, Cagiva...) hasta en los años 90 pero las normas Euro IV y siguientes las mataron prácticamente.

      Eliminar
  2. Muy bueno este Berliet Antonio evidentemente no lo iba a dejar pasar mas teniendo ahora la oportunidad de tenerlo por un precio muy justo.

    Este en concreto me recuerda al Vanholl usado por Manolo Escobar el la película de Todo es posible en Granada, salvo que en este caso sería un Pegaso.

    La miniatura como bien comentas y de sobra conocidas en las entregas de esta colección plástico por doquier es un punto que nos hace dar un paso atrás, manque en esta ocasión le sienta bien.

    No cuesta nada ver motores de dos tiempos en los Diésel de hoy en día y menos si miramos tractores fruteros, inclusive de los mas grandes ya que con sus dos tiempos y usando la mayoría gasoleo B, hacen reducir el consumo, Perkins es un claro ejemplo de ello.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es un pelín plasticoso pero en mano gana bastante. Además se puede encontrar tirado de precio... vale la pena.

      Gracias por la explicación de los dos tiempos, Pau!

      Saludos.

      Eliminar
  3. Aprovecho una tregua en las intermitencias de mi puñetero proveedor de Internet para ponerme al día.
    Realmente , a mí lo que me tira para abajo no es la miniatura , sino el sujeto .
    No sé , lo veo "modernoso". Seguramente , y al igual que a los autos contemporáneos , la proximidad le quita el encanto de piezas más exóticas o anacrónicas.
    Como te decía , bien por el modelo , que no desentona con el resto de esta colección de buses , en la que al evaluar la calidad hay que aplicarle la necesaria correción por acesibilidad , ¿no?.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos iban cambiando, y lo práctico al final "degenera" en estas líneas, que son las que más o menos se han impuesto.
      Luego la miniatura lo refleja y claro, no es igual que un autobús de morro. Pero en este caso, el sujeto tiene algo de histórico por lo que no podía faltar en la colección.

      Y sí, para lo que cuesta no se pueden pedir peras al olmo!

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Este autocar es uno de los imperdibles de esta colección. Fácil de obtener, barato, resultón y muy familiar.
    Yo creo haberlo visto en mis años de estudiante, y lo dicho anteriormente por Pau es cierto: la primer imawgen que me vino a la cabeza al verlo de nuevo en Salvat, fue a Manolo Escobar, con esa guapa extranjera al lado comiéndole la oreja con el dinero que iba a ganar si vendía su parcelita granaína.

    "Dale limosna, mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo a pasado a ser fácilmente conseguible, pero antes era demasiado lo que pedían.
      Yo no conozco mucho nada de Manolo Escobar ni me gusta su música, pero por lo visto el Berliet no era tan desconocido para mucha gente!

      Y sí que es verdad la última frase que pusiste, Granada es preciosa!

      Eliminar
  5. Lindo, aunque demasiado moderno para mi gusto.
    Es que leo la palabra "Berliet" y recuerdo bellas e inolvidables épocas.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue uno de los primeros en tener esas lineas, tiene su mérito...
      Para mí Berliet quiere decir "el camión francés".

      Abrazos!

      Eliminar
  6. Ten model znam bardzo dobrze ze zdjęć w sieci. Przyjemnie się prezentuje. W Polsce te autobusy były całkowicie nieznane, dopiero po 90 roku zaczęły do nas docierać "gruchoty" z zachodu, z Francji głównie marki Heuliez.

    Pozdrawiam:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hej, prawdą jest, że dawno w lewo, ale do niedawna nie mogła zrobić to. Warto jednak tak długo, jak nie płacić dużo, myślę, że istnieje wiele kopii zbiorów, które są warte więcej.

      Pozdrowienia.

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!