El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Phänomen Granit de Premium Classixxs (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

lunes, 4 de septiembre de 2017

BMW M1 de Minichamps





El BMW M1 fue un superdeportivo alemán con carrocería coupé de dos puertas construido entre 1978 y 1981. Aunque originalmente diseñado para el deporte del motor, la homologación requirió que fuesen construidas versiones de calle y al final ahí fue donde radicó el éxito del desarrollo del M1: un automóvil deportivo que no destacó demasiado en las carreras pero sí en las autopistas. Del modelo se construyeron 456 unidades, ensambladas a mano en las nuevas instalaciones de BMW Motorsport GmbH (la M se refiere a esta división especial de BMW).

En 1972 BMW había presentado el prototipo Turbo E25, un automóvil deportivo con motor central de cuatro cilindros que sirvió como estudio de diseño y comportamiento. En ese modelo ya existía el ABS, algunas ayudas al conductor (como un radar de proximidad), un paquete de seguridad pasiva muy completo que incluía hasta colores llamativos para el vehículo y una suspensión especial entre otras innovaciones. Este fue el vehículo del cual partió la idea del desarrollo del futuro M1.

Varios autores y firmas reputadas colaboraron en la consecución del M1, entre los cuales estaban Paul Bracq y Giugiaro (una de cuyas premisas fue renunciar a las puertas tipo gaviota del Turbo E25). Inicialmente, el M1 debía haberse ensamblado en las instalaciones de Lamborghini en Italia pero problemas financieros lo impidieron. Finalmente la presentación del M1 tuvo lugar en 1978, quedando el probador oficial Gerold Lignau totalmente encantado por su tecnología y el comportamiento tan estable del modelo.

Técnicamente, el M1 estaba construido sobre un bastidor de tubos... y con el aprovechamiento de muchas partes de otros coches de calle de BMW, como por ejemplo las luces traseras de la Serie 6. Por aquel entonces llamó mucho la atención ver un automóvil de la marca bávara con faros retráctiles, ya que ello limitaría totalmente entre otras cosas la exportación a Estados Unidos. La motorización para el modelo de calle fue un bloque de seis cilindros en linea de 3,5 litros situado en posición central trasera, con 16 válvulas y una potencia de 277 CVs. La alimentación era mediante inyección mecánica Fischer, pero fue posteriomente sustituida por la electrónica al final de la vida comercial del vehículo. En cuanto a la versión de competición, el motor era el mismo pero con una potencia aumentada hasta los 470 CVs, siendo de 850 CVs si llevaba turbocompresor.

Lo impresionante del M1 eran las cifras de rendimiento que se obtenían con él, en gran parte debidas a su excelente aerodinámica. La versión de calle ya anunciaba unas prestaciones magníficas para la época, acelerando de 0 a 100 en 5,6 segundos y alcanzando una punta de 262 Km/h. Estos números se veían lógicamente muy superados por la versión de competición, en cuyo caso la aceleración era de 4,5 segundos y la velocidad máxima 310 Km/h. Con esos datos, en 1983 era el coche de producción más rápido de BMW producido hasta entonces.


Aunque, como dijimos antes, el M1 no logró ningún palmarés deportivo impresionante sí dejó el recuerdo de ser un refinado superdeportivo fiel a la tradición de BMW. Es frecuente mencionarlo en los ránkings de los mejores automóviles deportivos que hacen las publicaciones y hasta se especuló con su vuelta hace unos años tras haberse presentado una versión moderna (M1 Homage), con motivo de la commemoración de los 30 años de su aparición. Esa vuelta no se produjo pero es innegable que inspiró al actual (e impresionante) BMW i8 eléctrico.










Me debía a mí mismo una buena reproducción del M1, un coche fantástico que recuerdo de mi adolescencia y que era además mi favorito en las carreras de Scalextric. Por eso nunca quise tener las reproducciones de Del Prado o de IXO para Altaya por su falta de precisión o fidelidad, pero los altos precios de la versión de Minichamps alejaban mi sueño. Hasta que un buen día encontré uno de ocasión con caja vendido por un particular, a muy buen precio y con caja incluida, por lo que me dije "ahora o nunca" y aquí está, al fin! A pesar de su color negro (lo suyo es buscarlo en blanco o rojo), se aprecian bien las virtudes de un buen molde y unos cuantos detallitos externos, escasos pero bien puestos. Con mucho trabajo pude ver que el interior está ahí, no destaca por nada pero tampoco es malo. En definitiva, un modelo histórico que no debe faltar en ninguna colección y que me ha dado mucha satisfacción conseguir.






























