El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Pegaso Z 203 Autobomba DCI de IXO/Salvat (c) 2023 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 6 de diciembre de 2023

Renault 12 TL Berline de NOREV (Edición Dealer)

 


Lanzado en septiembre de 1969 junto con la versión básica L, el Renault 12 TL era la variante más distinguida y refinada de la gama francesa del modelo, una berlina de cuatro puertas inicialmente producida en la fábrica de Flins. Esta variante sería comercializada hasta 1975 en su país de origen hasta la aparición de su restyling, denominado como "Phase 2".

El acabado del R12 TL incorporaba nuevos elementos en su interior como los reposabrazos laterales, butacas delanteras individuales reclinables con reposabrazos central, espejo de cortesía y maletero con luz. Exteriormente mostraba una calandra de plástico negro, sirviendo como nota diferencial del modelo estándar. La versión "Break" llevaba todos esos elementos pero además ganaba un acelerador mejorado, esquema de velocidades en el puño del cambio de marchas y bandas laterales inferiores cromadas, insertadas también en la parte trasera. 

En cuanto a la motorización se basaba en el conocido propulsor "Cléon-Fonte" de cuatro cilindros en línea y 1.3 litros. Este bloque, refrigerado por agua y con carburador, daba 54 CVs en el caso del TL e iba asociado a una caja de cambios manual de cuatro relaciones sincronizadas. El Renault 12 también montaba frenos de disco delanteros y suspensión trasera con eje rígido, lo que en su momento fue una sorpresa pues la marca utilizaba suspensiones independientes en toda su gama desde hacía 25 años. Caso aparte fue la versión "Gordini" TL, más potente y de corte deportivo.

Para finalizar, la versión TL fue la que se fabricó originalmente en España por FASA desde un principio aunque se diferenciaba de la francesa en algunos aspectos, como la tapicería híbrida de paño y escay mejor adaptada al clima cálido imperante en nuestro país.
















Me faltaba una versión estándar del venerable R12 inicial y aquí llega mi versión "dealer" de NOREV para colmar esa laguna. A falta de encontrar la versión de Altaya para la primera colección de los "entrañables" hispanos (hoy en día bien cotizada) encontré este molde de la firma francesa que pienso que ya cuenta con sus años, si bien lo pusieron al día colocándole algunos elementos externos adosados (como las manetas de las puertas, luces y parrilla) y un interior excelente, casi digno de Minichamps. No obstante se hacen patentes algunos defectos como la defectuosa aplicación de la pintura en algunas zonas y el aspecto de los tapacubos, con los agujeros ciegos. Pero yo me quedo sobre todo con la sensación de miniatura "de antes" (el que haya tenido un PILEN o un JOAL sabe lo quiero decir): un modelito al cual le sentó muy bien la renovación y que luce de forma excelente en la vitrina.
















domingo, 3 de diciembre de 2023

FIAT 125 Mirafiori de PCT/Salvat

 

Pertenece a la colección "Autos Inolvidables Argentinos" de la editorial Salvat Argentina.

El 125 Mirafiori fue un automóvil tipo berlina de cuatro puertas (o familiar de cinco y "pickup") fabricado en Argentina por SEVEL entre 1978 y 1984. Similar al FIAT 125 o al Lada Riva, el 125 Mirafiori fue el primer automóvil con caja de cambios de cinco velocidades sincronizadas producido en el país austral y se diferenciaba de su homónimo italiano por un mayor refinamiento en su acabado.

El FIAT 125 había sido construido en Italia basándose en la plataforma de su predecesor el modelo 1500 C, sobre el que se adaptó la carrocería del 124 teniendo en cuenta su menor distancia entre ejes. Estéticamente el nuevo frontal era más alto e imponente con sus cuatro faros cuadrados y su parrilla cromada, al igual que en los perfiles laterales. Sí se mantuvieron las puertas con los tiradores enrasados y toda la sección central del 124.

