El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 22 de abril de 2014

Princess 2 1.7 L "Diplomatic Protection Group" de Vanguards




Es un poco complejo hablar del Princess y desarrollar su historia, ya que fue una denominación (muy añeja) utilizada en un principio por las marcas Austin, Morris y Wolseley (todas propiedad del grupo inglés British Leyland) y aún anteriormente por una limusina de Austin en 1947. No fue hasta 1975 cuando el vehículo adquirió una identidad más propia y llegó a crear una marca independiente: "Princess", un caso muy poco habitual en el mundo de la automoción (quizás aparte de éste tan solo conozco el caso del moderno Mini).

El Princess fue un automóvil familiar producido bajo su propia marca entre 1975 y 1981, heredando la plataforma BMC ADO17 (usada en varios modelos del grupo, como el Austin 1800 o el Wolseley Six). Primeramente fue lanzada la serie 18-22 sobre marzo del 75, refiriéndose estas cifras a la cilindrada de los motores disponibles inicialmente y disponible bajo las marcas habituales de British Leyland. Pero ese año fue realmente convulso en la historia del grupo, desapareciendo la marca Wolseley (una de las que comercializaba ese modelo) y unificándose los concesionarios de las otras dos marcas, Austin y Morris. No se acababa de entender cómo un mismo coche (con cambios pequeños en su estética únicamente) se vendía bajo tres marcas diferentes y pretender que no se "canibalizasen" entre ellas, pero ése fue solamente uno de los despropósitos que sucedían en la corporación y además existieron graves conflictos laborales en las factorías que afectaron a los controles de calidad de todos los modelos, como sucedió con el desgraciado Princess. Además de su mala reputación de poca fiabilidad, el diseño obra de Harris Mann (autor también de otra "preciosidad" tal como fue el Austin Allegro) fue muy criticado (una revista inglesa llegó a decir que "parecía como si los diseñadores de la parte delantera y trasera no se hablasen") y aunque empezó vendiéndose aceptablemente pronto la marca se vio obligada a intentar contener la caída de ventas debido a los problemas anteriormente citados y a que la competencia empujaba bastante fuerte en el segmento (la quinta puerta practicable ganaba más y más adeptos).

Fruto de ello nació el Princess 2, en julio de 1978. Se abandonó el viejo motor 1.8 Serie B por el nuevo Serie-O disponible en versiones de 1.7 y dos litros, permaneciendo el seis cilindros con 2.2 litros como el tope de gama. Estos vehículos se podían solicitar con caja de cambios manual de cuatro velocidades o automática de tres, la carrocería siempre fue la misma (dos volúmenes) y aunque el vehículo fue dejado de fabricar a finales de 1981 su diseño pervivió en el Austin Ambassador hasta 1984. Exteriormente, sobre todo el cambio afectó a la parrilla reemplazándose los faros rectangulares por otros dobles y circulares (personalmente creo que el coche ganó mucho con este sencillo cambio).

En total se llegaron a producir unos 225.000 ejemplares que el tiempo (y la podredumbre de su carrocería) han dejado casi en el recuerdo, sobreviviendo muy pocos de ellos. En los años 80 eran vehículos prácticamente sin valor alguno, achatarrándose muchos de ellos o vendiéndose como partes de recambio. Además, su compleja suspensión Hydrogas (semejante a la hidráulica del grupo PSA) quedó abandonada a su suerte y sin la posibilidad de encontrar recambios es difícil ver a uno de estos vehículos rodar por la calle... no obstante si desean ver alguno no tienen más que ver la película inglesa "Full Monty", en la que uno de sus personajes intenta sucidarse en un Princess!


Después de la introducción sobre este desgraciado vehículo, ahora toca el turno de presentar la miniatura de Vanguards. Este ejemplar de Princess, con cierto parecido al ratón Mickey, está caracterizado como un vehículo de servicio de protección a embajadores o personal diplomático, por lo que lleva un par de focos de alta potencia en el techo y la correspondiente luz giratoria de emergencia. Aunque el molde es bueno, su pintado correcto y tiene muy buenos detalles externos (excelentes ruedas con suspensión independiente, perfectos limpiaparabrisas y frontal y trasera muy convincentes) lo cierto es que el interior no está a la altura (aunque el moldeado es muy bueno) y es imperdonable el aspecto juguetero de los focos. Recomiendo esta miniatura siempre y cuando sea una versión civil y si es posible en otros colores, mejor con techo de vinilo, sin embargo si solo se nos pone a tiro un ejemplar como el mío al menos nos quedará como consuelo el hecho de que es una versión limitada y con tarjeta de numeración.




























