El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mitsubishi Lancer A70 1600 GSR de NOREV (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 8 de febrero de 2018

Rover P6 2000 TC MkII "West Midlands Police" de Vanguards





La serie P6 (también denominada como 2000, 2200 o 3500 según la cilindrada del motor) es el nombre que recibió la berlina media del fabricante inglés Rover, posteriormente producida por British Leyland entre 1963 y 1977 en Solihull (Inglaterra), Nueva Zelanda y Sudáfrica. De las dos generaciones se comercializaron unas 322.000 unidades, siendo el objetivo servir de reemplazo a los P4 y atraer una nueva clientela de jóvenes trabajadores y ejecutivos que requerían coches modernos y más atractivos.

El primer P6 fue visto en octubre de 1963 con motivo de la celebración del Salón de Earls Court, con el nombre de Rover 2000. El diseño corrió a cargo de un equipo formado por Spen King, Gordon Bashford y David Bache quienes se inspiraron en el Citroën DS 19 (aunque no llevó su famoso "morro de tiburón" sí que estaba planteado introducirlo más tarde). El nuevo modelo era más pequeño que su antecesor el P4 y salía por un precio inferior, pero era opinión unánime que no había perdido pese a ello nada de empaque y alcanzó muy buenos niveles de venta.

El P6 estuvo concebido desde el principio como un automóvil de vanguardia y debía además dar esa sensación; por tanto llevaba frenos de disco en las cuatro ruedas, puente "De Dion" en el eje trasero y diseño de paneles atornillados a la carrocería (tal y como ocurría en el DS). El modelo llegó a ganar premios como el de "Coche Europeo del Año" de 1964 y además la industria lo galardonó con varias menciones referentes a su diseño de seguridad interior. Por si fuera poco, el ancho de las suspensiones delanteras era mayor de lo habitual ya que los ingenieros de Rover se plantearon introducir un motor de turbina de gas (tal y cual se había visto en el prototipo T4 de 1961). Ese ancho vendría muy bien posteriormente para colocar el legendario motor Rover V8 que se utilizaría por varias décadas.

El bloque utilizado en el primer P6 2000 fue un dos litros de diseño específico para el modelo, con cuatro cilindros en linea y árbol de levas en cabeza (algo novedoso entonces). Este motor anunciaba una potencia de unos 105 CVs, pero existió con doble carburador SU (solamente para exportación) bajo la denominación 2000 TC. Afortunadamente para los compradores ingleses que pedían más prestaciones, el 2000 TC estuvo disponible también para ellos a partir de 1966 además con colector de admisión mejorado, motor de arranque y un velocímetro mayor. Esta serie se había puesto a punto gracias a la experiencia de Rover en el Rally de Gran Bretaña y acabó rindiendo casi 125 CVs.

La segunda serie se lanzó en 1970 y se caracterizó por incorporar nuevos elementos externos: rejilla frontal de plástico, nuevo capó, rediseño de luces traseras y para los 2000 TC apareció una instrumentación diferenciada con interruptores e indicadores circulares.

Los últimos años del P6 fueron bastante malos debido a los conocidos problemas de producción en British Leyland. En particular, la versión 3500 fue calificada como el peor coche del Reino Unido en 1975 ya que un ejemplar de 1974 (con menos de 10.000 kilómetros) había consumido tres motores, dos cajas de cambio, dos embragues y necesitó sustituir todo el cableado eléctrico, pasando 114 de sus primeros 165 días en el taller.












En el reino de la precisión, la impecable calidad y el amor obsesivo por el detalle de muchas miniaturas actuales a veces sienta bien recordar cómo eran los modelos de finales del siglo pasado y ese hecho parece haber sido bien comprendido por marcas como Corgi, al crear su sello Vanguards que rescata (en muchos casos) los viejos moldes del "fabricante del perrito" y los actualiza. Algo que en el modelito de hoy casi ni se aprecia, pues aunque su molde no es malo (juzgándolo con ojos de hace más de 30 años) se encuentra que está casi totalmente "pelado" y no vemos ni retrovisores  (ya cuesta mucho distinguir los limpiaparabrisas). Este "abuelito" del diecast "luce" también un interior totalmente desfasado y un esquema muy básico de pintura, con unas luces que ya serían malas en las peores miniaturas de kiosko que queramos imaginarnos... Sin embargo aquí lo tenemos con su orgullosa librea de Policía inglesa y su estupenda planta, incluyendo su clásica presentación en cajita de cartón rígido estilo "neovintage" que nos transporta por un momento a esos tiempos en que nos regalaban los exóticos Matchbox, si es que nos habíamos portado bien...






