13 comentarios:

  1. Muy bueno, mirando tus fotos advierto que tiene exactamente las mismas luces traseras que el 635 (el famoso BMW "boca de tiburón") hay una versión de este auto hecho por Ixo para la colección Dream Cars, pero no tiene nada que hacer al lado de este Minichamps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya dije en la reseña que los grupos ópticos traseros eran de otro BMW, el 635 en efecto.

      Estaba casi resignado a comprar el blanco de IXO, que no me parece mal del todo, pero por suerte apareció a muy buen precio este de Minichamps...

      Eliminar
  2. Muy buena reseña, no sabìa que tuviera chasis tubular ni de las puertas alas de gaviota evitadas ni de las luces escamoteables que lo vedaron en el paìs del norte.
    Indudablemente es un modelo icònico, yo lo tuve o lo tengo en venta de Ixo en blanco, de UH en rojo y de Solido en azul.
    De todos modos, tratàndose de semejante modelo, creo que le faltò un poco de precisiòn, quizàs por ser de vieja factura.
    El hecho es que no me hubiera sorprendido si presentabas el modelo como coleccionable.
    Las luces traseras son perfectas, las ruedas respetan al original, pero la carrocerìa me resulta "muy ixo", con detalles borrosos, que no sè si vale culpar a la pintura.
    Esperaba màs de Minichamps.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también aprendí mucho de este coche, uno de mis preferidos de todos los tiempos.

      También pienso que es de los moldes antiguos de Minichamps, aunque la caja era moderna (la negra). Lo habrán reeditado.

      Pero si lo tomas en la mano, jamás pensarías que es de coleccionable, te lo aseguro. Solo hay que comprobar su peso y las calidades, hasta el tacto. Quizás lo malo sea cierto exceso de pintura, quien sabe.

      Yo quedé contento con el Minichamps, solo el color no me acaba de gustar pero mi cuota con respecto al M1 queda oficialmente cubierta con este modelito, que recomiendo.

      Eliminar
  3. Menos mal que los de Santa Agatta lo devolvieron y se ocuparon los magos de Motosport.

    Sobre el palmares deportivo creo que ganó alguna carrera en el DRM, triunfó en el campeonato IMSA GTO Championship, y en su categoría en las 24 hrs Le Mans¡ No está nada mal!.
    Pero será recordado sobre todo por los piques de los pilotos F1 en las series Procar con los M1 hinchados a 850 cv y aquellos alerones espectaculares.

    Una pena no haberlo adquirido con el emblematico naranja, pero no se puede tener todo.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del PROCAR es de lo poco que consiguió regularmente.
      En naranja Jagermeister es una pasada, desde luego! Pero yo suelo tirar más a lo "civil".

      Saludos!

      Eliminar
  4. Tak patrzę i myślę, że powinienem sobie kupić przynajmniej wyścigową odmianę :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nie należy przegapić kolekcji samochodów BMW M1, a mniej w Twoich. Zwłaszcza każda wersja sportowa.

      Dziękuję!

      Eliminar
  5. Hermoso, no importa que sea negro, es muy bello igual.
    Tengo un M1 Minichamps del Procar 1979, con los colores oficiales BMW y manejado por Mario Andretti:
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2014/08/260-bmw-m1-procar.html
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, Juan, recuerdo ahora la conversación que tuvimos por entonces! Al final encontré éste en negro, que me gusta bastante, pero el tuyo es precioso, mucho más vistoso sin duda. Si se me hubiese cruzado antes con un buen precio no dudes que lo habría comprado.

      Abrazos!

      Eliminar
  6. Ciekawa miniatura. W czerni zyskuje na tajemniczości i agresji. Zdaje się być wyrafinowana i chłodna, jak kobieta o mocnych charakterze i sprecyzowanych oczekiwaniach;)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dobrze, porównaj się z kobietą!
      W takim przypadku muszę być panią trochę skomplikowana!
      Wolałbym tego w innych kolorach, ale moja szansa, że miałem z nią w kolorze białym.

      Dziękuję!

      Eliminar
  7. Cuando vi las fotos pensé en un Lamborghini . Después , al leer la reseña , me enteré de la presencia de Giugiaro y la primitiva intención de montar el auto en Sant'Agata . No tengo claras las fechas , ¿Don Feruccio ya había vendido la compañía?.
    Más que parabrisas y ventanas , el auto tiene "troneras" , ¡Me imagino los malabares necesarios para fotografiar el interior!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!