El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Tata LPO de IXO/Hachette (c) 2017 Antonio Sivianes Gaviño

jueves, 14 de abril de 2016

Ferrari 250 LM "24 Hrs. du Mans 1965" de IXO/Altaya




Pertenece a una colección temática de kiosko española "Leyendas de Le Mans", ed. Altaya.


El Ferrari 250 LM fue un automóvil deportivo del cual solamente se fabricaron 33 unidades, muchas de ellas utilizadas en eventos deportivos. Apareció en 1963 en el Salón de París con el fin de ser heredero del modelo 250 GTO, siendo sus siglas "LM" toda una declaración de intenciones: conquistar la famosa carrera de resistencia de Le Mans (cosa que logró en 1965).

El 250 LM poseía un motor V12 de casi tres litros que anteriormente había sido usado por su antecesor el 250 GTO. Pero pronto fue modificado para obtener más potencia mediante el aumento de su cubicaje (a casi 3,3 litros) por lo que erróneamente se tiende a llamarlo como 275 LM al utilizar los códigos internos de Ferrari. La alimentación se lograba mediante seis carburadores Weber y la caja de cambios era de cinco velocidades, montada en posición longitudinal al igual que el motor. La potencia declarada era de unos 320 CVs, lo que le permitía (unida a un peso menor de 900 Kgs) rozar los 290 Km/h.

El 250 LM se vio afectado por su no inclusión en el apartado de competición categoría Gran Turismo (con gran enfado del Commendatore), así que tuvo que ser integrado en la de Prototipos. La causa fue que el nuevo reglamento exigía que la producción del vehículo debía contar con al menos 100 unidades si querían entrar en GT, algo que estuvo lejos en el caso del LM (recordemos que solo se hicieron 33). Así que tuvo que lidiar con los excelentes Maserati Tipo 151 o Ford GT 40 (que tampoco estaba aprobado aún) pero el nuevo Ferrari se las apañó realmente bien logrando la victoria en las 24 Horas de Reims de 1964 y las codiciadas 24 de Le Mans del año siguiente, siendo la última vez que un "cavallino rampante" las ganó. También se apuntó de paso los 500 Kmts. de Spa, y los 1.000 de París, pero la fiesta no había acabado aún ya que en 1966 cinco LM llegaron a quedar entre los diez primeros puestos de Le Mans.

Grandes pìlotos como John Surtees, Graham Hill o Lorenzo Bandini condujeron esta preciosa berlineta y algunos equipos privados también contaron con el LM, como el famoso equipo norteamericano NART de Luigi Chinetti. Pero hago ahora un especial recuerdo para uno de los pilotos que lo llevaron en Le Mans de 1965, el malogrado Jochen Rindt (falleció en 1970 cuando disputaba una carrera en Monza, tras un horroroso accidente en la clasificación). Junto con Masten Gregory logró la victoria en Le Mans en 1965 y es recordado por eso y también por el curioso hecho de ser declarado el único Campeón del Mundo de F1 de manera póstuma.




Normalmente ya no traigo vehículos de competición al Garaje (eso se lo dejo a mi amigo Juan, quien tiene un magnífico blog sobre esta temática) pero hay veces que me gusta tanto un diseño que no puedo resistirme a él, sobre todo si no puedo conseguirlo en versión "civil". En este caso me hice con una miniatura de IXO para Altaya que luce muy bien en la vitrina pero no es demasiado espectacular una vez se acerca uno a observarla con detenimiento. En efecto, puede que su rechoncho molde nos convenza o su pintado, pero las ruedas decepcionan mucho con esa mala imitación de llantas Borrani y las luces tampoco hacen mucho para mejorar el panorama. Sin embargo éste es uno de esos casos en que el bólido es tan bonito que se hace perdonar esos defectos, y si contamos con que se puede conseguir a muy bajo precio entonces la "jugada" quizás no sea tan mala...



























15 comentarios:

  1. To be honest, nunca termine de comprender este diseño, quizas por ser de lo ultimo de una generación con aerodinámica redonda que luego fuera reemplazada con trazos mas rectilineos de Ford GT40 o algunas ferraris posteriores.
    Lamentablemente estoy desde mi teléfono y la pantalla chica me impide ver el trabajo de ixo, solo puedo aventurar que la cola me parece un poco caída.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaba, tanto que ha aparecido por aquí... Se me hace algo entrañable, no te lo podría explicar bien.
      Parece que el original también arrastra el "culo", puede que por el peso de atrás o para favorecer la aerodinámica.
      O un fallo, y ya está...

      Eliminar
    2. si a tí te place, ya está.
      yo también tengo piezas que ni yo puedo explicar.

      Eliminar
  2. Está bien romper las propias reglas de cuando en cuando . No hay que ser un "hombre ejemplar" , como recomendaba Ortega y Gasset .
    La miniatura capta el espíritu del sujeto , las tampos de Goodyear , y las llantas a distancia normal nos muestran rayos , así que ¡palo , y a la bolsa!

