El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé de Kyosho (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 20 de enero de 2020

Triumph Stag 3.0 V8 de Vanguards






Diseñado por Giovanni Michelotti y vendido entre 1970 y 1978, el Stag tenía su punto de mira puesto en Estados Unidos como mercado fundamental y diseñado para competir directamente contra el Mercedes Benz SL. Era un lujoso coupé de cuatro plazas semi descapotable que tuvo que incorporar un larguero superior que conectaba los dos pilares B por imposiciones de seguridad del mercado americano.

El diseño del coche era una evolución del prototipo Triumph 2000 de 1963, también de Michelotti. Esta línea gustó tanto en Triumph que se siguió utilizando en posteriores automóviles de los 70, como los modelos T2000/2500. La motorización corrió a cargo de una nueva serie de motores 3.0 V8 con control de emisiones destinado, una vez más, a satisfacer la normativa antipolución de USA. Aunque se pensó inicialmente utilizar el motor V8 de Rover de procedencia Buick finalmente no se contempló hacerlo... más que nada por que British Leyland (propietario de Rover) no tenía capacidad suficiente para producir la cantidad de motores requerida.

Una vez lanzado al mercado el nuevo Stag en 1970 rápidamente se ganó la fama de ser poco fiable mecánicamente. El motor tenía graves fallos de diseño, como por ejemplo colocar la bomba de agua directamente encima de él. El resultado es que se dañaban las bombas, sobre todo si se usaba mucho el coche en tráfico urbano. También era propensa a fallar la cadena de la distribución antes de 40.000 kmts, ocasionando caras averías. Para colmo, el motor requería el uso de un anticongelante especial que no corroyese la aleación de ciertas partes: esto lo ignoraba a menudo el propietario (y hasta la red de ventas) y dañaba la aleación si no se tenía en cuenta. La lista seguía: el fundido de los bloques del motor era pésimo y quedaba arenilla a veces, que dañaba partes delicadas como los cilindros... por ello no es casual que el Stag esté incluido en la lista de los 50 peores coches de todos los tiempos.

El equipamiento, como es de suponer, era muy completo y los acabados bastante buenos. Aunque llama un poco la atención el hecho de que delante llevaba discos y detrás tambores: poco equipo de frenado para detener un coche de más de 1.300 kgs. La mayoría de las cajas de cambio montadas eran automáticas (claro está, pensando en el mercado americano). Y el coche se servía con dos tipos de techo juntos: uno duro de dos piezas que se podía guardar en el maletero y otro de tela. Para los inconformistas existía una lista de opciones de equipamiento tales como el aire acondicionado, la amortiguación Koni mejorada, una baca portaequipajes trasera o los faros antiniebla Lucas.

Citaremos finalmente el dato de que se produjeron unas 26.000 unidades (cerca de 3.000 para USA) de las que sobreviven 9.000 en el Reino Unido. Afortunadamente, en las Islas hay varios clubs de propietarios muy entusiastas que conocen perfectamente el vehículo haciendo que, actualmente, rueden sin problemas.











Hace ya mucho tiempo presenté el Stag replicado por Matchbox pero nunca quedé conforme con esa version, más cercana al juguete que a la miniatura de precisión. Por ello me prometí conseguir en cuanto pudiese una más elaborada que fuese más fiel a un automóvil tan bonito e interesante como es el Stag. Pues bien, la ocasión se me presentó no hace mucho y pude hacerme a muy buen precio con un Vanguards lleno de detalles que se perciben facilmente (el interior o el molde) y otros que no, como las ruedas de goma o la suspensión independiente. Tampoco faltan los fotograbados, las insignias y unos cromados bastante buenos. Sin embargo la pintura no apareció todo lo buena que podría ser, a causa de algunos defectos que yo atribuyo a los disolventes o adhesivos y que no tienen por qué repetirse en otras unidades. Creo que ya puedo decir que la asignatura está aprobada, y espero que ustedes también le den el visto bueno a esta magnífica miniatura de origen inglés.

























11 comentarios:

  1. Qué bueno ver un Vanguards con alguna parte del interior pintada, ese tablero se lo merecía.
    Yo estuve mucho tiempo tras un Stag de Vanguards de edición limitada, con techo (aunque parezca mentira!).
    Cuando me cansé de esperarlo, quise comprar uno como el tuyo, para comparar con mi Matchbox pero ya se vinieron las complicaciones para importar y nunca más traje nada de afuera.
    Hubiera sido lindo comprarlo, el modelo se ve muy bien parado.
    PD: Una lastima la historia del Stag verdadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, además dejaron el interior que ni un Minichamps! Esperemos que no dejen la costumbre...

      Yo tengo el Matchbox, como expliqué en la entrada, pero siempre quise cambiarlo algún día. Este que te muestro es de China y venía sin su caja, en su lugar pusieron otra genérica. No me costó barato pero la pintura venía como rugosa, como si hubiese estado expuesta a algún agente químico. Pero un buen lavadito con agua y jabón neutro aplicados con toallita de microfibra lo dejaron de lujo.

      Lo del Stag es para llorar, siempre suele salir en listas de los peores coches de la Historia.

      Eliminar
  2. Parece que te has quitado una espinita clavada.

    Otro modelo que había visto en fotos por la red, pero no me había llamado tanto la atención como para leer ningún informe.

    De todos modos el techo me parece algo ortopedico y encima si el motor no acompañaba...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, al principio dudé en pillarlo pero era una buena ocasión y no la dejé escapar. Sobre todo por el precio, luego en la versión completa sale carísimo!

      Y lo del techo... es que no sé qué quisieron hacer, parece que no se aclararon, es como si fuese para Targa pero al final se hubiesen arrepentido.

      Saludos!

      Eliminar
  3. El Triumph es muy lindo, pero la miniatura, con ese color acompañado de la franja y matrícula amarilla, descolla.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi que no había reparado en esa franjita, y la verdad es que está muy bien! Es un buen detalle que suma.

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Es una preciosidad esta miniatura, es una pena que ahora los fabricantes no hagan coches tan bonitos como antes...
    Y una pena que una industria como la inglesa que creo coches tan fantásticos ahora sea ya inexistente...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, lástima que cayeron casi todos, y los que no son propiedad de otros grupos extranjeros. Al menos han ganado en calidad, por que estos coches eran un desastre.

      Saludos!

      Eliminar
  5. Me encanta la linea y el diseño del auto, y la miniatura mas. Lástima por los fallos mecánicos de origen, por tan bello auto.
    Y veo que viene con los cristales de las puertas subidos estando destapado.
    Que buen detalle.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa igual, la linea sobrepasa claramente al resto del coche... Es uno de esos modelos que se "sufre" pero que cuando andan bien, uno va sonriendo por ahí...

      Saludos!

      Eliminar
    2. Como el típico amor tormentoso que se tiene con los autos, que mientras mas lata te dan, menos los sueltas!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!