El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Pegaso Comet 2030 "Leche Pascual" de IXO/Altaya (c) 2021 Antonio Sivianes Gaviño

miércoles, 22 de septiembre de 2021

FIAT Panda MkII 4X4 de Motorama

 


La segunda generación del FIAT Panda se produjo entre 2003 y 2012, abandonando (con respecto al modelo anterior) la carrocería de tres puertas en favor de una de cinco. El modelo, Coche del Año 2004 en Europa, fue fabricado en la factoría de Tychy (Polonia) alcanzando una cifra de producción cercana a los dos millones de unidades.

Las principales diferencias del nuevo Panda con respecto a su antecesor fueron muchas empezando por su imagen: ya no era un modelo espartano y simple sino juvenil, práctico, moderno y con muchas posibilidades de personalización. De hecho equipaba bastantes dispositivos de seguridad (como el ESP, ABS o muchos airbags) como de equipamiento; éstos eran (como ejemplo) la dirección asistida, el navegador GPS integrado o el climatizador con pantalla LCD. 

Pero sobre todo no se descuidó su carácter urbano gracias a las cubistas líneas de Bertone, con un tamaño de tres metros y medio y una dirección con sobreasistencia el Panda resultó ser todo un éxito y fue una de las elecciones preferidas de los europeos urbanitas. Además su precio era bastante contenido, su habitabilidad excelente y el consumo bastante limitado.

Una de las versiones más recordadas del anterior Panda fue la de tracción total, desarrollada por Steyr y vendida con el nombre de Sisley. Por ello no extrañó ver un nuevo modelo 4X4 dentro de la extensa selección de variantes de la gama Panda; esta versión integral fue presentada en 2004 y unía una carrocería elevada a un sistema de acoplamiento viscoso que actuaba ante las pérdidas de tracción de las ruedas delanteras. El sistema entraba en funcionamiento de forma automática y parte de sus componentes estaba alojado en el eje  trasero con suspensión independiente a base de brazos tirados.

Por lo demás no hubo que retocar demasiado el chasis pero sí se reforzaron los paragolpes, que adoptaron también una apariencia algo más "off road". En cuanto a los motores disponibles únicamente tuvo dos: una versión gasolina con motor de cuatro cilindros y 60 CVs de potencia y la más vendida con diferencia: el diesel Multijet de 1.3 litros, ambos con caja de cambios de cinco velocidades. Los niveles de acabado fueron dos: la básica con elevalunas eléctricos, dirección asistida, volante regulable, llantas de chapa, paragolpes sin pintar y doble airbag; el segundo nivel de equipamiento ("Climbing") agregaba parachoques pintados, llantas de aleación, protecciones exteriores y una mayor longitud de carrocería. Como opcionales quedaron el techo corredizo de cristal y sistema de bloqueo de diferencial.

El Panda 4X4 fue el vehículo todoterreno más vendido de Italia durante tres años y fue continuamente mejorado como producto, destacando la sustitución en 2008 del sistema de acoplamiento viscoso que montaba inicialmente por uno electrohidráulico Haldex. 








Recuerdo cuando se presentó esta segunda versión del Panda, con mucho menos carácter pero bastante mejor adaptado a su tiempo: ya no nos hacían tanta gracia los asientos "playeros" de loneta, la falta total de equipamiento o su incómoda suspensión trasera de ballestas. En miniatura tenemos la suerte de que exista una excelente versión fabricada por Motorama (un sello cercano a Cararama más enfocado a los coches italianos) y que me ha dejado muy gratamente sorprendido. En efecto, todo lo que estuve viendo en este modelo me pareció de bastante calidad empezando por el molde y su pintado (qué buenas franquicias!), los abundantes y finos detalles externos con mención especial para las luces y un digno interior. No me extraña, por ello, que todos los Motorama que he visto hasta ahora no tengan los precios tan asequibles como uno podría pensar, pero son muy recomendables también por ser en bastantes casos la única opción disponible si uno quiere determinados modelos o series especiales.
















domingo, 19 de septiembre de 2021

Renault Zoe Phase I de NOREV

 


El Renault Zoe es el automóvil eléctrico más vendido de Europa desde su comercialización a partir de 2012. Este urbano polivalente de cinco puertas ha vendido hasta diciembre de 2020 unas 285.000 unidades en sus dos actualizaciones ("Phases"), consiguiendo la marca del rombo hacer evolucionar cada vez más su producto gracias a la adición de un nuevo y mejor "hardware".

