El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé de Kyosho (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

martes, 7 de enero de 2020

Lancia Phedra de NOREV






El Lancia Phedra fue un automóvil tipo monovolumen de segmento D (grande) producido conjuntamente con otros modelos de su misma base en la fábrica de SEVEL en Valenciennes, Francia. Esta empresa era fruto de una alianza formada por FIAT y el grupo francés PSA con el fin de comercializar bajo varias marcas vehículos tipo minivan e industriales ligeros. El modelo de Lancia estaba diseñado como vehículo "premium" y como tal tan solo se produjeron unas 45.000 unidades entre 2002 y 2010.

La primera generación de los llamados "Eurovans" (así se denominaba a un proyecto conjunto de fabricación de vehículos comerciales por parte de las marcas Peugeot, Citroën, FIAT y Lancia) había sido un éxito pero todos los modelos resultantes carecían de personalidad y eran muy parecidos entre sí. Las buenas cifras de venta animaron a continuar por la senda de la cooperación y en SEVEL decidieron sacar al mercado una nueva generación de vehículos con mayor empaque y diversificación entre los modelos, en el caso del Lancia supuso una evolución desde el "Z" hasta llegar al nuevo Phedra, un vehículo que en esta ocasión no partía de ninguna plataforma para vehículo industrial.

El diseño del Lancia era mucho más moderno y elegante, contando además con nuevos motores de origen PSA para gasolina y gasóil. Estos bloques eran casi todos de cuatro cilindros en linea, aunque existió una variante con arquitectura V6 y los cubicajes estaban entre los dos y tres litros. Las potencias disponibles iban entre 109 y 204 CVs, suficientes para llevar hasta a ocho personas con comodidad aunque a un ritmo no demasiado elevado (la velocidad máxima del modelo 3.0 no excedía de hecho los 205 Km/h). 

Sin duda los puntos fuertes del modelo iban enfocados en el confort y la seguridad, por ello el Phedra disponía de asientos con disposición variable y una modularidad que se traducía en la existencia de hasta sesenta compartimentos. Para mejorar el acceso al interior se contaba con una par de puertas deslizables eléctricamente mediante un control remoto y no se descuidó tampoco la ergonomía del tablero de mandos desplazado al centro. También estaba disponible de serie casi para todos los niveles de acabado un sistema telemático llamado "Connect NAV+" con teléfono y navegador GPS; posteriormente se añadió el reproductor DVD y pantallas integradas en los reposacabezas. En cuanto a la seguridad estaban presentes de serie los sistemas ABS, ESP y ASR (antipatinamiento) complementados con seis airbags para los pasajeros.

Hacia 2008 se presentó el único restyling que tuvo el modelo, suponiendo la desaparición de algunos bloques de gasolina y la suma de un nuevo diesel biturbo con 170 CVS. Aparecieron acabados más lujosos y refinados que incluían tejido Alcantara y cuero bicolor, nuevos colores y llantas de 16 pulgadas, actualización de la electrónica y un frontal levemente rediseñado que agregaba cierta estilización y dinamismo. Esto repercutió de forma positiva en las ventas del Phedra, lográndose un éxito comercial al alcanzarse casi 50.000 ejemplares (más del doble de lo que había vendido su antecesor) hasta el fin de su carrera comercial en 2010.












Excelente miniatura de un modelo que siempre me pareció un tanto "indigno" para una marca como la casi desaparecida Lancia, siempre caracterizada por unir elegancia y deportividad. En este caso el modelito refleja claramente con solo tomarlo en la mano una gran calidad en todos los aspectos, desde la presentación en una lujosa caja de lata con interior de terciopelo hasta la excelente recreación del habitáculo, pleno de detalles. Francamente está a la altura de un Minichamps o aún por encima en algunos aspectos como los bajos, totalmente realizados en metal. Tampoco se queda atrás el molde, la pintura o los detalles externos, aunque al ser un modelo más o menos moderno no destacan apenas. Pero lo realmente sorprendente es que esta miniatura (al igual que muchas de la serie de NOREV de marcas italianas en envase de lujo) se puede hallar cercana a los diez euros cuando su calidad está sencillamente a años luz de cualquier modelo equivalente de kiosko; yo si tuviese que comenzar ahora a adentrarme en el mundo del diecast a 1:43 empezaría por tratar de reunir todas estas increíbles miniaturas.




























4 comentarios:

  1. Por lo general descreo de los monovolúmenes y también de los Lancia modernos, es una combinación que no me seduce.
    Llevando el concepto a escala 1/43, me hago eco de tus dichos.
    Y si es por señalar los highlights, me quedo con el interior y la calandra, que parece casi real.
    Vale cada euro que pagaste y cada euro que ahorraste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El segmento está casi liquidado en Europa, tan solo los franceses parece que resisten un poco... Para transporte familiar yo sigo apoyando a las "rancheras" o rurales como ustedes las llaman, me siguen pareciendo elegantes.

      Esta miniatura es de media/alta gama, tranquilamente a la altura de un Minichamps. Solo tienes que ver las franquicias, calidad de pintura, interior, metal por todas partes... Y a precio de derribo.

      Creo que fueron los siete pavitos mejor gastados del 2019!

      Eliminar
  2. Siempre que presentas un Lancia moderno me caen lagrimones en el teclado, en fin es lo del dicho "entre todos lo mataron y el solito se murio". Y esperate que ahora no le toque ahora también a Alfa Romeo.
    Pero la miniatura no tiene la culpa y si lo merece a disfrutar de ella.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo caso esta monovolúmen era un maquinón, según me dijo un primo mío cuya hermana tuvo una. Decía que era impresionante!

      En cuanto a Lancia puedes darla por finiquitada y desde hace tiempo, solo mantiene la venta en Italia y creo que con el Ypsilon de único representante. Una pena.

      Saludos!

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!