El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Lancia Astura MkIV Ministeriale Convertibile de Starline (c) 2019 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 29 de marzo de 2018

Talbot Samba GL de IXO/Altaya




Pertenece a la colección de kiosko "Nuestros queridos coches años 80"  de la ed. Altaya.


El Talbot Samba fue un pequeño vehículo eminentemente urbano producido entre 1982 y 1986, con carrocerías siempre de tres puertas tipo "hatchback" y cabrio (diseñado por Pininfarina). Concurrente de los más exitosos FIAT Panda, Renault 5 o SEAT Fura, el Samba estaba destinado a reemplazar al Talbot/Chrysler Sunbeam pero tuvo la mala fortuna de aparecer en medio de unos tiempos muy complicados para la marca francesa.

El Samba era básicamente un Peugeot 104 de tres puertas tanto por su mecánica como por su carrocería, aunque en el nuevo modelo la longitud era la misma que la del 104 de cinco puertas con el fin de mejorar la habitabilidad posterior. Fue diseñado en el British Design Center de Coventry (Inglaterra) y su fabricación tuvo lugar en las plantas de Poissy (Francia) y Villaverde (España) en una cantidad de menos de 300.000 unidades.

Las motorizaciones del Samba fueron cuatro, todas ellas movidas por gasolina y con cuatro cilindros en linea (motor Douvrin, presentes también en el Renault 14 por ejemplo). Siempre alimentados por uno o dos carburadores en el modelo más potente, el Rallye, la potencia iba entre los 45 y 90 CVs, y las cajas de cambio eran manuales con cuatro o cinco velocidades con lubricación común con la del motor. Aunque la versión estándar pasó sin pena ni gloria, podríamos destacar la divertida versión Rallye que sirvió de transición entre los modelos SIMCA 1000 Rallye y el posterior Peugeot 205 Rallye, teniendo además el "honor" de inaugurar el famoso motor TU de 1.290 cm3, un bloque al que en el futuro lo dotaron con inyección electrónica y que llegaría a formar parte del Citroën AX Sport.

La desaparición del mercado del Samba también supone el final de la marca Talbot, a pesar de que fue durante un tiempo el automóvil más barato de toda Europa en términos de mantenimiento. En general tuvo críticas positivas enfocadas en el precio, el diseño, la suavidad de funcionamiento y las prestaciones, encontrándose el aspecto negativo en su lenta dirección y el poco espacio para las plazas traseras.









Incorporo ahora en mi colección un "viejo conocido" de la pretérita colección de Altaya sobre los coches que veíamos en los años 80 por España, una colección que mantuvo un muy buen nivel en general. En esta ocasión presento un Samba con un extraño color verde limón (que no recuerdo que fuera ni mucho menos el habitual) dotado con un buen molde, un poquito de exceso de pintura (y antena...) con un interior que aún hoy en día se consideraría como digno. Realmente era un coche muy sencillo y no creo que haya sido muy complicado replicarlo por lo que fácilmente aprueba. Sin embargo, la versión cabrio es mucho más interesante aunque esa solamente apareció reflejada en la colección francesa.

























domingo, 25 de marzo de 2018

FIAT 309 /1 SDM Menarini de IXO/Hachette




Pertenece a la colección de kiosko de la Ed. Hachette Francia "Autobuses y autocares del mundo"

El FIAT 309 y su evolución el 309/1 pueden considerarse como verdaderas obras maestras de FIAT Veicoli Industriali. Numerosos aficionados coinciden en nombrarlos como los "reyes" de los autobuses interurbanos y de turismo en los años 60 y 70; con las carrocerías del boloñés Menarini y sus colores habitualmente de tonos azulados los SDM ("Sintesi del Meglio", es decir, "Síntesis de lo mejor") hicieron justicia a su sobrenombre.

FIAT V.I. comenzó a producir el modelo 309 en 1958 siguiendo los pasos del anterior 306, una serie que fue un gran éxito y que había sido lanzado tan solo un par de años antes. Pero la misión verdadera del 309 era sustituir al FIAT 624 RN, un vehículo desfasado que se construyó en torno a un chasis de camión. Precisamente el nuevo 309 (y el 306) no repitió el mismo fallo y se creó con un chasis "ex profeso" declinado en versiones interurbanas (sobre todo para la SITA, una empresa del Grupo FIAT dedicada al transporte público) y "Gran Turismo", vestido por los carroceros italianos más prestigiosos como Menarini, Dalla Via, Bianchi, Padane u Orlandi.