18 comentarios:

  1. Antonio, tengo el "civil": http://clasicosenescala.blogspot.com.ar/2011/11/princess-1975.html pero no creas que es mucho mejor que éste, que tiene más méritos de los que le apuntas, lo veo muy interesante en el frontal, que es distinto al mío, éste tiene cuatro faros, y tiene también unas ruedas mucho más interesantes. Creo que son complementarias e imprescindibles las dos versiones.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. El mío es el último modelo que apareció (Princess 2) y por eso la parrilla cambia. Sin duda estaría bien tener los dos, sin descartar otras versiones que haya por ahí. Es poco agraciado, pero no sé por qué se le toma cariño...

    En cuanto pueda reviso el tuyo. Lo que no trago del mío son las dos "orejitas", el resto me convence más o menos.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. No conocía la historia del auto, y chequeando información en la web lo que comentas es totalmente cierto, este auto no fue un éxito de ventas precisamente.

    La replica de Vanguards esta muy buena, con ese toque "vintage" que los relaciona con sus "hermanos", los Corgi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en la caja aparece la marca "Corgi" también.
      Curiosa la miniatura...
      Saludos!

      Eliminar
  4. què difìcil criticar un Vanguards!
    los quiero demasiado y no puedo ser objetivo.
    el aspecto juguetoso de las luces no se aprecia en las fotos,
    yo le criticarìa el paragolpes trasero que està torcido en la vista lateral.
    y no sè en persona, pero en diecast y en fotos, el auto me gusta mucho.
    tiene una trompa muy renault 12 y una trasera que no me disgusta tanto.
    yo le doy pulgar arriba!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno, a alguien le gustó el diseño!
      A mí me parece muy "ganso", desgarbado.
      Pero peor era la primera serie con faros cuadrados... puf!!

      Eliminar
  5. Hola Antonio!!!

    Lo mejor del auto real, es la historia que tiene, porque en diseño, me hace acordar a los autos rusos, tipo Aleko... Y la miniatura, siendo Vanguards, no tiene objeciones, más allá de que uno siempre quiere algo más.

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este coche hasta hace parecer bonitos a esos rusos que comentas, que solían ser muy cuadrados.
      Recuerdo entre brumas al Aleko, tendré que revisarlo.

      Saludos!!

      Eliminar
  6. Jaja, lo que más me gustó fue eso de "auto ratón Mickey"!!!
    La miniatura es buena, el auto real es el feo.
    brazos amigo!

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Thanks, Skyline Spirit (your nick is very suggestive...)
      Feel like at home!

      Regards

      Eliminar
  8. Desconocia la historia de este auto y la marca.

    Como siempre muy buena reseña.

    El nombre me parece un tanto afeminado, te imaginas en castellano diciendo a un colega " Tengo una princesa en el garaje", vaya cachondeo, jeje.

    Por el color creia que se trataba de un auto de bomberos o emergencias. El rojo me parece poco discreto para un servicio diplomatico, pero en fin ya sabes como son los ingleses para todo, alli igual el camion de bomberos es negro.

    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra, Xavi, los ingleses y sus nombrecitos...
      No le pega nada a este coche llamarse "Princesa". Pero qué nombre se le podría poner?

      Este rojo al natural es como marrón, algo raro. He estado varias veces en Inglaterra y me la he recorrido en parte (con el camión, nada de turismo!) y pude comprobar personalmente que son excéntricos para muchas cosas.
      Pero en cultura automovilística pocos les ganan.

      Saludos!! y gracias por el comentario!

      Eliminar
  9. Interesante, desconocía este modelo y su historia, no me extraña en cambio la tozudez y el conservadurismo británico en ir contra la corriente y así les fue con los autos, no obstante tienen su encanto.
    La miniatura está muy bonita, aunque si es para tener solo una yo hubiese preferido una versión civil.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo dije, Julián, mejor la versión civil...

      En esos años fueron cayendo casi todas las marcas inglesas, fruto de la baja calidad de construcción. Y los que no han caído, han acabado en las "garras" de otros fabricantes.
      Ya no quedan apenas marcas 100% inglesas... esto les ha debido de sentar como una patada en los...

      saludos!

      Eliminar
  10. He aquí el hecho de que la miniatura es mas bella que el real.
    El modelo en si no me dice nada pero la miniatura tiene algo que engancha, el hecho de que sea un Vanguards le da un punto para entrar ala de ya a mi vitrina


    Un saludo

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta también el modelo, pero hay Vanguards muchísimo mejores. Éste se ve que es de la antígua hornada, Pau.

      Saludos!!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!