El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Mitsubishi Lancer A70 1600 GSR de NOREV (c) 2018 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 1 de noviembre de 2017

BMW Isetta 250 de Cararama





El Isetta de BMW fue construido entre 1955 y 1962, siendo considerado como un pequeño híbrido entre automóvil y motocicleta (o "Motocoupé", como lo definió su fabricante). Diseño por Renzo Rivolta en Italia y fabricado también bajo licencia por BMW, el Isetta llegó en un tiempo muy complicado para la firma muniquesa y contribuyó a aliviar algo los problemas financieros por los que atravesaba BMW a mediados de los 50.

El Isetta fue presentado por la empresa ISO Rivolta en 1954, un fabricante italiano especializado en motocicletas que antes había construido refrigeradores bajo la marca ISO-Thermos. Tal vez eso tuvo que ver en la inspiración a la hora de crear un original vehículo con puerta delantera frontal (como ocurre en el caso de las neveras) solidaria con el volante y que permitía el acceso únicamente a dos personas. Por otro lado, BMW fabricaba sobre todo motos durante la Segunda Guerra Mundial y no reanudó la producción de automóviles hasta en 1952 con su famoso modelo 501 que resultó ser un fracaso económico por su alto precio. Así pues, BMW se encontró con una gama de productos totalmente descompensada en el que solo existían motocicletas o vehículos demasiado caros que hacían perder dinero a la empresa.

Buscando soluciones para ese problema, una delegación de BMW que estaba de visita en el Salón de Turín se fijó en el curioso Isetta y vio en él una oportunidad. Tras el acuerdo de fabricación con ISO, se llevaron un Isetta a la fábrica y lograron mejorar el diseño a base de cambiar el motor, refrigerarlo adecuadamente y mejorar la estructura. La prensa nacional quedó impresionada y el público también le dio su favor al lograrse unas ventas (en siete años) de casi 162.000 unidades. Esto proporcionó el ansiado dinero que BMW necesitaba y tiempo para seguir desarrollando nuevos modelos.

Cuales son las características que habían forjado el éxito del Isetta? Sin duda, en Alemania fueron sobre todo la posibilidad de ser conducido con carnet tipo IV (que permitía manejar vehículos con motores de hasta 250 cm3), su contenido precio y su baja tributación. Técnicamente portaba un motor monocilíndrico de cuatro tiempos refrigerado por aire y situado en el costado derecho del cochecito tras el asiento. Este motor era inicialmente de 245 cm3 y unos 12 CVs de potencia, pero en 1956 llegó a los 295 de cilindrada y un caballo más. Su caja de cambios, no sincronizada, contaba con cuatro velocidades hacia adelante y una marcha atrás, algo nada habitual en los microcoches de su tiempo. Había que habituarse a esa caja de cambios ya que su patrón de inserción era diferente a lo habitual y además el enlace a la transmisión era bastante complejo, mediante un sistema de cables. Y la potencia generada por el motor era transmitida al estrecho eje trasero sin diferencial mediante una cadena dúplex en baño de aceite.

La carrocería del Isetta era a base de tubos de acero y planchas del mismo material, con las ventanas laterales y la panorámica trasera hechas en plexiglás. También había un techo de lona y un par de ventanas triangulares a derecha e izquierda para ventilación. En cuanto a la suspensión, la delantera inicialmente era por muelles longitudinales cortos y a partir de 1957 mediante amortiguadores telescópicos, mientras que atrás había un brazo oscilante largo con un par de muelles y amortiguadores. El freno era a las cuatro ruedas, pero en el eje trasero solo había un tambor común. Y estaba presente un freno de mano, pero solo en los modelos a partir de 1956.

