El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Opel Rekord E 2.0 de SCHUCO (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 17 de septiembre de 2013

Citroën Traction Avant 15 Six Berline de NOREV






"No te imaginas lo que Citroën puede hacer por tí". Ése era el "slogan" que utilizó la marca de los chevrones hasta hace relativamente poco para animar sus ventas, pero lo cierto es que en el fondo había muchas cosas ciertas en él... Son conocidas las grandes aportaciones que la marca francesa ha hecho para el mundo del automóvil; una de ellas (y quizás la más importante) fue poner en el mercado de los años 30 del siglo XX  un vehículo eficiente que contaba con tracción delantera muchos años antes de que el resto de fabricantes se pasase en masa a ésta solución, y además con carrocería autoportante. Ese automóvil se llamó Citroën Traction Avant, el venerable "Pato" para los conductores españoles.

El proyecto fue obra de un ingeniero especializado en aeronáutica llamado André Lefebvre pero quien lo "vistió" fue el famoso escultor italiano Flaminio Bertoni. No sería ése su único trabajo juntos, ya que años después también serían los padres de otra obra maestra de Citroën, me refiero al 2CV. La idea era poner en el mercado un vehículo aplicando varias soluciones de ingeniería de vanguardia: un chásis autoportante que permite bajar el centro de gravedad, tracción delantera (aunque ya se había ofrecido antes en modelos de Cord, Adler o DKW fuera de Francia), suspensión independiente y frenos hidráulicos. También estaba en proyecto incorporar una caja de cambios automática "Sensaud", pero el concepto era tan ambicioso que no vería la luz hasta 21 años después para ser acoplada en el DS.

Así pues, es presentado en 1934 en un momento muy delicado para Citroën: la empresa está cerca de la quiebra y las ventas de su exitoso modelo Rosalie no bastan para salvar la situación. Las líneas aerodinámicas del Avant deslumbran al público, al igual que su confort y estabilidad en ruta (se decía que "domaba la fuerza centrífuga"). Pero el modelo adolece de fallos de juventud: las cajas de cambio y los motores fallan, el eje cardán también (lo que deja al coche sin tracción) y hay deformaciones estructurales en el chásis. Para colmo, al ser el coche totalmente distinto a lo que había fabricado antes Citroën, sus mecánicos no están muy versados en él y no son capaces de dejarlo a punto, por lo que sus primeros propietarios se ven muy desasistidos... El coche no verá su punto de madurez alcanzado hasta 1936 pero ya era demasiado tarde para Citroën y solo fue salvada de desaparecer por la oportuna compra por parte de la familia Michelin.

El Avant estuvo en el mercado nada menos que hasta 1957 habiéndose vendido para entonces unos 750.000 ejemplares. En todos esos años se le podía encontrar bajo las formas de un descapotable, coupé y toda una pléyade de realizaciones que hicieron los carroceros de entonces para él. Tuvo motores de gasolina de cuatro, seis y ocho cilindros con una arquitectura bastante moderna para la época: llevaba árbol de levas lateral y válvulas en cabeza, no como lo habitual entonces que era llevarlas en un lateral. Las cilindrada partió desde un 1.3 hasta un 2.9 con unos 80 CVs de potencia y siempre alimentados por carburador Solex.

El Avant quedó para la memoria como el coche de los gángsters franceses, de la Resistencia en la Francia ocupada por los nazis pero también de la Gestapo... y por su facilidad para ser robado. Lástima que André Citroën, el "alma mater" de su empresa, no pudo ver lo lejos que llegó el proyecto pues falleció víctima de cáncer en 1935.








Pasando a la revisión del bonito modelo de NOREV, pongo primero en antecedentes declarando que se trata de un modelo 15 Six, el alto de gama con un motor de 2.9 litros y seis cilindros introducido en 1938 si bien la miniatura representa a uno fabricado en 1951. Dotado con 77 CVs, este coche alcanzaba los 135 Km/h y tuvo el honor de inaugurar la famosa suspensión hidroneumática de Citroën en 1954 aunque solo para sus ruedas traseras. La miniatura presenta un excelente molde, fino y detallado, con alguna leve imperfección en su pintura y con una aceptable parrilla. Lo mejor se encuentra en sus ruedas y cromados, quedando el interior un tanto mediocre y la base totalmente plana pero en conjunto es un buen modelo de un coche bonito y elegante y además abundantemente representado en el mundo del diecast (en todas sus versiones), por lo que hay bastante para elegir y para todos los bolsillos.























17 comentarios:

  1. Antonio, en color negro este coche es precioso; es más, cuando al principio comentas que es recordado por ser usado por la resistencia francesa en la 2º Guerra Mundial, al instante me lo imaginé en este color. Hace poco lo presenté en mi blog, pero celeste:
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2013/08/215-citroen-traction-avant-15-six.html
    ¿Es el mismo modelo?
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Repasé tu post, y tal como te dije buscaba uno de cierta calidad y aquí está el que encontré de NOREV. Es el mismo coche que el tuyo, el 15 Six se refiere a los caballos fiscales franceses (15 en este caso) y Six por los seis cilindros.