Sin embargo, la base mecánica del FIAT 642 sí fue conservada al menos en un principio, pero a partir de 1963 se usaron los componentes del nuevo camión FIAT 643 (de esta forma pasaron a incorporar la denominación "/1" para indicar la evolución). Esta versión mejorada llevaba el cambio sincronizado y un motor diesel tipo 220/H de seis cilindros con nueve litros de cubicaje que rendía 153 CVs.  En el interior las ventanas estaban equipadas con apertura vertical y un eficaz sistema de desempañado del cristal del conductor se ofrecía de serie, pero opcionalmente se proponía sistema de calefacción para el pasaje, dirección asistida, puertas plegables mediante mando electroneumático, portamaletas en el techo con escala escamoteable, butacas con apoyacabezas y sistema de iluminación interior. El sistema de frenado era hidráulico y neumático a la vez y la suspensión de ballestas incorporaba también amortiguadores telescópicos delante y detrás.

La producción del 309 y el 309/1 tuvo lugar en Turín hasta en 1970 siendo sustituido por el modelo 308, algo curioso ya que (contra la lógica) la numeración retrasó en un número. Entre las muchas virtudes del 309 estaban la de poseer una buena velocidad punta de casi 90 Km/h y la excelente capacidad de ascender rampas de casi un 30% en primera velocidad, lo que le hizo ser muy apreciado en entornos montañosos.










El ejemplar de 1966 que refleja la miniatura de hoy existe y se halla preservado por la asociación "Il Capolinea", quien lo mantiene en perfecto estado de funcionamiento y exhiben en diversos actos culturales. La miniatura le hace el honor francamente bien y nos muestra un bonito autobús con una linea bastante moderna para la época dotado con un buen molde, un detallado algo escaso pero correcto y el habitual (y abominable) interior preparado para que quizás los manitas lo mejoren. Quizás lamentaría también el grosor de algunos elementos externos como los retrovisores y la total ausencia de bajos, pero son "pecadillos" que se pueden obviar teniendo en cuenta el bajo coste del modelo.









































jueves, 22 de marzo de 2018

Panhard F 65 "La Poste" de Universal Hobbies




Pertenece a una colección francesa de kiosko denominada "Vehículos postales de ayer y hoy".


En junio de 1959 la berlina Dyna Z de Panhard fue reemplazada por el nuevo PL 17 en un marco de debilidad financiera por parte de la marca. Para reducir costes, el "nuevo" modelo compartió muchas piezas del anterior cambiando sobre todo el diseño de la delantera y la trasera solamente. Por tanto, del PL 17 también derivaron tal cual las variantes comerciales adaptándolas fácilmente.

La carga útil del nuevo derivado F 65 (una furgoneta con caja adosada de chapa) es de 650 kilogramos, como su nombre sugería, e incorporaba el acabado básico y motorización del PL 17. El asiento era fijo, no existía separación entre cabina y caja y la gama de colores se redujo. Sin duda, la propuesta de Panhard intentó atraer al pequeño comerciante, agricultor o profesional en medio de una feroz guerra entre Peugeot, Renault y SIMCA.

Pero el nuevo modelo tuvo que encarar un problema con el cual los diseñadores del equipo de Louis Bioner no contaron. En efecto, la legislación francesa de tráfico estableció la nueva "Zona Azul" en las grandes ciudades por las que se regulaba el tiempo de estacionamiento. Las furgonetas con una carga máxima de 500 Kgs podían aparcar sin límite temporal, por lo que las F 65 quedaban fuera de esta reglamentación y debían pagar como cualquier otro vehículo.

La respuesta que dio Panhard fue la versión F 50, idéntica por fuera a la F 65 pero con una menor medida de neumáticos, un umbral de carga más bajo y tan solo una pequeña diferencia de precio (inferior al 1%), siendo algo complicado diferenciarlas a primera vista.

