El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Pegaso 5061 Comet Seida "Empresa Cuiña" de IXO/Hachette (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 10 de agosto de 2019

Alfa Romeo 1750 Berlina MkI de Starline





Reemplazante del modelo 2000 (1958), el Alfa Romeo 1750 Berlina fue un automóvil de tres volúmenes y cuatro puertas producido (posteriormente junto con su hermano el 2000) entre los años 1968 y 1977 en la planta de Arese, posiblemente en una cantidad cercana a las 100.000 unidades.

En la segunda mitad de los años 60 Alfa Romeo se dedicó a tratar de ofrecer una gama alta de vehículos pero hechos en serie, a diferencia de la producción casi artesanal que se había empleado hasta entonces. Giuseppe Luraghi, directivo de la casa milanesa, decidió enfrentarse al problema mediante el uso del chasis del Giulia pero mejorado con el fin de alojar plantas motrices más potentes y a la vez que fuese compatible con la producción en serie. Así, se anunció en 1967 la presentación de la nueva gama 1750 cuyo nombre inicial sería el de Giulia 1800, dicho cambio se efectuó por realizar un homenaje sobre el modelo 6C 1750 que tanta gloria había traído a la Casa del Biscione.

Presentado oficialmente al público en enero de 1968 con motivo del Salón de Bruselas y siguiendo un diseño de Bertone, el 1750 era 25 centímetros más grande que el Giulia y eso lo hacía aspirar a una categoría superior. Su apariencia sobria y elegante pero con características deportivas en su conducción fue completada con una carrocería autoportante con deformación progresiva y un esquema idéntico al que seguía el Giulietta de motor delantero y caja de cambios situada cerca del eje trasero, siendo motriz este último. Este 1750 proporcionaba un ejemplo de equilibrio en su conducción y sería recordado como el último Alfa en seguir ese esquema.

En comparación con el Giulia difería en el control del embrague hidráulico, el uso del alternador en vez de la dinamo, la instalación de una válvula en el sistema de frenado que evitaba su bloqueo y unas ruedas de 14 pulgadas. La cilindrada del motor (de 1.779 cm3) era superior gracias al mayor diámetro de los cilindros y una longitud acentuada en la carrera de los pistones. Dicho motor era un cuatro cilindros en linea alimentados por dos carburadores Weber de doble cuerpo (aunque para el mercado norteamericano fueron sustituidos por un sistema de inyección mecánica Spica) y doble árbol de levas en cabeza que otorgaba una potencia de 118 CVs; un bloque que no derrochaba combustible y que proporcionaba unas buenas cifras de aceleración y velocidad máxima (180 Km/h).

Completaban este buen panorama un sistema de frenos de disco a las cuatro ruedas (algo que no era habitual a finales de los sesenta) y un esquema de suspensión independiente con barra establizadora delante y puente rígido detrás con amortiguadores telescópicos. Unidos a un peso contenido de 1.110 kilogramos, el 1750 proporcionaba la comodidad y el espíritu deportivo que cualquier amante de los Alfa esperaría encontrar en una de sus clásicas berlinas.

Para noviembre de 1969 se presentó una segunda serie que en realidad no fue más que un ligero restyling, integrando pequeños cambios estéticos y funcionales (como, por ejemplo, la inclusión de intermitentes en las aletas delanteras o la mejora en el interior). Aunque la mecánica no experimentó ninguna mejora el precio subió ligeramente en contra de la evolución de las ventas en el segundo año de producción, no muy bueno después del primero. Tampoco favoreció el hecho de los problemas de producción acontecidos por una ola de disturbios laborales, pero lo que acabó relajando mucho las ventas del modelo fue la aparición del Alfa 2000 Berlina, la crisis del petróleo y el nuevo Alfetta de mediados de los años 70.














Aún de vez en cuando se deja caer alguno de los Starline que me faltan, y ese momento es como una pequeña fiesta para mí! Obviando los fallitos de calidad en los cromados (o será más bien el paso del tiempo?), este 1750 era una pieza que yo pensaba que tenía y que, no siendo así, acabé por adquirir a precio de saldo con su caja original incluida. Tan recomendable como los demás modelos de Starline, tenemos un buen molde con un excelente interior, unas buenas ruedas y un trabajo de pintura aceptable. Sin embargo echo de menos unos intermitentes frontales delanteros (qué es lo que han querido hacer en su lugar?) y una trasera mejor definida. No obstante, creo que es una pieza "que hay que tener" y que además está disponible en varios colores.



































15 comentarios:

  1. No sé mucho de Alfas ni mucho menos conozco este modelo en particular.
    Pero si realmente este Starline se corresponde con el Alfa real de la foto de abajo, estamos en problemas.
    Qué pasó con Starline? les he visto modelos muy bien hechos (tengo dos Fiat que son una delicia), pero este ni siquiera salió parecido al original.
    Algo huele mal en La Algaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, por aquí tenemos un cliente insatisfecho!

