El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 15 de abril de 2017

Saurer L4C "PTT" de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"


Adolph Saurer AG de Arbon, Suiza, era un constructor de automóviles, camiones y autobuses que comercializaba bajo las marcas Saurer y Berna a partir de 1903, desapareciendo la división de trasporte pesado ochenta años después. En sus inicios la empresa logró mucha aceptación y tuvo subsidiarias por media Europa y hasta en Estados Unidos, donde fue el origen de la marca Mack. Hoy en día lo que queda de Saurer se dedica a la fabricación de maquinaria textil, siendo en ese ámbito uno de los líderes mundiales.


Una amplia gama de modelos de 11 toneladas de carga útil con disposición de motor adelantado y su aplicación en el mundo de los autobuses hizo a Saurer el líder del mercado del  transporte suizo tras la postguerra. Esto fue gracias a la serie C, unos chasis que montaron bloques de 4 y 6 cilindros en línea y 8 y 12 para arquitecturas en V, comprendiendo potencias de entre 55 y 240 CVs. Saurer era una marca que había sido pionera incluso en la utilización de turbocompresores allá por 1937 y hasta fabricaba sus propias bombas de inyección, aparte de motores de todo tipo (para aviación, generadores eléctricos y locomotoras diesel) por lo que la calidad de sus plantas motrices estaba puesta fuera de duda.

Las carrocerías también llegaron a ser fabricadas por Saurer en su propio taller, al principio usando la madera y luego incluyendo el metal hasta que éste la sustituyó, completando si era necesario incluso con plástico a partir de los años 50.

Saurer estaba implicada fuertemente en la sociedad suiza a lo largo del siglo XX y naturalmente también en el servicio de Correos suizo, la PTT. Uno de los últimos autobuses para el servicio postal que entregó la marca (entre 1948 y 1952) fue un "postbus" L4C de construcción clásica con casi diez metros de longitud. Con una capacidad de 34 asientos más el del conductor, este vehículo disponía de un motor de seis cilindros con 125 CVs de potencia que no temía los cruces de pasos alpinos bajo ninguna circunstancia y era capaz de alcanzar los 74 Km/h.

Este "Alpenwagen" gozaba de una carrocería bastante elevada con techo solar y un calentador interior para el pasaje, aunque debía ir convenientemente abrigado en los peores días de tormenta. Uno de estos ejemplares fue entregado en 1948 pero no fue hasta 1951 cuando comenzó haciendo la linea de Meiringen, lo que implicaba circular por los tres pasos alpinos de Grimsel, Furka y Susten. Luego fue destinado a Valais y terminó su servicio en la PPT de Romont, siendo vendido en 1969 a la empresa Sateg de Lausana para transporte de sus trabajadores.

La historia de este vehículo, inspiración para el modelo de IXO, prosigue hasta nuestros días tras haberse restaurado en los años 80 por Ramseier y Jenzer, especialistas suizos en la construcción de autobuses postales. Desde entonces sirve en la empresa Car Alpin para paseos turísticos y servicios de bodas o cualquier tipo de evento social que lo requiera. Dicho autobús fue ampliado en su interior eliminando parte del compartimento de equipajes (lo que se soluciona enganchándole un carrito) y proveyéndole con neumáticos de invierno y cadenas. Sus pasajeros disfrutan de los impresionantes paisajes alpinos a la vez que viajan en un vehículo muy especial, salido directamente de los años 50.








Sin duda este Saurer ha sido uno de los mejores modelos de la colección de autobuses, habiendo sido uno de los primeros números. No me fue fácil encontrar un ejemplar después de tanto tiempo, pero al final (y gracias a la página de venta online de Salvat) inesperadamente me hice con uno a un precio magnífico. Y pude ver y sentir con mis manos la calidad de su molde y el detallado externo... si tan solo se hubiese cuidado más el interior y el aspecto de la parrilla podría haber pasado perfectamente por algún Minichamps! Absolutamente recomendable y además puede hallarse en la actualidad fácilmente por Ebay, pues parece haberse reeditado.



























18 comentarios:

  1. Qué lindo autobus, no lo conocía, y tienes razón se lo ve muy bien hecho. Que suerte que se pueden pedir a Salvat directo, como habrás visto aquí tenemos un gran problema con dicha editorial por la forma en que maneja la distribución.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenía pendiente desde hace mil años, éste creo que es el número cinco o seis. De casualidad lo metieron en venta directa en una tienda de la web de Salvat.