    Juan, estuve buscando en francés y te encontré esto:

    http://passion-citroen.forum-actif.net/t419p45-traction-en-rallyes

    Mucha información del Traction en rallyes. Parece que el piloto es el lionés Peter Eppendhal, con un 15 modificado (le retiraron asientos, cambiaron cristales y algunas cosas más).

    Lo malo es que para ver las fotos y los enlaces que ponen hay que estar registrados.

    Juan, la cosa es que para buscar datos a fondo hay que conocer otros idiomas muchas veces y en español solamente no sirve (no digo que ése sea tu caso). Esto es lo bueno y malo a la vez de Internet!

    Saludos y abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, me registré y pude ver las fotos, y a la vez copiar una que ya tenía, pero en una menor definición.
      Gracias amigo.
      Abrazos!

      Eliminar
    2. De nada, me alegro de haberte servido de alguna ayuda.

      Abrazos!

      Eliminar
  3. Precioso este modelo mas que mítico de la marca de los chevrones, junto con los 2Cv, y sucedáneos.
    Este me encanta y es uno de os pocos que me compraría en real, si no fuera por la estafa que esta pasando medio mundo.
    La miniatura rinde tributo a un icono de la marca y mas en ese color negro característico de este modelo

    Enhorabuena por ella

    Un saludo

    =))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve la suerte de poder contemplar y tocar uno de cerca, y fotografiarlo, ya que fue el coche de bodas de un amigo mío. Según me dijo él, era muy cómodo y suave.

      En Francia es un casi un monumento nacional, con innumerables clubs de propietarios, y en España también hay bastantes ejemplares muy mimados. Es un clásico que no es caro de obtener si uno se lo propone.

      Saludos!

      Eliminar
  4. a mi me gusta mucho esta versión "limo" que no se ve tanto.
    se ve que no eran muchos los citros de 6 cilindros.
    recuerdo también un post de tu compatriota xavi sobre una leyenda urbana referida a estos citróenes, te la mando porque no tiene desperdicio:
    http://zona-rapida.blogspot.com.ar/2012/10/traction-22cv-en-busca-del-citroen.html

    ResponderEliminar
  5. Hola Gaucho, entré en el link que pusiste y me encantó la historia, sabía de la existencia del 8 cilindros (lo puse en mi post) pero no el que fuese tan escaso.

    Este modelo que pongo no es una "limo", si no el sedán común y corriente (como el que llevó a mis amigos cuando se casaron). Es un coche que se ve fácilmente en cualquier concentración de clásicos en España. Y los de seis cilindros se vendieron bastante por las cifras que pude ver. Para mí, los raros son los coupés y los descapotables.

    Saludos y gracias por el link de Xavi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo puse limo por el parante trasero tan extendido,
      entiendo que tenía chasis más largo.
      y los coupes y descapotables son lindos,
      pero le veo más glamour al cuatro puertas,
      debe ser cuestión de gustos

      Eliminar
  6. Hola Antonio!!!!

    Hermosa réplica para un auto, que tal vez es de los primeros clásicos de la historia automotriz. Y el modelo de Norev, está a la altura de las circunstancias. Lo veo y me dan ganas de tenerlo, pero en escala real...

    Y muy buena toda la data del modelo.

    Saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por delante que estéticamente nunca megustó este coche, aunque lo veo elegante y tiene mucha épica detrás. Pero sí reconozco que es una obra maestra de la ingeniería de su tiempo y fue un adelantado.

      La miniatura me gusta bastante, en general, y la recomiendo.

      Saludos!! y gracias por el comentario, Vasco!

      Eliminar
  7. Bonita miniatura de un auto que como dices fue revolucionario que contribuyó en parte para que hoy casi todos los autos sean a tracción delantera.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no solo eso, también me gustó saber lo de las cajas de cambio automáticas, suspensión hidroneumática y el monocasco.

      Saludos

      Eliminar
  8. Excelente trabajo de Norev en este clásico de clásicos. Lo que más me impresionó fue el detallado del emblema de la parte inferior de la parrilla. Una miniaturización extrema, que aún en la foto ampliada se ve sin defectos! Muy bueno!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habia muchos genios detrás de ese coche... y NOREV les hizo un buen tributo. Es una miniatura que sin ser espectacular luce bonita en la vitrina. Y con un coste ridículo.

      Saludos!

      Eliminar
  9. Como bien dijeron, un clásico de clásicos y también del die cast.
    Pregunto: a este auto le decían "la hormiga negra" ?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que en algún país lo llamasen asi.
      En España, era el "Pato".

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!