El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Land Rover MkIII Dormobile de IXO/Hachette (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 27 de enero de 2020

Nissan Fairlady Sports 1200 SPL212 de NOREV





Los Datsun Sports (Fairlady en Japón y Australia) fueron una serie de roadsters producidos por Nissan entre 1959 y 1970, totalizando una cifra aproximada de 400.000 unidades. Esta serie de vehículos fue la predecesora de la actual serie Fairlady Z y surgieron como una respuesta japonesa a los tradicionales especialistas europeos del segmento como Triumph, Alfa Romeo, MG y FIAT. La linea comenzó con la serie S211 y prosiguió hasta los años 70 con los SP311 y SR311, vendiéndose todos ellos en Japón dentro de los concesionarios exclusivos Nissan Shop.

Un integrante de aquella y recordada serie de pequeños deportivos nipones fue el SPL212, introducido en el mercado japonés en 1960. La letra "L" dentro de la denominación significaba que el vehículo tenía el volante a la izquierda y la razón de ello era que Nissan los creó exclusivamente con fines de exportación, siendo el primer Datsun Sports que llegó a tierras norteamericanas. El vehículo llevaba una carrocería de acero inoxidable y se produjo en una cantidad de 288 unidades hasta su desaparición en 1961, aunque su hermano el SPL213 (cuya diferencia estribaba en la adopción de un doble carburador) continuaría disponible un año más hasta totalizar cerca de 500 ejemplares.

El 212 estaba basado en el pickup Datsun 223 y llevaba un motor de cuatro cilindros en linea y 1.2 litros movido por gasolina que rendía alrededor de 50 CVs, montaba una transmisión manual de cuatro velocidades y poseía una suspensión delantera a base de barras de torsión. El primer Fairlady llevaba frenos de tambor en todas sus ruedas y se ensamblaba inicialmente en la factoría de Yokohama hasta que la producción se trasladó a la planta de Hiratsuka.

Actualmente estos vehículos son muy escasos y por tanto caros, alcanzando una unidad no restaurada un valor de 100.000 dólares en el año 1996.











Claramente influido por el Corvette americano, la réplica del primer Fairlady nos parece como algo conocido y familiar a pesar de su origen japonés. Creo que la miniatura de NOREV hizo justicia al presentar esta pieza tan bonita y bien hecha, sin estridencias, pero con un aspecto tan simpático que nos haría pensar en un coche de pedales para niños. Posee un molde muy fino y una pintura bicolor bien aplicada que acompaña a un interior correcto, sin muchas florituras pero que convence. El modelo es una rareza que si se busca bien aun puede ser hallada a buen precio, siendo en esta ocasión acompañada además por el exotismo y el buen gusto.

























15 comentarios:

  1. Muy lindo autito, realmente lo tendría en mi colección! Se nota como una respuesta nipona a los coches europeos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claramente es eso, parece algo europeo totalmente aunque con una pizca de yanki.

      Muy de la época.

      Eliminar
  2. Me sorprende es la preferencia de los nipones por los autos cerrados.
    Casi todos son con techo! no sé si es el clima desfavorable o una cuestión cultural.
    El modelo es muy extraño, me recuerda a los autitos de Parque de Diversiones (sobre todo por el empalme entre respaldo de asiento trasero y tercer volúmen.
    Más que a un Corvette, lo veo emparentado con un Austin Healey, obviamente varios pasos más al occidente!
    El trabajo de Norev es para destacar, me encanta la delantera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas Gaucho, tengo muchos cabrios en la colección. Precisamente el descapotable más vendido del mundo es japonés, en concreto el Mazda MX5 que lleva ya muchas generaciones en los mercados mundiales.

      Yo caso veo a este modelo como un coche de pedales para niño, de esos caros que son más bien artesanía.

      Y la miniatura es magnífica, créeme si te digo que es muy buena y además asequible!

      Eliminar
  3. 100 mil dólares por uno de estos..
    Vaya..
    Me gusta mucho la linea pero me habría gustado mas que el toldo contraído no estuviese oculto para que se viera mas yanki e incluso hasta europeo y no se viera un tanto mas con aspecto como de tina.
    Gran miniatura

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, toda una rareza! Encima con un motorcito de cortacésped.

      Yo lo veo bien tal cual, me parece deportivo pero con un punto encantador, como de paseo.

      Saludos!



      Eliminar
  4. Viendo nuevamente las fotos, pareciera que el capó y el baúl son piezas separadas de la carrocería, muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente tiene franquicias bien definidas, bien por NOREV en esta ocasión.

      Eliminar
  5. Hermoso el Nissanvette bicolor de los sesenta.
    Una delicia.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Juan, en cuanto lo vi tuve un flechazo!

      Estábamos hechos el uno para el otro... hasta que se me pasó cuando recibí la siguiente miniatura.

      Abrazos!

      Eliminar
  6. Muy bonito con esa pintura bicolor, en especial en las ruedas.
    sorprende que a pesar de su tamaño reducido sea un cuatro plazas, aunque claro ya sabemos que los japos son pequeñitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedé pensando en eso de las plazas, realmente no tengo ni idea cómo se pueden meter occidentales (no te digo ya nórdicos) en esa bañerita. Y eso que este cochecito no es de los más chicos! Mira los Honda 600 y 800, por ejemplo.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Przepiękna miniatura. Wspaniale prezentuje się dwukolorowe nadwozie. Autko samo w sobie jest urocze i trudno oderwać od niego wzrok;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dokładnie, Szymon, oto słowo: cudownie! Oglądanie wózka na żywo w Japonii powinno być pięknym doświadczeniem.

      Pozdrowienia!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!