El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé de Kyosho (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Mazda Familia MkVI GT-R de NOREV






La sexta generación del compacto Familia estuvo vigente entre 1989 y 1994 si bien se siguió construyendo en China bajo la marca Haima hasta el 2004. Este modelo se comercializó globalmente con diversos nombres (aparte del original japonés) en los diferentes mercados que atendió: 323 en Europa y Oceanía o Protegé en EE.UU. Estuvo disponible como "hatchback" de tres puertas, sedán de cuatro y compacto de cinco con faros retráctiles.

Los Familia estaban disponibles con tracción delantera o integral y podían ser adquiridos con varios tipos de motores, todos ellos de cuatro cilindros en linea y cubicajes desde un 1.3 litros carburado al 1.8 con doble árbol de levas en cabeza y turbocompresor, siendo esta versión desarrollada para ser la base del modelo homologable para la participación en rallyes del grupo A. También existió una variante diesel con 1.7 litros que rendía unos 60 CVs.

Sobre la base del prestacional GTX Mazda presentó en 1992 una versión homologada GT-R para el campeonato WRC. Este modelo presentaba significativas mejoras que consistían en un agresivo paragolpes delantero, rejillas de ventilación en el capó, un paragolpes trasero diferenciado, llantas exclusivas con buje de cinco espárragos, suspensión más rígida, barras reforzadas de protección y unos frenos más capaces. El interior contaba con asientos de cuero y gamuza y existía la opción de sustituir el portavasos por un módulo con tres relojes indicadores. En cuanto al motor, se contó con el refuerzo de bielas y pistones, inyectores de aceite más grandes, un cigüeñal mayor, válvulas de sodio, colector de entrada más amplio, intercooler frontal y sobre todo un turbocompresor IHI refrigerado por agua. De fábrica este modelo venía limitado a solamente 180 Km/h pero retirando un tornillo dicha restricción desaparecía.

El GT-R declaraba un peso de 1,2 toneladas y podía alcanzar cerca de 230 Km/h, logrando una aceleración de 0 a 100 Km/h en unos seis segundos y medio. Naturalmente seguía conservando la caja de cambios manual de cinco velocidades del GTX, su sistema de tracción total y el diferencial viscoso con deslizamiento limitado pero la potencia ascendía significativamente hasta los 210 CVs.

Este vehículo supuso la entrada de Mazda en el mundo de los rallyes tal como ocurrió con el Impreza en Subaru o el Lancer Evo de Mitsubishi, totalizándose una producción de 2.200 unidades en sus dos años de producción (hasta 1994). No era un modelo particularmente rápido pero sí muy eficaz en curvas y, sobre todo, muy divertido de conducir. Otra ventaja que tenía era la disponibilidad de piezas (el motor compartía muchas piezas con el 1.8 del roadster MX5) pero actualmente es un automóvil muy complicado de adquirir por su rareza: en Japón no aparecen en subasta más de 6 o 7 al año y hay que tener en cuenta que suelen ser unidades muy caras... y castigadas.











Una lástima que un coche tan impresionante no haya sido bien reflejado por NOREV en esta ocasión, aunque es justo decir que en mano no se ve tan horrible como lo que capta el macro de la máquina. La lista de lo negativo es larga y podría comenzar por su exceso de pintura, unas ruedas exageradas, la trasera que no es digna ni de los juguetes chinos más básicos y un frontal tan malo que hace al modelo irreconocible. Tampoco hay buenos detalles externos y ni el interior se libra, incluyendo ese retrovisor interior totalmente transparente y tan falso como el molde. En fin, una oportunidad perdida y además cara debido a su escasez, pero yo al menos no tuve que pasar por eso. Aconsejo claramente dejarlo pasar a la espera de tiempos mejores, el original es tan significativo que pide paciencia.


Y ahora escribo unas lineas para desear a todos mis lectores/amigos una entrañable Navidad (otra más en el blog!) y que don Papá Noel les traiga un buen saco con todo aquello que deseen. Crean o no en él espero que todos tengamos mucha paz, alegría... y miniaturas!
























6 comentarios:

  1. Felices fiestas para ti y todos los seguidores de tu estupendo blog.
    Y que los papas noeles y rayes magos este año te traigan muchas miniaturas de calidad para seguir enriqueciendo tu gran colección.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xavi!
      A ver si se portan bien los Reyes... El gordo no me trajo nada!

      Abrazos!

      Eliminar
  2. Nosotros tuvimos al 323 en nuestro mercado, y por los años que mencionas, diría que es la misma generación que muestras, obviamente versión descafeinado.
    Si realmente este que muestras es el mismo que tuvimos en Argentina, hay algo mal que no anda bien,
    y me refiero a Norev.
    El dilema del coleccionista: comprar el modelo imperfecto o esperar alguno mejor?
    That is the question!
    (yo compraría, nunca se sabe!)
    PD: gracias por tus buenos deseos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo recuerdo algo el 323 y el 626, aunque no se vieron prácticamente nada. Mazda no hace tantos años que se instauró en España.

      Este modelo no es demasiado parecido al que estamos comentando, el de la entrada es una base de competición y hoy en día alcanza precios muy altos. Por eso se ve tan exagerado el frontal y la trasera.

      Gracias a ti por seguir viniendo por este barrio!

      Eliminar
  3. Las lineas laterales me hacen pensar. en el Escort americano como del '94 pero recortado. Pero me agrada ese toque de agresividad aunque para mi gusto esos faros de penetración bajos en la facia se me hacen muy grandes. Y por lo que describes sí que era un nuevo gran picante. Ahora todos los Mazda son mucho mas que eso.
    Y gracias también por tus buenos deseos; a mí, papá Noel me traje algunos buenos regalitos con ruedas..

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, no conozco el modelo que dices...

      Es agresivo por ser la base del modelo para WRC, esos grandes faros de apoyo son también como los que llevaba el Subaru Impreza. La parrilla me recordó inmediatamente a él.

      Vaya, esperaremos entonces a ver lo que te trajo el gordo! Por lo visto debiste portarte muy bien en el año!

      Saludos!!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!