El modelo se presento en 1967 y obtuvo rápidamente el favor del público y crítica gracias a su interior (espacioso y con materiales de calidad), la robustez percibida y las buenas prestaciones de su motor "Lampredi". Además incorporaba elementos como el limpiaparabrisas con intermitencia, los relojes circulares y el mando de la caja de cambios "campana". Opcionalmente estuvieron disponibles el antirrobo con bloqueo de dirección, cuentarrevoluciones electrónico, la radio, los neumáticos con banda blanca o la transmisión semiautomática "Idroconvert".

El modelo fue largamente exportado y fabricado en varios países del mundo bajo la marca FIAT u otras en el caso de los países socialistas (como Polski o Zastava), llegando también a Argentina en 1972. En este país se comenzó vendiendo la nueva versión "125 Special", pero a partir de 1978 se lanzó una variante autóctona que contaba con algunos rasgos del FIAT 131. Este modelo, denominado como "125 Mirafiori", incorporaba un bloque 1.6 carburado a gasolina de cuatro cilindros con potencias de 100 y 110 CVs ("CL") y se caracterizaba por su doble árbol de levas en cabeza con transmisión por correa. 

Igualmente se diferenciaba del italiano por las bandas laterales de protección de la carrocería, la parrilla típica del FIAT 131, las ópticas más grandes y modernizadas, los asientos envolventes reclinables con reposacabezas integrados, el salpicadero con tratamiento antirreflejos y algunos indicadores digitales. 

Estos FIAT 125 o 1600 argentinos se vendieron aceptablemente a pesar de que eran automóviles de clase superior, como su rival el Peugeot 504 (más considerado por su comodidad mientras que el italiano se prefería por su carácter deportivo). También llegaron a tener una versión "pickup" denominada como "Multicarga" y hasta conocieron una notable carrera deportiva, logrando cuatro campeonatos en su clase y algunos Grandes Premios.
















En España no conocimos al FIAT 125 pues en su época la que "mandaba" era SEAT y el segmento lo tenía colmado primeramente con el 132 (por arriba) o el 1430 (por debajo) hasta la llegada del deseado SEAT 131 "Supermirafiori". Más curiosa aún nos resulta esta variante argentina, como una especie de 124 con "cara" de 131 y algún que otro detalle elegante, por lo que la miniatura de Salvat fue inmediatamente fichada para formar parte de mi colección. Y no me defraudó apenas, sobre todo por su buen molde, las excelentes ópticas (sin pinchitos!) y unas ruedas dignas de modelos superiores. Apunto en el "debe" algunos fallos de aplicación en la pintura (cuya tonalidad la verdad es que no me gustó) y la chapuza del retrovisor, formando pieza solidaria con el interior. No opinaré del habitáculo pues me fue apenas visible debido a la opacidad de los "cristales".














jueves, 30 de noviembre de 2023

Autobianchi Bianchina Furgoncino 320/2 "Cartiere Paolo Pigna" de IXO/Eaglemoss

 

Pertenece a la colección italiana "Veicoli Pubblicitari D´Epoca" de la editorial Eaglemoss.

A partir de la versión "Panorámica" del pequeño Bianchina, Autobianchi produjo una versión furgoneta en versiones de techo alto y bajo entre los años 1965 y 1969. Estas dos versiones eran sustancialmente diferentes entre sí: la primera conservaba la carrocería de la "Panorámica" pero sin ventanillas ni asientos traseros y la segunda solamente compartía la sección delantera del modelo estándar, siendo la mitad trasera un habitáculo adosado con un metro cúbico de capacidad para la carga.

A mediados de los sesenta Autobianchi siguió completando la gama de su pequeño modelo Bianchina con la adición del Furgoncino, una pequeña furgoneta de reparto urbano. En 1966 apareció la variante de techo alto denominada como 320/2, siendo en su época catalogada como uno de los comerciales en su clase más pequeños de todo el mundo si no consideramos los vehículos de tipo triciclo.

El modelo era ideal para evolucionar en las estrechas calles italianas en donde una furgoneta normal a veces no podría girar, pues sus 3,3 metros de longitud o su anchura de 1,34 hacían inmejorable al Furgoncino en este aspecto. Sin embargo esto no debe confundirnos acerca de su capacidad de carga, ya que podía transportar hasta 250 kilogramos excluyendo al conductor y un pasajero. 

