El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé de Kyosho (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

domingo, 21 de octubre de 2018

SOMUA OP5-3 "CTS Strasbourg" de IXO/Hachette





Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

Primer y verdadero autobús moderno de la posguerra, el OP5 ("Omnibus parisien des années 50") fue considerado como un gran avance con respecto a los antiguos autobuses de plataforma. Pero tuvo en contra un precio bastante elevado de adquisición y en unos tiempos dominados por la austeridad tan solo las ciudades francesas de París y Estrasburgo pudieron disponer de algunas unidades.

La actividad de vehículos industriales pesados en SOMUA era bastante escasa tras la Segunda Guerra Mundial, pero se había labrado una buena reputación como fabricante de productos con calidad y fiables al ciento por ciento. Hacia 1945 proponía en su gama tres camiones, dos de ellos propulsados por un nuevo motor diesel de seis cilindros disponibles con varios niveles de potencia. Además, estos camiones contaban con un chasis de cabina avanzada puesta a punto con Panhard y esto los hacía ideales para ser la base de un nuevo autobús, por otro lado la RATP (el consorcio parisino de transportes) hizo una petición a SOMUA y ésta no tardó mucho en presentar su propuesta: había nacido el autobús OP5 de carrocería integralmente cerrada.

El manejo del nuevo autobús era bastante cómodo gracias a su caja de cambios preselectiva Wilson con embrague hidráulico, al sistema de frenado oleoneumático, por la servodirección y por la disposición racional de todos los elementos interiores que favorecían el trabajo del conductor y el cobrador. Inmediatamente la RATP encargó 301 ejemplares, una cantidad muy importante para una empresa como SOMUA que no fabricaba más de 200 vehículos por año.

El constructor evolucionó su producto en 1955 al presentar el OP5-3, con sus tres grandes puertas plegables de acceso y su carrocería totalmente metálica elaborada por MGT en Levallois. De estos modelos y posteriores la RATP compró 503 ejemplares, pero la producción no era comparable a la de otros constructores como Chausson.

El panorama para el OP5-3 era muy diferente fuera de la capital, donde era completamente desconocido. Tan solo la CTS de Estrasburgo compró dieciséis unidades del OP5 entre 1953 y 1954 idénticas a las parisinas, a las que se unieron a partir de 1955 38 modelos del OP5-3. De todos estos modelos quedó el recuerdo de ser buenos autobuses pero sin carrocería monocasco, con un suelo demasiado alto y un motor mal emplazado. En lo positivo se destacó su comodidad en parte por su suave transmisión y su estética moderna. Queda también el dato de que la CTS los mantuvo en servicio hasta mediados de los años 70, siendo entonces reemplazados por los SAVIEM SC10 quienes, a su manera, eran herederos directos de los SOMUA.











Volvemos a repetir molde en la eterna colección de autobuses de Hachette, en esta ocasión idéntica al OP5-3 parisino aunque con la librea azul y roja de Estrasburgo (Alsacia). Quizás por ello se puede obviar este modelo, pero particularmente me pareció más bonito y vistoso que el anterior y por ello le hice su huequito en mis vitrinas. En ambos casos se trata de una miniatura muy bien hecha y con buenos detalles externos, algo más abundantes en el alsaciano. También parece que el interior está como más trabajado pero ya sabemos que en el caso de estas réplicas no cuenta apenas. Como nota negativa, los modelos de la CTS incorporaban unos aireadores en torno al marcador numérico del techo pero en esta ocasión no se molestaron en replicarlos (el detalle es bien visible en la foto del original). Dejo a mis lectores aficionados la elección, pero sea cual sea acertarán al llevárselo/s.




































13 comentarios:

  1. Me gusta mucho, aunque le falten las rejillas de arriba!
    Los colores, el diseño retro, pero por sobre todo las tampografías.
    Por ejemplo el tratamiento a las puertas plegables con rayita negra en la franquicia y raya más gruesa en la goma.
    El cartelito sobre la calandra, las publicidades.
    Son todos pequeños detalles cuya falta puede arruinar cualquier modelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucho sabor añejo, y es tan francés... me gustó mucho la publicidad adosada y, sobre todo, la aplicación del color, sin ahogar nada.

      Es tan diferente que me la "colaron", no me dí ni cuenta de que ya tenía este modelo anteriormente en la colección. Pero no me arrepiento.

      Eliminar
  2. Muy bueno, se lo ve robusto, con una parte delantera que impone presencia. Y todos los detalles que presenta suple la falta de las rejillas.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de la rejilla es lo de menos...
      Lo que no me dí cuenta es que el molde lo tenía repetido!

      Saludos!

      Eliminar
  3. Hermoso, ya que representa una época de maravillosas innovaciones. Los colores, la gráfica, el cartel del frente, todo aporta para un gran modelo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate, en esos años Francia se comía el mundo... estaba en los Treinta Gloriosos! No me extraña que echen de menos esas décadas.

      Abrazo!

      Eliminar
  4. Muy vistoso, y con ese encanto especial que tienen los autobuses clásicos del cual carecen los modernos y que por cierto nunca lo tendrán. Tiene todos los detalles que se le podrían pedir, y una gráfica magnífica, un conjunto imposible de pasar por alto y lo bien que has hecho en darle cabida aunque tengas otro muy parecido o casi idéntico, yo hubiese hecho lo mismo.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces me pregunto: pero cuantos autobuses hicieron los franceses??
      Al verlo en el blister me encantó, pero me lo habría pensado mejor si me hubiese acordado de que ya tenía el mismo pero con otra deco.

      Bah, me lo hubiese traído seguramente!

      Abrazos!

      Eliminar
  5. Curiosa esa estética más propia de un trolebús. Muy entrañable aunque sea francés por los cuatro costados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además ese color es de posguerra total!
      Éste es alsaciano también...

      Eliminar
  6. Pero es un Trolebús o Autobús??

    Esa extraña configuración del frontal con la trasera hacen pensar que uno está ante un Trole con su agente de cobro en las puertas traseras debiendo entrar todos por ahí.

    Me encanta la combinación, pese a que los colores no ayudan mucho me encanta.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve claro que no es un trolebús, ya que en el techo no está la pértiga (trole) por la que el vehículo tomaba el fluido eléctrico. Muy pocos trolebuses he visto yo a 1:43, algún ruso y el de regalo para los que se abonasen a la colección de autobuses de la que forma parte este SOMUA.

      Sí que tenía garita para el cobrador.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Bardzo szczegółowa miniatura. Przyznam, że bardzo mi się podobają ciężkie masywne koła tego samochodu. Bardzo ładny model.

    Pozdrawiam:)

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!