En el interior se contaba con una rueda trasera de repuesto entre el asiento y el motor,  un pequeño tablero de mandos fijado en la puerta y una columna de dirección oscilante. Posteriormente apareció la calefacción pero ahí terminaban los lujos: los paneles interiores siempre estuvieron hechos de cartón impreso. En cuanto a su consumo, lo habitual era de unos tres litros y medio a los cien kilómetros recorridos, autorizando su depósito de 16 litros una autonomía de 400 Kmts. circulando a 60 Km/h. Sin embargo, si los segmentos de los pistones estaban gastados o se conducía de forma demasiado "alegre" el consumo fácilmente superaba los 5 litros.

BMW cubrió su mercado interior y aún fabricó modelos para la exportación a ciertos mercados a los que tenía acceso (Escandinavia, Austria y Suiza),  siendo el resto de Europa atendido por ISO España/Italia y Vélam para Francia. También hubo modelos ensamblados en el Reino Unido (Brighton) con destino a Australia y Nueva Zelanda, mientras que en Sudamérica "Indústrías Romi" se encargaba de atender el mercado braileño.

La última evolución del Isetta se llamó 600 y apareció en 1957, con cuatro asientos y una puerta adicional trasera lateral. Este modelo llevaba un motor tipo boxer bicilíndrico procedente de la moto BMW R50 con casi 600 cm3, pero el resto de los elementos seguía siendo esencialmente los mismos.

Hoy en día el Isetta es una pieza histórica dentro del mundo del automóvil y una figura muy conocida que representa también el resurgir de Alemania como potencia económica. Ha aparecido en multitud de películas y series de TV (como aquel que conducía el inolvidable Steve Urkel en "Cosas de casa") y todavía sigue vivo en parte gracias a réplicas como las que elabora la japonesa Duesen Bayern con la base del Nissan Hypermini.









El Isetta de Cararama es ya una miniatura clásica en cualquier colección que se precie, ya sea presentada en solitario o arrastrando una diminuta caravana. Disponible en varios colores y siempre con su maletita de mimbre en la trasera atrae las miradas que se posan sobre él prestas a disfrutar de su colorido molde y su fiel detallado. Otras ventajas que hacen que sobresalga sobre sus competidores (como la insulsa versión de IXO para Altaya) son sobre todo su precio excelente de menos de diez euros y la seguridad de que nos llevamos un modelo que aporta mucho y no ocupa nada!






























18 comentarios:

  1. Hola, esta excelente! lo tengo como cuenta pendiente.
    Tenes idea especificaente de año es modelo que reprenta la miniatura?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil saber el año exacto, pero en los dos primeros llevaban otro tipo de faros diferentes a los redondos, que vinieron después. Es el caso de la miniatura, los lleva circulares. Así, debe ser de entre 1957 y 1962.

      Saludos!

      Eliminar
  2. Ahora que lo dices si parece una de esas neveras vintage.

    Es el mejor ejemplo de que a veces es mejor dar un paso atras para cojer carrerilla y seguir evolucionando.

    Me gusta los detallitos del techo descubrible de lona y la maletita de mimbrey y tambien las llantas de la rueda pintadas.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, jeje!
      Es un encanto de modelo, pequeñito pero bien hecho. Me gusta mucho más que el de Altaya, y encima más barato.

      Saludos!

      Eliminar
  3. Una belleza, sea en el color que sea, es un Cararama muy bien hecho al que nada se le puede reprochar, y que como bien dices, pide muy poco a cambio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay algunos Cararama (y esto nunca me canso de decirlo) que merecen mucho la pena, sobre todo por la fidelidad de los moldes. Dan lecciones a marcas de más enjundia a veces!

      Saludos!

      Eliminar
  4. El pequeño gran auto, el huevomòvil!
    Creo recordar que algunas versiones "bàsicas", seguramente no en Alemania, tenìan una sola rueda atràs, para ahorrarse el diferencial.
    El modelo es una delicia, aunque me parece que se ve demasiado glamoroso, me pregunto cuàntos lucìan realmente asì.
    En cualquier caso, como bien dices, es el complemento ideal para cualquier colecciòn y no ocupa demasiado espacio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en Alemania precisamente existió la versión de tres ruedas, que tributaba como motocicleta. Fue posterior.