En lo que respecta a su mecánica portaba el bicilíndrico que llevaba el FIAT 500 con refrigeración por aire, de 499 cm3 y una potencia de 17,5 CVs, suficientes para alcanzar los 90 Km/h. El propulsor iba colocado detrás bajo el piso del compartimento de carga y el espacio que robaba ahí no se compensaba en el capó, lugar en donde iba colocada la rueda de repuesto y el tanque de gasolina.

La producción del vehículo no duró mucho ya que llegó apenas a 1970, pero en este tiempo se vendieron alrededor de 9.300. Hoy en día no es un modelo especialmente buscado, pero si queremos uno en excelente estado habrá que pagar en torno a los 8.000 euros.















Simpático el más trabajador (no tan lejano de las SIATA "Formichetta" y similares) de la encantadora familia Bianchina! Aunque existe con otras libreas en la misma colección yo pude hacerme con una versión que presuntamente trabajaba para el editor milanés Paolo Pigna, especializado desde 1839 en la fabricación de material educativo. El modelito no tiene demasiado que mostrar y aún presenta algún defecto (en mi unidad la separación del cristal trasero), pero su muy bajo precio lo compensa y además tampoco se puede decir que esté mal hecho. Particularmente me agradó el interior de la cabina, los cromados y el molde con su caja corrugada, pero tenemos pinchitos y además creo que la calandra no  les quedó demasiado fina. Una miniatura un poco básica y económica, pero rebosante de simpatía.
















domingo, 26 de noviembre de 2023

Pegaso 1121 Autobomba FIMESA A223 "Bomberos de Cádiz" de IXO/Salvat

 

Pertenece a la colección temática sobre vehículos Pegaso de la editorial Salvat España.

El camión medio Pegaso 1121 formaba parte de una renovada gama lanzada por ENASA con el fin de sustituir a los Comet. FIMESA, un especialista madrileño en la lucha contra el fuego y el salvamento, lo usó para crear una autobomba con cisterna de tres mil litros y dotación para seis personas capaz de escalar pendientes de un 25% y moverse de forma veloz por las calles o carreteras.

A finales de la década de los 70 Pegaso ofrecía camiones de dos ejes con MMA de entre 10,7 y 16,8 toneladas con la posibilidad de montar chasis alargado. Seguían utilizando elementos mecánicos de la anterior gama Comet (caracterizados por su robustez), pero la mayoría utilizaba la nueva cabina cuadrada en convivencia con la del Comet en el caso del modelo básico 1101/1.

En el mismo centro de la gama figuraban los 1121 y 1121 L, con una masa máxima de 14.200 kilogramos y un motor diesel de 135 CVs con seis cilindros en línea y seis litros y medio de cubicaje. Estos modelos llevaban embrague monodisco con cambio hidráulico manual de seis velocidades, puente trasero con reductora y cubos en las ruedas; también la dirección era servohidráulica. En cuanto a la carrocería estaba compuesta por largueros en forma de perfiles de acero.

Esta base fue la empleada por FIMESA para proponer una autobomba con cisterna incorporada y equipo de bombeo centrífugo. El modelo contaba con una buena cabina doble y cuatro puertas con el techo tapizado, varios cofres iluminados en el exterior para el transporte de utensilios, una potente sirena, giratorias, dos carretes con lanza y manguera y faros de trabajo siendo uno de ellos desmontable.

Para finalizar diremos que existía una diferencia de longitud entre el camión estándar y la autobomba siendo esta última medio metro más larga y más alta al portar una escalera; también el voladizo delantero sobresalía más que en el caso del Pegaso 1121 de transporte común.

