      No me acabo de enterar qué fue lo que no te gustó, pero a mi en general no lo veo mal hecho. Salvo algunas cosillas. En mano luce mucho, te lo aseguro, y guarda las proporciones según vi en las muchas fotos que estuve consultando.

      Hasta ahora no vi un solo Starline que no me gustase, alguno con sus más y sus menos, y tengo unos 40 modelos.

      Bueno, para ti no pasó el corte y ya está.

      p.d. tengo muchos ambientadores eléctricos en la casa, con olor a lavanda!

      Eliminar
    2. no me gustó la trompa.
      visto de perfil, el real se ve con capot recto con un sutil ángulo hacia abajo como un peugeot 504 y éste se ve rectilíneo casi como el capot de un renault 12.
      las farolas también, en el real se ve un frente más convexo y starline lo hace más chato.
      de la cola no opino porque no conozco al real.
      yo también voy a necesitar lavanda!

      Eliminar
    3. Disculpa, yo veo la caída del capó perfectamente, en la tercera foto por ejemplo.
      El frontal sí es un pequeño desastre, tal cual dije en la entrada.

      No sé, tan malo no lo veo...

      Eliminar
  2. Grandes siempre esas Berlinas Alfa!
    estilo es muy sobrio pero la emoción estaba bajo la piel; biarbol, motor de carburadores, puente trasero rígido y propulsión trasera, uff a mi los AR me aceleran el pulso.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, creo que una vez en la vida hay que tener un Alfa si eres aficionado a los coches!

      Y ahora están ganando en fiabilidad...

      Saludos!

      Eliminar
  3. Me gusta mucho este modelo, lo pude conseguir también a buen precio este mismo año y me encanta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo recuerdo, siempre quise tener uno de éstos y lo había olvidado casi!
      Starline era una marca con una relación calidad/precio bestial, te animo a que consigas los que puedas. Te encantarán!

      Saludos!

      Eliminar
    2. Cuando cuente con un espacio y mejor capital lo haré! Gracias!

      Eliminar
  4. Me gusta mucho este Starline, una pena los cromados, primera vez que veo uno así. Los intermitentes delanteros moldeados en el paragolpe son imperdonables, no había reparado en eso. Tengo este mismo modelito hace muchos años ya. Enhorabuena que lo conseguiste!
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo alguno más que sufre de ese problema de picados en las partes cromadas. Recuerdo un FIAT 130 coupé, por ejemplo. Qué cosa...

      Un fallo ratonero lo de los intermitentes, sí. Queda muy cutre. Pero en general el modelo me gusta y es bonito en este color. Bueno, en realidad en cualquiera.

      Abrazos!!

      Eliminar
  5. A mí también me ha gustado desde siempre Starline. Tienen una finura de molde que por aquellos años no era habitual, con el añadido además que no solían poner ruedas de tractor a sus modelos.
    Que luego estuvieran más o menos detallados, o peor o mejor resueltos, ya iba en según qué modelos...

    Tenemos que recordar que unos "cochazos" o berlinas como las de entonces, del tipo Seat 1500, actualmente parecen pequeños al lado de las de hoy en día, hipercarrozadas por fuera, y downsized por dentro. Trasladar eso a un molde de unos centímetros y conseguir que el modelo se reconozca de un vistazo, tiene su aquél y su arte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Starline creó pequeñas obras maestras, así a bote pronto recuerdo el FIAT 2300 Familiare Lusso que es una preciosidad, o el Autobianchi, los clásicos italianos de los 50 (como el Cisitalia), etc.

      Ciertamente yo de chico veía enorme un SEAT 1500, por ejemplo, y ahora al lado de un Mégane sedán, por ejemplo, se ve más bien pequeño. Y sí, es un arte lo que dices, lástima que Starline se quedó por el camino.

      Eliminar
  6. He visto este mismo modelo a la venta en una tienda de internet a diez euros. Para un alfista como yo no debería haber duda. Tienen también un Nissan 350 Z de Ebbro a veinte Euros. Pero la colección la heredará mi hijo, que ahora mismo se centra claramente en la competición.
    Muy buenos los Starline, con sus pequeñas joyas italianas de las Mil Millas, por ejemplo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardo, me produce envidia saber que tienes quien se ocupe de la colección cuando sea menester. Mi hija ignora totalmente mi "vicio" y para ella mis cerca de 1.200 modelos no significan nada, me temo. En todo caso no pensemos en eso!

      Excelente ese Ebbro y te lo aconsejo vivamente, si es que te llama la atención. Lo mismo que el Alfita! Siempre buenas compras los Starline, sobre todo esos MM que comentas y que ya se empiezan a cotizar.

      Saludos, espero que estés pasando un buen verano!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!