      Seguro que más de uno era como la miniatura, ya que salían de fábrica con esquema bicolor cuando era para exportación. Incluso llegaron a Estados Unidos. Luego el resto es sencillo, poner una pequeña baca portaequipajes y listo.

      Eliminar
  5. Simpático donde los haya este Huevo de Cararama, me gusta mas que el de Altaya donde va a parar, una combinación de colores perfecta, no como en el caso del de Altaya con uno solo.

    Enhorabuena por él


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también, siempre quise un Isetta de Cararama (nunca me planteé el de Altaya, demasiado austero como bien dices).

      Si no lo tienes te lo recomiendo, y mejor con caravana.

      Saludos!

      Eliminar
  6. Qué bonito el detalle de la maleta trasera para rematar el panorama. Y la pintura bicolor en ruedas y carrocería le queda muy bien.
    Entre mediados y finales de los años 60 hubo un Isetta en mi calle. Creo que era de color azul claro, no bicolor. Alguna vez he visto subir al conductor, abriendo la puerta delantera.
    Para mí, que no he visto hasta las reuniones de clásicos más o menos actuales los Biscúter o PTM, este era el microcoche, junto al más popular, en la época, Goggomobil, que me encantaba con su peculiar sonido.
    Gracias por hacerme recordar buenos tiempos pasados, con la alegría que transmite este pequeño y atractivo modelo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, me alegro mucho de recordarte esos momentos, Bernardo!
      Yo solo lo he visto en museos o en la serie de Urkel...
      Lo de la maletita de mimbre debe ser toda una institución en Cararama, la he visto en un MG que tengo y en un Porsche también, y esos que yo sepa.

      Quiero hacerme también con los otros que mencionas, a los que añadiría el Vespa.

      Saludos y gracias por tu visita!

      Eliminar
  7. Retomo el simpático y le agrego el super: Super simpático.
    Este modelito merece estar al frente en la vitrina para que los demás no le tapen.
    No sabía que tan importante había sido el Isetta para la recuperación de la marca y en consiguiente para Alemania; todo el crédito inocentemente la acapara el escarabajo.
    Y mucho menos sabía yo que se fabrican réplicas en Japón..
    Como es que no ha llegado una por aquí; sería fenomenal.
    Gran autito, gran miniaturita y gran reseña.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, se me estaba olvidando..
      Publique una fotos de un Isetta que vi aquí en una exposición de autos antiguos hace como 2 años mas o menos. Es me parece el menos pequeñito, el 600 con puerta lateral.
      http://eddie-autosaescala.blogspot.mx/2015/06/autos-11-vw-safari-type-181-y-bmw-600.html#comment-form

      Eliminar
    2. Empezando por el final, el 600 que pusiste es el Isetta de cuatro puertas y es mucho más raro que el modelo normal. Éste lo hacen varias marcas de modelismo, como SCHUCO o Premium Classixxs y es una pieza que me encantaría tener...

      Y sí, el Isetta tuvo un papel grande en la supervivencia de BMW al otorgarle tiempo y algo de dinero para evolucionar. Sin él, puede que la marca hubiese desaparecido.

      Saludos!

      Eliminar
  8. Sympatyczna "pchełka". Nie wiedziałem, ze Cararama zrobiła model tego pojazdu. Całkiem fajnie wygląda z imitacją kosza na bagażniku:)

    Pozdrawiam;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sukces tego modelu, demonstracja, której nie trzeba wydawać zbyt wiele, aby mieć piękne modele o akceptowalnej jakości.

      Pozdrowienia!

      Eliminar
  9. El famoso Isetta, icono de los famosos.
    Tengo uno de ISO (Ixo) y otro de BMW (Schuco); ambos son hermosos, al igual que este de Cararama que presentas hoy.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!