Se dedicaron bastantes números de la colección Pegaso a la hora de replicar los camiones de Bomberos que actuaron por décadas en España, como fue el caso de este "cabeza cuadrada" destinado en Cádiz y con algún que otro repintado en amarillo. El modelo sigue la misma tónica vista en el resto de la serie, por lo que vamos a encontrar un buen molde acompañado por un muy digno trabajo de pintura, abundantes detalles incluyendo luces insertadas, escaleras, portones en aluminio y un interior de cabina sin muchas florituras. Solamente no me gustaron la presencia de los pinchitos, pero en el resto no hay inconveniente en posicionarlo como una excelente réplica que huye del clásico aspecto juguetero que a veces presentan los camiones de Bomberos.


















jueves, 23 de noviembre de 2023

Avolette Record MD de Luxe

 

Pertenece a la colección de kiosko "Microcoches de Antaño" de la editorial Altaya España.

La empresa parisina "Société Air Tourist" comenzó a producir en 1955 un modelo de microcoche de tres y cuatro ruedas al que llamaron Avolette Record. Disponible en cinco variantes, la más vendida (con 30 ejemplares) fue la MD hasta el fin de la producción total en 1958. Actualmente se sabe de la existencia de seis ejemplares de la última serie, casi todos ellos en manos de museos.

A mediados de los años 50 el alemán Egon Brutsch vendió la licencia que tenía para construir vehículos de tres ruedas a un distribuidor francés de avionetas Cessna llamado Air Tourist. Esta empresa decidió adaptar el modelo y dotarlo con un chasis tubular y carrocería de fibra de vidrio, siendo fabricado en un hangar que la firma poseía cerca de un aeropuerto parisino; quedaron tan satisfechos que llegaron a presentar cinco variantes del mismo en el salón del automóvil de la capital francesa en 1955.

Las cinco versiones del Avolette se denominaron como YD Normale 125cm3, YD 175 cm3 e YC Tourism (todos ellos con tres ruedas y motor Ydral) seguidas por las especiales SD de 200 cm3 y SD Tourisme de Luxe, con tres ruedas y motores Fichtel & Sachs. Sin embargo también desarrollaron modelos más prestacionales con cuatro ruedas y motor Maico a las que nombraron como MB Competition de Luxe y los MC y MD Record de Luxe (C por coupé y D por descapotable). 

La carrocería del Avolette constaba de un par de secciones en forma de huevo unidas por un sello de goma, siendo la sección superior reforzada por una estructura tubular.  El cochecito poseía un ancho eje delantero direccional y otro trasero mucho más estrecho encargado de transmitir la potencia de su motor al suelo, con una o dos ruedas. Para ello se utilizaron motores de diferentes procedencias (Messerschmitt, Fichtel & Sachs, Ydral o Maico) siempre monocilíndricos de dos tiempos y una potencia inferior a los 20 CVs, alcanzando la versión superior una velocidad máxima de 120 Km/h.

Estos vehículos poseían instalación eléctrica de 12 V con encendido por bobina Dynastart, frenos hidráulicos, caja de cambios manual de 4 velocidades adelante y 4 hacia atrás, sistema de suspensión Neidhart por elemento elástico torsional, una dirección (inusual para la época) por cable flexible, carrocería especial para el modelo Competition y guardabarros protegidos con carcasas de aluminio pulido que hacían también función de escalones de acceso.

También se vendieron accesorios opcionales como el techo rígido transparente inclinable hacia delante, un portaequipajes, tapacubos y sistema de limpiaparabrisas. Air Tourist intentó hacer evolucionar el modelo en 1957 mostrando una versión rediseñada con motor Lambretta de 125 o 150 cm3 de la que se produjeron pocos ejemplares
















Nuevamente tenemos otra ración de microcoches venidos del espacio exterior, en esta ocasión presentando un modelo "cíclope" de aire futurista y conducción como mínimo divertida... Aunque no es la excelente (y cara) versión de Microcar Models Australia, podemos estar satisfechos con lo que nos ofrece Altaya por unos quince euros: un molde fino y delicado con muchas piezas insertadas (supongo que mediante el uso del microscopio electrónico, sin el cual muchos operarios habrían perdido la vista) y un correcto uso de la pintura, estimando que con un bote de medio litro tuvieron para toda la producción. Solo critico un poco el aspecto del interior, pero ya sería demasiado pedir la presencia de velocímetros con aguja, por ejemplo. Hasta ahora creo que es el modelito más chico de toda la serie, por lo que se ruega que no lo dejen desamparado y lo adopten!