    Un abrazo!

    PD : Por acá , para embromar a los ignorantes pretenciosos (que ignorantes simples , somos todos) solemos usar : " ¿Ortega y Gasset? ¡Sí , los leí a los dos!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejoraría mucho poniendo unas Borrani (como las que trae) pero de las buenas, metálicas, que se pueden conseguir por Ebay y similares.

      Te la devuelvo: cuando murió Borges, una famosa española (no recuerdo quien era) al enterarse dijo: "qué lástima, con los buenos frutos secos que hacía" (Borges es un envasador de frutos secos y similares, no sé si lo conocen allá).

      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Una rara avis en tu coleccion.
    Yo no veo tan mal las llantas, ten en cuenta que reproducir esos radios tan finos es muy dificil, y las letras de Good Year lucen muy bien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xavi, efectívamente no verás muchos deportivos por aquí (eso se lo dejo a Juan, que es el especialista del tema).
      Pero si me gusta mucho y no hay versión civil a mi alcance, pues cae...

      Saludos!

      Eliminar
  4. Antonio, creo que has dado en la tecla con el término n"Rechoncho"; al menos es la impresión que siempre me causó ver esta miniatura. Igual, esas rejillas traseras hacen olvidar cualquier mal detalle.
    Aunque no lo creas, el 250LM es otro de los ilustres ausentes en mi colección... Lo tendré que conseguir antes que se agote del todo por estas tierras.
    Abrazo!
    PD: Muchas gracias querido amigo por la mención y palabras elogiosas sobre mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía que te faltaba, recuerdo haber hablado algo de eso en el post de tu versión.

      Y no fue nada lo de la mención, tu trabajo es bárbaro y debe ser mencionado para que aquel que no lo conozca no se lo pierda.

      Abrazos!

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras querido amigo!

      Eliminar
  5. También me llama la atención ver un "coche con números" en tu blog. El rojo de la foto original queda muy bien sin las calcas, quizás borrándoselas te queda un perfecto coche de calle. Aunque con estos coches italianos fabricados en pequeña escala uno nunca sabe si realmente hubo alguna vez alguno de éstos circulando por los empedrados o no, por eso a veces no se anima a convertirlos en "civiles".
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que alguno en versión civil puede haber rodado, con el tiempo van a parar a concursos de elegancia y similares. Uno así hecho por Kyosho o AutoArt sería una delicia...

      Ya no hay más de competición en mis futuras entradas, lo que sí viene es una buena selección de vehículos pesados intercalados con "civiles". Bendita Francia...

      Saludos!

      Eliminar
  6. Pues yo te animo a publicar ese diez por ciento de coches de competición que tienes en tus vitrinas. Como muestra un botón: el precioso Ferrari que presentas. Y como nunca se para de aprender, me entero ahora de que también hubo 24 horas en Reims. Ahí sí que debía ser bueno el champán del podium.
    Hace menos de dos semanas, en la prueba del campeonato FIA de clásicos disputado en el Jarama, hemos podido disfrutar de este precioso Ferrari en amarillo (http://img.motoryracing.com/galeria/22000/22840_jarama-classic-2016-circuito-ferrari-250-lm.jpg). Impresionante su línea, su rendimiento y el poderoso sonido del V12.
    La temporada de F1 de 1970 fue la primera que seguí al completo a través de la revista Autopista y nunca me olvidaré del revolucionario Lotus 72 que sustituyó al 49B al poco de empezar la temporada, con los colores rojo y dorado de Gold Leaf. Era inevitable que Jochen Rindt se convirtiera en mi piloto favorito, con el coche tan original que además, dado su estilo espectacular de pilotaje, salía tantas veces cruzado en las fotos. Sabía que había ganado en Le Mans, pero no que lo había hecho con el 250 LM.
    Perdona que me extienda tanto y haga además tarde el comentario, pero es que esta entrada me ha gustado mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bernardo!

      Tengo publicados algunos de competición, pero la verdad es que me centro sobre todo en los "civiles" por que el mundo deportivo requiere su propio tratamiento y cierta base de conocimientos, como vosotros tenéis. Así que zapatero, a tus zapatos...

      Y qué suerte haberlo visto y oido, no sabes lo que te agradezco que hayas puesto la foto! En persona, cuando ves estos pedazos de historia, sientes como un respeto y una veneración increíbles...

      Y nunca te cortes, yo leo siempre embelesado los comentarios que pones de tus vivencias (y creo que no soy el único, verdad Juan?).

      Saludos!!

      Eliminar
    2. Por supuesto Antonio!! Su conocimiento de las carreras es muy diferente al mío: yo conozco de ver por televisión, leer en revistas o buscar en la web; Bernardo, de haber estado muchísimas veces al costado de las pistas y rutas. Sus vivencias son inigualables!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!