Renault presentó su coche de producción en el Salón de Ginebra de 2012 tras haberse creado algunos años antes una serie de prototipos. La fabricación del modelo corre a cargo de la factoría de Flins (Francia) y el primer vehículo fue entregado al ministro francés Montebourg; rápidamente se colocó como el automóvil eléctrico enchufable más vendido de Francia y durante algunos años también de Europa gracias a su precio subvencionado y al programa opcional de arrendamiento de baterías.

La primera serie del Zoe llevaba un paquete de baterías de iones de litio que ofrecían una autonomía de  entre 210 y 240 kilómetros, siendo sucesivamente extendida hasta los 400 actuales y además complementada con motores más potentes. Inicialmente llevó un Continental síncrono con una potencia de 87 CVs con una velocidad máxima de 135 Km/h, el modelo llevaba el cargador especial "Camaleón" que permitía recargarlo a cualquier nivel en un tiempo que iba de 30 minutos a nueve horas.

Para 2015 se ofreció un nuevo motor más pequeño fabricado en la planta de motores Cléon pero con la misma potencia y ofreciendo una autonomía ligeramente más extensa aunque no admitía la carga rápida. No obstante Renault lanzó una primera evolución el modelo en 2016 a la que llamó ZE 40, incluyendo una nueva batería de 300 kilogramos fabricada entre Renault y LG Chem que permitía recorrer (en condiciones reales de tráfico) unos 300 kilómetros. Y, finalmente, en junio de 2019 Renault anunció la salida del ZE 50 con autonomía de cerca de 400 kilómetros y ligeros cambios estéticos.

El modelo cuenta con tres niveles de acabado (Life, Intense y Zen) y cambio automático de velocidades, frenos de disco delanteros con ABS y sistema de regeneración eléctrica, suspensión delantera independiente, cuatro airbags, sistemas de control de estabilidad y deslizamiento, desactivador de batería automático, sonido de advertencia de circulación, ruedas de 15 o 16 pulgadas con neumáticos Michelin y limitador de velocidad. Para la comodidad de los pasajeros posee climatizador con purificador de aire y sistema R-Link multimedia controlable por voz; finalmente añadiremos que el modelo se mostró muy seguro al lograr cinco estrellas en la prueba EuroNCAP.









Sin duda el Zoe (fuertemente influido por el Clio IV) es uno de los enchufables con mayor presencia en España y el resto de Europa, por lo que su presencia nos resulta familiar y con un diseño que no ha resultado ser tan feo para tratarse de un eléctrico puro. Lógicamente NOREV, el fabricante francés, tenía que producir la correspondiente miniatura más o menos lograda ya que cuenta con una presencia un poco juguetera que me recordó a los modelitos de Mondo Motors; digo esto por algunos fallos de calidad y la presencia de algunos detalles bastante malos como las luces traseras o su pobre interior (al que fue imposible retratar por la distorsión de las ventanas). Al menos las ruedas, la pintura y el frontal cumplen, pero poco bueno más hay para contar; imagino que mi versión no es la "pata negra" si no una más barata ya que vino en blíster junto con otras miniaturas en un lote de NOREV.
















jueves, 16 de septiembre de 2021

Ford Sierra Ghia Rural 2.3 de PCT/Salvat

 

Pertenece a la colección "Autos Inolvidables Argentinos" de la editorial Salvat Argentina.

El Ford Sierra fue el sucesor europeo de los vehículos de segmento D Taunus y Cortina, produciéndose entre 1982 y 1993 la cantidad de 2.700.000 unidades en factorías de Alemania, Bélgica, Reino Unido, Sudáfrica, Venezuela, Argentina y Nueva Zelanda. Las carrocerías disponibles fueron tipo sedán de tres volúmenes, "hatchback", coupé, familiar y hasta una curiosa versión "pickup". También se fabricó en los Estados Unidos con escaso éxito, si bien allí lo hizo bajo con el nombre de Merkur.

La versión que comentaremos hoy llevaba el acabado más alto de su gama (Ghia) y fue fabricada en la línea de producción de Pacheco, Argentina. Los Sierra llegaron al país austral tras 22 meses de comercialización en Europa irrumpiendo con mucha fuerza en medio de un panorama de vehículos de diseño más bien anticuado, por lo que sorprendió a muchos por su vanguardismo (aunque también  por eso mismo muchos otros clientes de Ford no aceptaron demasiado bien esa modernidad).