12 comentarios:

  1. Hablando del modelo real, me sorprendiste con el peor coche de UK de 1975.
    En cuando al pequeño, la carrocerìa es imperdonable, incluso para el standard de hace 20 años (aunque la tampografìa es un autèntico prodigio de buenas intenciones).
    Como bien dices, la respuesta se resume en dos palabras: glamour y nostalgia.
    Yo a Vanguards le perdono cualquier cosa (hasta esas horrorosas ruedas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso era delito, ser el peor coche dentro de lo nefasta que era la manufactura inglesa de coches en los años 70 y 80... todo un desastre.

      El modelo se ve viejo aún con el intento de puesta al día, pero debe ser un "must" ya que en Ebay sale bastante caro, yo tuve suerte de pillar éste a un vendedor español que seguramente no sabía lo que tenía al venderlo (de segunda mano) por menos de lo que salía un Altaya nuevo.

      Pero hubiese preferido en versión civil bicolor, es mucho más bonito.

      Eliminar
  2. Pese a que el mío es la versión civil de este mismo P6 y que ya mostré hace 5 años, poco mas debo añadir a este belleza que solo Vanguards sabe hacer miniaturas echas delicia en mano y esta no lo es menos.

    Enhorabuena por ella.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ése es el que yo quería, el civil... pero no había manera, así que cuando se presentó la oportunidad de hacerme con el "poli" no lo dudé.

      Gracias por la visita y un saludo!

      Eliminar
  3. Varias veces estuve por comprar este patito feo de Vanguards, aunque en versión civil. Y como tu dices, uno lo hace más por nostalgia que por su fidelidad, el sabor que da abrir esas cajitas con sus gráficas y folletería no se compara a un frio blister de miniatura de kiosko actual.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, es como un Matchbox algo más engordado... Me trae recuerdos poner los espejitos y las matrículas que traen... Los ingleses siempre dando su toque especial.

      Saludos!

      Eliminar
  4. La decadencia de la BL, fue brutal, creo que esta corporación tuvo bajo su paraguas a la Jaguar, al final era algo subvencionado o casi estatal y sus trabajadores casi funcionarios, con mucha conflictividad laboral y una productividad muy mala.
    Miniatura casi juguetil, pero para mi su veterania y la version "police" le dan un toque especial.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que ver estas miniaturas para poder hacerse una idea de a dónde se ha llegado en la actualidad, con niveles técnicos muy altos. Pero parece que en el camino se fue perdiendo "alma" o algo parecido que no sé ni como llamarlo.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Es extraño porque este molde tuvo una segunda vida en la cual le adicionaron hasta limpiaparabrisas de fotograbado: http://clasicosenescala.blogspot.com.ar/2012/06/rover-3500-1968.html
    El molde se la aguantó, más allá de las pintorescas ópticasa delanteras de strass y traseras pintadas, vivió su nueva vida con bastante dignidad, y es una miniatura que me gusta mucho. Es raro que este patrullero tenga los limpias moldeados. Los detalles vericales de las ventanas laterales también hechos de metal son una indisimulable muestra del paso del tiempo. Igual, es una miniatura que bien vale la pena.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se le ve la veteranía, como ya dije. Este modelo me encantaría verlo hecho por Oxford, un sello con bastante calidad que seguramente conoces. El caso es que este coche me encanta!

      Saludos!

      Eliminar
  6. Tarde o temprano la subjetividad lo atraviesa todo.
    Detalles que por su factura o por su precisión ("esta moldura cromada la llevó solamente el modelo '73") nos enloquecen en miniaturas actuales y superdetalladas, podrían pasar desapercibidos para un observador "objetivo" que no posea la misma data que nosotros.
    El mismo observador también podría emitir un juicio si no desacertado, por lo menos incompleto si no conociera las vivencias, la mística que rodea a los viejos Vanguards, Solido o Matchbox.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó un poco identificar esta serie, ya que salvo por el frontal en el resto no se aprecian diferencias (tenemos que tener en mente que la miniatura no tiene apenas precisión). Esto me fastidia a veces, pues cuando tengo medio preparada la entrada de repente descubro algún detalle y cambia la historia... teniendo que rehacer en parte todo lo escrito.

      En lo de la mística te doy la razón, pero yo de pequeño no tenía apenas ningún producto de las marcas inglesas. Lo normal era ver Majorettes y productos nacionales, ni siquiera Solido era habitual.

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!