El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Isuzu VehiCROSS de Premium X (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

domingo, 15 de diciembre de 2019

Renault Viva Grand Sport de NOREV





Presentado en el Salón de París de 1934 junto con el Nervastella, el Renault Viva Grand Sport (inicialmente Vivastella Grand Sport) fue un lujoso automóvil fabricado entre 1934 y 1939 en una cantidad cercana a los once mil ejemplares y en una amplia variedad de carrocerías, siendo la cúspide de la serie VivaSport.

El Grand Sport seguía un diseño de Marcel Riffard, un creador con experiencia en la aeronáutica y por ello el modelo seguía una evidente línea aerodinámica. La anchura de su carrocería era bastante grande como para alojar tres personas a lo ancho y poseía el espacio suficiente para contener un motor de seis cilindros en linea en posición delantera longitudinal.

Posteriormente aparecerían evoluciones sobre su motorización de 4,1 litros de cubicaje que iría aumentando la potencia, pasando desde los 78 a los 95 CVs en la última versión del motor llamada BVD1 (aparecida en octubre de 1938). De esta forma, y a pesar de sus casi dos toneladas de peso, el vehículo podía alcanzar los 130 Km/h. mediante una transmisión gobernada por una caja de cambios manual de tres velocidades con las dos últimas sincronizadas.

El Grand Sport se podía adquirir bajo la forma de una berlina, un roadster, un coupé y un cabriolet con asiento trasero escamoteable de emergencia. El estilo de las carrocerías fue variando con el paso de los años llegando a desaparecer la cubierta de las ruedas traseras o pasando los faros a integrarse en las aletas delanteras entre otras modificaciones de estilo.

En su época, el Grand Sport fue un coche mediático que contó con la promoción de la malograda piloto aeronáutica francesa Hélène Boucher, muerta a los 26 años de edad a causa de un accidente aeronáutico en 1934 cerca de París. Del automóvil quedó el recuerdo de ser un modelo potente, confortable y fácil de conducir que proporcionó prestigio a su fabricante.










Realmente NOREV realiza con bastante soltura modelos a escala encuadrados antes de la Segunda Guerra Mundial, a juzgar por lo que tengo en mis vitrinas. Muy buenos moldes y suficientes detalles externos son prueba de ello, con la ventaja de que además si se buscan bien estas miniaturas no resultan ser nada caras. Quizás el interior se queda un poquito atrás pero no es algo preocupante. Como nota final he de añadir que extravié el espejo retrovisor del lado del conductor cuando hice la sesión de fotos, afortunadamente apareció y ahora luce como es debido.
















                                                     Hélène Boucher poco antes de morir







12 comentarios:

  1. Bello auto de la epoca de pre-guerra, y la miniatura resulta ser una linda pieza.
    Que bueno que encontraste el espejito! ;-)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, por la caja de transporte andaba...
      Esta eventualidad me ha ocurrido unas cuantas veces ya.

      Saludos!

      Eliminar
  2. No es mi tipo ni conozco al modelo real como para comparar, pero por las fotos puedo decir que tiene buenas ruedas, buenos cromados (cromados de verdad, no simulados con pintura aluminio).
    Muchos insertos, la capota que encaja perfectamente, sin franquicias ni estridencias.
    Yo criticaría el interior, ese tablero pide a gritos una pincelada de marrón simil madera, te lo dejo para el fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo estoy apreciando mucho estos modelos de entreguerras. Quedan muy bien si están mínimamente bien hechos.
      El interior seguramente sea lo peor, pero ya sabes que no me gusta retocar nada por varias razones. La primera es lo "manazas" que soy!

      Eliminar
  3. Siguiendo los diseños de la epoca este cabriolet resulta muy elegante y distinguido. Estas miniaturas preguerra aportan variedad a cualquier colección.
    Vaya suerte tuviste encontrando el espejo, o buena vista!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta bastante, tan solo la placa de matrícula no me "pega" mucho.

      En verdad que veo menos que el retrato de un novio, pero lo bueno de la miopía es que se gana vista de cerca.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Que buen modelo, ni conocía este Renault y luce muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una buena gama de estos Renault que yo tampoco conozco, a ver si los puedo ir descubriendo poco a poco. Lo bueno es que suelen hacerlos NOREV!

      Saludos.

      Eliminar
  5. Aparenta ser mas pequeño pero viendo la publicidad y el real se desmiente la ilusión sobre el tamaño.
    Muy linda pieza la miniatura y aí como el auto.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba igual, pero ya veo que engaña el tamaño.
      Me dio pena la historia de la mujer que publicitaba el coche...

      Saludos!

      Eliminar
  6. Tampoco lo conocía! Una muestra más de los bellos coches de preguerra.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran espectaculares... Todos esos carroceros franceses que hacían preciosas "locuras"... También las grandes series tomaron esa moda.

      Abrazos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!