Los Sierra argentinos se caracterizaron por ofrecer solamente motores a gasolina de cuatro cilindros con 1.6 y 2.3 litros algunos con inyección electrónica; la versión más potente (Óptima XR4) montó culata de 16 válvulas y rendía 155 CVs de potencia. Este vehículo fue obra del concesionario Erosa y Angió de Buenos Aires e incorporaba además cuatro frenos de disco, llantas del Sierra Cosworth, techo solar, espejos eléctricos y opcionalmente sistema antibloqueo de frenos ABS. Por lo demás, los Sierra tan solo se comercializaron en Argentina con carrocerías tipo "hatchback" y "rural" (familiar), denominada como Torneo en Alemania.

Argentina había sido el primer país fuera del ámbito europeo en fabricar el Sierra, pero hizo evolucionar poco al modelo hasta su desaparición en septiembre de 1993 al ser reemplazado algún tiempo por el Ford Galaxy y luego por el Mondeo. La razón de no seguir apenas la misma línea comercial del modelo europeo se debió a una fusión empresarial entre fabricantes regionales que dieron lugar a una empresa llamada Autolatina bajo la forma de un consorcio argentino-brasileño; las decisiones se tomaron sobre todo en el país carioca y afectaron negativamente al Sierra.








Me parece muy curioso el modelo argentino en versión alta gama del familiar Sierra, con frontal más típico de las versiones deportivas y juraría que con las especificaciones típicas para el mercado yanqui (será un Merkur disfrazado?), esto lo digo por que observo esas sospechosas luces o reflectantes de tipo gálibo laterales que observamos en la miniatura ausentes en las versiones europeas o los paragolpes, muy prominentes. Debo decir que me gusta mucho la miniatura aunque es una pena observar esos fallos de calidad en la pintura, también echo de menos la presencia del desempañador trasero. El resto es impecable (exceptuando el interior) y merece "Matrícula de Honor" para el frontal y buena nota para las ruedas, tipografías y la trasera. Es un modelo altamente recomendable que ya va escaseando y cuya contrapartida de IXO "pata negra" sale excesivamente cara, solo sería apta para los muy fanáticos. 

















lunes, 13 de septiembre de 2021

Renault Clio MkIV RS de NOREV

 


El Renault Clio IV fue un automóvil de tipo urbano producido entre 2012 y 2020. Aunque su chasis era el mismo que el de su predecesor, el del Clio IV soportaba alrededor de cien kilos menos a pesar de tener una longitud ligeramente superior. La producción de esta serie alcanzó las cuatro millones de unidades en un par de fases, siendo fabricado (además de en Francia) en Turquía, Eslovenia y Argelia.

Desvelado oficialmente en julio de 2012, el nuevo Clio fue diseñado por el equipo de Van Den Acker inspirándose en el "concept" DeZir de 2010 siendo el primer automóvil del constructor galo que integró una personalidad avanzada interior y exterior, al estilo del FIAT 500 o del Citroën DS3. Como novedades introdujo una nueva tecnología en sus altavoces basada en unos conductor especiales para bajas frecuencias; los niveles de equipamiento fueron muy completos e incluso equipaba una pantalla táctil multimedia con GPS a partir del segundo nivel de acabado.

Pero lo más interesante sin duda fueron la integración de unos nuevos motores a gasolina y diesel de tres y cuatro cilindros, comprendiendo cubicajes de entre 0,9 y 1,6 litros con potencias de entre 75 y 220 CVs para el modelo RS. Las cajas de cambio podían ser manuales o automáticas de cinco o seis velocidades pero la carrocería siempre fue de cinco puertas y cinco plazas en versiones berlina y familiar (llamada "Estate").

La versión más radical llevó el apellido RS (por "Renault Sport") y fue construida en la factoría Alpine de Dieppe en Normandía. Este vehículo contaba con un chasis específico pero mantenía la misma potencia del Clio III RS (200 caballos), aunque el motor era totalmente diferente al llevar un bloque de 1.6 litros con turbocompresor en vez del viejo dos litros aspirado. Otras características del modelo fueron su caja de cambios EDC o su velocidad punta de 230 Km/h con una aceleración de 0 a 100 en 6,7 segundos; no obstante en Renault sacaron series especiales aún más "picantes" como la Trophy (con 220 CVs y un precio superior en tres mil euros con respecto al RS normal) y la RS 18 inspirada en la F1; este modelo era como el RS Trophy pero únicamente se podía pedir con las pinturas especiales "Noir Profund" y "Jaune Sirius" (un tono amarillo metalizado). 

