El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Lancia Astura MkIV Ministeriale Convertibile de Starline (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 17 de septiembre de 2019

Toyota Publica UP10 Convertible Deluxe de NOREV





El Toyota Publica fue un pequeño automóvil comercializado entre 1961 y 1978 siguiendo las directrices del gobierno japonés sobre la creación de un "coche nacional". Sucedido por el Starlet, el Publica fue en su tiempo el coche más pequeño comercializado por Toyota y estuvo disponible con una gran variedad de carrocerías pero siempre de dos puertas.

Los orígenes del Publica se rastrean en el concepto de automóvil nacional que quería desarrollar el poderoso MITI (Ministerio de Comercio Internacional e Industria de Japón), anunciado en 1955. Entre los parámetros requeridos estaban el hecho de que el vehículo debía alcanzar una velocidad máxima de 100 Km/h, un peso inferior a los 400 Kgs, un consumo de combustible no mayor de un litro a los 30 kilómetros recorridos en llano a 60 Km/h y lo más duro: que el automóvil no tuviese que soportar reparaciones fuera de lo normal en sus primeros 100.000 Kmts.

Eiji Toyoda aceptó el desafío inspirandose claramente en el Citroën 2CV con su motor bicilíndrico bóxer refrigerado por aire de 500 cm3. Aunque se contempló implantar también motor y tracción delanteros (un concepto entonces novedoso), los ingenieros de Toyota no disponían del tiempo suficiente para estudiar la forma de incorporarlos y al final se inclinaron por la propulsión, dejando el motor delante y aumentando la cilindrada hasta los 700 cm3. Esto ocurrió así pues el cubicaje inicialmente contemplado  de 500 cm3 era insuficiente, pero a cambio tuvieron que abandonar la idea de aprovechar las exenciones fiscales que el gobierno pensaba hacer en los automóviles con motores de menos de medio litro de cilindrada. El bloque empleado (llamado "U") resultó tener dos cilindros en posición bóxer, refrigerado por aire y rendía 28 CVs. Afortunadamente, el incentivo fiscal no fue finalmente instaurado y eso favoreció las ventas.

La versión incial del Publica (cuyo nombre viene del inglés "Public Car", aunque en japonés se transcribe como "Paburika" y suena parecido a su palabra para "pimentón") portaba una carrocería tipo sedán destinada a alojar cuatro personas y una buena cantidad relativa de equipaje. Se reveló como un automóvil bien adaptado a las malas carreteras japonesas gracias a su suspensión de doble horquilla delante y ballestas detrás. Aunque el modelo fue sencillo y barato de producir era muy simple en su equipamiento (no tenía ni calefacción, ni medidor de combustible ni siquiera espejos laterales) por lo que el público no lo acogió demasiado bien y las ventas fueron escasas al principio, ya que aquel que podía acceder a un vehículo privado prefería tener un coche más lujoso y aparente.

Tal vez por eso en 1963 aparece el nivel de equipamiento "Deluxe" que incluía asientos reclinables, radio, calefacción, transmisión semiautomática y elementos más "distinguidos" en el exterior como cromados y neumáticos con bandas blancas. Una primera prueba se hizo en los concesionarios especiales Asahi y visto el éxito se decidió extender la versión a todo el archipiélago, quedando el modelo normal con la denominación "Estándar".

También en 1963 apareció la versión descapotable realizada por Central Motor, una división de Toyota encargada en aquellos años de crear sus carrocerías especiales.

En 1966 aparece un restyling para el Publica (UP20) que incorporó más potencia para el motor, cambios leves en el frontal y la corrección de detalles tan importantes como el sentido de la orientación del picaporte externo de la puerta. Esto había provocado un desgraciado y mediático accidente que resultó en la muerte de una escolar al atravesarle el corazón dicha manilla cuando el vehículo estaba circulando. Tras esa desgracia Toyota cambió el sentido y nunca más hubo un vehículo en Japón que tuviese la manilla mirando al frente. Y en 2006 la firma japonesa se vio obligada a retirar todo el amianto de los Publica ya que formaba parte del sistema de calefacción.











Parecía que no, pero detrás de este cochecito hay mucha historia y las lecciones aprendidas se reflejarían en vehículos posteriores como el Corolla, todo un éxito que ha llegado hasta la actualidad. La miniatura nos revela un modelo más bien básico destinado a coleccionable que se me parece enormemente al Daihatsu Compagno Spider, replicado por Ebbro aunque muy alejado de su calidad. De todas formas este Publica goza de un buen molde, algunos detalles externos correctos (como los neumáticos o la capota), buen pintado pero con un interior poco destacable, con un volante demasiado exagerado. Volvemos a tener una parrilla poco creíble y unos bastos espejos y limpiaparabrisas, pero por lo poco que pagué por el modelo me doy por satisfecho y lo recomiendo.




























8 comentarios:

  1. Mira tu por donde gracias a tu excelente dossier conocemos al 2Cv nipon, aunque como los japos son más pequeñitos necesitaban mas espacio. Al menos te ocupara poco espacio en la vitrina, jeje.
    Increíble la evolución del gigante Toyota que de hacer estas cosillas se ha convertido en el primer fabricante mundial.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos les dirán copiar, yo creo que se inspiraban. Hasta que los japos encontraron su propio camino!

      Saludos!

      Eliminar
  2. Hermoso, me encantan estos pequeños japoneses.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que alucino es con los de la foto del coche. Pero cuanto mediría esa pareja??

      Seguimos con esta temática, Juan, mientras el cuerpo aguante.

      Abrazos!

      Eliminar
    2. Deben raspar sus culos con el asfalto Antonio, jajaj!

      Eliminar
  3. Sorprende por el tamaño reducido, pero más por la delicadeza de algunos detalles como ser la bagueta lateral que recorre de punta a punta con elegancia y delicadeza.
    También da gusto ver otros tampos como ser las bisagras del baúl o el tapón del tanque de combustible.
    Puede ofender las luces traseras con insertos pintados o los espejos grandotes, pero es entendible ante el reducido tamaño del conjunto.
    Vale el comentario para el volante de dirección.
    En cualquier caso, a mi me simpatiza mucho, mucho más que otros nipones de mayor empaque o enjundia.
    Fuerte ese aplauso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, detallitos tiene bastantes por fuera.

      Me alegro que te guste, a mi también!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!