El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Maybach DS8 Zeppelin de Minichamps (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

viernes, 5 de mayo de 2017

Delahaye Type 235 Coach de IXO/Altaya




Pertenece a la colección francesa de kiosko "Coches de Antaño", de la editorial Altaya Francia.


El Type 235 fue un modelo de automóvil de lujo del constructor francés Delahaye fabricado entre octubre de 1951 y mayo de 1954. Solo se produjeron 84 ejemplares y fue el último automóvil creado por la casa francesa, desapareciendo también la marca tras el final de la producción.

Delahaye fue uno de los constructores pioneros en el mundo del automóvil ya que comenzó su actividad en 1894, con la creación de un motor con encendido eléctrico destinado a mover a su Type 1 (primer coche comercializado). No obstante, también fabricaron a lo largo de su historia maquinaria agrícola, camiones ligeros y otros más pesados destinados a los Bomberos, pero su modelo más famoso sin duda fue un automóvil deportivo, el Type 135.

Precisamente a partir del Type 135 Delahaye concibió un nuevo vehículo aprovechando su motor de seis cilindros con tres litros y medio de cubicaje pero aumentando la potencia desde los 130 CVs hasta los 152, alcanzando de esa forma los 170 Km/h. de velocidad punta. El diseño del "coach" fue obra de Philippe Charbonneaux (muy conocido por ser el creador de algunos de los más famosos Renault años más tarde) según el estilo "pontón", pero fue muy común que Chapron carrozase algunas unidades. La presentación del modelo tuvo lugar en el Salón de París de 1951, corriendo a cabo inicialmente el montaje del vehículo por Motto en Italia para pasar posteriomente a la francesa Antem. Es necesario recordar que Delahaye solamente proporcionaba los chasis y motores, debiendo el cliente seleccionar al carrocero.

El Type 235 se encontró algo desfasado para su época a causa de la posición de conducción a la derecha y por algunas características, como su sistema de frenado mediante cables o su pesada carrocería. El modelo iba destinado a competir contra otros automóviles de lujo franceses de la época, como el Hotchkiss Grégoire o el Anjou pero era extremadamente caro y ni siquiera un intento de proporcionar modelos con carrocería incluida de serie "Coach" (lo que abarataba en un 30% la compra) tuvo demasiado éxito. Básicamente, era tecnología de los años 30 a pesar de su apariencia moderna.

Finalmente, la marca Delahaye pasó a manos de Hotchkiss en junio de 1954 y se liquidaron los últimos Type 235 fabricados, siendo por última vez vistos en el Salón de París de aquel mismo año. Otra gran marca francesa desaparecía condenada también en parte por el alza de los impuestos que gravaron los coches de lujo tras la posguerra.










Un bello automóvil al cual la miniatura de Altaya no le hizo verdadera justicia! En efecto, los errores de calidad percibidos arruinan lo que podía haber sido un modelito muy bueno, concretamente por fallos de aplicación de la pintura (hay burbujitas y excesos y defectos en la cantidad) o unos cromados bastante malos. Si bien el interior cumple y algunos detalles externos no están mal, ni eso ni el bajo precio que pagué justifican el despropósito aunque quizás solo esta unidad tenga el fallo y haya otras muchas que sí merezcan su puesto en nuestras vitrinas.



























15 comentarios:

  1. A mi me gustò mucho, si es por criticar me enojarìa con la antena demasiado gruesa, pero todo lo demàs es magnìfico y acorde, al menos por lo que veo en las fotos.
    El color pastel que puede volver vintage hasta a un Lamborghini de ùltima horneada, las ruedas con banda blanca, la delicadeza de los detalles traseros y el interior tan acogedor.
    Los cromados delanteros tambièn se ven vintage y uno no sabe si es una reproducciòn de un auto viejo o una vieja reproducciòn de un auto posterior,
    pero en cualquier caso, me sale la palabra "armonìa", todo apuntando en la misma direcciòn.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que decía yo en la entrada, un "traje" moderno en un cuerpo viejo... como decimos por aquí, "les pilló el toro" a los de Delahaye.

      Pero sí, es bonito el coche.

      Eliminar
  2. A mi también me encanto, de hecho lo conocía de verlo en Ebay pero nunca me llamo tanto la atención como para comprarlo. Tuve varios modelos de esta colección que ya no poseo, como el Voisin C25 aerodyne o el Venturi atlantique, miniaturas que vendí para dar paso a Coches Argentinos.
    Lo que si puedo asegurar es que esta colección fue magnifica y con una calidad "premium", no parecían coches de blister ni por casualidad.

    Me quede pensando en los "globitos" que decís que tiene.....no sera la famosa peste del Zamak ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que sea lo de la peste, pues en los casos que he visto siempre había grietas y en éste no veo ni una. Por otro lado, se ven también cómo echaron menos pintura en algunas partes y se clarean un poco (aletas traseras). Es defecto en la aplicación de la pintura seguramente.

      Saludos

      Eliminar
  3. Esta marca histórica pagó como tantas otras de lujo los rigores de la posguerra eso unido a que no modernizaron la mecánica acabó con su brillante trayectoria.
    Pero muy bonito este GT.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Xavi, con la cantidad de marcas gloriosas que tenían nuestros vecinos... y cada vez quedan menos, ya solo hay grupos enormes de constructores.

      Saludos

      Eliminar
  4. Una bonita miniatura de un coche con mucho encanto, el canto de cisne de los grandes fabricantes franceses de Preguerra. Una sugerencia, un cambio de llantas por una de fotograbado de BBR o Tameo, y no veas el resultado que daría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendría tantos por mejorar...
      Pero no tengo mucho tiempo para ello, la verdad. Lo dejo para la jubilación, Keko!

      Saludos!

      Eliminar
  5. Una belleza, como todas las de esa colección francesa. Fue uno de los últimos que conseguí y aún me quedaron varios en la lista de espera. Hermoso desde todos los ángulos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te digo la verdad no me entusiasma demasiado, es tan bonito que merecería una miniatura mucho mejor. Pero al ser tan barato compensa.

      Saludos!

      Eliminar
  6. El canto del cisne de una gran marca fue un coche inevitablemente bello. Qué pocos Delahaye he visto y cuánto me han gustado.
    Este año, en el Jarama Classic, hemos disfrutado de un 135 S, de 1937, que era sin duda uno de los mejores de todos los participantes. Y rodando sin problemas además : https://i.ytimg.com/vi/q_JgWeeanmk/maxresdefault.jpg
    No has tenido suerte con la unidad. Mi hijo tiene uno igual y no se aprecian tantos fallos de pintura, por ejemplo. En cualquier caso me parece un auto imprescindible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, al mío lo habrán fabricado un lunes...

      Qué pasada la foto, encima con color azul Francia! Gracias por compartirla, amigo.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Ante todo , el modelo representa muy bien al coche original .
    El estado de los cromados y la pintura , lógicos al haber estado arrumbado tanto tiempo en el cobertizo de ese tío abuelo misántropo , está muy bien reflejado por la miniatura .
    Sumando a esos detalles los interiores , y el bajo precio podríamos decir que es un poco más que digna .
    Es honesta . Nada menos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, tal y cual lo dices es una buena forma de verlo!

      Pero quien tuviese un abuelo así, para entrar en el cobertizo y "bichear"...

      Y es verdad, por cinco "pavitos" qué mas quieres, Nicomedes...

      Saludos & abrazos!

      Eliminar
  8. Antonio, ¡no se me ponga exquisito!
    La miniatura es un primor, en ese color refleja muy bien lo que fue en su época. La foto de 3/4 trasero (4° foto) invita a subir.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!