Se desconoce la producción total de las versiones RS, pero sí se sabe que en 2013 salieron a la venta una cantidad de cinco mil unidades.









Fue un poco inesperado para mí encontrar esta miniatura de NOREV en blíster a un precio inferior a los diez euros cuando habitualmente vale más de 35, por lo que inmediatamente mi espíritu de "buitre leonado" se hizo presente y se apoderó de mi tarjeta de crédito. Naturalmente opuse poquita resistencia viendo el excelente acabado de la miniatura por todas partes (quizás algo menos en el interior), con esa pintura tan bonita y llamativa o sus llantas negras brillantes que, para mí, resultan muy atractivas. El resto de los detalles externos lucen bien y es complicado poner más pegas a la miniatura sobre todo después del coste tan bajísimo que tuvo, aunque no sé si es buena idea por parte de NOREV poner a la venta tan pronto estas tiradas tan baratas de modelos que otros debieron pagar como por cuatro veces más, la deflación suele ser buena amiga del coleccionista pero mala de las empresas.



















jueves, 9 de septiembre de 2021

Pegaso Z 901 "Bomberos de Barcelona" de IXO/Salvat

 

Pertenece a la colección temática sobre vehículos Pegaso de la editorial Salvat España.

La "Autobomba incendios Pegaso" fue el primer camión contraincendios de ENASA, siendo uno de sus primeros modelos especiales pero incorporando un alto grado de elementos producidos en serie. Debido a la inexistencia de vehículos nacionales adaptados a la lucha contra el fuego y a la obligada renovación del parque móvil era lógico el diseño y la fabricación de un nuevo modelo; éste sería el Z 901 perteneciente a la serie Z 900 cuyo epígrafe era "Carrocerías no comprendidas en otros números"; solo figuraron en él la autobomba y el famoso "Bacalao".

Aunque no estaba contemplado por parte de ENASA la construcción de vehículos de Bomberos era evidente que en medio de la posguerra seguirían haciendo falta este tipo de elementos, y la empresa, al ser un ente nacional, debía dar algún tipo de respuesta a esa necesidad. Así, los ayuntamientos se plantearon incluso la importación de vehículos y hasta el famoso ingeniero Wifredo Ricart lo transmitió en un consejo de administración en 1947.  

La materialización de esa propuesta tomó la base de un camión Pegaso II (el conocido "Mofletes") al cual se le incorporó una carrocería elaborada por la empresa madrileña "Defensa Contra Incendios" dotada con cabina para transporte de personal y equipo o bien con sistema de almacenamiento y pulverización de agua mediante maquinaria Delahaye; las primeras entregas de una serie inicial de siete unidades tuvo lugar a partir de 1949 y por lo visto no supusieron un gran éxito comercial.

Otras características técnicas incluían motor a gasolina de seis cilindros en línea y 5.6 litros de cubicaje alimentado mediante carburador rindiendo 110 CVs aproximadamente, la caja de cambios era de cuatro velocidades con reductora y la amortiguación mediante ballestas y ballestines. Desde luego, si se comparaba el modelo de transporte y los contraincendios había sustanciales diferencias, como un peso de 14 toneladas para el comercial (doce el de Bomberos) y la velocidad máxima, lógicamente superior para la autobomba. También fue significativa la colocación del volante a la derecha, si bien esto era algo bastante habitual en algunos camiones pesados europeos de aquellos tiempos.








Podemos encontrar bastantes modelos de Bomberos en la colección de Pegaso y todos ellos tienen la característica de su buena realización y obligada vistosidad (el color rojo no pasa desapercibido!); para el caso de la miniatura de hoy además se puede afirmar que la cabina del "Mofletes" le sienta particularmente de maravilla y si no os parece así tengo incluso una interesante variante-engendro gallega. En fin, los dos vienen con un bonito "traje" rojo con ribetes dorados por todas partes, una cabina bastante detallada y un molde que se presume como bueno, complementado por unas ruedas preciosas (para mi gusto) y en el caso del Z 901 perjudicado por una trasera algo más floja, dando un poquito de sensación juguetera con tanto plástico. Lo que os puedo asegurar es que la pieza tiene su encanto y merece la pena hacerse con ella, aunque para mi gusto existe en la serie otro camión de Bomberos aún más bonito y al que espero poder presentar algún día cuando lo extraiga del blíster; seguramente aquí ya más de uno adivinó a cual me refiero...