      No sé exactamente qué lío traen allá con Salvat pero aquí funciona estupendamente. Al contrario que Altaya, que se está dejando de ir de forma preocupante.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Pues esta mejor de lo que pensaba este Saurer a mi me ha encantado y lo tengo pendiente de recibir.

    Otra de las maravillosas entregas de la colección de autobuses y que gracias a salvat podemos tener a buen precio en nuestras vitrinas


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo tengas en la mano te gustará aún más.
      Lástima que no se deciden a sacar la colección en España...

      Saludos!

      Eliminar
  3. Tył w nim sprawia wrażenie o wiele nowszego niż przód, jednak to już kwestia autobusu, bo model wygląda świetnie, a sam autobus w sumie mi się podoba :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dla mnie jest to jeden, że podobało mi się o kolekcji, jest wysoce zalecane. I to może być dobrze wycenione.

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  4. Impresionante. Me llama la atención que con la tecnología que tenían para fabricar tanto módulo de vidrio curvado mantuvieran un viejo parabrisas de dos piezas planas unidas al medio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estoy casi seguro de que lo del techo no es cristal, si no plexiglás ahumado. Al estilo de las cabinas de algunos de los aviones de la Segunda Guerra Mundial (como el P51 americano).

      Esa tecnología que comentas no entró hasta finales de los 50 por lo menos...

      Saludos!

      Eliminar
  5. con tanta superficie vidriada se ve adelantado a su tiempo,
    de no ser por la trompa parecerìa un tour bus de estos dìas.
    el modelo està hermoso, imagino que debe tener un gran tamaño y mucha presencia en la vitrina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece que lo del techo solar es algo que pusieron en la reconstrucción... no me cuadra que el original llevase algo así. No he visto ese techo en ningún modelo antíguo.

      Está bien de tamaño pero no creas que es muy grande, lo que pasa es que en amarillo se ve al kilómetro, eso sí.

      Eliminar
  6. Que pedazo de parabrisas!! Cuando vi las fotos de la replica pensé: "Sera así el real?" y efectivamente la foto del real que pusiste lo corrobora. Hermoso bondi, como todos los de esta colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es, esos ventanales sí convienen en Suiza, donde suele haber bastante oscuridad buena parte del año.
      Doy fe...

      Eliminar
  7. Trompa con radiador incluido, parabrisas partido al medio, puerta trasera y, por supuesto, el color amarillo, hacen de esta una miniatura deliciosa.
    Para ponerle dulce de leche y comerla.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja te entendí, pero se me ocurren cosas mejores para mojar!
      Siendo amarilla ya contaba con tu aprobación.

      Abrazos!

      Eliminar
  8. De entrada me gustaron el trabajo del techo y las llantas . Me da la impresión de que no es de los más grandes de la colección : quitándole el segmento de la ventanilla tras el eje posterior , me recordaría a los viejos bondis (buses urbanos) que había acá sobre chasis Mercedes L 312.
    Cuesta ubicarlo en su tiempo por la gran superficie transparente , ¿no?.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ciertamente no es de los mayores, pero tampoco es chico. No asustará a ninguna vitrina!

      Yo creo que esas vidrieras "solares" son algo que se añadió en la reconstrucción, ya que este modelo está destinado a ser atracción turística. Y tienes razón, eso despista bastante. A falta de hacer la respectiva comprobación, claro.

      Abrazos y hasta la vista!

      Eliminar
  9. Qué gran historia la del Saurer: ayer, hoy y mañana al servicio de los viajeros. Nada cuesta imaginar las increíbles vistas alpinas desde sus grandes ventanales, viajando sin prisas y escuchando de fondo, el sonido poderoso del motor. Si un día se arregla mi economía personal, me apunto de cabeza a la agencia de viajes suiza que lo gestione.
    Me gustaban los Saurer (hasta el nombre suena bien), pero a partir de hoy que conozco un poco (bastante) más de su historia, los disfrutaré mucho más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, también existe una cara muy oscura en Saurer... la de ciertos camiones que diseñaron para gasear a la gente y que fueron solicitados por el gobierno nazi. Dichos camiones estaban estudiados para que los ejes traseros soportasen bien la mayor cantidad posible de cadáveres. Topé con esa información cuando hice esa entrada y deliberadamente la omití, pues al fin y al cabo cientos de empresas alemanas que actualmente existen colaboraron entonces de mayor o menor grado con esos miserables.

      Saludos

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!