El Garaje Algabeño

El Garaje Algabeño
Rolls-Royce Phantom Drophead Coupé de Kyosho (c) 2020 Antonio Sivianes Gaviño

sábado, 28 de diciembre de 2019

Toyota Toyopet Corona Mark II de NOREV





El Toyota Mark II fue un sedán compacto de tipo medio comercializado en Japón entre 1968 y 2004, recibiendo el sobrenombre de Corona hasta 1984. También conocido como Cressida, el Mark II fue construido en Motomachi hasta 1993 y luego en Miyata hasta octubre del 2000 siendo algunos modelos también ensamblados en Yakarta (Indonesia).

La primera generación del modelo de hoy era un vehículo completamente nuevo diseñado para atender las normas dictadas por el gobierno japonés en relación a la capacidad del motor y el tamaño, como resultado se obtuvo un vehículo mayor y más lujoso que su antecesor usando una plataforma adaptada proveniente del Corona estándar.

Al aparecer el Mark II a mediados de los años 60 del pasado siglo se logró cambiar la visión que la opinión pública tenía de Toyota como pequeño fabricante de coches económicos y de paso permitió a la marca entrar en los mercados internacionales, aunque en su país de origen se viera solamente como un complemento de más empaque dentro de la gama Corona. Los poderes que tenía el Mark II para ello eran su comodidad, su motor delantero, la tracción trasera y un precio muy asequible sin descuidar la economía de consumo, todo ello compartiendo parte de la tecnología y apariencia del más prestigioso Crown.

El Mark II estuvo disponible con carrocería tipo sedán de cuatro puertas (T60), familiar "Van" de cinco y coupé de dos (T70) complementada por la clásica pickup "utility" destinada sobre todo a Australia. Equipaban varios niveles de terminación y accesorios, más abundantes cada vez que aparecía una renovación ya que se trataba de compensar el aumento de precio causado por los impuestos anuales que el Estado japonés disponía según la cilindrada de los motores. Estos bloques fueron todos a gasolina y con arquitecturas de cuatro cilindros en linea, siendo los cubicajes muy escalados desde el básico 1.5 hasta un dos litros dotado con un solo árbol de levas en cabeza. En cuanto a la transmisión fue normalmente a base de una caja manual de tres o cuatro velocidades, pero las versiones de exportación llevaban de serie caja automática de tres (dos para Japón).

Como ejemplo, la versión norteamericana incluía como equipo estándar asientos delanteros tipo "bacquet", consola central con cambio de marchas en el suelo, desempañador eléctrico en la ventana trasera y rueda completa de repuesto. En el mercado estadounidense tuvo como tarea levantar los pobres resultados que estaba obteniendo el Crown y parece que no lo hizo mal del todo, logrando una buena parte de un total producido de 430.000 unidades hasta la muerte comercial de esta primera generación del modelo, acaecida en 1974.











Volvemos a ver un sedán medio japones con un frontal que me recuerda un poco al de otros modelos contemporáneos de Toyota. En esta ocasión el Mark II de NOREV casi parece un EBBRO por lo bien terminado que está, aunque no se vea (naturalmente) ningún fotograbado adosado. Se puede considerar que tanto el frontal como la trasera son irreprochables y todos los cromados se ven bastante realistas, hay muchos insertos (manetas, ventanucos y hasta la antena extensible) y el molde tampoco falla. Me gustó también la tonalidad color tabaco de la pintura escogida y las ruedas, aunque el interior no me entusiasmo tanto. Creo que es un modelo muy agradable y bien hecho, sin puntos débiles y que si se busca puede adquirirse a buen precio siempre que estemos por esta temática.
























9 comentarios:

  1. Qué cantidad de cromados. Parece tener más prestancia la miniatura que el modelo real. Como buen Norev, está muy esmerado.

    No dejaba de ser un coche pequeño, alargado artificialmente, como si fuera un R-7, pero está bonico. Lo único que no me gusta es eso de Toyopet. Suena mal en cualquier idioma. Cada vez que me acuerdo del Suzuki Pajero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa es que ese frontal me he hartado de verlo en los Toyota de entonces, parece que les debió encantar. A mí me gusta sin entusiasmar, se ve pelín deportivo.

      La miniatura es una gozada, al menos para mí, por realización y temática... y el real es más o menos tal cual dices, como un R7 nipón pero mucho más elegante. O quizás como un SEAT 124 japo.

      Saludos y recuerdos al Pajero, al Laputa y al Moco.

      Eliminar
  2. Veo que esa tendencia de las trompas semi-afiladas venía desde entonces.
    No lo conocía y me aclara algunas preguntas que me hacía de Toyota con respecto a eso. Por otro lado también siempre creí que Toyota había tardado mucho mas tiempo de incursionar en el mercado americano que Nissan, como sucedió en México. Igualmente me preguntaba porque lo de Toyopet en el capó traseropero viendo las entradas relacionadas también se aclara. Excelente la miniatura.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí todos estos coches eran "extraterrestres", salvo para nuestros compatriotas canarios que tenían importación libre.

      Aquí no empezó a existir presencia nipona hasta casi mediados de los 80.

      Saludos!

      Eliminar
  3. De veras que se ve bien.
    Te aseguro que lo miré con el scanner para buscarle defectos y sólo veo levedades que sin el macro pasarían desapercibidas.
    Norev sorprende, sobre todo porque algunos modelos son demasiado buenos y otros demasiado feos, cada vez más hacia los dos extremos, dejando en el medio una franja casi desierta.
    Estos franceses son tipos raros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una miniatura "sólida", para mí no tiene puntos débiles siempre atendiendo a lo que costó.

      Creo que en esas colecciones niponas pillaron los moldes de NOREV, o bien ésta antes tenía tratos con EBBRO. Esto es una suposición mía, ya se sabe que entre empresas se pasaban moldes muchas veces, o hacían tiradas unas para otras.

      Más o menos pensaba como tú, pero es que actualmente lo que sacan (salvo la serie básica a cinco euros) raya a gran altura, muy cerca de Minichamps. Lo que ocurre es que nos encontramos moldes de los 80 hasta ahora, conviviendo todos, y de ahí percibimos la desigualdad. Lo noto después de tener unos 130 modelos de NOREV y he podido ir comparando.

      Si que son raros, dímelo a mí... pero menos de lo que se piensa.

      Eliminar
  4. Curioso nombre Toyopet , en inglés mascota o animalillo Toyota?

    El modelo pasaría inadvertido a los ojos de cualquiera que no fuera coleccionista o fan de los japos clásicos, vaya como en tu caso.

    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo también pensé en esa etimología

      Eliminar
    2. Pues ya somos tres, yo pensaba lo mismo.
      Sin embargo parece que lo de Toyopet era por que se podían comprar en unos concesionarios exclusivos de Toyota.

      Gaucho, para tipos raros raros los japoneses... aunque ellos dirán lo mismo de los occidentales, supongo.

      Eliminar

Siéntete libre de reflejar lo que piensas sobre esta entrada!