El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 26 de abril de 2014

Toyota 2000GT de EBBRO




El Toyota 2000GT era un vehículo deportivo de producción limitada (337 ejemplares solamente, de los cuales 120 salieron de Japón) diseñado por Jiro Kawano y Satoru Nozaki, siendo construido entre 1967 y 1970 conjuntamente con Yamaha Motor Corp. Presentado al público en 1965 durante el Salón de Tokio de ese año, este vehículo de dos plazas mostró al mundo que la ingeniería japonesa ya estaba en condiciones de elaborar coches deportivos al mismo nivel de las realizaciones europeas, rompiendo con la imagen que se tenía por aquel entonces de los automóviles japoneses como solamente utilitarios e imitativos y sin personalidad propia.

El estilo del 2000GT debe mucho al diseñador germanoamericano Albrecht Goertz (un discípulo del famoso Raymond Loewy), que había colaborado anteriormente con Yamaha en el diseño de un pequeño coupé de dos plazas para Nissan (finalmente este concepto no vio la luz). También Yamaha colaboraba con Toyota, y deseando quitarse un poco de encima la fama que tenía de marca muy conservadora y poco arriesgada, Toyota aceptó la propuesta aunque fue muy revisada por su diseñador Satoru Nozaki.

El chasis del Toyota estaba construido en aluminio y disponible solamente con pintura roja o blanca, poseía faros retráctiles y los grupos ópticos delanteros estaban embutidos en una cubierta de plexiglás (al estilo del Toyota Sports 800), estando muy expuestos y por ello se dañaban muy fácilmente. Era un vehículo extremadamente bajo (su punto máximo de altura alcanza los 1,16 mts.), su interior era confortable e incluía una auto-radio con sintonización automática bastante avanzada, pero hubo que esperar a la fabricación de las últimas unidades para disfrutar del aire acondicionado. Y aunque el coche fue visto como descapotable en la película de James Bond "Solo se vive dos veces", lo cierto es que nunca se produjo en serie con esa carrocería y del convertible solamente se hicieron dos unidades destinadas para el rodaje del film.

El corazón de este precioso "supercar" japonés latía bajo la forma de un motor montado en posición longitudinal de dos litros y seis cilindros en línea procedente del Toyota Crown Sedan, aunque revisado por Yamaha. Así, el bloque rendía 150 CVs (alimentado por tres carburadores Solex) y era capaz de alcanzar los 217 Km/h, con un consumo medio bastante contenido (menos de ocho litros a los cien). Habitualmente llevaba caja de cambios manual de cinco velocidades, aunque existía la opción (al final de su vida comercial) de la caja automática de tres posiciones, incorporaba diferencial de deslizamiento limitado y por vez primera en un coche japonés incorporaba frenos de disco asistidos en todas sus ruedas.

Los Toyota 2000GT tenían un precio de salida bastante elevado, costando mucho más que los modelos contemporáneos de Porsche o Jaguar, por ejemplo. Pero ni aún así la marca conseguía beneficios con estos coches, quedando como un ejercicio de estilo y un mero escaparate publicitario. No obstante, ha quedado la imagen de ser uno de los coches japoneses más demandados hoy en día por los coleccionistas y en las subastas llegan a alcanzar más de un millón de doláres, además de que fue un efectivo vehículo deportivo que llegó a competir en grandes premios y pruebas japonesas, ganando las 24 Horas de Fuji en 1967. Incluso consiguieron atraer la atención de Carroll Shelby, llegando a preparar un par de ellos para el campeonato estadounidense SCAA (esos dos ejemplares se siguen conservando en los Estados Unidos).


Nuevamente traigo un precioso modelito de la japonesa EBBRO, y quien mejor que ella para replicar en nuestra escala este deportivo tan emblemático! Esta vez el modelo no es un práctico utilitario si no un agresivo coupé con una bella línea "Coke bottle" (o "botella de Coca -Cola) perfectamente moldeada en diecast, con profusión de cromados y una preciosa y llamativa pintura roja. El modelo es de pequeño tamaño, muy bien proporcionado y con bastantes detalles externos, incluyéndose un pulsador inferior para elevar los faros escamoteables. Como es norma de la casa, el interior está muy bien detallado y los bajos cumplen, siendo bastante convincentes. Tan solo veo cierto problema de calidad con el pintado de los retrovisores (parece que la pintura cromada ha desaparecido en parte), pero la miniatura en conjunto es una pura maravilla y hará los honores en cualquier vitrina que quiera contar con un modelo de calidad y nada caro.
























14 comentarios:

  1. el jaguar japonès, hace un tiempo miraba una nota sobre este auto y me sorprendìa el interior que tenìa, lleno de relojes y materiales nobles.
    el modelo està muy bueno, me encanta el interior que se adivina por las pequeñas ventanas y aplaudo el detalle de los faros escamoteables.
    bien por ebbro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, así le decían...
      No pude sacar mejores fotos del interior, está endiabladamente cerrado. Este modelo es de muy complicado acceso al interior.
      Me alegro de que te haya gustado, a mí todos los Ebbro me entusiasman!

      Eliminar
    2. lo de "endiabladamente" tiene solución.
      dale con un martillo
      y si no se abre,
      buscá un martillo más grande

      Eliminar
    3. Pero lleva tornillos, no hace falta usar esa herramienta de precisión que dices!

      Eliminar
  2. Que buena replica de Ebbro!! Me encantaron las llantas, y los faros retráctiles le dan un plus mas a la miniatura.
    Excelente Don Sivianes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pero solo aproveché una oferta y ni lo dudé, es uno de los "japos" más emblemáticos que hay.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Hermoso modelo de un auto espectacular, las llantas se llevan todas las palmas, aunque los faros retráctiles y el interior no le andan lejos en excelencia, otro gran acierto haberlo elegido, felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenía pendiente desde que tuve la versión SCAA de Shelby a 1:18 y hecha por AutoArt, era una maravilla ese modelo. Me imagino que lo conoces. Abría incluso las puertecitas laterales para acceso a la batería...

      Pero esta réplica a 1:43 está casi a la altura, en su escala.

      Saludos!

      Eliminar
    2. Sí que lo conozco al 1:18 Antonio, lo tengo, solo que en versión idéntica en color al tuyo y tal como dices es una maravilla, y también rareza hoy dia.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Como nos tiene acostumbrados Ebbro, es una maravilla de miniatura.
    Y además, de un coche muy bello.
    ¿Qué más pedir?
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por pedir, que saquen la versión deportiva de Fuji o del SCAA. Seguro que la hay! Yo la tuve pero a 1:18, de AutoArt. Si te da la curiosidad, mira las fotos del modelo real de competición, te encantará.

      Abrazos!!

      Eliminar
  5. Bellísimo, el equivalente a un auto italiano pero japonés y mas acertado lo que dice el Gaucho. Sería bueno ver esos dos convertibles en réplica a escala. Precisamente hace poco sacaron aquí un gran tiraje de este en Hot Wheels de 1/64 y no dudé en traerme los míos en colores blanco y en rojo.
    Fascinante modelo el tuyo.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto decían, amigo Eddie, que era como un supercar italiano a la japonesa.
      Los convertibles creo que existen en la colección "Coches de James Bond", yo los he visto. Son buenas réplicas y yo esperaba conseguirlas por que el de Ebbro no se solía ver a buen precio, pero en una búsqueda encontré esta pieza, nueva sin abrir, a un precio fantastico.

      Tiene que ser preciosa también esa pareja de HW que compraste, las tienes publicadas?

      Saludos!!

      Eliminar
    2. Aun no pero la haré apenas sacándolos de sus empaques. Saludos !!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!