En 1961 se efectúa un restyling que incluye puertas delanteras que abren en el sentido "convencional" y los intermitentes delanteros colocados bajo los faros. Eran los mismos cambios que tuvo la berlina. Más específicamente, la furgoneta ya podía ser escogida a partir de entonces con puertas traseras de doble hoja en sentido vertical u horizontal. Pero las ventas de todos los comerciales de Panhard fueron bastante escasas generalmente (en 1964, por ejemplo, tan solo se vendieron 186 F 65) y la marca no invertía apenas en publicitarlos. Parecía como si la marca ni confiase en ellos, no hubo ni política comercial para los profesionales y la red, poco apoyada en sus esfuerzos, acabó por tirar la toalla a pesar de contar con muy buenos productos.









La versión que presentamos hoy es una furgoneta de caja chapa/vidrio Panhard F65 de la PTT, la antigua denominación que recibían los Correos franceses (hoy "La Poste"), siendo entregada por Panhard en 1965 como parte de un lote de 15. La miniatura es correcta en general y no destaca en nada en particular, teniendo un buen molde, un buen trabajo de pintura (con algún fallito sin mucha importancia) y un interior demasiado austero. Lo mejor quizás sean los cromados y las luces injertadas como piezas de plástico, aparte del valor que tiene el original como pieza un tanto rara (no es el caso de la miniatura, que se halla sin problemas en los canales habituales).






































domingo, 18 de marzo de 2018

Berliet GBC 8 M 6X6 "Gazelle" de IXO/Hachette





Pertenece a una colección temática francesa sobre camiones Berliet, de la Ed. Hachette


Concebido en 1956 para responder a las exigencias de la investigación de recursos petrolíferos en zonas desérticas, el prototipo del GBC 8 6X6 fue realizado en la fábrica Berliet de Courbevoie en tan solo diez meses. Más de treinta y dos mil Gazelles ("Gacelas", en referencia a su velocidad y agilidad en la arena) salieron de Francia entre 1958 y 1977 y no solamente para la industria petrolera; muchos de ellos fueron parte de pedidos destinados a los ejércitos de varios países del mundo.

Previsto para una carga útil de seis toneladas, al GBC se le equipó con un robusto motor de casi ocho litros proveniente del GLR con 125 CVs de potencia, acompañado de elementos mecánicos muy probados y por tanto fiables. La primera serie constaba de 300 ejemplares y desde el principio participaron en diferentes misiones africanas (Mauritania y Argelia fueron los primeros lugares), consagrándose en 1959 al finalizar con éxito la misión al temible desierto del Teneré nueve vehículos de la serie 8 M con motor diesel Ricardo de 150 CVs y 5 cilindros.

Estos camiones llevaban equipamiento muy diverso pero normalmente consistía en equipo para taller, sondeos sísmicos, grupos de soldadura eléctrica o piezas de recambio para helicópteros y otros vehículos. Pero el viaje era bien aprovechado y era frecuente que también participasen científicos en busca de vestigios prehistóricos, médicos e incluso pintores (así ocurrió por ejemplo en la travesía del Teneré).

El modelo reproducido por la colección es la copia de uno original creado para la película francesa de 1964 "Cien mil dólares al sol", un film de acción sahariano interpretado por Jean Paul Belmondo y Lino Ventura. Este camión fue restaurado por la Fundacion Marius Berliet de Lión y conserva incluso una falsa placa en las puertas de la cabina que hace referencia a la empresa "F. Castagliano" de Blima, evocando el nombre a su propietario (también conocido como "Betterave", remolacha azucarera en castellano, debido a que por lo visto el jefe padecía de diabetes...).











Desde la primera vez que conocí el "test" francés de hace un año tuve rápidamente una fijación por este imponente (pero compacto) camión de exploración, que recuerda algo a los modernos vehículos pesados que participan en el Dakar. Es una miniatura plena de detalles de calidad y bien hechos, que me atrajo por su planta y la originalidad del molde. Pero sobre todo me encantaron los depósitos de combustible auxiliares, las placas para la arena, esas enormes ruedas y las luces traseras con su cartelito en árabe... tanto que ahora tengo muchas ganas de ver la película para contemplar en acción esta bestia de la arena!